Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
20 mayo 2015 3 20 /05 /mayo /2015 23:00

El TTIP es un Tratado Vampiro, que sólo puede vivir en la oscuridad. Si lo sacamos a la luz, si lo damos a conocer, retrocede y muere

Susan George

Antes de continuar, veamos la opinión que tienen algunos autores y pensadores sobre este TTIP que estamos evaluando en esta serie de artículos. Por ejemplo, veamos la opinión que merece este Tratado para Marcelo Colussi, quien en la obra colectiva "Sembrando utopía: Crisis del capitalismo y refundación de la Humanidad", se expresa en los siguientes términos: "En realidad la iniciativa de esta absoluta liberalización comercial representa un proyecto geopolítico de Washington que, aunque comience con la creación de una zona de libre comercio para todos los países de ambos continentes, busca en realidad el establecimiento de un orden legal e institucional de carácter supranacional que permitirá al mercado y a las transnacionales estadounidenses una total libertad de acción en todo el área (...). Con la firma de estos Acuerdos (para nada muy libres que se diga) los países que los suscriban deben "constitucionalizar" los arreglos surgidos de esas normativas, viendo así debilitada su capacidad de negociación y debiendo renunciar a su soberanía en la implementación de políticas de desarrollo".

Contra los Tratados de Libre Comercio (VI)

Y a continuación, Colussi enumera los que según él, resultan ser los temas básicos que este tipo de acuerdos buscan enfrentar: 1) Servicios: Todos los servicios públicos deben abrirse a la inversión privada. 2) Inversiones: Los Gobiernos se comprometen a otorgar garantías absolutas para la inversión extranjera (esto es, bajo el claro eufemismo de la llamada "seguridad jurídica", lo que se persigue es dotar de un marco normativo a los respectivos espacios económicos protagonistas del acuerdo, para que las empresas disfruten de absoluta libertad). 3) Compras del sector público: las compras del Estado se abren al ámbito de las empresas transnacionales. 4) Acceso a los mercados: los Gobiernos se comprometen a reducir, llegando incluso a eliminar, los aranceles de protección a la producción nacional. 5) Agricultura: se persigue la libre importación y eliminación de subsidios a la producción agrícola (de hecho, en la Unión Europea, acaba de entrar en vigor recientemente la finalización de la política de cuotas al sector lechero). 6) Derechos de Propiedad Intelectual: ha de derivar en la privatización y el monopolio del conocimiento y de las tecnologías. 7) Subsidios: se persigue alcanzar el compromiso de los Gobiernos implicados en el acuerdo, en relación a la eliminación progresiva de todas las barreras proteccionistas en cualquier ámbito. 8) Política de competencia: se persigue el desmantelamiento de los monopolios nacionales. 9) Solución de controversias: se crea el derecho de las empresas transnacionales de enjuiciar a los países en tribunales internacionales privados, creados ex profeso para dirimir este tipo de conflictos, y de los que ya tenemos muchos precedentes.

Tenemos, como buena muestra de las verdaderas intenciones norteamericanas en relación a estos Tratados, las declaraciones de Colin Powell, ex Secretario de Estado de la Administración de George Bush, quien expresara lo siguiente con la más total naturalidad en relación al antiguo tratado: "Nuestro objetivo con el ALCA es garantizar para las empresas americanas el control de un territorio que va del Ártico hasta la Antártida y el libre acceso, sin ningún obstáculo, a nuestros productos, servicios, tecnología y capital en todo el hemisferio". Pues esto mismo es que pretenden conseguir con el TTIP, si no somos capaces de impedirlo. Bien, vamos a entrar a continuación en un primer esbozo sobre la influencia del TTIP en el campo sanitario. Como para el resto de facetas comerciales, de lo que se trata es de abrir los mercados de USA y de la UE a las multinacionales en la prestación de los servicios sanitarios, así como en la contratación pública. Asímismo, se trata de homogeneizar los estándares, normas y requisitos para poder comercializar sin límites bienes y servicios sanitarios. Pero para poder hacernos una somera idea del alcance de esta aberración, es conveniente que repasemos la grandeza de nuestro sistema sanitario (que, dicho sea de paso, también está siendo desmantelado por el actual Gobierno del PP, sin necesidad de ningún acuerdo de libre comercio).

Contra los Tratados de Libre Comercio (VI)

Tomo a continuación las palabras de Fernando Lamata y Manuel Oñorbe, autores (entre otros) de la obra "Crisis (esta crisis) y Salud (nuestra salud)", que nos cuentan lo siguiente: "A lo largo del siglo XX Europa había construido un modelo sanitario universal que puede ser considerado como una de las conquistas más grandes de la Humanidad. Por primera vez en la Historia, cualquier persona que necesitara atención sanitaria la podía recibir, en las mismas condiciones, independientemente de su situación económica. Era una verdadera revolución social. Hoy, más de la mitad de la población del planeta no tiene este derecho todavía. Queda un largo camino por recorrer. En EE.UU. Obama intenta implantar su reforma sanitaria con enormes resistencias por parte del Partido Republicano (en el Congreso y en algunos Estados). En Europa, las fuerzas neoliberales insisten una y otra vez en recortar la cobertura sanitaria pública, aunque la mayoría de la población sigue defendiendo este derecho. Los ciudadanos europeos quieren que la UE refuerce la solidaridad y la equidad, y que desempeñe un mayor papel en materia sanitaria (Eurobarómetro, 2014). También en España, en muchas ciudades españolas, las "Mareas Blancas" de ciudadanos y profesionales sanitarios están intentando frenar la contrarreforma sanitaria".

La situación de partida, pues, en el ámbito sanitario, es muy diferente. Mientras en Europa la atención sanitaria es un derecho fundamental y un reconocido servicio público (aunque como decimos, en continuo desmantelamiento por las fuerzas neoliberales), en los Estados Unidos no existe este derecho, y la cobertura sanitaria depende de la capacidad económica de los ciudadanos afectados. Tan sólo algunos tipos de "seguros sanitarios" reconocen el derecho parcial a la atención sanitaria para algunos estadounidenses, que tienen capacidad económica para permitírselo. En este contexto, está claro que el TTIP pretenderá, en el ámbito sanitario, blindar las privatizaciones de las empresas de servicios sanitarios en este sector, garantizando la continuidad de la externalización de los servicios, y continuando con los procesos de privatización de hospitales y centros sanitarios. Sus objetivos en materia sanitaria están dirigidos a eliminar medidas reguladoras que afectan al comercio sanitario: normas y marcos europeos y nacionales sobre ensayos clínicos, regulaciones ambientales y alimentarias que protegen a usuarios y consumidores. Se pretende también consolidar los derechos de propiedad intelectual de las empresas farmacéuticas, prolongando los períodos de las patentes de medicamentos e innovaciones tecnológicas. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías