Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
10 julio 2015 5 10 /07 /julio /2015 23:00

Menos mal que existe la heroica Grecia para demostrarnos que el sueño de la democracia aún es posible

María Vacas

Se lleva librando desde hace varios años una gran batalla en Grecia, el país de la mitología, de los pensadores, de los filósofos, de la democracia, la cuna de la civilización occidental...es la batalla del pueblo griego contra los opresores, contra los paladines de la austeridad y del neoliberalismo, contra los defensores del exterminio de los pueblos de Europa...pero mal que les pese, y aunque Grecia al final saliera del sistema-euro, nunca saldrá de Europa, porque Grecia es el alma y el corazón de este viejo contienente. Durante estos últimos días hemos asistido a un clima completamente surrealista, como nunca pudimos imaginar cuando, durante los años 90, nos vendían las bondades de la nueva Unión Europea que se estaba configurando. Nos vendían  las luces, pero no las sombras. Y en cuanto las sombras comenzaron a nublar la soberanía nacional, la democracia y el interés general de la población, y ésta intentó reaccionar, se desencadenó una cruel batalla contra la ciudadanía que ha tenido, con el referéndum del pasado domingo, uno de sus hitos fundamentales. 

 

El chantaje al pueblo griego ha sido descomunal, vergonzante, despiadado. José María Aznar tildaba la convocatoria del referéndum como un "acto de extorsión" en la clausura del Campus FAES, esa gran fundación que vela por los derechos humanos de la gente. Para el PP, en efecto, la propia democracia es un acto de extorsión. Es normal que piensen así viniendo del arco ideológico de donde proceden. Ahora las dictaduras no despliegan tanques, fusiles ni bombas, pero en su lugar despliegan planes de austeridad, memorándums de entendimiento y condiciones de rescate. Y el pueblo griego se vio presionado, se vio chantajeado, se vio aterrorizado. Un corralito parecido al vivido por Argentina en 2001 impidió que los pensionistas griegos pudieran cobrar su pensión, poniendo límites a sus reintegros diarios, y limitando las visitas diarias a los cajeros por orden alfabético. Los medios de comunicación privados (las televisiones, especialmente) machacaban a la opinión pública para que votaran lo que a ellos les parecía lo correcto, bajo un completo clima de terrorismo y presión social. Su objetivo principal era derrocar al Gobierno, ni siquiera les importaban ya las condiciones de la negociación. 

 

Y todo porque querían cortar de raíz, como en Venezuela, el mal ejemplo griego, la mala hierba, la enfermedad virulenta, a menudo mortal, de la disidencia política y social. Se habían atrevido a plantar cara a las más altas Instituciones de la UE, y eso no podía ser tolerado. Habían plantado cara a los gerifaltes de un despiadado régimen neoliberal en que se basa la estructura de la UE, y ese brote tenía que ser brutalmente reprimido. Trataron de comprar a políticos, trataron de comprar a ciudadanos que estaban en la calle. Las más sucias artimañas fueron desplegadas en aras de que triunfara la que para ellos era la opción correcta. Y aún así, aún bajo este clima de perversión social y política, el pueblo griego nos dio al resto del continente y del mundo toda una lección de democracia. Gritó ¡NO! alto y fuerte. No se pudo decir más claro. Y pocas veces la expresión popular había tenido tanta carga de protesta, de rebelión, de hartazgo, de dignidad. Grecia ha dicho NO a los acreedores, a su chantaje, a su extorsión, y ha dicho SI a Europa, a los pueblos, a la soberanía, a los derechos humanos, a la libertad, a la democracia y a la dignidad. Pocas veces un pueblo podrá hablar tan claramente, aún sometido a tan viles presiones.

 

Los prepotentes dirigentes de esta desalmada Unión Europea tienen ahora que ofrecer a Grecia nuevas condiciones, pero está claro que el precedente de una negativa social a aceptar la presión y el chantaje ya ha sido sentado. Las cosas ya no volverán a ser como antes. Incluso ante el escenario de una salida de Grecia del euro, los líderes de esta Europa neoliberal también saldrán perdiendo, porque el efecto contagio estará servido. Se ha roto un flanco fundamental de la estructura de la UE, ha salido a flote toda la ponzoña que albergan sus Tratados, y la auténtica catadura moral de sus dirigentes. Esperemos que muchos otros países tomen ejemplo, empezando por el nuestro, España. Porque, por mucho que se empeñen en afirmar que España no es Grecia, aquí, como allí, el desempleo, la pobreza y las desigualdades no hacen sino aumentar, y el manido crecimiento económico sólo sirve para que aumenten sus beneficios las grandes empresas, la banca y las grandes fortunas. Este es el sueño europeo que nos ofrecen. Despertemos de esta pesadilla. Tomemos ejemplo del pueblo griego. 

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías