Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
22 junio 2015 1 22 /06 /junio /2015 23:00

Rajoy y su gobierno, sus empresarios y cómplices amigos, quieren a la ciudadanía sierva, a los trabajadores esclavos, a los jóvenes rehenes ignorantes, a los enfermos y jubilados muertos vivientes, y a todos en silencio

Víctor Arrogante

Pues rompamos el silencio. El pueblo se constituye en jurado en la causa contra sus gobernantes. Y el veredicto es: culpables. Son culpables al haber traicionado nuestra confianza, al haber pisoteado nuestra dignidad, al haber degradado nuestra vida. Son culpables de vender la soberanía nacional, sometiéndola a la voluntad de Instituciones supranacionales, como las de la Unión Europea, que sacrifican el bienestar de las poblaciones de sus Estados miembro, en pro de una agresiva política de redistribución de rentas en favor de las grandes empresas, las grandes fortunas y la banca privada. Esta agresiva política neoliberal también se extiende al ámbito intercontinental, y se expresa en el apoyo al Tratado de Libre Comercio e Inversiones (TTIP), para establecer un acuerdo transnacional secreto de comercio entre empresas europeas y estadounidenses, que estará por encima de todas las regulaciones y normativas estatales y parlamentarias, en beneficio de las corporaciones. 

 

Son culpables de hacer capitular al Estado Social, de burlar la Constitución, de la mercantilización de las relaciones sociales, de alimentar un darwinismo social despiadado que selecciona a los más corruptos y poderosos en detrimento de los más débiles: parados, pensionistas, enfermos, jóvenes, trabajadores precarios, mujeres, inmigrantes, y así todos los colectivos más desfavorecidos. Son culpables de arrastrarnos a un paisaje aterrador caracterizado por una pérdida de valores, una precariedad galopante, tremendas desigualdades sociales, obscena corrupción pública, y un dramático aumento de la pobreza. Son culpables de precarizar todos los ámbitos de la vida de la población: el ámbito doméstico (suicidios, violencia de género), el ámbito familiar (reagrupaciones indeseadas, cargas familiares a costa de las paupérrimas pensiones de los mayores), el ámbito laboral (economía sumergida, paro, exclusión, precariedad, pobreza, basura laboral). Son culpables de que existan los trabajadores pobres, por trabajar sin llegar a disfrutar de los suficientes recursos para vivir con dignidad. 

 

Son culpables de criminalizar a los que protestan, a los que se manifiestan ante las múltiples injusticias que se disfrazan de leyes, son culpables de degenerar la educación y la cultura hasta límites inimaginables, con poderosas leyes de adoctrinamiento y represión, que son instrumentos para la transmisión de sus incívicos y detestables valores. Son culpables de mentir con absoluto descaro, de protagonizar episodios de absoluta desvergüenza, de saquear los recursos públicos, de burlar la voluntad de la ciudadanía, de instalar perversos sistemas de favorecimiento para las clases más pudientes, mientras recortan, degradan y precarizan todos los resortes que pueden proporcionar dignidad a la vida de millones de personas. Son culpables de dejar a los más débiles de la sociedad abandonados a su suerte, de gobernar con absoluto desprecio en pro de una cruel e inhumana sociedad. 

 

Son culpables de los recortes de derechos políticos, laborales, culturales y sociales, de los recortes en democracia, en libertades, en derechos fundamentales, de la capacidad instalada para el cuestionamiento del sistema, de la aberrante y alienante influencia del oscuro pensamiento dominante. Son culpables de haber instalado un marco de relaciones laborales corrupto y explotador, donde la figura del falso autónomo es una de las prácticas más recurrentes y sangrantes en lo que a precariedad laboral se refiere. Bajo esta figura, totalmente legal, aunque éticamente aberrante, la persona trabaja para la empresa como empleado, en el sentido de que su actividad depende de la que la empresa quiera proporcionarle, pero se le obliga a darse de alta como autónomo, quedando socialmente reconocido como un "emprendedor", cuando en realidad se le obliga a autoexplotarse. A efectos prácticos, es una persona que trabaja por cuenta ajena para una empresa, a efectos legales es un trabajador o "empresario" autónomo. ¿Qué consiguen de esta forma? Los derechos laborales de las personas que trabajan como falsos autónomos no son los mismos que tienen quienes están contratados directamente por la empresa. El falso autónomo no se acoge a Convenios Colectivos, no tiene derecho a vacaciones, días de asuntos propios o Seguridad Social en casos de desgracia sobrevenida. Además, en caso de ser despedido no tendría derecho a finiquito, indemnización por despido, ni posterior prestación por desempleo. De todo ello son culpables. 

 

Son culpables de amamantar a los corruptos, de abanderar las injustas y terribles políticas de austeridad, mientras derrochan a manos llenas en festines de gobiernos locales o autonómicos, y hacen correr ríos de comisiones ilegales entre los negocios de sus amigos grandes empresarios. Son culpables de desmantelar los servicios públicos, de privatizar los derechos fundamentales, propugnando que el Estado no preste servicios sociales, ni pague pensiones, ni otorgue subsidios, ni universalice educación ni sanidad, porque, según ellos, no son sostenibles. Son culpables de degenerar los valores colectivos de la sociedad, de fomentar la competitividad y el egoísmo, las desigualdades, las injusticias sociales, la precariedad sistémica y multifacética, y en definitiva, son culpables de la instalación de un modelo de sociedad insolidario, desigual, injusto, carente de valores, suicida y destructor de nuestros recursos naturales, y de nuestro planeta. Son culpables de dejarnos esta sociedad con este tufo nacionalcatólico, con estos medios de comunicación completamente alienantes, al servicio de los poderosos, y son culpables de adorar un patriotismo de pandereta, que valora más la bandera y el himno nacional, que el hecho de que la población sufra el paro, los deshaucios, la pobreza, la miseria, la frustración, la exclusión, el exterminio...El veredicto es que son culpables de todo ello. Y el pueblo mismo ejecutará la sentencia: perderán sus despóticas mayorías absolutas, y no volverán a gobernar jamás esta nación. Sea. 

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías