Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
10 mayo 2015 7 10 /05 /mayo /2015 23:00

Todo el mundo recibiría la Renta Básica, pero no todo el mundo ganaría. Los ricos perderían

Daniel Raventós

Queda demostrado, como exponemos en el artículo anterior, que es posible una financiación de la RB con las características descritas, únicamente a partir de una reforma del IRPF y del ahorro procedente de otras ayudas y prestaciones asistenciales que los ciudadanos perciben, y que convergerían en la nueva RB. Y como también demuestran los autores citados, la gran mayoría de la población declarante y no declarante actual en el IRPF saldría ganando respecto a la situación actual, y solamente las décilas superiores de renta (los que más tienen y los que más ganan actualmente) perderían con la reforma propuesta. Obviamente, quien ganaría más de forma proporcional serían los ciudadanos que ya no cobran absolutamente gana, que pasarían a obtener la RB sin sujeción al IRPF (7.500 euros anuales). Así que la medida supone en la práctica un ejercicio de gran redistribución de la renta de los sectores más ricos al resto de la población. Y como indican los autores de la propuesta: "Las cantidades transferidas de los perdedores en el cómputo neto a los ganadores suman unos 35.000 millones de euros, lo que sería equivalente al incremento de presión fiscal que sufrirían éstos últimos. Esta cantidad representa el 3,5% del PIB, una cifra absolutamente razonable, muy por debajo de los ocho puntos de menor presión fiscal que tiene el Reino de España frente al promedio de la UE y que nada tiene que ver con las cifras estratosféricas del coste de la RB apuntadas por algunos expertos desinformados y por algunos políticos de alto rango no menos desinformados".

Marxismo, Socialismo y Capitalismo en el Siglo XXI (72)

Obsérvese igualmente que la propuesta, tal cual ha sido expuesta, no entra en la modificación de otros aspectos, tales como la posibilidad de introducir nuevos impuestos, modificar los ya existentes, ni siquiera recuperar el dinero procedente del gran fraude fiscal que padecemos en nuestro país, protagonizado por las grandes empresas y las grandes fortunas en su mayor parte. Ni que decir tiene que la implementación de medidas adicionales que fueran en esta dirección aseguraría una mayor cantidad de ingresos al Estado, para poder llevar a cabo no sólo la RB, sino reformas de más profundo calado, como volver a recuperar la plena universalidad y gratuidad de todos los servicios públicos, y extender en gran medida muchos de ellos, algo tan necesario en nuestro país para reducir el nivel tan elevado de desempleo existente, y que evidentemente sería mucho más atractivo para la ciudadanía inactiva, en vez de la mera percepción de la RB. Luego, por tanto, seamos serios y concluyamos que garantizar la existencia material de la población mediante la RB es algo perfectamente posible. El hecho de que no se haga se debe únicamente a la falta de voluntad política de nuestros gobernantes, que tienen otros intereses y prioridades políticas, y en cuyas agendas no figura la atención a la vida digna de las personas.

Como es sabido, las reformas y contrarreformas llevadas a cabo por el Gobierno del PP (y antes por los del PSOE) han ido justamente en la dirección contraria, haciendo el juego al gran capital, fomentado su capacidad para disciplinar a la población trabajadora. Y el factor principal de esta capacidad disciplinaria es la existencia de una gran parte de población trabajadora sin empleo. Población que, actualmente, se acerca ya al 45% de desprotección total, es decir, que no cobran ninguna prestación pública, y casi al millón y medio de familias que poseen todos sus miembros en paro. Cuando la posibilidad de despido (reforzada por las políticas bipartidistas) se convierte en algo más que frecuente en una situación de crisis, más dispuesta está la población trabajadora a aceptar peores condiciones laborales, entrándose en una peligrosa espiral de desvirtuación del trabajo humano, de máxima mercantilización, de máxima rotación y temporalidad, de bajos salarios, es decir, de máxima precariedad. La hegemonía empresarial da al traste con los derechos laborales, que antaño fueron grandes conquistas de la clase trabajadora, pero que ahora contemplamos impotentes cómo se evaporan, con la complicidad de los Gobiernos de turno.

Marxismo, Socialismo y Capitalismo en el Siglo XXI (72)

Pues bien, en este sentido, la RB supondría una herramienta valiosísima, tremendamente poderosa, para debilitar esta capacidad disciplinadora del capital. Incluso pensamos que los sindicatos mayoritarios, completamente desprestigiados por su burocratización, institucionalización y acomodamiento al régimen establecido, han ignorado o no han sabido valorar correctamente y en su auténtica dimensión el poder de un instrumento como la RB, que elevaría el poder de negociación y de independencia de la clase trabajadora sobre la clase empresarial. Y con respecto a los subsidios condicionados, creemos que han demostrado ya su incapacidad para solucionar un problema de tamaña envergadura. Son parciales, insuficientes, y cubren un espectro muy reducido de la población necesitada de ellos. Debemos concluir por tanto que una RB con las características aquí mencionadas, sin excluir medidas de otro tipo, que pudieran adoptarse gradualmente y de forma complementaria, es una solución racional casi inmediata y sostenible financieramente. Quedan otros aspectos por discutir, pero como decimos, son falaces argumentos que no tienen ninguna base científica ni social para ser tenidos en cuenta, si es que queremos otorgar al debate un mínimo de rigor y seriedad.

Debemos quitarnos la venda de los ojos, y reconocer abiertamente, como siempre hemos afirmado desde este humilde Blog, que estamos (seguimos) en una lucha de clases. Y desde ese punto de vista, los atajos, las terceras vías y las medidas descafeinadas tienen poco sentido. Las propuestas "bonistas" que parecen querer obligar al capitalismo a que tenga más rostro humano, sinceramente, creemos que pecan de ingenuidad. Porque en nuestro mundo globalizado, donde no existen límites ni barreras para el gran capital, que al igual que la energía fluye y se transforma, con Estados parcialmente patrimonializados por los grandes poderes privados, haciendo saltar por los aires todas las conquistas sociales y laborales de nuestros antepasados, se comprenderá que no es nada fácil amenazar de forma creíble a los capitalistas para obligarles, por medios tradicionales, a hacer de capitalistas. Y ello por no hablar de una eurozona a la que pertenecemos, y en la que todos sus Estados miembros han rendido su soberanía monetaria, económica y política, y están en buena medida a merced de los dictados de un BCE antidemocrático, que supervisa todas las decisiones de los países, y tiene la prerrogativa de poder aupar o hundir sus respectivas economías, como está pasando en Grecia. Hacen falta medidas más contundentes, medidas de largo recorrido, medidas que representen una clara ofensiva hacia los postulados del capital, incluso medidas confiscatorias y expropiatorias, para poder plantar batalla con un mínimo de resultados. Aquí es donde se enmarca la RB. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías