Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
15 abril 2015 3 15 /04 /abril /2015 23:00

Todo lo que se escribe sobre derechos humanos en su mundo [de EE.UU.], y en el de sus aliados que comparten el saqueo del planeta, es una colosal mentira. Miles de millones de seres humanos viven con hambre, sin alimentos suficientes, medicinas, ropa, zapatos, viviendas, en condiciones infrahumanas, sin los más mínimos conocimientos y suficiente información para comprender su tragedia y la del mundo en que viven

Fidel Castro

USA: Estado de guerra permanente (XXIV)

Y mientras tanto, los Estados Unidos de América continúan con el demencial negocio del complejo militar-industrial. Por ejemplo, sólo en 2011 (el año más reciente del que se tienen estadísticas completas), Estados Unidos vendió más de 66.000 millones de dólares en armas en todo el mundo, representando un 78% del mercado mundial de armas. En general, armas y entrenamiento de USA están siendo suministrados a más de 140 de los 195 Estados miembros de las Naciones Unidas. La pregunta por tanto, como muy bien indica William D. Hartung en su magnífico artículo, no es a quién vende armas USA, sino a quién no ha vendido todavía. En este negocio no se discrimina a ningún "cliente", aunque el cliente represente a un Estado fascista, autocrático o que no respete mínimamente los Derechos Humanos, que ellos tanto dicen defender. Como ya sabemos, el sistema capitalista no tiene amigos, sólo tiene socios, y atiende a sus socios por orden de prelación en función de lo que pueda contribuir al "negocio", en este caso de las armas.

Si bien la política de promoción de la exportación de armas por la Administración norteamericana puede ser buena para toda la industria militar y todas las empresas contratistas del Pentágono, tiene consecuencias tremendamente negativas para los Derechos Humanos y la seguridad global. Un informe de junio de 2012 del Centro para la Integridad en Washington D.C., ha documentado el hecho de que la mayoría de las transferencias de armas de Estados Unidos van a los países que su propio Departamento de Estado ha identificado como los principales países violadores de los Derechos Humanos, como Argelia, Bahrein, Egipto, Arabia Saudí, Honduras o Perú. No sólo estas armas se utilizan para alimentar las políticas represivas de sus respectivos gobiernos, sino que socavan la credibilidad de Estados Unidos para convencer a otras naciones de que detengan sus ventas a regímenes no democráticos, como las transferencias de armas rusas a Siria. Se torna más necesario que nunca que la ONU, dentro del proceso de refundación interna que necesita para convertirse en un organismo que realmente represente la voluntad democrática mundial, se arremangue y tome este asunto como prioritario, para poner orden, límite y alcance al comercio mundial de armas.

USA: Estado de guerra permanente (XXIV)

Pero no podemos olvidarnos del otro bastón de apoyo importantísimo, como es la guerra económica. Hoy día, las medidas de sanción y aislamiento económico actúan como complemento ideal a las propias guerras, frías o calientes, unas veces preparandoles el terreno, y otras veces actuando por sí mismas como elementos desestabilizadores de la economía interna de los adversarios de Washington. En el caso de Rusia, tan actual como paradigmático, el Congreso de Estados Unidos ha aprobado una serie de sanciones económicas en contra de ese país, Entre ellas, una Ley autorizando la aplicación de nuevas penalizaciones para impedir el acceso de los principales bancos rusos a los mercados de créditos de Estados Unidos, bloquear la transferencia de tecnologías para la exploración de recursos energéticos y congelar los fondos de algunos aliados de Vladimir Putin, prohibiendo su ingreso a Estados Unidos. Hemos de agregar también a esta nueva ronda de sanciones las políticas de la Casa Blanca que derrumbaron el precio del petróleo a la mitad de su valor con el inocultable propósito de debilitar el poderío de Rusia, Irán y Venezuela (tres países cuyos gobiernos son caracterizados por el régimen de Obama como enemigos irreconciliables de Estados Unidos).

Pero ahí no queda la cosa. Una de las leyes aprobadas recientemente en el Congreso norteamericano, promovida por el impresentable senador anticastrista Bob Menéndez, contempla un aporte de 350 millones de dólares destinados a la asistencia militar de Ucrania, 10 millones de dólares por año durante los siguientes tres años para "contrarrestar la propaganda rusa" en Ucrania, Moldavia y Georgia y otros 20 millones, también a desembolsar anualmente durante tres años, a los efectos de "promover la democracia, medios independientes, acceso sin censuras a Internet y para combatir la corrupción en Rusia". ¿Se puede llegar a más altura cínica que USA? ¿A quién se cree que puede engañar con sus maniqueos, absurdos y mentirosos argumentos? ¿Porqué no se aplican ellos mismos la promoción de la democracia, los derechos humanos, extendiéndolos también a los derechos laborales, sanitarios, de protección social, de protección medioambiental, y otros muchos? ¿Cómo pueden actuar de paladines de la libertad y los derechos humanos, cuando son el mayor contribuidor mundial a la desestabilización geopolítica del planeta?

Dejemos ya de confiar y alinearnos con un país egocéntrico, que bajo su mesiánica propuesta de llevar la antorcha de la libertad, la democracia, la justicia y los derechos humanos, no hacen otra cosa que tejer un minucioso plan de dominación mundial, más ambicioso aún que el de Hitler, cuyos ejecutores son criminales de guerra, comenzando por sus propios Presidentes. Plan que es ejecutado con la ayuda de todas las piezas a su servicio: la CIA y sus torturas científicas, la aplicación de bloqueos y brutales sanciones económicas, y la puesta en práctica de insolentes y chulescas declaraciones, como las emitidas por Obama en relación al peligro representado por Venezuela para la "seguridad nacional" de los Estados Unidos. Es absolutamente escandaloso e indecente que el país más poderoso de la Tierra sea el que más contribuye a este estado de guerra permanente, y una muestra insuperable de la putrefacción moral y degradante del imperio. Una irresistible pestilencia que prevalece en todo el orden mundial, y que contribuye cada día que pasa a su desintegración. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías