Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
28 junio 2015 7 28 /06 /junio /2015 23:00

Nadie tiene derecho a lo superfluo, mientras todos no tengan lo esencial

Ignacio Ellacuría

Y bajo esta política, hemos de hacer mención también a una característica de la RB que no hemos mencionado hasta ahora, pero que nos parece sumamente importante: la RB no puede ser embargable, es decir, no puede estar sujeta a bloqueos ni apropiaciones por parte de entidades financieras ni institucionales, debidas a cualquier causa, que puedan provocar que el ciudadano/a pierda temporal o defintivamente la asignación de la RB. La prestación monetaria de la RB, dada la función social que cumple, y los límites sobre los que está pensada, debe representar siempre una cantidad inembargable, intocable y protegida, de asignación asegurada, independientemente de que la persona en cuestión pueda estar inmersa en cualquier proceso de reclamación de deudas de cualquier tipo, o bien de exigencia de responsabilidades de tipo civil o penal. Es lógico, ya que si asignamos la RB a una persona, con posibilidad de poder embargarla bajo determinadas circunstancias, estaremos volviendo a dejar a dicha persona bajo el umbral de la pobreza. 

 

Bien, llegados a este punto, vamos a deshacer algunas confusiones y entuertos. Algunos artículos atrás habíamos advertido ya sobre la posibilidad de que nos encontraríamos con todo tipo de partidarios y detractores de la RB, incluso economistas, autores, pensadores o fuerzas políticas que sostienen otros contenidos, otras financiaciones y otros complementos para la RB. Vamos a poner definitivamente un poco de orden en este caos, para potenciar y aclarar la idea de RB que nosotros estamos proponiendo, el concepto que tenemos en mente, que es aquél cuya financiación ya ha quedado explicada en artículos anteriores, y que es el mismo modelo que defiende la escuela catalana del Profesor Daniel Raventós. Insistimos en esta idea porque continuamente vemos en coloquios, en tertulias, en debates, en programas de televisión, a personas que dicen defender la RB, pero bajo una óptica muy diferente, o que aún defendiéndola, no están de acuerdo con otros principios complementarios a ella. Dichos planteamientos no son los que defendemos desde la izquierda transformadora, y por tanto, nos enfrentamos también a la propuesta reduccionista que ha efectuado PODEMOS en sus recientes programas electorales. Pero vayamos por partes. 

 

Concretando y ordenando los posibles enfoques, nos parecen que deben evitarse, fundamentalmente, dos tipos principales de confusiones. El primer tipo de enredo viene provocado por el hecho de que bajo diferentes denominaciones, diversos autores han querido referirse a lo mismo. El segundo tipo de confusión viene dado precisamente por lo contrario, es decir, por el hecho de que bajo la misma denominación se han querido expresar a menudo conceptos muy diferentes. Todas estas confusiones, mitos, manipulaciones, contrapropuestas, etc., vienen apoyadas porque en los libros y artículos que han tratado el asunto, y desde principios de los años 90 (la Red Renta Básica tiene más de 15 años de historia), nos encontramos diversas maneras de referirse a la misma propuesta, pero variando nombres, matices, financiaciones, enfoques, apoyos y complementos, etc., y sobre todo, considerando o no las tres características que definen nuestra idea de la RB, y que tantas veces hemos comentado: universalidad, individualidad e incondicionalidad. Y de esta forma, se ha hablado, entre otras muchas variantes, de subsidio universal garantizado, dividendo social, renta de ciudadanía, ingreso garantizado, renta mínima de inserción, y un largo etcétera. Ello provoca ciertamente tal confusión entre la ciudadanía, que posiblemente existan tantas ideas de la RB como personas conozcan alguna variante de la propuesta. 

 

Frente a todos estos enfoques cruzados, equívocos, confusiones, o interpretaciones sesgadas o erróneas, vamos a volver a definir la RB según nuestra propuesta: la RB es un ingreso fijo y permanente, sustituto de cualquier otra prestación o subsidio temporal (aunque puede ser revisado según cambien los estándares que definen los niveles de pobreza de una sociedad), pagado por el Estado a cada miembro de pleno derecho de la sociedad (sólo se tiene en cuenta la residencia), tanto para mayores como para menores de edad, incluso si la persona no desea trabajar ocasional o permanentemente de forma remunerada, sin tomar en consideración si es rico o pobre, o dicho de otra forma, independientemente de cuáles puedan ser sus posibles fuentes de renta, y sin importar con quién conviva, ni cualesquiera otras condiciones o circunstancias de carácter personal o social. Pero la segunda parte también es igualmente importante: la RB viene soportada y apoyada por una reforma fiscal, que provoca que se efectúe una redistribución de la renta y de la riqueza, de tal forma que no sólo sirve para financiar la propia RB, sino también para que los pobres salgan ganando, y los ricos salgan perdiendo. 

 

Históricamente, la idea inicial de la RB surge en el contexto europeo desde 1983, donde Philip Van Parijs y otros profesores de la Universidad Católica de Lovaina comenzaron a interesarse muy seriamente por la RB. Tres años más tarde se organizó una reunión internacional en Lovaina, a la que asistieron, entre otros muchos investigadores, Guy Standing, y que provocó el nacimiento de la iniciativa BIEN (del inglés Basic Income European Network, a la cual pertenece nuestra Red Renta Básica). Desde aquél 1986, el BIEN ha organizado una conferencia internacional cada dos años, y en diferentes lugares, logrando además que algunos Premios Nobel de Economía, tales como James Tobin (precursor de la Tasa Tobin como impuesto a las transacciones financieras) o Herbert Simon, hayan mostrado su interés por la propuesta de la RB. Actualmente, el debate académico, mediático, político y social sobre la RB es profuso y abundante. No existe la menor duda de que la RB es una propuesta social que recorre Europa de forma cada vez más acelerada. Pero ello también ha provocado, lógicamente, que se hayan enconado y tergiversado los debates, que se haya introducido mucho ruido en torno a la propuesta más o menos purista de la RB, y que haya habido proliferación de argumentos demagógicos en contra de la propuesta. Para una mayor referencia sobre la reciente historia de la RB, tanto en nuestro contexto nacional, como europeo e internacional, véase este dossier. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post
Repost0

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías