Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
22 agosto 2015 6 22 /08 /agosto /2015 23:00

El tratamiento criminal que se ha infligido a Grecia durante seis meses de acoso (rebautizado como "negociación") demuestra que el objetivo de "transformar el euro", o la asunción de "otro Euro es posible" son quimeras que, tras sucesivas decepciones, sólo conducen al estancamiento y a la desesperación política

Fréderic Lordon

Debemos asumir con claridad que ninguna política alternativa progresista podrá cuajar y expandirse en Europa sin poner en cuestión frontalmente a la UE

Catherine Samary

En los últimos días se acaba de consumar otro episodio en la escalada de surrealismo que protagoniza la política griega durante estos últimos meses. En efecto, después de acordar con la Troika las condiciones más aberrantes para su rescate, el líder de Syriza, Alexis Tsipras, acaba de dimitir, y de encargar la formación de un gobierno alternativo al resto de fuerzas parlamentarias. En caso de no conseguirse, lo cual resulta bastante probable, el Parlamento tendrá que ser disuelto, y será necesaria una nueva convocatoria de elecciones. Y tal como era de esperar, las reacciones en Europa no se han hecho esperar. Los dirigentes de las Instituciones europeas, como era previsible, no se han movido un ápice de sus posturas, advirtiendo que, salga el gobierno que salga de las próximas elecciones, los acuerdos alcanzados tendrán que ser respetados. Se consuma de esta forma el plan del establishment europeo, que había pedido la cabeza de Tsipras como mensaje de disciplina al resto de pueblos, sobre todo del sur de Europa.

 

Y en el ámbito español, las reacciones han estado también dentro de lo previsible. El arco parlamentario que representa a la derecha neoliberal (PP-PSOE-CIU-PNV-UPyD) se ha alineado proclamando el rotundo "fracaso de los populismos", en un nuevo alarde de hipocresía que tanto les caracteriza, y la "izquierda" política ha reivincado la lógica de la situación, y lo que es más sorprendente, el "coraje" de Alexis Tsipras en someterse a unos nuevos comicios. Pero la verdad es que la práctica totalidad de analistas de izquierda a nivel mundial han criticado la actitud y las decisiones del líder de Syriza (aunque ya no debería llamársele así), por su incomprensible incoherencia al no rebelarse frente a los terribles postulados de Bruselas. Así, Alberto Rabilotta afirmó: "El primer ministro Alexis Tsipras fue derrotado y sometido a un "sacrificio ritual" por el ministro alemán de Finanzas Wolfgang Schäuble, quien actúa como el "guardián del templo" de un fundamentalismo de mercado que es la verdadera naturaleza de la UE, que no tolera la más mínima desviación o interpretación del dogma". Y por su parte, Miguel Urbano Rodrigues sentenció que "en la actual confusión ideológica, estimulada por un sistema mediático manipulador, la sumisión total de Grecia a los sacerdotes del capital vino a confirmar la imposibilidad de la transformación profunda de las sociedades capitalistas en el ámbito del sistema, es decir, por la vía institucional". Podríamos seguir con muchos más ejemplos, porque en esta misma línea se han expresado Jacques Sapier, Paul Krugman, Thomas Piketty, Guillermo Almeyra, Ángel Guerra, y un largo etcétera. 

 

Incluso dentro de PODEMOS, la única voz que me ha parecido medio coherente ha sido la de la lideresa andaluza, Teresa Rodríguez, quien ha afirmado "sentir pánico ante ese temblor de piernas" de Alexis Tsipras, y la posibilidad de que eso mismo pueda llegar a ocurrirle a su formación política. Pero parece que la dirección de PODEMOS no está por la labor, pues lo único que ha destacado ha sido el "coraje" de Alexis Tsipras por tomar la decisión que ha tomado, devolviendo al pueblo su capacidad de decisión...¡A buenas horas, mangas verdes!. Por más que me esfuerzo, no consigo entender dónde está el coraje, porque las palabras de Tsipras en sus discursos y mítines eran estupendas, pero si dichas bellas palabras no van acompañadas de la valentía suficiente para hacerlas valer ante las múltiples (y previsibles) presiones de todo tipo, los políticos se convierten en meros charlatanes, en vehículos para una ilusión colectiva frustrada. Y ello a su vez da alas reforzadas a los planteamientos de la derecha, que arremete con más fuerza en contra de los "populismos" y sus "viajes a ninguna parte". Desgraciadamente, la mediocridad y cobardía de nuestros dirigentes políticos es hoy día un hecho generalizado.

 

Porque lo que hace verdaderamente a un líder político, incluso más que sus ideas, más que la forma de transmitirlas, es la valentía para defenderlas y llevarlas a cabo incluso en los entornos y condiciones más hostiles. ¿A qué temía Alexis Tsipras para no ser consecuente con el mandato popular refrendado en las urnas? ¿Al aislamiento político? ¿A la quiebra de sus instituciones? Si Fidel Castro hubiera temido al aislamiento político nunca hubiera existido la Revolución Cubana, o la Revolución Bolivariana, si Hugo Chávez le hubiera temido al imperialismo norteamericano. Si a estos líderes, entre otros muchos, les hubieran "temblado las piernas", hoy día no tendríamos a estos países como referentes mundiales de la lucha contra el capitalismo, de la clara referencia de que otro mundo es posible. Ambas revoluciones siguen en marcha, la cubana con más de medio siglo de vigencia, porque han sido conducidas por auténticos líderes. Por líderes valientes, capaces de superar todas las amenazas, y de enfrentarse con todas las consecuencias a los chantajes que el gigante norteamericano y el resto de aliados mundiales les practicaba. Luego por tanto, no es sólo cuestión de ideas, sino de actitudes. Necesitamos ser más radicales, llamar a las cosas por su nombre, dar un golpe encima de la mesa, levantar la voz con plena autoridad, no dejarnos amedrentar ante las amenazas, y hacer valer nuestros principios y nuestros derechos, como seres humanos y como pueblos.

 

El colonialismo salvaje implementado por la Troika ya ha comenzado, mediante la privatización de 14 aeropuertos griegos, y continuará implacablemente su camino si una nueva opción política no lo impide. De hecho, las medidas de control del país contempladas en el rescate llegan a los más íntimos detalles, tales como el ratio de alumnos por clase, o la cantidad de medicamentos genéricos que se pueden adquirir en las farmacias. Lo cierto es que el periplo de Tsipras al frente del Gobierno griego ha sido todo un despropósito. Como tantas veces habíamos advertido, el ingenuo europeísmo del que ha hecho gala una parte importante de Siryza se ha caído por su propio peso. La reciente dimisión, aunque legítima, está totalmente fuera de lugar, pues, de producirse, se tendría que haber formalizado mucho antes, dada su palmaria incapacidad para llevar a cabo las políticas que no sólo había propuesto al pueblo griego, sino que además éste le había ratificado en referéndum unos pocos días antes de firmar el más cruel y nefasto "rescate" que hasta ahora ningún país ha negociado con la Troika. La dimisión tendría que haberse formalizado en cuanto Tsipras se dio cuenta de que su cobaría iba a impedir una salida digna para su pueblo, en vez de plasmar el más abyecto plan de control del país, mucho más agresivo incluso que los anteriores, cuando estaban en el poder Nueva Democracia y el PASOK, los homólogos a nuestros PP y PSOE en España. 

 

Así las cosas, la única esperanza que nos queda a la izquierda transformadora europea es que la escisión como partido independiente del ala más radical de Syriza (Unidad Popular) obtenga un respaldo mayoritario en las próximas elecciones, y su líder (ahora está al frente el ex Ministro de Energía, Panagiotis Lafazanis) sea de verdad un político íntegro y valiente, capaz de enfrentarse a los buitres de la Comisión Europea, del Consejo Europeo, del Eurogrupo, del Banco Central Europeo y del Fondo Monetario Internacional. Y como dichas Instituciones no van a dar su brazo a torcer, y tal como llevamos mucho tiempo afirmando, la única salida digna y esperanzadora para el pueblo griego es la que implica la suspensión inmediata del pago de la deuda (disponen además de los Informes de Auditoría realizados por el Comité sobre la Verdad de la Deuda Griega, coordinado por el eminente Eric Toussaint), la anulación de los rescates y memorándums de entendimiento (jamás un eufemismo fue tan perverso), y la salida de Grecia del Euro, incluso de la propia Unión Europea. De todos modos, y retomando las palabras de Yanis Varoufakis: "La Eurozona es un lugar muy inhóspito para la gente decente". Si esto llega a producirse, constituirá de nuevo un rayo de esperanza para el resto de los pueblos de Europa que sufrimos con impotencia la dictadura de la austeridad. Lo estamos esperando como agua de mayo.

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías