Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
29 junio 2015 1 29 /06 /junio /2015 23:00

Los monopolios trasnacionales son, en lo privado, más poderosos que los Estados, pero no pueden prescindir de ellos, pues les son necesarios para legitimar modelos económicos, controlar la fuerza de trabajo, dominar las reacciones sociales, como vehículos de las instituciones internacionales y como instrumento de defensa entre fracciones imperialistas

Miren Etxezarreta

Basándonos en un Documento-Informe de OMAL (Observatorio de Multinacionales de América Latina), redactado a partir de varias fuentes, vamos a incidir en las indeseables prácticas de una empresa irresponsable, concretamente una de las joyas de la Corona, como es REPSOL. En nuestra serie de artículos sobre el Capitalismo, así como en otros artículos independientes, ya pusimos el foco de atención sobre las peligrosas prácticas que llevaban a cabo estos grandes monstruos empresariales, así como alertábamos sobre el tremendo poder que podían ejercer sobre Gobiernos y Estados. De hecho, unos días antes de la celebración de las recientes Elecciones Autonómicas y Municipales, el Presidente de REPSOL, Antonio Brufau, preguntado sobre la posibilidad de que gobernaran los partidos emergentes, sentenció: "En ese caso, tendremos que sentarnos con ellos a explicarlés cómo funcionan las cosas". En efecto, tal grado de prepotencia sólo puede ser explicado desde la cima de una de las empresas más dañinas formadas al amparo del capitalismo neocolonial y extractivista. 

 

Son numerosas las denuncias públicas que ponen en entredicho la responsabilidad de la compañía, y aumentan su deuda ambiental. Varias organizaciones y movimientos sociales han denunciado y sacado a la luz estos impactos, estas prácticas y estos peligros, que resumimos a continuación:

 

1.- Privatizaciones y adquisiciones irregulares. Por ejemplo con la petrolera argentina YPF (Yacimientos Petrolíferos Fiscales), en la que se rebajaron sus reservas para reducir el precio de la acción. También de Andina (en Bolivia), cuya adquisición resultó gratuita para REPSOL.

 

2.- Política de sobreprecios. REPSOL ha sido reiteradamente denunciada por beneficiarse de prácticas de monopolio para aplicar una política de sobreprecio en los combustibles, en países como Argentina y Perú. 

 

3.- Pasivos ambientales: contaminación y deterioro ecológicos. REPSOL posee un abultado historial de responsabilidad en la generación de pasivos ambientales en forma de vertidos: Tarragona, Argentina, Brasil, Bolivia, Ecuador, Perú y Colombia. También se han denunciado episodios de contaminación atmosférica en sus refinerías: Tarragona, Cartagena, Muskiz, o Luján de Cuyo (Argentina).

 

4.- Daños a la salud pública. En Argentina, diversas comunidades indígenas (indios mapuches) llevaron, con éxito, a la Corte Interamericana de Derechos Humanos el caso de la contaminación de aguas en la Loma de la Lata. Pero impactos similares se han producido también en Perú, Ecuador y Tarragona, al menos. 

 

5.- Invasión territorial. REPSOL tiene presencia en numerosos territorios indígenas sin consultas previas adecuadas en Bolivia, Argentina, Perú, Ecuador y Colombia. La industrialización de los campos petroleros, imprime una huella imborrable en los territorios indígenas, deteriorando la calidad de vida, los recursos naturales, la paz y la propia cultura de los pueblos. 

 

6.- Amenaza a los pueblos en aislamiento voluntario. Varios bloques de REPSOL afectan a diversos territorios de pueblos en aislamiento voluntario, amenazando sus derechos y su supervivencia. 

 

7.- Intervenciones en áreas protegidas: destrucción de la biodiversidad. Entre muchas otras, REPSOL lleva a cabo prospecciones en multitud de áreas protegidas del planeta, tales como la Reserva de la Biosfera Norpatagónica, la Reserva Lamsar Laguna Llancanelo (Argentina), el Parque Nacional Amboró, el Parque Nacional Aguaragüe, el Parque Nacional Madidi, el Parque Nacional Sama, la Reserva Nacional de Flora y Fauna Tariquia, la Reserva de la Biosfera Pilón Lajas (Bolivia), el Área de Amortiguación del Parque Nacional Otishi, la Reserva Comunal Ashaninka, R.C. Matsiguenga (Perú), el Parque Nacional del Yasuní (Ecuador), o el Parque Nacional Sierra Nevada del Cocuy (Colombia).

 

8.- Atropellos y violaciones de los Derechos Humanos. La multinacional petrolera está involucrada en multitud de conflictos bélicos de Bolivia, Colombia, Perú, además de Irak, Argelia, Egipto, Nigeria, Kazajstán, Guinea Ecuatorial y Sierra Leona, países donde regímenes anti-democráticos, autoritarios y opresores fortalecen su poder en base a las regalías del petróleo, y a los cuales REPSOL apoya.También ha sido involucrada en diversos episodios de represión policial-militar a sus poblaciones, para evitar las protestas sociales derivadas de su actividad. 

 

9.- La apuesta por los recursos "no convencionales". REPSOL presume de ser pionera en el desarrollo de recursos no convencionales, como las contaminantes arenas bituminosas, o el petróleo y gas de esquisto, relacionados con la técnica de la fractura hidráulica o fracking. Pero como sabemos, estas técnicas tienen impactos ambientales mucho mayores que los del petróleo convencional, incluidos los posibles riesgos sísmicos, ya demostrados. 

 

10.- Asumiendo riesgos tecnológicos. REPSOL apuesta por la perforación de pozos en aguas profundas, a pesar de existir serias dificultades técnicas, que se traducen en riesgos reales de vertidos. Estas técnicas son llevadas a cabo, entre otros lugares, en Brasil, Colombia, Canarias (donde recientemente se han desestimado), o las costas de Tarragona. 

 

11.- Cambio climático. Está demostrado que la combustión de petróleo es el principal emisor de gases de efecto invernadero, responsables del deterioro de la capa de ozono, y de los mayores efectos del cambio climático. Con una producción diaria (según datos de 2011) de 298.791 barriles diarios, esto supone una emisión de 132.663 toneladas diarias de CO2. Además de contaminar, participa en grupos de lobby que bloquean las iniciativas de reducción de emisiones a nivel global.

 

12.- Consolidando un modelo energético petrodependiente. REPSOL promueve modelos de producción y consumo en la sociedad, así como estilos de vida energívoros para perpetuar su negocio, por ejemplo dando publicidad y mecenazgo a deportes como las carreras de motos, o la Fórmula 1.

 

13.- Sin beneficios para la sociedad. REPSOL es un perfecto ejemplo de empresa transnacional evasora de impuestos. Concretamente, cuenta con 13 filiales instaladas en paraísos fiscales. Además, REPSOL no crea empleos, sino que más bien al contrario, los ha estado destruyendo, mientras los sueldos y complementos de sus directivos son exhorbitantes. A través de mecanismos de clientelismo, soborno y puertas giratorias (prácticas generalizadas en todas las grandes empresas), instrumentaliza el poder político para evitar el pago de impuestos, e impedir la implantación de políticas que permitan migrar hacia otros modelos energéticos basados en fuentes de energía limpias, renovables, baratas y seguras. 

 

14.- No es una empresa española. Contra lo que pudiera parecer, y aunque lo afirmen los voceros del capitalismo y de la derecha política y mediática de nuestro país, REPSOL no es técnicamente una empresa española. Simplemente tiene su sede en el Estado Español, lo cual es distinto. La mayoría de su producción, de sus sedes y de su accionariado están radicados en el exterior. 

 

15.- Retribuciones millonarias para sus directivos. El Presidente de la compañía, Antonio Brufau, se embolsó en 2011 la friolera cifra de 7 millones de euros, y el consejo directivo 16,3 millones (frente a los 11 millones de 2010). Por su parte, la alta dirección de la petrolera, formada por 10 ejecutivos, recibió 18 millones de euros, lo que significa un 44% más que en 2010. 

 

Bien, a tenor de todo lo revelado en el presente artículo, nos conformaríamos con que, si se vuelven a dar en el futuro hechos similares a la expropiación de YPF por parte del Gobierno argentino, la inmensa mayoría social sea consciente de lo que ocurre, y no se ponga del lado de una "empresa española", sino de los intereses públicos de países y gobiernos. En definitiva, REPSOL es una peligrosa transnacional, que contribuye al enriquecimiento de un conjunto de personajes, como consecuencia de una política criminal, destructora y saqueadora del medio ambiente y de los recursos naturales del planeta, de pueblos y naciones, contribuyendo a la explotación laboral de sus trabajadores y al empobrecimiento de las poblaciones saqueadas. REPSOL es una empresa paradigmática del capitalismo, a la que no le importa ningún otro criterio ni consecuencia, más que la continuación de un modelo de negocio suicida y decadente.

 

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías