Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
26 mayo 2015 2 26 /05 /mayo /2015 23:00

La naturaleza intenta decirnos que necesitamos un modelo económico radicalmente diferente

Naomi Klein

Actualmente, los programas electorales que se plantean desde las fuerzas políticas que supuestamente representan a la izquierda transformadora, suelen incluir, en mayor o menor medida, propuestas que tienen que ver con el respeto al medio ambiente, incorporadas en su propio ideario desde que la propia conciencia ecologista reconoció expresamente a la naturaleza como sujeto de derechos. Hasta ahora, no se han abordado seriamente medidas de este tipo por ningún gobierno, ni en nuestro país ni en ningún otro, y la prueba palpable la tenemos en los constantes fracasos acumulados por las cumbres mundiales que los abordan. Justificados en los recortes presupuestarios a las que nos conducen las actuales olas de neoliberalismo, los respectivos gobiernos han olvidado responder a las demandas de tipo ambientalista que nuestra sociedad reclama, si no queremos acabar con los ecosistemas y sus equilibrios naturales, que constituyen el factor principal que nos asegura la continuidad de nuestra vida en el planeta. 

 

En este sentido, hace pocos días, las principales organizaciones de corte ambientalista, ecologista y animalista de nuestro país (Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, Seo Birdlife y WWF) han presentado un completo documento bajo el título "Un Programa por la Tierra", que resume las principales propuestas ambientales para las Elecciones Autonómicas de este año, y que vamos a resumir a continuación. Es evidente que sólo desde una óptica integradora de los pueblos y los seres humanos junto con el entorno natural donde habitan, será posible una convivencia armónica y sostenible. Sólo desde el profundo respeto y las políticas de sostenibilidad ambiental, será posible la continuidad de la vida humana (y del resto de la vida animal) sobre el planeta. En pro de un desarrollo social y humanamente justo, no cabe por tanto otra posibilidad que respetar a la naturaleza y a los ecosistemas y recursos naturales, mediante medidas que no destruyan ni saqueen los diversos elementos que permiten una vida humana y animal digna. Y de nuevo, la lucha anticapitalista debe situarse como guía y referencia de la esencia de un programa político que pretenda defender los derechos de la naturaleza, ya que, actualmente, los bienes comunes y recursos naturales, como el agua, el aire, la tierra, las semillas, los bosques, los recursos minerales, los humedales, etc., son fuertemente violentados mediante un sistema que ataca a la naturaleza a través de diversas prácticas invasivas, tales como el extractivismo, el fracking o la emisión de gases de efecto invernadero. 

 

Nuestras Comunidades Autónomas, en vez de tomar en serio sus competencias en materia ambiental, han competido durante varias décadas en un desarrollismo voraz, incluso ilegal en muchos casos, además de claramente insostenible con los recursos naturales, que nos hace vulnerables ante el cambio climático y destruye nuestras riquezas naturales. Lisa y llanamente, a nuestros gobernantes no les han importado las medidas ambientalistas, o bien desde una óptica de plena ignorancia, o bien más interesados en políticas agresivas y cortoplacistas, que iban a generar más beneficios económicos. La miopía ecologista de nuestras políticas nos llevará a la ruina más absoluta, si no somos capaces de revertir a corto y medio plazo dichas medidas. Y tal y como se indica en el documento de propuestas: "En un Estado descentralizado, las Comunidades Autónomas pueden y deben catalizar y protagonizar el cambio necesario hacia un modelo de sociedad justo y sostenible, que pasa por priorizar la protección ambiental y social frente a los intereses cortoplacistas de los mercados. Un nuevo modelo que significa creación de empleo, equidad, calidad de vida dentro de los límites del planeta y que representa el único posible para salir de la crisis sistémica actual, económica, ambiental, climática y social". 

 

Básicamente, las propuestas presentadas por estas ONG's giran en torno a reconocer que la lucha contra el cambio climático debe ser el centro de las políticas autonómicas, que hay que impulsar un modelo energético renovable, limpio, justo y democrático para la sociedad (renunciando a las fuentes de energía fósiles, y apostando por las fuentes limpias y naturales, como la energía eólica, solar, fotovoltaica, etc.), que hay que reducir nuestras necesidades de movilidad y sus impactos (en este sentido, las grandes obras de infraestructuras son las peores enemigas de la sostenibilidad ambiental), que hay que apostar por desarrollar un tipo de urbanismo no especulativo a la medida de las personas (mediante esquemas de ciudad sostenibles, viviendas de cercanía, comercios de proximidad, medios de transporte públicos, respeto a costas, mares y bosques, etc.), que hay que reducir la producción de residuos y fomentar el uso sostenible de los recursos (incrementar los procesos de reciclaje, y el uso racional y consumo responsable del agua, la electricidad, etc.), que hay que detener la pérdida continua de biodiversidad (marcando como objetivo más cercano el año 2020, intentando detener la sangría de la extinción de especies animales, vegetales, así como de flora y fauna de nuestros ecosistemas naturales y marinos), que hay que apostar por la defensa de los derechos de los animales (en este sentido, necesitamos una Ley Integral de Protección Animal, que diseñe un modelo completo de respeto hacia los mismos), o que hay que gestionar las costas y mares sin especulación ni sobrepesca (así como adoptar completos y correctos protocolos de prevención de imprevistos en nuestras costas). 

 

Asímismo, hay que apoyar una agricultura que garantice la biodiversidad y un medio rural vivo (mediante el comercio de cercanía, los productos de proximidad, la protección estatal para el desarrollo de nuestras actividades agroindustriales, etc.), hay que garantizar el mantenimiento de nuestros ríos y un ahorro efectivo del agua (mediante los procesos adecuados para mantenerlos vivos, así como recuperar para el sector público todas las experiencias privatizadoras de los servicios de canalización y suministro de agua), hay que preservar los bosques y frenar su degradación (en este sentido, desarrollo de políticas y protocolos de prevención de los incendios y de sus posibilidades especulativas, así como de la protección y reforestación de nuestros espacios naturales), hay que reducir y gestionar racionalmente los productos químicos peligrosos (incidiendo en sus sistemas de elaboración y transporte, así como en su posible uso agroindustrial, pesticidas, herbicidas, control del ciclo de vida de productos tóxicos, etc.), hay que garantizar un aire sano para todas las personas (mediante el control exhaustivo de las emisiones de gases de efecto invernadero, a través de la adquisición por medio de las empresas de compromisos claros y contundentes, así como del uso de medios de transporte públicos y no contaminantes), hay que situar la justicia ambiental y social en el corazón de las políticas comerciales (dando a las leyes y protocolos del comercio nacional e internacional vertientes éticas y ambientalistas), hay que avanzar hacia una fiscalidad sostenible (insistiendo aquí en el principio fiscal de que "quien contamina paga" de forma efectiva, contundente y proporcional), y hay que reclamar e implementar medidas para alcanzar una gobernanza que esté al servicio de una verdadera democracia ambiental. Esperemos que los próximos gobiernos autonómicos que se formen a raíz de las Elecciones de 2015 sean sensibles con todas estas propuestas. Es mucho lo que nos estamos jugando: la preservación de nuestra vida y la vida de las siguientes generaciones.

 

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías