Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
23 agosto 2015 7 23 /08 /agosto /2015 23:00

Si existiera la Renta Básica, el “mercado de trabajo” tendría que esforzarse un poco más para conseguir gente que limpie váteres, reponga productos en estanterías, atienda quejas telefónicas o empaquete chorradas en una almacén de Amazon. Y eso, se mire como se mire, no puede ser más que una buena noticia

Carolina del Olmo

Debate muy interesante, en el sentido de ejercer presión para que no sólo las personas tuvieran otras alternativas frente a este tipo de trabajos, sino para que, las personas que quisieran hacerlos, al menos, disfrutaran de unas mejores condiciones. En este sentido, Daniel Raventós afirma lo siguiente: "El derecho incondicional de los trabajadores a una asignación universal sustancial elevaría simultáneamente los salarios de los trabajos poco atractivos, poco estimulantes, que ya nadie se vería obligado a aceptar para sobrevivir, y reduciría los salarios medianos de los trabajos atractivos e intrínsecamente gratificantes. Por un lado, pues, los trabajos penosos, los cuales se desarrollan bajo condiciones legales (contractuales) o físicas extremas, dejarían de ser aceptados con los niveles salariales actuales. De este modo, los empresarios, si quisieran que su actividad productiva no se viera interrumpida, tendrían que plantearse la necesidad de asumir incrementos salariales sustanciales para hacer atractivas estas tareas, al menos para algunos individuos y para cierto período de tiempo. Es en situaciones como ésta, pues, en las cuales el fortalecimiento del poder de negociación de los trabajadores derivado de la introducción de una RB encontraría sus frutos". 

 

Y en respuesta a otra crítica que se le hace a la implantación de la RB, hemos de decir que las mujeres, por su parte, constituyen uno de los grupos de vulnerabilidad que incrementaría más su libertad si existiera esta medida. Es obvio que la RB conferiría a buena parte de las mujeres una independencia económica de la cual hoy día no disfrutan, lo que a su vez las liberaría del dogal de la dependencia de sus parejas o ex parejas (además de la trampa de la pobreza, ya aludida en anteriores entregas). Independientemente de ello, ya sabemos que la mujer arrastra, debido a la influencia del modelo de sociedad patriarcal, una serie de inconvenientes ligadas a su actividad laboral (brecha salarial, discriminación ante los puestos directivos, etc), y además, otra realidad social de nuestro tiempo resulta en que el trabajo doméstico o de cuidados, todavía hoy ocupado mayoritariamente por mujeres, queda fuera de las estadísticas oficiales. Sin embargo, si lo traducimos a volumen económico, resulta una partida extraordinaria. Por ejemplo, un estudio realizado hace poco más de una década por parte del Instituto Catalán de la Mujer indicaba que el PIB catalán se incrementaría en un 65,9% si se contabilizara también en él el trabajo doméstico no remunerado. 

 

Pero es que además, y debido al carácter individual de la RB, esto es, concedido a las personas (y no a las unidades familiares), se incide en que las políticas sociales se adapten a los cambios en las formas de convivencia y en los modelos de familia, especialmente al incremento experimentado durante los últimos años, de familias monoparentales encabezadas por mujeres. Y en este sentido, la RB se nos aparece como un magnífico "contrapoder doméstico" (en expresión de Daniel Raventós) capaz de alterar la ecuación de las relaciones de dominación entre sexos, y de incrementar la independencia, el poder y la fuerza de negociación de muchas mujeres dentro de su modelo de convivencia (especialmente para aquéllas que dependen de sus parejas, o que perciben ingresos muy bajos por estar empleadas de forma discontinua o a tiempo parcial). Y otro gran colectivo que vería mejorada sustancialmente su situación sería el de los jóvenes. Hoy día, como sabemos, la situación laboral de la inmensa mayoría de los jóvenes se puede resumir bajo tres aspectos de dependencia: de sus padres, de su precariedad laboral o de la necesidad de exiliarse. 

 

Pero con la instauración de una medida como la RB, la cosa cambiaría radicalmente. Como ya se viene afirmando bajo nuestra propuesta de RB (que insistimos, es la que se realiza desde la Red Renta Básica), existiría una asignación a todo joven menor de edad de cuantía menor, y a partir de la mayoría de edad, todo joven disfrutaría de una RB completa. Los jóvenes tendrían así un arma estupenda para luchar contra los contratos "basura" que se les ofrecen, así como unas mejores posibilidades de cara a su emancipación. Con todo lo dicho, tanto en el presente artículo como en artículos anteriores, desde que venimos hablando sobre la RB, entendemos que una triple faceta de derechos avalan la implantación de esta medida: en primer lugar, el reconocimiento jurídico de la RB puede sustentarse como un nuevo derecho social (al lado de los ya reconocidos sobre el trabajo, la vivienda, etc.); en segundo lugar, la RB puede ser entendida también como una faceta del más amplio derecho a la vida (entendiendo ésta en este caso como la mera existencia o subsistencia material); y en tercer lugar, la RB también garantiza una modalidad de la libertad (consistente en la libertad real o material, es decir, en la posible sostenibilidad de la vida con independencia del criterio y de las decisiones de otras personas). Todo ello configura un panorama ciertamente apasionante para la RB, que la convierten en uno de los desafíos más característicos de todo sistema socialista que se precie (por supuesto, sin querer reducir el socialismo a la única implantación de esta medida). Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías