Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
16 junio 2015 2 16 /06 /junio /2015 23:00

Vivimos hoy en sociedades políticamente democráticas pero socialmente fascistas

Boaventura de Sousa Santos

Desde las pasadas Elecciones Autonómicas y Municipales, y ante el nuevo escenario político que se perfila, no han tardado en sucederse manifestaciones, de todo tipo y ámbito, en contra de la posibilidad de que las Comunidades Autónomas y los Ayuntamientos sean gobernados por las candidaturas de PODEMOS, o por las de unidad popular, donde también se alberga esta formación política. De hecho,  ya lo advertíamos hace algún tiempo en nuestro artículo "¿Por qué atacan a PODEMOS?", donde explicábamos, a nuestro juicio, los motivos de tan furibundos ataques desde la derecha política, social y mediática de nuestro país. Las candidaturas de unidad popular han triunfado en muchos sitios de nuestra geografía, pero sobre todo en las emblemáticas plazas de Madrid y Barcelona, donde se están desarrollando furibundos ataques contra la posibilidad de que Manuela Carmena y Ada Colau gobiernen en dichas ciudades. 

 

En  Madrid, el esperpéntico personaje de Esperanza Aguirre ha protagonizado ridículos y grotescos episodios antidemocráticos, intentando a toda costa impedir que Manuela Carmena se haga con la alcaldía de la capital, y hace pocos días, un grupo de varios centenares de personas, la mayoría de edad avanzada, protagonizaron en Plaza de Colón una manifestación anti PODEMOS y anti Manuela Carmena, con tintes agresivos y violentos, con ataques a los periodistas de diversos medios que recogían el evento. El espectáculo, bastante desagradable, incluía insultos al "comunismo", generando situaciones de auténtico bodevil popular, que dice mucho de la personalidad fascista de quienes las protagonizaron. El acto se saldó con al menos dos periodistas agredidos, y la cámara de uno de ellos destrozada en el suelo. Tuvo que intervenir la Policía Municipal. Frases como "¡Os vamos a quemar vivos!" y otras lindezas por el estilo, salieron de la libre expresión de dichos manifestantes. La concentración fue convocada a través de servicios de mensajería instantánea y redes sociales, donde se proclamaba que "Madrid no es comunista" y se instaba a acudir "a favor del pacto de centro PP-PSOE-Ciudadanos para evitar que esta gente (en alusión a Ahora Madrid) asalte nuestro Ayuntamiento y haga peligrar nuestro régimen constitucional". 

 

A todo buen observador que se precie, no se le escapará que todo este montaje obedece a la tremenda influencia que el pensamiento dominante ejerce sobre el conjunto de la ciudadanía, así como a la defensa de sus privilegios que realiza el segmento de población más rico y poderoso. Al primer grupo pueden pertenecer la mayoría de las personas de avanzada edad que acudieron al acto, y que con sus manifestaciones demuestran una ignorancia supina sobre las medidas de defensa de las clases populares que proponen tanto PODEMOS como los programas de unidad popular. Suelen pertenecer al grupo de personas que, por su cultura y su edad, aún poseen cierta parte de su memoria histórica ligada a los "peligros" de la República, y a la posibilidad de que pueda organizarse otra Guerra Civil. Todo ello se continúa alentando en los mítines de los dirigentes del PP. Véanse las palabras de Aznar durante la campaña: "Un poquito de Marx por aquí, otro poquito de Lenin por allá, unos contratitos en Venezuela, y ¡hala!...", y más tarde se manifestaba en los siguientes términos: "Ni con coleta ni sin coleta...¡No quiero que vuelva la izquierda a las Instituciones!". El caldo de cultivo está bien sembrado, como podemos fácilmente concluir. 

 

De esta forma, bajo la falaz bandera de la "estabilidad institucional", se están poniendo todas las herramientas en marcha para impedir que las candidaturas respaldadas por PODEMOS consigan gobernar en sus respectivas Instituciones. Grandes personajes de la economía, los medios y la política, no han dudado en mostrar ante la opinión pública sus opiniones en contra de la posibilidad de que la formación de Pablo Iglesias pueda alcanzar cotas de poder. Juan Antonio Villar Mir aseguraba que "las tesis comunistas no tienen cabida en España", y el siempre polémico Joan Rosell que "una cosa son los programas electorales, y otra cosa es llegar a los despachos, y tener que ponerse a gestionar", en un claro ataque a la soberanía popular que la propia democracia representa. Una noticia publicada en VozPopuli sobre el programa de Manuela Carmena en Madrid marcaba la línea a seguir para evitar que los posibles pactos se conformen según los resultados que las urnas indicaron. El periodista Alberto Ortín publicaba que el programa de Ahora Madrid en la capital terminaría con los contratos millonarios de BBVA, OHL, Monsanto, Vodafone y Blackstone, dicho sea de paso, un ramillete de las empresas más peligrosas que existen. Y en vez de alegrarnos de que dichos proyectos van a ser abortados, lo que se difunde desde la clase dominante es el peligro de que dichos contratos se pongan en riesgo. Salvando las distancias, tiene la misma lógica que la extraña e incomprensible alegría que siente una parte de la población de Morón de la Frontera, al enterarse de que su base militar estadounidense se va a convertir en base permanente de la OTAN. 

 

Pero no acaban aquí los ataques. La Presidenta en funciones de Navarra, Yolanda Barcina, en el programa "Los Desayunos" de TVE, comparó los resultados electorales con la Alemania previa a Hitler, y en el monárquico, conservador y retrógrado diario ABC se podía leer que "La banca avisa de que las medidas populistas encarecerán el crédito", afirmando que crear bancos públicos o prohibir deshaucios restringirá el número de hipotecas (en clara alusión a la pérdida de posibilidades de negocio de las propias entidades financieras). Desde el seno de los bancos del IBEX-35 (Santander, BBVA, CaixaBank, Popular y Sabadell, es decir, los que realmente gobiernan sin presentarse a las Elecciones) se advierte de que el "todo gratis" para aquéllos que no puedan pagar su hipoteca puede traer consecuencias nefastas para los futuros clientes a la hora de seguir concediendo créditos, algo (según ellos) que se había reactivado tras años de sequía. "Nadie querrá prestar si se puede no devolver", avisan, con la descarada demagogia y prepotencia que los caracteriza. Parece que aún no han tenido bastante con la criminal política económica que los ha beneficiado hasta ahora, protegiéndolos y blindándolos ante sus abusos y estafas a la ciudadanía, que ahora quieren impedir la posibilidad de que los programas de unidad popular se pongan en marcha. 

 

Este chantaje también se extiende al ámbito internacional de nuestros "inversores", ya que según avisan varios bancos de negocio internacionales, algunos de sus clientes (grandes fortunas o fondos privados de inversión) ya han decidido paralizar proyectos de forma preventiva a los que destinar su capital, ante la incertidumbre creada, y en algunos casos incluso después de haber pagado ya los depósitos iniciales. Y las manifestaciones populares han vuelto a la carga ante los repetidos mensajes de miedo y paralización de inversiones, lo que ha llevado también a que el pasado día 1 se concentraran en la sede nacional del PSOE de C/. Ferraz la plana mayor del fascismo popular, protagonizando saludos fascistas, incluso cantando el "Cara al Sol", para pedir al PSOE que no pacte con la formación morada. Con alabanzas a Franco y con el brazo en alto, coreaban los eslóganes "A PODEMOS no queremos" o "Si pactáis con PODEMOS, nos manifestaremos".

 

La campaña anti PODEMOS llega incluso hasta el ámbito militar, ya que el Jefe del Ejército del Aire en la época de Federico Trillo, General Eduardo González-Gallarza, hijo de un Ministro del Aire durante el franquismo, y apartado del cargo tras el escándalo del Yak-42, no sólo se manifestó contrario a la posibilidad de que el partido de Pablo Iglesias llegue al poder, sino que llegó incluso a proponer su ilegalización, "por declararse antisistema, en contra de la Constitución que nos hemos dado los españoles, en contra de la Bandera, del Himno Nacional, estar dispuestos a suprimir la Semana Santa, a ceder la Catedral de Córdoba a los musulmanes, y no sé cuántos desatinos más ". Así lo expresaba en una editorial de la revista "Tierra, Mar y Aire", publicación de la Real Hermandad de Veteranos de las FF.AA., de la que es Presidente: "Me preocupa mucho este partido que ha surgido no sé cómo [aquí González-Gallarza demuestra estar muy alejado de la realidad social española] y al que incomprensiblemente se le tolera concurrir a estas elecciones, cuando lo que habría que haber hecho es prohibírselo, y no sé si incluso declararles fuera de la Ley". Sin duda, este personaje añora bastante los tiempos pasados de nuestra oscura historia reciente. Lo que resulta de todo punto anacrónico, en pleno siglo XXI, es que todavía exista este perfil de personaje, fascista y reaccionario, que presida una Hermandad subvencionada por el Ministerio de Defensa. 

 

Y esto no ha hecho más que empezar. Ya lo advertíamos en nuestro artículo de referencia, donde explicábamos que todas estas campañas de acoso y derribo se deben a que, por primera vez desde la Transición, el bipartidismo y los poderes fácticos que realmente han gobernado nuestro país desde entonces tienen realmente miedo. Los gobiernos de unidad popular, respaldados por PODEMOS, representan un claro atentado contra los privilegios de todos estos poderosos, los que poseen realmente los medios, y los que los representan y jalean, los manijeros del poder, los serviles políticos y gobernantes que hemos tenido hasta ahora. Bajo una corrupta e incompleta democracia, han atacado durante décadas los intereses de las clases populares y trabajadoras, y ahora, por primera vez, sienten que sus intereses pueden estar amenazados. Todas estas candidaturas, que ellos no quieren ver ni en pintura, representan un ataque al descarado imperio de la clase dominante, de la casta, cuya alternancia en el poder ha consagrado unas formas de hacer y de entender la política, que han propiciado la corrupción generalizada, y el retroceso paulatino en las conquistas sociales de la clase obrera, todo ello acrecentado desde hace unos años con la excusa de la crisis. En aquél artículo afirmábamos: "Estamos hablando de un régimen que ha permitido el continuismo de los poderes fácticos surgidos y amparados desde la Constitución de 1978, tales como la Iglesia Católica, las Fuerzas Armadas y la banca, amparados por los herederos políticos de aquéllas empresas que consiguieron grandes fortunas durante el franquismo". Y ésta es la cuestión. 

 

Luego por tanto, los ataques no cesarán. Si PODEMOS alcanza éxitos electorales en las próximas citas, los ataques se recrudecerán, tanto desde dentro como desde fuera de nuestro país. Ya estamos viendo a nuestro país como a Venezuela, con los honores que supone para nuestro país parecerse a Venezuela, pero ya estamos viendo a los grandes empresarios de la alimentación desabasteciendo sus locales de los productos básicos, ya estamos viendo las continuas campañas de desprestigio, las provocaciones y hostilidades, ya que lo intentarán todo, poniendo en marcha todo tipo de juego sucio, de mentiras, de manipulaciones, de hostilidades, de falsedades, de enfrentamientos empresariales y financieros, y al igual que en algunos países de América Latina, movilizarán a los sectores fascistas más rancios de la sociedad, para generar un clima de violencia en las calles, e intentos de desestabilización política, económica y social, intentarán generar psicosis y miedo colectivo, y amenzarán con fugas de capitales, huida de empresas, deslocalización de sedes, desmontaje de fábricas y sucursales, ataques desde las Instituciones europeas (como le está ocurriendo a Grecia), desconfianza financiera y crediticia, y en fin, apocalipsis en los mercados. Hasta incluso es posible que las esferas fascistas de alto nivel organicen intentos de Golpes de Estado, en colaboración con terceros países imperialistas, como los Estados Unidos, todo un veterano en estas lides. Pero desde la mayoría social no podemos consentirlo, debemos reconvertir los ataques a PODEMOS en una mayor fuerza solidaria, en una mayor concienciación de clase, en una mayor implicación popular, en un contrapoder ciudadano que pueda llegar a ser hegemónico, cerrando filas en torno a un programa de sensibilidad ciudadana, de regeneración democrática, y de enfrentamiento con los poderes que nos han gobernado hasta ahora. ¡SÍ SE PUEDE!

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías