Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
7 abril 2015 2 07 /04 /abril /2015 23:00

El capitalismo jamás resuelve sus problemas; se limita a desplazarlos a otros lugares

David Harvey

Contra los Tratados de Libre Comercio (IV)

Continuando con nuestro vaticinio de desastre que ya iniciamos en el artículo anterior de esta serie, pronosticando que se perderían millones de empleos, hemos de indicar también que se destruirán igualmente muchas empresas pequeñas y medianas, así como que desaparecerán muchos sectores productivos con la implantación del TTIP. Y todo ello porque cuando se amplían los mercados (y aquí estamos haciendo una ampliación no sólo transnacional, sino intercontinental), la competencia se incrementa, y las empresas se ven obligadas a competir con sus homólogas extranjeras. Y en esta pugna, lógicamente, acabarán victoriosas las empresas competitivas, que no son otras que las que se dotan de mayores recursos, mayor número de clientes, mayor volumen de negocio, y sobre todo, las que sean capaces de desarrollar mayores cotas de productividad. Y esto último, según el dogma neoliberal, se consigue devaluando las condiciones laborales, como de hecho ya lleva ocurriendo varios años en el contexto de la Unión Europea, así como en los mercados norteamericanos. Todas las empresas que no puedan competir y ofrecer precios más bajos, o bien ajusten al límite su productividad, o amplíen líneas de negocio, o externalicen sus servicios, se verán abocadas al fracaso. En la práctica, tendrán que desaparecer, dejando en el paro a (casi) toda su plantilla.

De hecho, la propia Comisión Europea ha reconocido que las ventajas competitivas de algunas industrias estadounidenses generarán un notable impacto negativo en sus homólogas en el contexto europeo, pero asume que los respectivos Gobiernos tendrán fondos suficientes para mitigar los costes que ello genere. Como estamos comprobando, un planteamiento cruel y despótico para la clase trabajadora, que al final, siempre es la que paga las terribles consecuencias de esta globalización capitalista. Un buen ejemplo lo tenemos en nuestro modelo agrario. El modelo agrario europeo es muy diferente al estadounidense, tanto en su organización como y sobre todo en su tamaño. Se comprueba muy bien, por ejemplo, en las granjas avícolas, que son mucho más numerosas en Europa. En USA hay 2 millones de granjas, mientras que en la UE existen 13 millones. Pero en promedio, cada granja estadounidense es 13 veces más grande que una europea, lo que permite a las empresas estadounidenses competir en mejores condiciones. Los agricultores europeos están muy preocupados ante el TTIP, ya que la amenaza ante la gran concentración de riqueza y poder en el sector es muy alta.

Contra los Tratados de Libre Comercio (IV)

Porque siempre, el efecto final de un proceso de apertura de libre comercio entre diversas zonas económicas se traduce en un aumento de la concentración y centralización de las empresas. Los diversos agentes económicos se van recolocando, atendiendo a su tamaño y poderío económico, volumen de negocio y capacidad de absorber a terceras empresas, con lo cual se hace realidad el famoso refrán de que "el pez grande se come al chico". Por tanto, el TTIP representará un durísimo golpe contra la mayoría social del tejido empresarial europeo, que está constituido en un 99% por pequeñas y medianas empresas. Hasta ahora, los desarrollos normativos en los distintos países de la UE buscaban equilibrar las condiciones en el juego de la economía de mercado, defendiendo a las PYMES para que tuvieran más y mejores oportunidades de competir en igualdad de condiciones con las grandes. Con la implantación del TTIP y su progresiva puesta en escena, este equilibrio se romperá para inclinar la balanza en favor de las grandes corporaciones.

Y este nuevo equilibrio se traducirá sobre todo en un nuevo ajuste centro-periferia, ya que la estructura productiva de los países del sur europeo (Italia, Grecia, Portugal, España, etc.) está mucho menos desarrollada y es mucho menos competitiva, de modo que la implantación de un nuevo contexto progresivo cuya tendencia marque una clara hegemonía de las empresas estadounidenses, representará un golpe mortal a las industrias y motores económicos de los países de la periferia europea. Se aumentarán las brechas entre los países del norte y los del sur, entre ricos y pobres, conduciendo a un panorama de exacerbación de la desigualdad existente, y de los recursos productivos de los diferentes países. En la práctica, esto supondrá el fin de las posibilidades de reindustrialización, porque se impondrá un inflexible corsé que limitará enormemente la capacidad de desarrollar una industria propia y competitiva para los Gobiernos de las economías menos desarrolladas. Las grandes zonas industriales se recolocarán, y los países del sur quedarán como enormes parques temáticos del turismo para los países del norte. No pretendemos marcar un escenario de apocalipsis, sino únicamente ser realistas, y explicar la verdad de la evolución económica que provocará el TTIP.

Nuestras palabras pueden entenderse y tergiversarse en el sentido de que estamos en contra del comercio y de los mercados, pero nada más lejos de la realidad. El comercio es muy positivo para las relaciones económicas y sociales, pero no el comercio absolutamente desregulado al que nos conducen Tratados como el TTIP. Pensamos que los intercambios comerciales deben basarse en un conjunto de reglas que impidan la concentración de poder y riqueza en muy pocas manos, y que impidan también la vulneración despiadada de los Derechos Humanos, algo que ocurre ya no sólo en los países del Tercer Mundo, sino en los más desarrollados. Y las potencias que están detrás del TTIP y sus lobbies negociadores, quieren que ocurra aún más. Incluso el propio Adam Smith, considerado el adalid y el padre del liberalismo económico, fue claramente partidario de establecer topes al libre comercio, al percibir que un mercado completamente desregulado y carente de la intervención de los Estados podía atacar la esencia humana, algo que no se está contemplando en las negociaciones del TTIP, más bien al contrario, se está intentando consagrar. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías