Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
7 noviembre 2018 3 07 /11 /noviembre /2018 00:00
Viñeta: El Roto

Viñeta: El Roto

Tal discurso diseñado desde distintos ámbitos, el político, el mediático, el escolar y por supuesto desde la religión católica, explica en gran parte que en España prolifere cada vez más el racismo. Mas, muchos españoles, como europeos, no se dan cuenta que una sudamericana limpia el portal de su casa; que un rumano le sirve el café en el bar; que un marroquí recoge la fruta, que tomará en el postre; que un sudamericano le lleva el paquete; que una chica joven, sudamericana, rumana o ucraniana cuida, limpia o escucha a nuestros niños o a nuestros mayores, con sueldos miserables, porque nosotros no podemos, o mejor, no queremos

Cándido Marquesán Millán

Siguiendo el completo artículo de Pablo Jofré Leal, en la entrega anterior ya habíamos citado dos de los muros de la vergüenza que nos deshonran como seres humanos, tales como el muro marroquí y el muro israelí. Continuaremos con otros que también le van a la zaga. Tenemos también el muro de la segregación estadounidense. Curiosamente, Estados Unidos fue uno de los mayores instigadores para que desapareciera el Muro de Berlín (que también comentamos en el artículo anterior), pero aquéllo tenía su causa en el interés norteamericano porque desapareciera el modelo político que lo sustentaba. Pues bien, el gigante estadounidense hizo levantar, desde los tiempos de la Presidencia de Bill Clinton, el muro fronterizo con México, una de las vallas con más víctimas fatales desde que se iniciara su construcción. La historia de la migración centroamericana a Estados Unidos se remonta a tiempo atrás, pero hoy día sigue más viva que nunca, véase la actual Caravana de Migrantes que están intentando llegar a territorio estadounidense, procedentes de Honduras y Guatemala, y que trataremos en posteriores entregas. Pues bien, el hecho es que más de 10.000 seres humanos han muerto en este muro desde el año 1994, un muro cuyo Presidente actual, Donald Trump, prometió reforzar y completar en su campaña electoral. Un promedio de 500 vidas humanas por año han sido segadas con tan vil motivo, ya sea por abusos de los guardias fronterizos, por el maltrato provocado por las mafias, por la deshidratación al cruzar el desierto que separa México de Estados Unidos, ahogados en los ríos o asfixiados durante el cruce en vehículos abarrotados de migrantes. Como señala Jofré Leal, lo cierto es que hasta el momento, este muro ha generado en 23 años de existencia 40 veces más muertes que las que generó durante 28 años el Muro de Berlín. 

 

Se une a ello las denuncias de diversas ONG's, como Amnistía Internacional, que en un informe de agosto de 2014 señalaba que "un número sorprendentemente alto de mujeres migrantes sufren abusos sexuales durante su paso clandestino por México hacia los Estados Unidos. Seis de cada diez mujeres que pasan por México en busca del sueño americano, en vez de lograrlo solo son objeto de abusos por parte de traficantes y policías". Sin embargo, ni siquiera estas cifras acallan las voces que siguen calificando a la sociedad estadounidense como la más democrática del mundo. Informes que año tras año describen situaciones similares, sin que las autoridades estadounidenses (que dicho sea de paso suelen criticar al resto del mundo en asuntos de derechos humanos), hayan hecho algo por evitar sus propias violaciones de los mismos. Hasta hoy los sectores construidos del muro son los que separan California del Estado mexicano de Tijuana, Arizona de Sonora, Nuevo México de Baja California y Texas de Chihuahua y Cohauila. Este muro segregacionista está compuesto por tres secciones de tapias sucesivas a las cuales se les ha dotado de la más alta tecnología en materia de vigilancia electrónica: focos de grandísima potencia, radares, sensores electrónicos, cámaras de visión nocturna, detectores de movimiento, etc., y todo ello conectado a la Border Patrol (Patrulla Fronteriza). Se une a todo ello un cuerpo de élite militar, altamente especializado y equipado, entrenado en materias de combate a la inmigración, y a los cuales se les ha dotado de patrullas todoterreno, helicópteros y hasta facultades legales que han merecido la repulsa de organizaciones mundiales de derechos humanos. Todo un despropósito dirigido expresamente a controlar la frontera sur de los Estados Unidos. 

 

Hasta el año 2011 se habían construido 1.044 kilómetros de este muro fronterizo, que ha sido ampliado durante estos años hasta los 1.120 kilómetros actuales. En el año 2013 se aprobó en el Senado estadounidense la decisión de levantar unos mil kilómetros más de muro en la frontera con México, que se extiende hasta los 3.240 kilómetros. La disposición incluyó también duplicar el número de agentes fronterizos (hasta llegar a los diez mil), y además se adquirieron drones de vigilancia fronteriza por valor de más de 10.000 millones de dólares. Pablo Jofré Leal concluye muy sabiamente: "Gastos en represión, gastos en más armas y cero gastos en tratar de generar ideas de desarrollo en los países de los cuales provienen estos inmigrantes". No solo eso, sino que podemos afirmar sin lugar a dudas que Estados Unidos, a través de su política de injerencia constante, es el principal responsable del ambiente de pobreza y exclusión que viven estos países centroamericanos, desde los cuales proviene la inmensa mayoría de migrantes que intentan entrar por su frontera sur. Y como afirmábamos anteriormente, tras la llegada al poder del grosero multimillonario Donald Trump, este detestable magnate ha centrado su gestión en el endurecimiento de la política de migración, incluso llegando a proponer en un principio que los gastos de ampliación del muro debían ser pagados por México. El colmo de la desfachatez. Y hasta ahora, la ampliación del muro continúa. La propia Cámara de Representantes aprobó en julio del pasado año 2017 la primera partida destinada a tal fin, dotada de 1.600 millones de dólares. El propio Trump se desplazó hasta el lugar de las obras para dar su visto bueno. En octubre de 2017 dicha cifra se elevó hasta los 10.000 millones de dólares cuando el Comité de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes de EE.UU. aprobó un proyecto de ley de seguridad fronteriza que incluye dicha partida de gasto. 

 

Todas estas iniciativas están muy alejadas de resolver el problema de la inmigración, pues lo abordan desde un punto de vista represivo, de control de fronteras, en vez de como un problema de desigualdad y de derechos humanos. En realidad, estos proyectos "fronterizos" tienen una clara vocación capitalista, pues sólo benefician a las empresas que producen dichos equipos de vigilancia, y aquéllas que suministran los materiales, la tecnología y la mano de obra para la construcción de estos adefesios murales. Pero poseen también otra dimensión, y es que benefician electoralmente (que no a la propia sociedad a la que representan) a los políticos que promueven la xenofobia, la segregación y el desprecio a los extranjeros. El propio Donald Trump ha tildado de "criminales" a los centroamericanos que se dirigen en Caravana humana para intentar llegar a cumplir su equivocado "sueño americano". Mientras las políticas de fronteras no aborden el fondo de los problemas, las primigenias razones que impulsan a los seres humanos a migrar, e intenten revertir estos procesos actuando sobre la base etiológica de tal fenómeno, las caravanas de migrantes continuarán. Se sucederán unas tras otra, y no habrá fronteras, militares, policías ni tecnologías que puedan pararlos. Tampoco habrá Presidentes bravucones que con su discurso de odio y desprecio puedan pararlos. Con todas sus políticas duras, de represión y de control de fronteras, sólo exhiben su profunda ignorancia en asuntos de terceros países, y en el fondo el chovinismo y el supremacismo que coloca a su nación por encima de las demás. Una política de fronteras inteligente abordaría el fondo de las razones que inducen a millones de seres humanos a emigrar, a buscar mejores perspectivas de vida, dejando atrás sus tierras, sus pueblos y su gente, sus culturas y sus modos de vida, para embarcarse en la aventura de alcanzar una supuesta "tierra prometida". Pero las tierras prometidas no existen. 

 

Una política de fronteras humana y sensible intentaría conocer el fondo de los problemas de otras naciones, de otros países, de donde la gente emigra, para intentar poner el grano de arena correspondiente para poder revertir dicha situación. Una política de fronteras justa y sensata se centraría en las personas, no pondría obstáculos a su libre circulación, sino que invertiría precisamente en conseguir que las naciones y sus poblaciones no tuviesen motivos para emigrar. Una política de fronteras comenzaría por no inocular ideologías de supremacismo, xenofobia, racismo y discriminación para con los habitantes de terceros países, precisamente porque entendería que la riqueza del mestizaje humano es la mejor aportación que históricamente han realizado las culturas. Los energúmenos que se creen puros y superiores jamás han creado nada bueno para la humanidad. En los peores casos han ejecutado verdaderos holocaustos con una porción de la humanidad que ellos creían inferiores. Las políticas de fronteras han de partir desde las bases de la inclusión y de la cooperación, del mestizaje y del multiculturalismo. No podemos fomentar la idiosincrasia propia a fuerza de denostar la de los demás, no podemos ser "grandes" (parafraseando al ignorante y belicoso Trump) a base de insultar y menospreciar a los que no son como nosotros. No podemos denigrar a culturas extranjeras simplemente porque no las conocemos, o no las comprendemos. Una política de fronteras ha de ser humanitaria, sensible, inteligente, sensata, y sobre todo, responsable con el derecho internacional de los derechos humanos. Normalmente, los migrantes lo son por razones políticas o porque huyen de sus países de origen por la miseria, la pobreza, el desempleo y la exclusión social que sufren, pero lo que no decimos es que, precisamente, esas circunstancias las estamos creando nosotros, los países de destino. Otra Política de Fronteras es posible y necesaria. Aún no acaban los muros que existen actualmente en el planeta. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post
Repost0

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías