Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
15 julio 2015 3 15 /07 /julio /2015 23:00

El objetivo del TTIP es dejarlo todo bien amarrado, para que los gobiernos que quieran actuar a favor de las mayorías sociales se queden sin margen de maniobra

Marina Albiol

En el anterior artículo de esta serie ya mencionamos los posibles riesgos que correríamos si ocurre una armonización a la baja en los criterios de cara a la aceptación en nuestros mercados de ciertos productos procedentes del sector sanitario norteamericano. Pero lo podemos extender a los productos de parafarmacia, y por supuesto, aún más grave, a los productos alimenticios de consumo diario. El sector de la alimentación en general también se verá gravemente afectado por el TTIP, pues lo que ocurrirá es que los supermercados europeos se inundarán de productos que son habituales en los Estados Unidos, pero que, sin embargo (y afortunadamente), a día de hoy están prohibidos en la Unión Europea por motivos sanitarios o ecológicos. Por ejemplo, el 70% de toda la comida vendida en USA contiene ingredientes modificados genéticamente (OMG), algo impensable actualmente en el contexto europeo. Ello es debido a que nuestros mercados son más exigentes, ya que durante las décadas de los 80 y 90 del siglo pasado la Unión Europea (entonces CEE) introdujo restricciones a la importación de muchos productos estadounidenses por motivos de salud. Por ejemplo, las granjas estadounidenses suelen incrementar su productividad a través de la implantación a los animales de hormonas que les hacen engordar y crecer más rápido.

Contra los Tratados de Libre Comercio (VIII)

Bien, pues dichas hormonas, aplicadas sobre las reses o los pollos, están bajo sospecha tras vincularse con la proliferación de determinados tipos de cánceres en los humanos. De ahí que la UE haya bloqueado sistemáticamente tantas importaciones, a pesar de las duras críticas provenientes del sector industrial norteamericano. Y podemos extender también los peligros de la futura implantación del TTIP al sector medioambiental, y no sólo porque la regulación sobre este aspecto será modificada, sino también porque el incremento del volumen de intercambio de bienes y servicios entre mercados intercontinentales afectará peligrosamente al medio ambiente. El aspecto medioambiental es otro de los aspectos profundamente despreciados y descuidados por las empresas y los mercados norteamericanos, prueba de ello es la constante negativa de USA a ratificar las diferentes propuestas de tratados internacionales que se realizan en las diferentes cumbres del clima celebradas durante los últimos años. Y como decimos, la simple multiplicación del número de intercambios, transacciones, transportes, distribuciones o envasados de productos multiplicará los efectos perniciosos sobre el medio ambiente.

La propia Comisión Europea, en los informes que se han filtrado al respecto, prevé un incremento de hasta 11 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono emitidas a la atmósfera, lo que obviamente contraviene todos los protocolos internacionales de medio ambiente. Si finalmente se incrementan los intercambios comerciales fruto del Tratado, se incrementarán también los recursos materiales, hídricos y energéticos necesarios para su producción, así como los niveles de residuos, emisiones y desechos. Asistiremos a un incremento de la vertiente más economicista de lo que se denomina como "crecimiento económico", es decir, expresado únicamente en incremento de los PIB nacionales, pero como ya sabemos, esta medida no está relacionada con el bienestar de la población ni con la sostenibilidad medioambiental, ya que la lógica monetarista y de mercado es completamente ineficaz para dar solución a los problemas ecosistémicos, ya que éstos se rigen bajo otros principios, principios que son absolutamente ignorados por las grandes empresas y sus respectivos gobiernos.

Contra los Tratados de Libre Comercio (VIII)

Y así, de la misma forma que ocurría en el aspecto sanitario, con una armonización a la baja y la ruptura del principio regulatorio de precaución que actualmente está en vigor en la UE, la liberalización de los mercados se traducirá en múltiples inconvenientes para el medio ambiente, entrando en una disparatada lógica de producción y consumo, acrecentando la espiral de las emisiones de gases de efecto invernadero, y contribuyendo al calentamiento global del planeta, y a los perniciosos efectos del ya imparable cambio climático. Por ejemplo, hoy día la Unión Europea bloquea para sus mercados más de 1.200 sustancias que se utilizarían para la fabricación de productos cosméticos, mientras que Estados Unidos solo bloquea poco más de diez. Además, la armonización de la regulación sobre prácticas que dañan al medio ambiente podría abrir la puerta al fracking en Europea, con los perversos efectos sobre el subsuelo, la liberación de gases de esquisto, la contaminación atmosférica y la producción de seísmos. Esta peligrosa práctica permite extraer gas o petróleo mediante sofisticadas técnicas de perforación del subsuelo, liberando en su proceso gran cantidad de sustancias tóxicas, alergénicas y cancerígenas. Para una mayor explicación sobre esta técnica, puede consultarse nuestra serie de artículos titulada "Por otra política y cultura energéticas", publicada en este mismo Blog.

Y por supuesto, otro aspecto que se verá gravemente afectado con la implantación del TTIP (en este rápido recorrido introductorio sobre los sectores a los que el Tratado afectaría) será el relativo a la propiedad intelectual. El TTIP incluirá disposiciones para promover los llamados "derechos digitales", es decir, supuestamente para proteger a las empresas de la piratería digital. Pero en realidad esto puede suponer gravísimas restricciones en el acceso a la información y al conocimiento, así como la introducción de obstáculos a la innovación. Y ello porque se busca recuperar el espíritu del fallido Acuerdo Comercial Antifalsificación (ACTA, por sus siglas en inglés). Aquél acuerdo fue debatido y afortunadamente rechazado en el Parlamento Europeo durante 2012, pero las grandes empresas y sus lobbies no se han conformado, y buscan ahora incluir los aspectos fundamentales de aquél acuerdo en el TTIP. Hay que tener en cuenta que la consecución de estos tratados sigue una dinámica muy parecida a la de los propios tratados que han conformado la UE, los cuales, aún siendo mayoritariamente rechazados en consultas populares de muchos Estados miembro, han sido incluidos por la puerta trasera, de forma claramente antidemocrática, en diferentes acuerdos llevados a cabo por las Instituciones europeas, de espaldas a la ciudadanía, tal como ahora se está negociando el TTIP. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías