Overblog
Seguir este blog
Administration Create my blog
7 diciembre 2016 3 07 /12 /diciembre /2016 00:00
¿Qué es el Proyecto "Salto"?

Nos dicen: es inevitable financiarse con publicidad de grandes empresas; si no la información no es sostenible. Respondemos: hagamos un medio de propiedad colectiva. La verdadera independencia se consigue cuando no dependes de grandes anunciantes, sobre todo si son multinacionales que vulneran derechos humanos, económicos y sociales. Más temprano que tarde terminan condicionando tus contenidos

Fragmento del Manifiesto de apoyo a un periodismo diferente

Está claro que el sector de los medios de comunicación dominantes hace bastante daño a la democracia, pues los poderes económicos que se sitúan detrás de los mismos ejercen su implacable influencia en la orientación de sus contenidos. Para contrarrestar dichas tendencias manipuladoras de la información, que únicamente muestran unánimemente las directrices del pensamiento dominante, el periodismo alternativo, los medios de comunicación que intentan mostrar los otros puntos de vista, las otras informaciones, desde una óptica más objetiva, plural, justa y democrática, acaban de lanzar el denominado como "Proyecto Salto", cuya web de promoción y organización es http://saltamos.net/, donde puede consultarse toda la información relativa al proyecto, y a la cual remitimos a nuestros lectores y lectoras. Uno de los medios organizadores, el periódico Diagonal, lanzaba hace pocos días la noticia, y explicaba resumidamente los objetivos y la organización del proyecto. En efecto, la previsión es que en 2017 tengamos un nuevo y gran medio de comunicación, resultado de la colaboración de más de 20 medios alternativos, pensado como una herramienta financiada de forma colectiva, y reunida en torno al gran objetivo de la comunicación independiente. 

 

Entre muchos otros, los medios interesados en la propuesta han sido  Diagonal (que ha actuado como anfitrión y alma mater del proyecto), Pikara Magazine, El Salmón Contracorriente, Arainfo (Aragón), Directa (Catalunya), Praza Pública (Galiza), Último Cero (Valladolid), El Salto Andalucía, Galiza Ano Cero, Wiriko, Nodo50, SiberiaTV, La Marea, Pamplonauta (Nafarroa), La Entrevista del Mes, Revista Ecologista, Revista Pueblos, Viento Sur, Colectivo Burbuja, Ágora Alcorcón, Revista Bostezo, y diversos medios locales como Voces de Pradillo (Móstoles), Periódico de Hortaleza, El Despertador, Periódico 15M, así como diferentes radios libres comunitarias. Como estamos viendo, un proyecto que aglutinará de momento a gran parte de los medios alternativos actuales, y abierto a futuras incorporaciones, así como a la colaboración de terceros actores independientes, como periodistas freelance, activistas de comunicación, blogueros, portavoces de diversas organizaciones de la sociedad civil, o líderes de movimientos sociales. Todo ello va a desembocar en la gestación para el próximo año, dentro del panorama español, de un gran medio hecho, pensado y financiado por la gente, que funcione bajo reglas y parámetros diferentes a los medios tradicionales. 

 

La campaña durará aproximadamente unos seis meses, durante los cuales se pretenden conseguir los recursos necesarios para poder construir y mantener un gran medio de comunicación, en diversos formatos, bajo un modelo de propiedad social, es decir, propiedad colectiva. Se han propuesto como primera meta el poder llegar a la cifra de 10.000 socios/as. Pretende ser un medio donde participen proyectos comunicativos ligados a diferentes territorios, que puedan tratar temáticas diversas, y que puedan trabajar en diferentes formatos, tales como la web, la radio, el papel, el vídeo o la fotografía. Pretenden apuntalar el proyecto en cuatro pilares básicos:

 

1.- Independencia económica. Porque se trata de un proyecto enfocado bajo las premisas de la economía social y solidaria, y por tanto enfrentado a los valores clásicos de los proyectos de competencia, financiados directamente por las empresas y conglomerados mediáticos, cuyos intereses lógicamente priman en la difusión de sus contenidos. El nuevo medio no albergará publicidad de las grandes empresas, ni contenidos patrocinados, y se financiará sólo bajo un modelo de "accionariado popular", que sea suficiente para dotar de los recursos económicos necesarios para mantener esta nueva y apasionante aventura periodística.

 

2.- Funcionamiento democrático. Se pretende gestar un gran medio de propiedad social (colectiva), descentralizado, y bajo funcionamiento democrático y horizontal. Un medio que también cuente con el apoyo y asesoramiento de las organizaciones de la sociedad civil dedicadas a la transparencia, la protección de los derechos de los consumidores, la libertad de información y la protección de la privacidad. Todo ello encaminado a cambiar las formas clásicas de producción de información del periodismo social a gran escala, revolucionando el panorama mediático en nuestro país, y suponiendo una alternativa a las grandes corporaciones de la desinformación. 

 

3.- Calidad y rigor periodísticos. Un medio incisivo, con nuevos formatos, con valentía en la exposición de los hechos y de los análisis, y abriendo las puertas a repensar de forma colectiva las claves de la comunicación crítica, el periodismo libre y la soberanía informativa. La información debe ser entendida como una herramienta al servicio de la transformación social, concepto enfrentado al de la dependencia de los medios frente a los grandes grupos empresariales, los cuales, tarde o temprano, harán valer la protección de sus intereses frente al derecho humano a la información. 

 

4.- Filosofía de cooperación. Porque en efecto, la filosofía del nuevo medio debe ser cooperar, no competir. Periodistas, investigadores, abogados, informáticos y otros profesionales cooperarán en diferentes niveles de integración, diversas facetas profesionales y diversos territorios, y confluirán desde la coordinación de coberturas y trabajos de investigación conjuntos, hasta la compartición de una plataforma digital de hospedaje. La cooperación también se dará entre los propios medios, todos ellos afines, y teniendo algunos precedentes de éxito ya abordados en el pasado, tales como el buzón filtrala.org, bajo la colaboración de La Marea, Diagonal, eldiario.es y Mongolia, proyecto gracias al cual han visto la luz pública los famosos "Papeles de la Castellana", entre otras muchas informaciones relevantes.

 

En fin, desde la izquierda transformadora de este país damos la bienvenida al Proyecto Salto, y saludamos con todo entusiasmo la generación próxima de un gran medio de comunicación financiado por la gente, pensado por y para ella, en su conjunto, y le deseamos larga vida al proyecto colaborativo que representa. Esperamos que muchos más proyectos de este tipo se vayan vislumbrando en España, y que se vayan forjando como un verdadero contrapoder, para intentar fomentar un análisis de los hechos, y unas informaciones de calidad, y sin la intoxicación a la que nos tienen acostumbrados los medios de comunicación dominantes. La prensa alternativa, los medios de comunicación que no dependen de los poderes fácticos, están llamados a ser los principales actores que puedan ir desintoxicando las mentalidades, tanto individuales como globales, e ir instalando todo un nuevo imaginario colectivo, contribuyendo a resignificar de forma adecuada los conceptos, el lenguaje, la exposición, los procesos, los análisis y la disección de la información. Los medios alternativos son instrumentos absolutamente necesarios en una democracia madura y avanzada como la que pretendemos ser, lejos de la constante manipulación, sesgo y parcialidad de los medios convencionales. Necesitamos como agua de mayo medios limpios, honestos, sinceros, independientes, capaces de hacer llegar a la ciudadanía la información tal cual, sin manipulaciones, y donde prime la rigurosa observancia de un código deontológico de la profesión periodística, en vez de unos medios que únicamente sean correa de transmisión de los grandes objetivos del poder. 

Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
6 diciembre 2016 2 06 /12 /diciembre /2016 00:00
Manifiesto "No más cortes de luz"

7 millones de personas tienen dificultades para pagar la factura de la luz y más de 5 millones se quedarán sin calefacción durante este invierno. Aunque cada año mueren en España más personas por falta de suministros en sus hogares que por accidentes de tráfico, los afectados por la pobreza energética siguen siendo invisibles

Fragmento del Manifiesto

El Manifiesto "No más cortes de luz", que vamos a reproducir a continuación, ha sido lanzado por 22 organizaciones de la sociedad civil, entre las que se encuentra Ecologistas en Acción, con seis reivindicaciones para acabar con los cortes de luz a familias sin recursos y las elevadas tarifas que sufren los usuarios.

 

El manifiesto, que puede suscribirse en la web nomascortesdeluz.org, recoge seis reividicaciones para acabar con los cortes de luz a familias sin recursos y las elevadas tarifas que sufren los usuarios domésticos en España. El documento ha sido remitido a los partidos políticos y cuenta ya con el apoyo de todas las formaciones del grupo parlamentario Unidos Podemos, ERC y Coalición Canaria.

 

 

Las organizaciones impulsoras de la iniciativa son Alianza contra la Pobreza Energética, Amigos de la Tierra, Asgeco, Attac, CCOO, CGT, Confederación Intersindical, Democracia real YA!, Ecologistas en Acción, FACUA-Consumidores en Acción, Frente Cívico Somos Mayoría, Fundación Internacional de Derechos Humanos, Greenpeace, InspirAction, la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), Plataforma por un Nuevo Modelo Energético, Red de Solidaridad Popular, Somos, UGT, Unccue, USO y WWF.

 

TEXTO DEL MANIFIESTO

 

Desde el estallido de la crisis en 2007 la pobreza energética se ha convertido en uno de los principales problemas sociales y económicos en España, al haberse sumado al desempleo y a la reducción de salarios una escandalosa subida de la tarifa eléctrica.

 

7 millones de personas tienen dificultades para pagar la factura de la luz y más de 5 millones se quedarán sin calefacción durante este invierno. Aunque cada año mueren en España más personas por falta de suministros en sus hogares que por accidentes de tráfico, los afectados por la pobreza energética siguen siendo invisibles.

 

Causa importante de esta grave situación se encuentra en los aumentos indiscriminados de las tarifas de la luz. Tan sólo en los últimos seis meses, el recibo se encareció en un 25%. Las grandes compañías se niegan sistemáticamente a realizar una auditoría que permita determinar los costes reales de la producción eléctrica y promueven un sistema que favorece la especulación. Es imprescindible que haya mayor transparencia para poder acabar con los abusos en la factura eléctrica.

 

Las tres mayores eléctricas se han embolsado más de 56.000 millones de euros en beneficios desde el inicio de la crisis, mientras sostienen una deuda millonaria con la ciudadanía. Entre 1998 y 2006, las grandes eléctricas cobraron ilegalmente más de 3.500 millones de dinero público en concepto de Costes de Transición a la Competencia (CTCs).

 

Las dos sentencias dictadas el pasado octubre por el Tribunal Supremo por las que se anula el sistema de financiación del bono social evidencian el fracaso del actual modelo energético, obligando a los usuarios a indemnizar a las eléctricas con más de 500 millones.

 

Además, el actual bono social no soluciona el problema de la pobreza energética, ya que sigue suponiendo una tarifa muy elevada y ni siquiera se aplica por criterios de renta. Se trata de una medida meramente cosmética que ha dejado fuera a dos terceras partes de las personas afectadas, a la vez que subvenciona a hogares con rentas altas.

 

Por su parte el oligopolio eléctrico ha abusado de su situación de privilegio vulnerando los derechos de los consumidores. Necesitamos acabar con la dramática situación de pobreza energética que viven millones de personas en nuestro país.

 

Resulta urgente que España respete los compromisos adquiridos en el marco internacional y garantice el cumplimiento del artículo 25 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y la Observación general Número 4 del Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, según las cuales un nivel de vida digno requiere de una vivienda adecuada con acceso a suministros básicos como luz, agua y calefacción.

 

Del mismo modo necesitamos que se cumpla la legislación europea sobre suministro eléctrico, que obliga a los Estados miembros a proteger a los usuarios vulnerables y a prohibir los cortes de luz en periodos críticos (artículo 3 de la Directiva 2009/72/CE, de 13 de julio de 2009).

 

Por lo expuesto reclamamos:

 

  1. Prohibición legal de todos los cortes de luz a familias con problemas económicos. Las eléctricas deberán dirigirse a la administración para comprobar la situación de las familias que no abonen sus recibos. Si sufren vulnerabilidad económica, no podrán cortarles el suministro y el coste será asumido por las compañías.
  2. Fin a los abusos tarifarios. Aprobación de una tarifa asequible, regulada por el Gobierno, a la que podrán acogerse todos los consumidores domésticos en su primera residencia.
  3. Creación de una auténtica tarifa social. Sustitución del actual bono social por una tarifa de reducida cuantía dirigida a las familias con bajos niveles de renta, sufragada por las eléctricas.
  4. Reconocimiento y devolución por parte de las grandes eléctricas de los 3.500 millones de euros que cobraron indebidamente en conceptos de Costes de Transición a la Competencia (CTCs).
  5. Auditoría al sistema eléctrico. Realización de un análisis de los costes del sistema desde que se puso en marcha la liberalización del sector, con el objetivo de determinar el precio real de las tarifas eléctricas.
  6. Aplicación del tipo de IVA superreducido a la electricidad, pasando del 21% actual al 4% por ser considerado un servicio esencial para la ciudadanía.
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
5 diciembre 2016 1 05 /12 /diciembre /2016 00:00
Por la senda del Pacifismo (27)

Y justamente eso pretende la ideología wahabita: subvertir el Islam y convertirlo en un instrumento de predominio y opresión, sobre todo regional en concomitancia con poderes hegemónicos como el estadounidense, Francia e Inglaterra fundamentalmente, contando incluso con la alianza del sionismo, que en aras de dividir y fragmentar al Islam genera relaciones con la Casa al Saud y apoya toda causa que signifique perjudicar a la Umma – la comunidad de creyentes del Islam-

Pablo Jofré Leal

Así que como estamos contando, el régimen saudí es un actor peligrosísimo en todo este escenario bélico. Y también lo es en el conflicto armado en Yemen, que generó una resolución del Parlamento Europeo donde se denunció de manera mayoritaria que la intervención saudí en Yemen ha incluido el uso de las prohibidas bombas de racimo, causando más de 6.000 muertes, la mitad de ellas de civiles. Los bombardeos de la aviación saudí sobre el ya devastado país no cesan, y Occidente, con su silencio y su implícito apoyo, también es responsable de las diarias matanzas que allí ocurren, que sin embargo, no llenan portadas de periódicos ni de noticieros. Oriente Medio es una de las regiones mundiales con cotas más altas de inseguridad, armamentismo e inestabilidad, donde la paz se ve continuamente puesta en riesgo, y la responsabilidad de nuestros "civilizados" países occidentales no puede eludirse. Comenzando por nuestro propio país, pues como veremos en el bloque temático correspondiente con más detalle, cada año España autoriza la venta de armas a un buen número de países que incumplen radicalmente la legislación sobre derechos humanos, y no respetan las convenciones internacionales. ¿Por qué se deciden estas operaciones? Lógicamente atendiendo únicamente a criterios económicos, geoestratégicos y energéticos, es decir, a un conjunto de intereses concretos de grandes empresas españolas con millonarios contratos en juego en suelo saudí. 

 

Y sumergidos en esa indecente y miope política comercial, no quieren darse cuenta de que contribuimos así a la demencial escalada de violencia que dicha región experimenta día a día. Pablo Jofré Leal, gran experto en estos asuntos, lo explica en un reciente artículo bajo los siguientes términos: "Convertida en una caricatura del Islam como es el takfirismo, que suele ser el mejor apoyo a la intolerancia y al pensamiento de aquéllos sectores en Europa y Estados Unidos, que hablan irracionalmente que el mundo se enfrenta a un choque de civilizaciones. Teoría surgida en el seno ideológico estadounidense, interesada y proclive a justificar la política de hegemonía y agresión que Occidente suele llevar contra los pueblos del mundo. En ese marco, la casa real saudí y sobre todo el círculo de hierro que tiene el poder --el denominado Clan Sudairí-- justifican y se justifican en función de esas ideas erradas, devenidas en un simple pero peligroso pretexto, para justificar el dominio de unos sobre otros y que ha servido para que la Monarquía wahabita incremente sus acciones de represión interna y agresiones externas, con el aval de Occidente". Y es que, al igual que Israel a su modo, desde su nacimiento Arabia Saudita es la dictadura oriental protegida de Estados Unidos. Muchos autores opinan incluso que sin la labor y el respaldo de Occidente, ni siquiera hubiese llegado a existir esta perversa dinastía. La historia se remonta a 1945, cuando el Presidente Roosevelt y el Rey Abdelaziz ibn Saud, firmaron un acuerdo mediante el cual Estados Unidos garantizaba la defensa y protección del nuevo reino surgido de las tribus, de la conquista de La Meca y Medina, a cambio del petróleo, como nos cuenta Tomás Alcoverro en este artículo para el medio La Vanguardia

 

Y desde entonces, han pasado décadas de tremendos conflictos bélicos, revoluciones y golpes militares en Arabia Saudí y en general en todo Oriente Medio, pero, pese a sus violaciones flagrantes a los derechos humanos más elementales (mientras tenían la desfachatez de criticar a Cuba bajo el mismo pretexto), al fomento del fundamentalismo islámico más atroz y a sus múltiples actividades terroristas, sigue siendo su aliado más consentido. Ahí volvemos a tener otra prueba palpable de la naturaleza bélica y demencial del gigante norteamericano. Por tanto, al igual que Israel (socio inquebrantable de USA), Arabia Saudita es un cómplice de primer orden de la nefasta política norteamericana en la región. Arabia Saudí, al igual que Israel, siempre estarán disculpados por Estados Unidos, cometan todas las aberrantes tropelías que cometan. Siempre tendrán el respaldo hipócrita norteamericano, tanto si el inquilino de la Casa Blanca es demócrata o republicano, que se inclinará ante los sagrados intereses geoestratéticos, políticos y económicos para con estos dos "socios" y "aliados". Y recientemente, como no podía ser de otra manera, la aproximación entre Estados Unidos e Irán (con la firma del acuerdo múltiple para controlar la política nuclear iraní) indignó a los gobernantes de Riad. Pero no llegará la sangre al río. Las relaciones diplomáticas no se romperán por ello, pues es mayor la alianza estratégica para que el régimen saudí se convierta en el mejor representante de los intereses estadounidenses en todo Oriente Medio. 

 

Tomás Alcoverro lo ha explicado de la siguiente forma: "Desde 1980, la doctrina wahabita de la Casa de los Saud, reaccionaria y oscurantista, se esparce no sólo en los pueblos del Oriente Medio sino en el océano del Islam, desde países africanos o asiáticos hasta colonias musulmanas establecidas en Occidente gracias a los petrodólares. Antes de Al Qaeda, y de la guerra de Afganistán, había comenzado su proselitismo en mezquitas, asociaciones benéficas, centros escolares, programas de televisión, periódicos, aplastando como muy bien ha descrito en sus libros Georges Corm, una sociedad árabe que no anulaba la libertad de expresión, destruyendo las tradiciones tolerantes de la religión musulmana". De ahí que cada vez que ocurre un atentado, y ante las continuas olas de islamofobia despertadas en nuestras sociedades occidentales, muchas asociaciones de musulmanes se esfuercen en enviar el mensaje de que el Islam no es eso, de que ellos no tienen nada que ver con esos actos horrendos. Y lo más vergonzoso de todo, es que nuestra Unión Europea, un simple títere de la agresiva y arrogante política exterior norteamericana, tampoco sea capaz de poner un poco de orden en este caos, y de acabar con la impunidad de Arabia Saudí. Y como dato absolutamente surrealista, a la luz de todo lo que estamos contando, como una terrible y aberrante paradoja, una noticia además que no ha tenido apenas eco en los medios de comunicación dominantes, resulta que el Gobierno británico presionó a la ONU para que Arabia Saudí formase parte de la Comisión de Derechos Humanos de dicha organización. Y lo consiguió. Sin comentarios. 

 

En este artículo, el estudioso Nabil Mouline se ha expresado sobre el tema saudí bajo estos términos, que recogemos literalmente: "Arabia Saudí no es sin duda la creadora del yihadismo --fenómeno multidimensional--. Pero ha participado fuertemente en su expansión. Además de ser el primer proveedor de fondos y el padrino de numerosos grupos fundamentalistas y radicales a lo largo y ancho del mundo, el reino de los Saud es el principal propagador que justifica con la religión las atrocidades de Al Qaeda y del Daesh: el wahabismo. El régimen de Riad recurre ampliamente, desde su aparición, a métodos similares (castigos corporales, parcelación del espacio público, opresión de las minorías) para asentar su dominio sobre los territorios y las poblaciones que controla. No puede considerarse ninguna solución duradera para la plaga yihadista, y más generalmente para el neotradicionalismo que gangrena al mundo musulmán, sin interesarse por el caso saudí. Parece que todos los caminos de la yihad, desde Mosul hasta Raqqa pasando por Sirte, llevan a Riad". El Gobierno saudí financia directa o indirectamente a los individuos, movimientos y partidos que sirven a los propósitos espirituales y temporales de Arabia Saudí. Y así, miles de millones de dólares se ponen a disposición de numerosos grupos de combatientes en Afganistán, en Pakistán, en Bosnia, en Chechenia, en Irak, en Siria, y en otros muchos lugares. Y todo ello, como subrayamos una vez más, con la cómplice e indulgente mirada de Estados Unidos y el resto de potencias occidentales. Y después se rasgarán las vestiduras. Simplemente vergonzoso. Continuaremos en siguientes entregas.

Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
2 diciembre 2016 5 02 /12 /diciembre /2016 00:00
Viñeta: ENEKO

Viñeta: ENEKO

…según un cálculo elemental, para que una de las 2500 millones de personas que subsisten al día con 2 dólares diarios, llegara a amasar, con el sudor de su frente, una fortuna como la de Bill Gates, tendría que estar trabajando (ahorrando todo lo que ganara) 68 millones de años. Otro chiste: por un anuncio de zapatillas deportivas Nike, Michael Jordan cobró más dinero del que se había empleado en todo el complejo industrial del sureste asiático que las fabricaba. Por supuesto que para que un absurdo tan abyecto se encarne en la cruda realidad de cada día hace falta administrar mucha violencia, cortar el planeta con muchas alambradas, deslocalizar poblaciones, descoyuntar, en definitiva, el cuerpo entero de la humanidad

Carlos Fernández Liria (“Los diez mandamientos y el siglo XXI”)

La existencia de los tremendamente ricos, y su no menos tremendo poder, como estamos contando, es profundamente dañino a la democracia. El pensamiento dominante ha extendido sus falacias al mundo de los ricos y su poder, contribuyendo a suavizar su imagen, incluso a volverla amable, para no publicar sus vergonzosas actividades a diestro y siniestro. Una serie de mantras se extienden de esta forma por la mentalidad de la mayoría social, que se suelen expresar de formas muy determinadas. Por ejemplo: "Los grandes empresarios son los que general el mayor número de empleos". ¡Muchas gracias, señores magnates! ¡Qué haríamos sin ustedes! Y como consecuencia de esta afirmación, el siguiente mensaje que se extiende es el de que hay que tratarlos bien, para que no se nos vayan a tributar a otro país, deslocalizando además sus empresas. Vivimos por tanto bajo la amenaza constante del capitalismo. Nos hemos acostumbrado a su cruel amenaza, y ya lo interiorizamos como algo natural. El mensaje que las Instituciones y los Gobiernos lanzan es que a estos grandes empresarios hay que tratarlos bien, hay que mimarlos, hay que cuidarlos, y no hay que cabrearlos mucho, no sea que se nos vayan a otros países, y nos quedemos con un palmo de narices. ¿Hasta cuándo vamos a seguir soportando tanta falta de respeto hacia las clases populares?

 

Amancio Ortega, por poner un ejemplo de empresario español del gran ránking mundial, ingresó durante 2015 la escandalosa cifra de más de 10.000 millones de euros, es decir, ganó en un año lo que ganan durante el mismo período de tiempo 700.000  trabajadores/as con un salario mensual de 800 euros. Hay que denunciar sin tregua este sinsentido, esta bárbara irracionalidad, esta exagerada desproporción. No es lícito vivir en un país donde a la vez que una parte muy significativa de la población no posee ni acceso a los derechos humanos fundamentales (no ya siquiera trabajo, sino vivienda, educación, sanidad, electricidad, etc.) algunos otros naden en la más indignante abundancia. Esa extrema riqueza de algunos, ya lo hemos explicado hasta la saciedad, y continuaremos haciéndolo hasta que consigamos introducir este mensaje en el imaginario colectivo, está relacionada con la extrema pobreza de otros muchos. Es una arquitectura social perversa, injusta y diabólica. La economía capitalista es la responsable de proyectar estas desigualdades, de ir fabricando poco a poco las medidas, los procesos necesarios para tender hacia dichas desigualdades. Y la economía capitalista es el sistema-mundo donde vivimos la inmensa mayoría de los países del planeta, desgraciadamente. Y en todo sistema, todas sus partes están estrechamente vinculadas, son interdependientes entre sí. De manera que la extrema riqueza acumulada por Amancio Ortega es absolutamente inexplicable sin vincularlo con el resto de los mecanismos del sistema-mundo capitalista. 

 

Los defensores del sistema, y los más ingenuos que se lo traguen, apelarán a la constancia del rico, a su afán de progresar, de crecer, a su valía personal y profesional, a su tenacidad, a su capacidad de trabajo, a su capacidad de superación. Y es cierto que estas características podrán darse en Amancio Ortega y en otros muchos grandes empresarios, no lo ponemos en duda. Pero por muchas características de este tipo que se posean, si el sistema no está preparado, proyectado y blindado para favorecer a los ricos y perjudicar a los pobres (obsérvese que hemos dicho "y", es decir, se tienen que dar ambas cosas), estas personas jamás hubieran acumulado sus enormes fortunas. ¿Cómo podemos ir disminuyendo el poder de los ricos? Pues deconstruyendo toda esta arquitectura social proyectada para favorecerles. Y eso pasa (lo iremos explicando durante toda la serie de artículos), entre otras muchas medidas, por intervenir sobre los sueldos máximos, por hacer una reforma fiscal justa y progresiva, por desmantelar los paraísos fiscales, por implementar reformas empresariales (que no laborales), por aumentar el poder de los sindicatos y la negociación colectiva en el mundo del trabajo, fomentando por ley el trabajo decente, por disminuir el poder de las grandes empresas frente a los Estados, por implementar mecanismos sociales que erradiquen (hemos dicho que "erradiquen", no que "disminuyan") la pobreza en todas sus dimensiones y facetas, por impedir todo tipo de corrupción, o por implantar una fiscalidad internacional para el desarrollo (que ponga trabas al excesivo poder del capital transnacional). Como vemos, existen alternativas, existen mecanismos, existen fórmulas para impedir la extrema riqueza y poder de estas personas, lo que no existe es la voluntad política para llevarlas a cabo. Es más fácil y más cómodo aceptar que las cosas son así, que el mundo es así, y a otra cosa mariposa. 

 

Pero mientras pensamos de esta forma, los terribles efectos de dicha riqueza desmesurada, ligada al poder de estas personas, no harán más que recrudecer sus efectos, en todos los ámbitos. Hemos de comprender de una vez por todas que los parches no son posibles hablando de desigualdades. Beneficios (del capital) y salarios (de la clase trabajadora) van en direcciones contrarias. Son diametralmente opuestos. Son inversamente proporcionales. Esto es una ley económica, y por tanto, una ley social. En el fondo es una ley matemática. Por tanto, todo lo que no sea comprender esta ley y enfrentarse a ella con todas sus consecuencias, será parchear el asunto, esquivarlo y dulcificarlo, pero nunca corregirlo. El capitalismo no puede cambiar su rostro, no puede ir en contra de su propia naturaleza. Por tanto, los salarios sólo podrán aumentar de una manera efectiva si los beneficios disminuyen. Esto es un tema además muy candente, ya que hace varios días se han reunido los denominados "agentes sociales" (Gobierno, Patronal y Sindicatos) para negociar una subida (que buena falta hace) del Salario Mínimo Interprofesional. Como siempre, muy buenas palabras, pero nada de compromisos reales. Hay que denunciar las rentas del capital injustas, y hay que hacerlas tributar en mayor medida que las rentas del trabajo. Hay que impedir la "externalización" de los servicios de las grandes compañías y corporaciones transnacionales, que se proyectan únicamente para hacer crecer las ganancias del capital, es decir, los beneficios de la empresa matriz. 

 

De esta forma, los grandes capitalistas no sólo explotan a sus trabajadores directos (de los cuales cada vez poseen menos, y además se jactan de ello), sino que también explotan a toda la cadena de intermediarios que se colocan entre ésta y los trabajadores/as finales de la cadena. La subcontratación no es una práctica inocente, sino que está pensada justamente para provocar estas consecuencias, esto es, la máxima obtención de beneficios, junto a la máxima explotación del personal. De esta forma, los grandes capitalistas se hacen extremadamente ricos porque existen infinidad de formas de trasvasar ingresos desde las pequeñas empresas y autónomos hacia las grandes corporaciones, holdings y cadenas empresariales. Evidentemente, el gran capital, para asegurar sus beneficios, mantenerlos y hacerlos crecer, necesita del trabajo. El factor capital sin la presencia del factor trabajo sería imposible. Por tanto, rompamos con esa falacia de que "los empresarios son los que crean los puestos de trabajo", y por tanto, tenemos encima que estarles muy agradecidos (porque si no fuera por ellos, poco menos que estaríamos en la indigencia). Es el capital quien necesita a los trabajadores/as, son los empresarios quienes nos necesitan a nosotros, no nosotros a ellos. Son ellos los que necesitan la mano de obra de la clase trabajadora, expresada en cualquiera de sus formas, para poder mantener sus empresas y multiplicar sus ganancias. La creación de puestos de trabajo (hoy día convertidos en empleos precarios) es una consecuencia de la necesidad que tiene el capital, si es que quiere conservarse y aumentar. Continuaremos en siguientes entregas.

Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
1 diciembre 2016 4 01 /12 /diciembre /2016 00:00
La transmisión del pensamiento dominante (50)

Nunca los medios de comunicación han sido un Cuarto Poder, ni han estado al servicio de los pueblos

Ángelez Díez (Profesora UCM)

Comentamos muy de pasada en la entrega anterior que gran parte de los conglomerados mediáticos que nos "informan" estaban controlados por la gran banca, asunto al que le dedicaremos mayor atención en las próximas líneas, basándonos en este artículo de ADICAE para el medio "El Salmón Contracorriente". Pues bien, vayamos al asunto: la gran banca participa directa o indirectamente en hasta 13 empresas relacionadas con la comunicación en nuestro país. Y así, periódicos (como ABC, La Vanguardia o La Razón), emisoras de radio, cadenas de televisión (como Telecinco o Antena 3), empresas de publicidad y productoras de cine presentan entre los miembros de sus Consejos de Administración a personalidades relacionadas con la banca, o directamente, el mismo banco es la entidad financiera que posee participación en dichas empresas, tales como el Sabadell, Santander, Caixabank o Banco Popular. Por ejemplo, Vocento es uno de los grupos de comunicación multimedia más grandes del país. El grupo engloba entre sus negocios al Diario ABC, la cadena COPE, los suplementos XL Semanal, Mujer Hoy y Hoy Corazón, y participa en el accionariado de la Sociedad Gestora de Televisión NET TV, que posee los canales de TDT Disney Channel y Paramount Channel. El Presidente de su Consejo de Administración también está presente en el Consejo de Administración de Banco Santander. 

 

Otro importante grupo mediático de nuestro país, el Grupo Planeta, que engloba medios como La Razón, Atresmedia, Onda Cero, Europa FM, u Onda Melodía, entre otros, tiene como Presidente al Vicepresidente primero del Banco Sabadell. El Grupo, más conocido como Editorial Planeta, tiene una participación dominante en el grupo Atresmedia, dueño de Antena 3, La Sexta, Neox o Nova, entre otros medios. Por su parte, Mediaset España, conocida por los canales que gestiona (Telecinco, Cuatro, FDF, Divinity, Boeing, Energy...) tiene como accionistas mayoritarios a la empresa italiana Mediaset (controlada por el magnate Silvio Berlusconi) y al Grupo Prisa, dueño de El País o la Cadena Ser. Además, entre los miembros de su Consejo de Administración encontramos a una Consejera del Banco Popular. El Grupo Prisa, por su parte, es responsable del Grupo Santillana (editorial) y posee también las publicaciones Cinco Días, o diario AS (deportivo). En su Consejo de Administración también se sienta un Consejero de Caixabank. Esta entidad financiera también tiene miembros de su Consejo en el Grupo Godó, propietario entre otros de La Vanguardia y Mundo Deportivo. Su Presidente, Javier Godó, III Conde de Godó y Grande de España, posee acciones en el banco y es Consejero de la entidad. Y así podríamos continuar con otros muchos medios. La lista es extremadamente larga e ilustrativa. 

 

En resumidas cuentas, la gran banca privada está presente de forma muy activa e importante en los Consejos de los medios, y evidentemente, dicta la línea editorial de los mismos, incide y controla lo que se nos cuenta y cómo se nos cuenta, y de todo ello podemos y debemos sacar las oportunas conclusiones. Pero la banca no sólo está presente en el negocio de los medios, sino que su control sobre ellos también se manifiesta por medio de la publicidad. Se han dado casos recientemente donde algún banco ha comprado directamente todas las portadas de los principales periódicos del país, para anunciar cierto producto o servicio. Con la crisis que están pasando los medios de comunicación de un tiempo acá, los ingresos por publicidad se han convertido en una fuente de financiación importante, así que no quieren perder ningún anunciante, y menos si éste es un banco que se gasta una importante suma en sus campañas de márketing, por lo que el medio de comunicación de que se trate hará todo lo posible por no contrariar a estos grandes inversores. La banca, de esta forma, chantajeará permanentemente a los medios, amenazando a éstos con cortar el grifo de la publicidad, para que actúen según la forma, el criterio y el fondo que ellos quieren imponer. Junto a la Iglesia Católica, el otro gran actor en la sombra que también controla los medios de comunicación (poseedora esta vez de la propiedad directa de algunos de ellos), ello explica la aparente "unanimidad" con la que los medios enfocan la inmensa mayoría de las noticias. 

 

Un banca privada que también está presente en el sector alimentario, que está muy ligada al resto de las empresas del IBEX-35, que tiene parte activa en el uso de los paraísos fiscales para el desvío de fondos hacia los mismos (los bancos gestionan directamente esta presencia a sus clientes), que es la responsable de los grandes desequilibrios que provocaron esta última crisis del capital transnacional de 2007, que constituye el sector más denunciado por las asociaciones de consumidores (debido a sus malas prácticas, a sus continuos fraudes y a sus permanentes abusos), que está detrás del grueso de las políticas neoliberales que se llevan aplicando desde hace décadas, que es la responsable principal de la gran deuda pública de los Estados (mediante el fraude que supone que puedan recibir dinero prácticamente gratis del BCE mientras lo cobran a elevados intereses a los Estados cuando compran su deuda), que es la responsable de los mayores fraudes a sus clientes protagonizados en los últimos años (participaciones preferentes, productos tóxicos, cláusulas suelo, desahucios, parques de viviendas vacías, hipotecas abusivas, etc.), y que además, por no extendernos mucho entre sus múltiples tropelías, son las que encabezan el ránking de empresas que invierten en armamento. Resumiendo, la banca privada es el gran cáncer de nuestra sociead, es ese parásito hematófago que nos lleva haciendo daño durante mucho tiempo, y la principal responsable del diseño financiarizado de la economía que nos exprime y nos esclaviza. 

 

Ante ello, la cantidad de información que al lector, oyente o televidente llega es mayoritariamente controlada por los poderes fácticos, últimos responsables del modelo de sociedad que tenemos. Y como ya advertíamos en el artículo anterior, es nuestra responsabilidad llevar a cabo este análisis, tener estos datos en cuenta, evaluar el grado de "información" y de "opinión" que se vierte sobre tal o cual noticia, profundizar en los análisis que nos hacen, diseccionar la información, sacar a la luz los intereses que las mueven, y obtener una versión más objetiva de la información en sí. El problema radica en que no hemos sido educados para ello. Los medios nos llevan ventaja. Juegan con ventaja. Tenemos que estar preparados para disminuir esa ventaja, y ello sólo se puede hacer si estamos educados, formados y preparados para ello. Los medios no analizan en realidad las causas de los acontecimientos, porque la inmensa mayoría de las ocasiones no interesan que las verdaderas causas salgan a relucir. Por ello, nos presentan los hechos y las consecuencias de los mismos, ignorando las causas. Interpelan a las emociones de los lectores, no al auténtico análisis de la situación. Esconden los motivos que desencadenan los hechos, y nos hacen análisis simplistas e interesados. Con todo ello, provocan que su lectura uniformizada de la realidad incida en la configuración mental que nos hacemos de lo que ocurre en nuestro país y en el resto del mundo. Como nos aconseja muy bien la socióloga y profesora de la UCM Ángeles Diez en esta entrevista para el medio Canarias Semanal, hay que hacer con las noticias que consumimos igual que hacemos con los alimentos y productos que compramos en el supermercado: darle la vuelta al paquete, para enterarnos de quién lo ha elaborado, qué componentes lleva, dónde se ha envasado, etc. Pues con las noticias, igual: darle la vuelta y ser capaces de interpretar qué grupo de comunicación está detrás de la misma, qué intereses tiene, qué periodistas nos la cuentan, etc. Todo ello nos ayudará a ser más críticos, y a no perdernos ante tanta manipulación mediática. Continuaremos en siguientes entregas.

Published by Rafael Silva - en Psicología
Comenta este artículo
30 noviembre 2016 3 30 /11 /noviembre /2016 00:00
Manifiesto para avanzar hacia la Tercera República

Vamos hacia la proclamación de la III República, laica, democrática, popular, federalista, como algo más que un simple modelo de Estado, una República donde la libertad, igualdad y fraternidad sea el lema que rija nuestra convivencia

Fragmento del Manifiesto

Reproducimos a continuación un reciente Manifiesto firmado por diversas asociaciones memorialistas, agrupaciones locales republicanas, Izquierda Republicana, Los Verdes, Unidad Cívica por la República, Partido Comunista de España (PCE), Izquierda Unida (IU), Unión de Juventudes Comunistas de España (UJCE), y el Partido Feminista Español, entre otras organizaciones de la izquierda transformadora de nuestro país, en torno a la necesidad de avanzar en ocho puntos concretos hacia la consecución de la Tercera República. Lo suscribimos en su totalidad, y animamos a todas las fuerzas políticas y movimientos sociales a que lo hagan, y empujen en la dirección de una ruptura con el actual régimen, y la implantación de un verdadero régimen democrático de corte republicano:

 

La vigente Constitución, surgida hace 38 años de las componendas políticas de los herederos del franquismo, el capital financiero, las presiones desde EEUU para salir de forma moderada de la dictadura y del sometimiento de las fuerzas políticas parlamentarias de izquierdas que renunciaron a la Ruptura Democrática y dieron paso a la llamada Transición, es un modelo superado por la ciudadanía que reclama mayor participación en la vida política y exige poner fin a un sistema político, corrupto y antidemocrático impuesto por la leyes de la dictadura franquista.

 

Vamos hacia la proclamación de la III República, laica, democrática, popular, federalista, como algo más que un simple modelo de Estado, una República donde la libertad, igualdad y fraternidad sea el lema que rija nuestra convivencia. Estos principios por si solos, hacen que la República no sea otra forma de Estado más, sino en la que l@s ciudadan@s, seamos quienes elegimos a nuestros representantes políticos, sin la anacrónica herencia monárquica que contradice los principios de igualdad. La República es un compromiso de respeto de los Derechos Humanos.

 

Reivindicamos así mismo el fin de la impunidad de los crímenes franquista y la recuperación de la Memoria Histórica, dignidad y reparación para l@s represaliad@s y para las familias de las víctimas. Tras la subida al poder del rey Felipe VI, el aparato del régimen lleva tiempo hablando de una segunda transición, en la que pretenden hacer unos retoques cosméticos de la actual Constitución, para blindarla aun más, para preservar sus privilegios y beneficios.

 

Los republicanos exigimos que en el Congreso de los Diputados, en la ciudadanía y otras instituciones, se inicie un debate sobre la República, acompañado de movilizaciones ciudadanas que nos lleve a un Proceso Constituyente que abra las puertas a la III República. Queremos desbordar las calles de mareas de dignidad que exijamos el fin de la monarquía, de los recortes y leyes injustas que atentan contra la libertad ciudadana, queremos recuperar todo lo que el pueblo conquistó con su esfuerzo y que está amenazado por un gobierno de corruptos.

 

La nueva situación internacional que se dibuja después de las elecciones en EEUU, hacen vislumbrar un aumento del populismo más antidemocrático y peligroso para la paz mundial y que entronca con la extrema derecha, la xenofobia, el odio al distinto y amenaza con más penurias a las clases trabajadoras en un incierto futuro.

 

Hoy, volvemos a esta Puerta del Sol, donde en su día se abrió un alba de esperanza agostada por los precursores políticos de la casta que nos gobierna, para expresar nuestro compromiso con la lucha, conscientes de que nadie nos va a regalar nada, de que para que nazca algo nuevo es condición indispensable que lo viejo muera.

 

Conscientes del momento histórico que vivimos, sabiendo que el futuro seguirá siendo de lucha, las organizaciones que suscribimos este manifiesto proponemos este programa que, por encima de las lógicas diferencias que nos puedan separar, es la síntesis de los anhelos comunes. Pedimos a las organizaciones de izquierda que lo asuman y difundan y sea guía de su práctica política, para lograr la unidad de acción:

 

1. Programa de choque contra la crisis
 

Aprobación inmediata de un programa de choque para impulsar el desarrollo económico y social, apoyar y proteger a las personas y familias más afectadas por la crisis. Cambiar el modelo productivo, fomentando la industria y los sectores con mayor valor añadido, promocionando los servicios y el empleo públicos y garantizando un mayor control social de la economía mediante la intervención del Estado.

 

Aumentar los recursos públicos, mediante una política fiscal progresiva que grave más a quien más tiene y reduzca la carga fiscal de las clases populares. Combatir con decisión el fraude fiscal, particularmente el de las grandes empresas y rentas.

 

Derogación de las reformas laborales de 1994, 2010 y 2012, recuperando la causalidad en los contratos, evitando y controlando con firmeza la subcontratación de servicios, recuperando para las instituciones públicas la prestación de los servicios hoy privatizados y adoptando aquellas medidas (aumento del salario mínimo, derogación de la Reforma de las Pensiones de 2012, mejora del subsidio de paro, etc.) que sirvan para aumentar las rentas más bajas y mejorar la actividad económica.

 

Adopción de aquellas medidas sociales, prohibición de desahucios, creación de un parque de viviendas públicas en alquiler, fijación de precios por el estado y garantía de prestación de los servicios de energía transporte y alimentos de primera necesidad para las familias, que garanticen unas prestaciones mínimas y unos servicios adecuados a todos los ciudadanos.

 

2. Restablecimiento de la soberanía popular
 

Restablecer la soberanía popular y recuperar la democracia, sin ataduras ni atajos. Proponemos para ello, la anulación inmediata de las leyes de excepción, las de ahora y las de antes, que son utilizadas para acallar la indignación de nuestros pueblos: la ley de partidos, la ley mordaza, la reforma del Código Penal y ley de racionalización y sostenibilidad de la Administración local que es un atentado a la democracia y a la autonomía de las entidades locales y que abre la puerta a la “privatización” o “desaparición” de los servicios sociales que prestan los ayuntamientos.

 

Plena garantía, hoy negada por la Constitución, de que las grandes decisiones que afecten a la Nación sean consultadas en referéndum vinculante. Hasta ahora no ha sido así, ni la forma de Estado, ni la estructura territorial y las relaciones entre los diversos pueblos y nacionalidades, ni los Tratados europeos: Maastricht, Ámsterdam, Niza, Lisboa, ni la adopción del euro como moneda única, han contado con la preceptiva consulta vinculante.

 

3. Derecho de autodeterminación de los pueblos
 

Defendemos el derecho a la autodeterminación de los pueblos. Solo Pueblos libres que así lo decidan libremente pueden construir juntos un futuro común. El derecho a decidir es el armazón de su unidad. El problema de las nacionalidades en el Estado español existe, e ignorarlo como ha hecho el poder todos estos años, únicamente ha servido para enfrentar a los pueblos entre ellos.

 

4. Independencia Nacional
 

Ganar la independencia frente a los grandes poderes que dictan la política internacional. Nos encontramos dentro de la OTAN, en condiciones que violan los compromisos del Gobierno en 1986: las bases militares extranjeras continúan siendo utilizadas como plataformas estratégicas para las agresiones a otros pueblos con el consentimiento del gobierno de turno; participamos en la estructura militar integrada y no existe ningún control ni garantía sobre la presencia de armamento nuclear en territorio español.

 

Es ahora, cuando la violencia domina las relaciones internacionales, cuando debemos romper de una vez esta anomalía política. Es preciso abandonar la OTAN, erigida en brazo armado de un imperialismo cada vez más agresivo. Un bloque militar que prepara su “fuerza de intervención rápida” para actuar en conflictos como el de Libia que han provocado la diáspora de millones de personas a las que ahora Europa da la espalda; un bloque agresivo que amenaza la paz y nos compromete en conflictos.

 

5. Apertura de un Proceso Constituyente
 

Luchamos por la apertura de un periodo constituyente.La Constitución de 1.978 es un texto limitado, superado por la historia. Una norma que establece los límites de un modelo de estado y de una estructura institucional y política que da soporte a un régimen hoy en día cuestionado, dominado por una minoría de parásitos, grandes empresarios y financieros.

 

La única modificación desde su promulgación, el artículo 135 que limita la capacidad de endeudamiento del Estado, fue impuesto de espaldas a la mayoría social hace 5 años, en apenas diez días, y ha servido desde entonces para justificar una política de recortes tan brutal que amenaza el desarrollo de nuestra economía y ha condenado a la pobreza a un tercio de los ciudadanos.

 

Hora es ya de abrir un periodo constituyente que devuelva la voz al pueblo para determinar la forma de Estado y garantizar la democracia, el derecho a la autodeterminación, el control democrático de las instituciones, la reforma agraria aún pendiente, el control público y la nacionalización de los sectores económicos
estratégicos, el control efectivo y la participación de la ciudadanía en las cuestiones que le afectan. Una constitución que sirva de base para un futuro de progreso.

 

6. Recuperación de la Memoria Histórica
 

Exigimos recuperar la memoria histórica, que reivindique como inalienable patrimonio colectivo la lucha y el sacrificio de todos los luchadores asesinados, perseguidos y damnificados por la dictadura franquista y abra una investigación independientes de las barbaries cometidas por la dictadura contra el pueblo, para situar en la Historia a cada cual en el lugar que le corresponde.

 

Se debe poner fin a la impunidad del franquismo, derogar la ley de amnistía, declarar nulas las sentencias de los consejos de guerra ilegales y tribunales franquistas relacionadas con delitos políticos y cumplir de inmediato los acuerdos y resoluciones internacionales relacionados con la persecución de los crímenes franquistas y el resarcimiento de los afectados por ellos.

 

7. Rechazo a la UE de los mercados
 

Rechazamos la Europea de los Mercados. La Europa del capital, que desprecia a los refugiados que piden asilo huyendo de la guerra y la miseria, nos impone el dogal de una deuda que impide el desarrollo independiente de la economía de nuestro país y nos ata a las imposiciones de la Comisión Europea y del Banco CentralEuropeo

 

8. Por la III República
 

Defendemos la República, con carácter laico, democrático, popular y federal, resultado de ese proceso constituyente y como único marco posible para el desarrollo de la democracia y de las libertades públicas, individuales y colectivas.

Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
29 noviembre 2016 2 29 /11 /noviembre /2016 00:00
Donald Trump y su "América Grande"

El que un multimillonario sin sensibilidad social, nacido en cuna de oro, grosero e ignorante, se haya convertido en el referente de los blancos de clase obrera y pobres triturados por el neoliberalismo evidencia la crisis del sistema político

Ángel Guerra Cabrera

Vivimos tiempos en los que las contradicciones forman parte de nuestras convicciones. Porque mucha gente hace lo contrario de lo que siente, que vive contra su ideario perdido, que vota en contra de sí mismo o de sus intereses. Es el llamado voto prevaricado, el voto corrompido. El que mucha gente emite porque su vida también es pura contradicción, porque se mueve entre la dualidad y la segmentación. Porque vivir en conciencia se ha puesto muy cuesta arriba

Paco Roda

Este perfil [se refiere al votante de Trump] corresponde al de esa población amorfa de ciudadanos descrita por Morris Berman en su libro Edad oscura americana: la fase final del imperio (México: Sexto Piso, 2008), que forma parte del oscurantismo estadounidense marcado por la religiosidad providencial y fundamentalista; la ignorancia ignorada, esto es, no reconocida (la peor de todas); los prejuicios racistas y la creencia en una jerarquía racial; la atrofia del sistema educativo y el pensamiento crítico y racional; el individualismo exacerbado y el patriotismo basado en las ideas del destino manifiesto y la visión dicotómica del mundo, entre buenos y malos, perdedores y ganadores; características que unificadas e intensificadas en coyunturas electorales conforman terreno fértil para los demagogos como Trump, quien expresa de manera estridente y pública las ideas que mantienen estos votantes, muchas veces soterradamente

Gilberto López y Rivas

El Presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, tenía un lema electoral: "Make America Great Again" (Hacer América grande de nuevo). Pero lo cierto es que, con todas las precauciones que se han tener contra un mandato presidencial que ni siquiera ha comenzado, podemos concluir que su lema electoral no será alcanzado. De hecho, ¿puede ser un país grande teniendo como Presidente a, cuando menos, un inculto millonario? ¿Puede llegar a ser grande un país liderado por un ignorante misógino fascista? ¿Puede dirigir un país hasta su grandeza un dirigente racista, sexista, un capitalista fanático? Insisto: habrá que ver las políticas que pone en práctica, pero el supuesto beneficio de la duda, que se concede a cualquier gobernante, se vuelve aún más difícil de conceder a Trump. De hecho, sus primeras propuestas de nombramiento para su próximo Gobierno no se han hecho esperar, y efectivamente, no defraudan. Van en la perversa línea de su campaña electoral. Trump se está rodeando para sus cargos de confianza de gente del Tea Party, en la línea más dura, racista, machista y fundamentalista. Auténticos halcones ultraconservadores ocuparán, por ejemplo, los cargos de Fiscal General, Consejero de Seguridad Nacional, o Director de la CIA.

 

El triunfo de Trump es la demostración de que, desgraciadamente, la derecha sigue capitalizando el descontento popular hacia la globalización capitalista y neoliberal, y puede observarse también en nuestro Viejo Continente, donde también tenemos algunos Trump europeos (estoy pensando en Viktor Orban, en Marine Le Pen o en Nigel Farage, entre otros muchos)Donald Trump es sólo un arrogante energúmeno producto típico del declive político, social y cultural de la civilización occidental, expresada en la que (para dicha civilización) es el país más poderoso, y toda una democracia madura y estable. Trump representa un engendro surgido del mundo de los negocios, que quiere diseñar un país a imagen y semejanza de sus empresas. Existían alternativas a Donald Trump, pero no estaban representadas por Hillary Clinton, la otra pata del bipartidismo norteamericano, que al igual que el nuestro desde la Transición (tutelada asímismo por nuestros "referentes", "amigos" y "aliados" estadounidenses), sólo ha velado por los mismos intereses, a saber: el predominio de una estructura de poder antidemocrática, basada en la hegemonía de los intereses capitalistas de un reducido número de empresas, que campan a sus anchas definiendo los marcos de convivencia y las normas de estas "democracias" occidentales. La alternativa no era, pues, Hillary Clinton, sino Bernie Sanders, pero para el aparato del Partido Demócrata representaba igualmente un peligro, por tanto decidieron hundirlo frente a la candidata del establishment. Y dejaron en liza únicamente lo malo y lo peor, lo ya conocido y lo impredecible, lo perverso y lo macabro, la desfachatez calculada y la imprevisibilidad ampulosa. 

 

La clase obrera norteamericana, sobre todo, vivió en sus propias carnes, quizá más que ninguna otra clase obrera del mundo, el continuo hostigamiento de una globalización y de unos tratados de libre comercio que destruían poco a poco el tejido industrial local. Las deslocalizaciones, las bajadas de salarios, los despidos y el desmantelamiento industrial decepcionaron los bellos mensajes globalizadores. Desde 1994, como nos informa Claudio Katz en este artículo, emigraron 15 fábricas por día sepultando seis millones de puestos de trabajo. Ciudades históricas industriales como Detroit se convirtieron en cementerios urbanos, causando la pobreza de su población y la migración forzosa de sus jóvenes. La única explicación plausible es que el pueblo haya visto en Trump, un gran empresario popular de éxito, a ese magnate capaz de revertir la situación de la economía, y al que en aras a ese bien mayor, le han perdonado el resto de sus excesos. Por otro lado, el perfil más autoritario del magnate no es algo nuevo en la política norteamericana, que lleva comportándose bajo maneras fascistas desde el siglo XIX. Evidentemente, Trump no es un antisistema, como muchos han querido tildarlo. Más bien lo contrario, es un hijo predilecto del sistema, de hecho el sistema le ha tratado muy bien, y él le debe estar profundamente agradecido. Trump es un claro exponente de la clase y del pensamiento dominante, y además se jacta de todo ello. 

 

Y así, el pueblo norteamericano, tremendamente alienado por sus sucesivos Gobiernos, y por su perverso sistema capitalista, y harto de más de lo mismo, decidió votar por lo grotesco, decidió elegir lo peor. Bajo oleadas de impotencia y de desafección hacia la política oficial, el pueblo norteamericano se dejó llevar por quien aparentemente representaba una oposición a dicho oficialismo, aunque proclamara las tendencias más alarmantes de una sociedad enajenada, aprovechando un voto de protesta contra el sistema, que no era (ni es) otro que el neoliberalismo rampante, descarnado y brutal. Pero Trump encarnaba para muchos fieles seguidores de esas tendencias al ídolo a seguir, como rico heredero de una inmensa fortuna, libre de ataduras morales, cuyos gustos y estilo de vida podían convertirse en tendencia a seguir. De nuevo la falacia del sueño americano. Creemos que la sangre no llegará al río (de hecho ya está relajando algunas de sus más polémicas propuestas), pero es evidente que la sociedad norteamericana volverá a dar vueltas al tornillo de la indecencia, de la desigualdad, de la marginación, del belicismo y de la insolidaridad. En una palabra: de la barbarie. La única propuesta positiva que le he escuchado a Donald Trump es su apuesta por abolir los Tratados de Libre Comercio y volver a apostar por el proteccionismo, pero mucho me temo que los halcones empresariales internacionales, con muchos tentáculos en el poder, no le dejarán llevarla a cabo. 

 

De momento (y aún no ha tomado posesión de su cargo) ya ha comenzado a traicionar los mensajes de campaña, ya que Donald Trump se postuló poco menos que como adalid de la "antipolítica", arremetiendo contra la burocracia político-electoral norteamericana, contra la manipulación de los medios, contra la casta gobernante de Washington, y contra la corrupción y los privilegios del establishment. Pero a renglón seguido, y como decíamos anteriormente, se ha dispuesto a fichar para su próximo Gobierno a toda la "flor y nata" de dicha casta. La "América Grande" de Trump estará controlada (tanto en el Senado como en la Cámara de Representantes) por el Partido Republicano (definida por Noam Chomsky como la "organización criminal más poderosa e importante de la historia"), valedor del negacionismo climático, por lo cual, las medidas que se avecinan son (si el resto de la comunidad internacional no lo impide) la eliminación de regulaciones ambientales (Trump ya ha dicho que eliminará la Agencia Norteamericana de Medio Ambiente), la retirada de ayuda a los países en desarrollo que busquen generar energías sostenibles, y la retirada de su país de los Acuerdos de París (COP21). Todo ello conforma un peligroso cóctel que nos conduce directos al precipicio climático. 

 

No creemos por tanto que América (Estados Unidos, se entiende, porque ellos se arrogan para sí el nombre de todo el Continente, pero América, afortunadamente, es mucho más que los estadounidenses) vaya a ser grande con Donald Trump al frente, como no lo hubiera sido con Hillary Clinton. Quizá América nunca fue grande. Prácticamente todos los resortes del orden estadounidense tendrían que cambiar, incluso el propio imaginario colectivo popular, para que los Estados Unidos se convirtieran en una gran nación. Sin ir más lejos, América será grande cuando comprenda que son tremendamente importantes los niveles de protección social del conjunto de la población, fundamentalmente en lo que se refiere a la universalización de los servicios públicos básicos (que cubren a su vez derechos humanos básicos) como la sanidad y la educación. América será grande cuando sus dirigentes y la mayoría de su población se alejen de los planteamientos de la Asociación Nacional del Rifle, el mayor lobby norteamericano de las armas, y entienda de una vez por todas que la posesión privada y personal de armas de fuego es una práctica aberrante en cualquier país civilizado, y la causa principal de la inmensa mayoría de sus matanzas. América será grande cuando abandone la política de deportación masiva de inmigrantes indocumentados, cuando deje que sus minorías (que van camino de convertirse en mayorías) se integren perfectamente en el país, cuando les conceda igualdad de oportunidades, y cuando abandone las prácticas de construcción de muros, vallas y fronteras. 

 

América será grande cuando abandone el desaforado crecimiento económico, y apueste por otros patrones de producción y consumo, cuando ratifique la totalidad de los Tratados y Convenciones marco de la OIT (Organización Internacional del Trabajo), cuando reconozca al Tribunal Penal Internacional, cuando reconozca y respete la Convención de Ginebra sobre detención y trato a los prisioneros de guerra, y cuando deje de tramar injerencias contra todo tipo de sistemas y gobiernos de todo el mundo que no se someten a sus designios. América será grande cuando respete a la población afroamericana, cuando sea capaz de enseñar a su policía que los negros son iguales que los blancos en cuanto a derechos humanos, cuando deje de hostigar y matar impunemente a la población más desfavorecida, y cuando sea capaz de ofrecerles el mismo trato que a los blancos. América será grande cuando cierre por fin esa inmundicia y ejemplo de vergüenza internacional que es la prisión de Guantánamo, propia de las dictaduras más sanguinarias, y ejemplo de la vileza humana llevada hasta sus últimas consecuencias. América será grande cuando deje de fomentar las guerras y el terrorismo internacional, cuando abandone la política belicista y arrogante del Pentágono, y cuando comience a derivar gran parte del presupuesto de defensa y armamento en proteger de verdad a su población. 

 

América será grande cuando deje de ser el país negacionista climático por excelencia, cuando reconozca su enorme responsabilidad en acabar con dicho fenómeno, y cuando se convierta en adalid mundial en la reconversión hacia los nuevos tipos y modelos energéticos. América será grande cuando sea respetuosa con el derecho internacional, cuando levante el bloqueo a Cuba, cuando deje de derrocar por la fuerza regímenes democráticos y de apoyar a sangrientas dictaduras, cuando en vez de hostigar a los valientes ciudadanos que se atreven a filtrar la documentación reservada que demuestra las indecentes prácticas de su Gobierno, se comprometa seriamente a erradicar dichas prácticas de espionaje, y cuando anule la tortura en los centros penitenciarios y la pena de muerte en todos sus Estados. América será grande, por fin, cuando abandone su demencial rol de protector militar del capitalismo mundial, cuando abandone sus ansias imperialistas, cuando disuelva la OTAN, cuando abandere la opción pacifista y del desarme, y se encamine hacia un mundo de globalización de los derechos humanos en todo el planeta. Esta es la América Grande que queremos. Pero desgraciadamente, América no sólo no es grande, sino que representa el mayor obstáculo mundial para conseguir esos objetivos. Si Donald Trump estuviera dispuesto a poner en práctica estas políticas, indiscutiblemente llevaría a su país hacia la grandeza. La pregunta es: ¿está dispuesto a ello? Muchos nos tememos que es como pedirle sombra a una fuente, y agua a un almendro. Es decir, todo un oxímoron. Por tanto, que dejen de insultar nuestra inteligencia con falsos eslóganes. 

Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
28 noviembre 2016 1 28 /11 /noviembre /2016 00:00
Por la senda del Pacifismo (26)

La Casa Al Saud está conformada por una amplísima familia, compuesta por tres mil personas entre centenares de jeques, decenas de Príncipes y sus familias, lo que convierte a Arabia Saudita, no sólo en un Estado cuyo nombre asume el nombre de su casa reinante, sino también crea un Estado Absolutista donde la familia del Monarca reúne todos los cargos de gobierno y en aquellos que la participación familiar es menor, como por ejemplo la Majlis as Shura - la Asamblea Consultiva - es el propio Rey quien nombra a sus miembros. Un país donde los derechos de la mujer brillan por su ausencia y donde la vida cotidiana es regida por una policía religiosa dotada de amplísimas potestades. En ese marco es donde el wahabismo es el pilar político-ideológico y religioso donde se sustenta la existencia de la Casa al Saud, su política interna y su labor en el plano de la política internacional

Pablo Jofré Leal

El régimen saudí es un régimen ciertamente peligroso, no sólo para la inestabilidad de su región y del mundo musulmán en general, sino para el resto del planeta. Conocidas son las tropelías ejecutadas por la Casa de Al Saud, algunas de ellas muy sonadas. Entre muchas otras, el monarca saudí, al que siempre se aplaudió desde La Zarzuela y La Moncloa (como nos recuerda Carlos Enrique Bayo en el artículo de referencia), ordenó el arresto domiciliario de sus hijas, porque la madre (una de sus 30 esposas), que logró exiliarse en Londres, las educó en la defensa de los derechos de la mujer, y ellas se atrevieron a expresar esas ideas en público a través de las redes sociales y en entrevistas por videoconferencia. Tal es el carácter del amigo wahabí de los Borbones, que demostró que ni siquiera las princesas pueden librarse del dominio patriarcal saudí, bajo el cual las mujeres no tienen derecho a salir del domicilio (además de la prohibición de conducir, ni a poseer una cuenta bancaria, ni a ejercer cualquiera de los derechos y lilbertades más básicos, sin el permiso, tutela, vigilancia y control de algún varón). Pero como decimos, todo esto es sólo una ínfima parte de la doctrina del wahabismo, que es el padre ideológico del Estado Islámico, impuesto en Arabia por la dinastía de los Saud y promovida en todo el mundo por la fabulosa fortuna de los petrodólares de Riad. 

 

Como estamos viendo, una demencial versión hiperfundamentalista del Islam que está en el origen del salafismo yihadista, y por tanto, es el verdadero autor intelectual de los más feroces y crueles actos de terrorismo masivo cometidos en todo el mundo. Daesh no inventó nada de esto. Todas estas prácticas se llevan ejecutando desde hace mucho tiempo en las Monarquías saudí y adyacentes, sin el escándalo del "civilizado y libre" mundo occidental. ¿Los motivos? A este mundo occidental le ha convenido, por motivos políticos y geoestratégicos, ser muy "amigo" de los monarcas saudíes, y no enfrentarse a ellos, alejándose de sus demenciales corrientes fundamentalistas. Una política íntegra de defensa a rajatabla de los derechos humanos tendría que haber denunciado a este monstruoso país en la ONU desde hace décadas, y haber coartado internacionalmente todas las posibilidades de continuar por dicha senda (siempre dentro de la senda del pacifismo, como es lógico). Pero como decimos, los criterios económicos y políticos son los que han predominado, y al amparo de ellos, se ha tolerado, se ha mirado para otro lado, y se han ignorado las aberrantes prácticas contra los derechos humanos llevadas a cabo por Arabia Saudí. Es más, lejos de practicar una política de rechazo, los saudíes son inestimables aliados de las mayores potencias occidentales. ¿Cabe mayor hipocresía? ¿Cabe mayor vergüenza y escarnio de la comunidad internacional? 

 

La dinastía saudí controla hoy día la mayor producción de petróleo del planeta, y las mayores reservas del crudo más barato de extraer, además de llevar la voz cantante en las reuniones de la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo), así que Riad tiene la sartén por el mango para hacer que se hunda el precio del barril (como de hecho ha ocurrido ya en varias ocasiones), para arruinar a sus rivales dentro y fuera de la OPEP. La comunidad internacional ha hecho oídos sordos a todo ello, y ha tolerado el chantaje del régimen saudí y sus adláteres (Qatar, Kuwait, Emiratos Árabes Unidos, etc.), en vez de enfrentarse a ellos con determinación y valentía (pero insistimos, siempre desde la senda del pacifismo). Una economía saudí floreciente, gracias a los 650.000 millones de dólares en divisas que sigue acumulando Riad, a pesar incluso de la caída de sus ingresos petroleros. Una riqueza descomunal que también se ha empleado en financiar a esos mismos grupos terroristas contra los que supuestamente estamos "en guerra". Esto es un hecho reconocido por la Secretaría de Estado estadounidense, así que no es ningún secreto internacional. Grupos terroristas suníes, que son los que violentamente atacan a todos los regímenes musulmanes que intentan desviarse del fundamentalismo, implantando regímenes más abiertos y democráticos. Eso no le conviene, como hemos explicado en entregas anteriores, a Estados Unidos (y sus aliados occidentales), así que tienen como socio local a Arabia Saudí, que está dispuesta en cualquier momento, con su gran capacidad económica y militar, a "doblar el brazo" de cualquier país vecino que intente sacar los pies del tiesto, como se suele decir. 

 

Pues estos son nuestros "buenos amigos" árabes, bienvenidos a nuestra Costa del Sol cuando llegan con sus tremendos lujos y su cohorte de sirvientes (conocí personalmente a una costurera española contratada durante una semana en una mansión marbellí perteneciente a la familia saudí, que cobró para mantenerse durante un año entero), y ante los cuales nuestros serviles gobernantes y empresarios (con nuestro Rey a la cabeza) visitan de vez en cuando, porque lo importante para ellos son los negocios, y claro, los negocios no se pueden politizar. Y a renglón seguido, tenemos la desfachatez de llevarnos las manos a la cabeza por las tremendas salvajadas que ejecuta el Estado Islámico en los territorios que conquista, o de criticar a Podemos porque obtiene "financiación iraní" (o venezolana), cosa que además es absolutamente falsa, poniendo el grito en el cielo o rasgándonos las vestiduras porque estamos en relaciones con "tiránicas dictaduras" que no respetan los derechos humanos. ¿Más hipocresía todavía? ¿Más desvergüenza aún? El cinismo y la cara dura que profesan los que emiten dichas opiniones no tiene límites. Pero desgraciadamente, aún existen muchos ciudadanos/as que siguen creyendo a estos hipócritas y farsantes. Bien, veamos con algo más de detalle los negocios que tenemos con este bárbaro país, basándonos en este artículo de Europa Press recogido por Publico, a tenor de la reciente visita (cancelada a última hora) del Rey Felipe VI a Arabia Saudí. 

 

Según estas fuentes, la visita del monarca impulsará la firma de un contrato para Navantia, por el que la empresa pública española construirá 5 corbetas para las Fuerzas Armadas saudíes. Un contrato valorado en unos 2.000 millones de euros, que garantizará la carga de trabajo a los astilleros de San Fernando (Cádiz) durante varios años. Y no seré yo quien se oponga o haga proclamas en contra de los puestos de trabajo de estos profesionales gaditanos (además en un sitio tan castigado por el desempleo), pero por encima de todo ello (es lo mismo que argumentábamos cuando nos hablaban de los puestos de trabajo que crearía EuroVegas en Madrid o Barcelona World), debe estar la ética y los efectos colaterales o secundarios de dichas políticas de empleo (en aquéllos casos contrarias al medio ambiente, y en este caso contrarias al pacifismo y a los derechos humanos). Además, la sola presencia del monarca español en el reino saudí supone un espaldarazo a las empresas españolas con proyectos en curso en aquél país (como el de la construcción del AVE entre Medina y La Meca), o que aspiran a conseguir futuras adjudicaciones. Tres líneas de metro de Riad se han adjudicado a consorcios en los que participan compañías españolas, y las autoridades saudíes sopesan construir otros suburbanos en ciudades como Yeddah, La Meca y Dammam. Pero además, España cree que el Plan Visión 2030 de las autoridades saudíes para diversificar y modernizar su economía (ya que las previsiones dicen que queda petróleo sólo para los próximos 80 años) abre oportunidades de negocio para nuestras empresas, en ámbitos como por ejemplo las energías renovables. Todo ello estaría muy bien si no fuera porque las armas exportadas por nuestro país a Arabia Saudí se están usando para exterminar a las poblaciones civiles de Siria o de Yemen. ¿Nos parece un motivo plausible para negarnos a negociar con tan macabro y sanguinario país? Continuaremos en siguientes entregas.

Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
27 noviembre 2016 7 27 /11 /noviembre /2016 00:00
Viñeta: Antonio Rodríguez

Viñeta: Antonio Rodríguez

Revolución es sentido del momento histórico; es cambiar todo lo que debe ser cambiado ... es desafiar poderosas fuerzas dominantes dentro y fuera del ámbito social y nacional; es defender valores en los que se cree al precio de cualquier sacrificio ... es luchar con audacia, inteligencia y realismo; es no mentir jamás ni violar principios éticos; es convicción profunda de que no existe fuerza en el mundo capaz de aplastar la fuerza de la verdad y las ideas

Fidel Castro Ruz

Fidel es de esos hombres excepcionales del presente y de la historia en el que se conjugan humanismo, solidaridad, visión de futuro, valentía sin límites, liderazgo indiscutible, probada capacidad de estratega político y militar, colosales ideas, a la vez de ser uno de los más grandes paradigmas de Cuba y de todos los pueblos del mundo

Patricio Montesinos

Murió el líder de la Revolución Cubana, símbolo y referente no sólo del resto de líderes políticos de la América Latina progresista, sino un reconocido líder mundial en la defensa de la libertad y de los derechos humanos. Fidel murió a los 90 años, después de haber entregado su vida a su país, a su gente, a su emancipación e independencia de las fuerzas hegemónicas e imperialistas, que pretendían continuar socavando la dignidad del pueblo cubano. Murió el sabio, el referente, el libertador, el gran ejemplo para la Humanidad. Murió el símbolo de la resistencia, la prueba palpable de que la coherencia y la valentía pueden derribar todos los muros y todos los chantajes que se pongan por delante. Los revolucionarios de todo el mundo nos hemos quedado huérfanos, se nos ha ido nuestro gran espejo. Fidel Castro nos había mostrado el camino, nos había enseñado a pensar diferente, nos había enseñado la manera de enfrentarnos a los poderes dominantes, sabiendo conducir a su país con un arrojo y una firmeza envidiables. Fidel logró crear en su pequeña y maravillosa isla caribeña una aldea gala inexpugnable, donde su única poción mágica eran las ideas, el pensamiento y la acción revolucionarias. Fidel convirtió a Cuba en un referente mundial de todos los que sueñan con un mundo mejor, menos injusto, más solidario. Fidel edificó en su país la sociedad más fraterna del mundo, colocando en el centro de la acción política y social al ser humano. Desde el inicio de su  lucha incansable, Fidel fue el artífice de la defensa de las causas justas en América Latina, en África y en otras regiones del mundo, donde estuvo siempre entregado a ellas con dedicación plena y sin escatimar riesgos para su propia vida. 

 

Todo líder, país, causa o colectivo que lo necesitó tuvo en Fidel Castro a un amigo incansable y entregado, tanto como a su propia patria. Y todo con una coherencia impecable, con una valentía conmovedora, y a pesar de la ingente maquinaria publicista que los grandes poderes fácticos a escala global vertían sobre su país y sobre su persona. Y así, pese a la agresividad imperialista norteamericana, pese a los eternos chantajes y bloqueos sufridos por su pueblo, y pese a la hostilidad que el resto de los medios hegemónicos internacionales desplegaban sobre él, consiguió hacer de Cuba un lugar plácido, tranquilo, solidario, pacifista, ecologista, igualitario, respetuoso con los derechos humanos, y decoroso con su tierra y con su gente, un lugar, en definitiva, donde se puede vivir con dignidad, fuera del radio de acción de la vorágine capitalista. Cuba es el ejemplo a seguir en cuanto a solidaridad internacional, y eso lo ha conseguido Fidel a fuerza de sembrar la semilla de la fraternidad y del internacionalismo. Allí donde existiera en cualquier lugar del mundo un país necesitado de ayuda, de solidaridad y de cooperación, allí tuvo siempre el apoyo de Fidel. Recogió la semilla que le dejaron los grandes libertadores anteriores a él, como José Martí o Simón Bolívar, y las mezcló con los postulados marxistas, comunistas y socialistas, para crear un modelo de sociedad que es un ejemplo internacional de convivencia, de respeto, de equilibrio y de solidaridad. Salim Lamrani, uno de los mayores expertos en el estudio de la sociedad cubana, había definido a Fidel en los siguientes términos: "Tres facetas caracterizan al personaje de Fidel Castro. En primer lugar es el arquitecto de la soberanía nacional que ha realizado el sueño del Apóstol y Héroe Nacional José Martí de una Cuba independiente y ha devuelto su dignidad al pueblo de la isla. Después es el reformador social que se ha ubicado del lado de los humildes y de los humillados. Y finalmente es el internacionalista que ha tendido una mano generosa a los pueblos necesitados y que ha ubicado la solidaridad y la integración en el centro de la política exterior de Cuba". 

 

En efecto, después del derrocamiento de la dictadura de Fulgencio Batista, que había estado apoyado por el imperialismo estadounidense, el triunfo de la Revolución Cubana en 1959 permitió al pueblo cubano realizarse como tal, alcanzar su soberanía plena, su autonomía internacional, y recuperar la dignidad perdida. Pero desde entonces, Fidel Castro se convirtió en la bestia negra a abatir por los diferentes gobiernos estadounidenses, que hostigaron al pueblo cubano mediante un cruel sistema internacional de bloqueo económico, que aún hoy día se mantiene, más de medio siglo después, incluso con una reorientación de la política norteamericana más aperturista hacia la isla caribeña. Pero desgraciadamente, Fidel Castro ha muerto sin poder contemplar a su país libre de dicho bloqueo, a pesar de la práctica unanimidad mostrada por los países de la ONU para que cesara dicho acoso por parte de Estados Unidos. La figura de Fidel Castro traspasó sus fronteras nacionales, para convertirse en un gran líder mundial, sirviendo de emblema de la dignidad nacional, y del desafío continental hacia el poderío yanki, que otros líderes surgidos con posterioridad cogieron como testigo, tales como Lula Da Silva, Néstor Kirchner, Rafael Correa, Evo Morales y el mayor de todos ellos, Hugo Chávez, que adoraba a Fidel, y lo llevaba en su alma y en su corazón. De esta forma, Fidel demostró que otras políticas eran posibles, que era posible liberarse del yugo y de la dependencia que Estados Unidos dictaba hacia su "patio trasero" latinoamericano, sirviendo como ejemplo para que Argentina, Brasil, Bolivia, Ecuador o Venezuela pusieran en práctica otras formas de gobernar, y encaminaran juntos otras organizaciones de integración continental opuestas al liderazgo norteamericano. 

 

Porque Cuba, a pesar de su pobreza endémica y de las limitaciones propias del bloqueo al que ha estado sometida, se ha convertido en un referente mundial de las políticas sociales. Un referente de la justicia social y de la correcta redistribución de la riqueza. Cuba es unánimemente reconocida por todos los Organismos Internacionales por su sistema de protección social y sus excepcionales resultados en los campos de la educación, de la sanidad, de la ciencia, de la cultura y del deporte. Es también un ejemplo a seguir en desarrollo de políticas sostenibles y de protección del medio ambiente, de la infancia, de las mujeres y de los ancianos, así como de todas las personas vulnerables. Ha superado incluso niveles de integración y de igualdad no alcanzados por los países occidentales más ricos y desarrollados. Pero en vez de ser conocida por estos avances, los medios de comunicación dominantes crearon una imagen falseada de Cuba y de los logros de Fidel, ignorando sus niveles de protección social, y fomentando una imagen de una Cuba no respetuosa con las libertades y los derechos humanos, y toda esa falsaria campaña, además, liderada por los Estados Unidos. Y así, se decía que en Cuba no había elecciones libres (cuando había más sufragios populares incluso que en los países capitalistas occidentales), que no se respetaban los derechos humanos (cuando los que no los respetaban eran justo los países que acusaban al Gobierno de Fidel de no respetarlos), o que de Cuba escapaba la gente por la "dictadura comunista" que los encerraba. Claro, en todos los países del mundo hay disidentes, pero ¿es que escapa menos gente de México o de Guatemala, países donde no existe esa "dictadura comunista", sino un despiadado sistema capitalista? 

 

El ex Presidente hondureño, Manuel Zelaya, derrocado en 2009 por una operación golpista organizada por Estados Unidos, había sido tajante en su opinión sobre Cuba y sobre Fidel: "Cuba es un símbolo de resistencia. En la Historia de la Humanidad ningún pueblo realizó lo que hizo el pueblo de Cuba. Es el pueblo más valiente y más generoso de la Historia de la Humanidad. Fidel Castro es un ejemplo. Dedicó su vida a edificar un mundo mejor y jamás se podrá borrar su nombre de la Historia". Se ha ido Fidel, pero quedarán sus ideas, quedará su inquebrantable lucha por el socialismo, por la verdad, por la fraternidad y por la libertad. Por los sueños, por la utopía, sin las cuales la Cuba de hoy no existiría. Fidel había asegurado que luchar por una utopía es, en parte, construirla. Y debe ser verdad, ya que la Revolución de esa pequeña isla del Caribe ha sobrevivido ya a diez presidentes estadounidenses. Y esperemos que sobreviva a muchos más. ¡Hasta siempre, Fidel! ¡Todos los revolucionarios del mundo te llevamos en nuestro corazón y en nuestra memoria, donde no podrás morir nunca! Tu perseverancia, inteligencia y tenacidad serán faro y guía para que las ideas revolucionarias no caigan en el olvido. Tu legado y tu talla de estadista ocuparán lugar privilegiado en la Historia de los pueblos. En nombre de todos los libertadores históricos de los pueblos del mundo: ¡Gracias, Fidel! ¡Gracias por tu ejemplo, gracias por tu dedicación, gracias por tu bondad! Ayer, Hoy y Siempre: ¡Viva la Revolución Cubana!

Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo
25 noviembre 2016 5 25 /11 /noviembre /2016 00:00
Viñeta: Iñaki y Frenchy

Viñeta: Iñaki y Frenchy

Con la masiva acumulación de riqueza por parte de los más ricos, hay una acumulación de poder político para asegurar –contra el interés y la opinión pública mayoritaria– que las cosas sigan exactamente así. Algunos lo llaman plutocracia

David Brooks

No  hemos avanzado mucho de hecho en la estructura social de clases desde la Edad Media, aunque eso sí, las prácticas contra los pobres se han vuelto más "civilizadas". En el feudalismo teníamos un poder casi absoluto de los Reyes y sus consejeros, la aristocracia, los representantes de la Iglesia y los caciques locales. La oligarquía española en aquélla época, como nos cuentan en este artículo del Blog "Entérate y debate" los autores Gloria Helena Restrepo, Maribel González y J. F. Leal, se organizaba en facciones dirigidas por determinadas familias, con sus círculos de influencia, matrimonios de conveniencia, vasallos y sirvientes. Controlaban directamente la recaudación de impuestos y gestionaban el territorio. Hoy día, en cambio, poseen suculentos beneficios a través de su participación en los Consejos de Administración de unas cuantas empresas, participan en diversas SICAV que las eximen de pagar impuestos, evaden tremendas cantidades a paraísos fiscales, y continúan determinando la política que hay que hacer, dictando sus conveniencias a nuestros serviles gobernantes. El paranoma ha cambiado únicamente en las formas, en el envoltorio, en los procedimientos, pero no en el fondo. El artículo de referencia es un magnífico estudio que nos presenta un pequeño resumen de las diferentes familias de la oligarquía española actual, las mismas que amparadas desde el franquismo, se han perpetuado en nuestra sociedad, manteniendo sus privilegios. 

 

Hoy día, esta oligarquía parasitaria y rentista se sigue organizando en familias, como antaño, pero tomando la forma de grupos empresariales, típicamente mediante la forma de Sociedades Limitadas (S.L.) de entre 3 a 5 miembros. Poseen toda una suerte de empresas de todo tipo, dominando grandes campos de la producción patria. El dinero conseguido del privilegio social que ostentan, cuando no es conducido a paraísos fiscales, es vuelto a reinvertir en toda suerte de empresas, destacando las SICAV (artefacto fiscal anómalo mediante el cual tributan por sus fortunas al 1%), gestionadas por los bancos. Entiéndase bien nuestro planteamiento: esto no es una crítica a que existan estos personajes, sino una crítica a la desigualdad social que provoca no sólo que ellos existan, sino que sean además los que estén detrás de las políticas que perpetúan dichas desigualdades. Lo volveremos a repetir una vez más, a costa de ser insistentes: la sociedad que produce a los muy ricos es la misma sociedad que produce a los muy pobres, y es una ecuación matemática que tiende al infinito. El artículo de referencia hace un recorrido por Comunidades Autónomas, sobre las 70 familias de caciques más poderosas del país, como los Osborne, los Díaz de Mera, los García Baquero, los Carbó, los Costafreda, los Ferrer Sala, los Fernández Tapias, los Ibarra, o los Zardoya, por citar sólo los más conocidos. Gracias a sus contactos políticos (algunas de sus empresas aparecen en los llamados "Papeles de Bárcenas" del ex tesorero del PP), también vasallos, si es que no miembros de los clanes, controlan indirectamente la recaudación, y se aprovechan del sistema coercitivo estatal para absorber los fondos de los presupuestos, en forma de suculentas subvenciones públicas. 

 

Tienen desplegada toda una red de empresas concesionarias, y participan en el accionariado de muchas otras. Su abanico de posibilidades aumenta, proporcionándoles acceso a los determinados concursos públicos, muchas veces en situación de clara ventaja competitiva. Todas estos representantes de la burguesía española del siglo XXI dominan sus respectivos territorios, y controlan todos los aspectos de nuestra vida: lo que comemos, cómo nos vestimos, nuestros coches, nuestras casas, etc. Los circuitos comerciales establecidos se aseguran de que no podamos escapar de sus garras, pero además tampoco es posible montar alternativas, ya que son ellos los que poseen mayoritariamente los medios de producción, y están asesorados y apoyados por los dispositivos legales que aseguran su supremacía y defienden sus intereses. Como nos cuenta este artículo de Vicente Clavero para el medio Publico, sólo los Consejeros de las empresas del índice bursátil español, el famoso IBEX-35, se han repartido casi 2.200 millones de euros desde el inicio de la crisis (entre 2008 y 2015). Durante 2015 ganaron una media de 636.000 euros, muy por encima de los 521.000 que cobraron en 2008 (un 17% más). Sólo en 2014, su retribución creció un 25%, mientras nuestros gobernantes, incluidos el Banco de España, recomendaban (en realidad obligaban) la "moderación salarial" (otro eufemismo para referirse a la bajada de sueldos para la clase trabajadora). Los Consejos de Administración del IBEX-35 lo componen algo más de 450 personas, entre las que destacan empresarios y ex políticos que en algún momento decidieron hacer uso de las puertas giratorias, mecanismo mediante el cual las grandes empresas "agradecen"  a estos serviles voceros la aplicación de las políticas "adecuadas". 

 

El número medio de miembros de un Consejo es de 13 personas, la inmensa mayoría de ellos son hombres, y los trabajadores de sus empresas cobran cientos de veces menos que ellos. Asumen la práctica del agresivo terrorismo empresarial, que consiste en un plan establecido al efecto de consolidar los tremendos beneficios empresariales en varias fases: en primer lugar, si la empresa es pública, debe ser privatizada. En segundo lugar, comienzan a "externalizarse" sus servicios, nuevo eufemismo para designar la práctica de subcontratar sus servicios a terceras empresas, para que éstas a su vez vuelvan a subcontratar, generándose una cadena donde los únicos perjudicados son los trabajadores finales. Como resultado de toda esa cadena de subcontratación, las matrices de las empresas pueden ir despidiendo a su personal alegremente, ya que, simplemente, dejan de ser necesarios. Entonces plantean salvajes ERE (aún teniendo grandísimos beneficios) que dejan en la calle a miles de trabajadores y trabajadoras, y también se expanden en el mercado internacional, ampliando sedes en el extranjero, deslocalizando fábricas y aumentando la mano de obra barata, todo lo cual incide en aumentar la riqueza de sus directivos. Un típico Consejero del IBEX que haya permanecido en su puesto desde 2008 hasta 2015, disfrutando de una retribución media, ha podido cobrar por su condición de administrador casi 4,5 millones de euros. Siempre, claro está, aparte de las ganancias (o pérdidas, que todo hay que decirlo) que registrara su patrimonio en el caso de que, además, vendiera acciones de la empresa. Pues bien, a lo largo de ese mismo período, un asalariado medio de estas empresas ha cobrado poco más de 200.000 euros. 

 

Como se ve, las diferencias son abismales. Durante los ocho años de la crisis citados, cada sociedad incluida en el IBEX-35 se gastó una media de 62,7 millones de euros en remunerar a su Consejo de Administración. Sólo en 2015, el coste total fue de 291,7 millones de euros, a razón de 8,3 millones de euros por empresa. ¿Qué se paga en realidad a un Consejero? Se paga por su poder, por su influencia, por sus contactos, e incluso podemos comprender que cobren bastante más que los empleados medios, pero nunca una diferencia tan abismal, tan exagerada, tan irracional. Pensemos una cosa: esta gente, para mantener su tren de vida, sus riquezas y sus privilegios, ha entrado en una dinámica donde no les importa que los últimos empleados de su "cadena empresarial", como ocurre por ejemplo con los trabajadores del sector del telemárketing, o de los servicios de atención al cliente, o de los montadores de las empresas de telecomunicación, estén llevando una vida absolutamente precaria. Esta es la tremenda injusticia social que se produce en nuestra sociedad. Para que cierto consejero de tres al cuarto pueda seguir embolsándose cantidades millonarias, tienen que existir miles de trabajadores, en la última escala, que son vil y salvajemente explotados, que cobran un sueldo ridículo y miserable, con el que no pueden desarrollar un proyecto de vida digno, y que sufren unas condiciones laborales deplorables: no poseen convenios colectivos, han de negociar directamente con la empresa, que les impone sueldos de miseria, horarios interminables, ausencia de protección social, contratos temporales, cotizaciones mínimas, y una inestabilidad permanente. Esta es la injusticia. Esta es la desigualdad. Este es el producto de nuestra miserable sociedad. Continuaremos en siguientes entregas.

Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías