Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
28 septiembre 2015 1 28 /09 /septiembre /2015 23:00

Es muy triste para mi comprobar cómo, de un tiempo a esta parte, lo que en principio parecía ser una opción política no sólo regeneradora, sino auténticamente revolucionaria, se ha ido quedando en una opción socialdemócrata más. Y francamente, para este viaje no hacían falta tantas alforjas. Desde su creación, he escrito muchas veces en defensa de este grupo de intelectuales fundadores del partido, que luego se abrió al resto de la sociedad mediante sus círculos, y que parecían dar cauce electoral al espíritu político del 15-M. Me he rebelado en su momento, cuando se volvían feroces los ataques a la formación morada, mediante campañas de desprestigio orquestadas por los partidos que representan a la clase dominante, así como los medios de comunicación que les apoyan. He criticado a toda la órbita fascista anti PODEMOS que ha mostrado su cara más demoledora, en un intento de revertir los resultados de las elecciones donde la formación de Pablo Iglesias obtenía alguna representación. He escrito sobre el propio valor de la utopía, desde el punto de vista de varios autores, que parecía encarnado en algunas propuestas del PODEMOS fresco y original, que luego se han ido quedando en nada. 

 

Incluso me he rebelado contra la sugerencia que algunos representantes de la clase empresarial llegaron a hacer sobre la creación de un PODEMOS de derechas, reprochando el intento de prostitución sobre el sentido original de esta formación. Por último, también he intentado, y lo he hecho completamente convencido, explicar el cierto grado de ambigüedad en algunas de las propuestas y de los argumentos de PODEMOS, sobre todo a los que se referían a la construcción de nuevos significantes para expresar y referirse a los ejes izquierda-derecha como a los de arriba frente a los de abajo, o bien al concepto de casta para representar a la clase dominante en toda su dimensión. Pero lo cierto es que, en su obsesión por liderar el "centro del tablero político" (en expresión de Pablo Iglesias), esta formación política ha ido diluyendo, suavizando y renunciando a una serie de argumentos y de propuestas, que están provocando su rápida adscripción como una formación socialdemócrata al uso, no pudiéndose ya considerar como una formación política representante de la izquierda transformadora. Esto no significa que no sigamos estando de acuerdo (que lo estamos) con multitud de sus propuestas y enfoques programáticos, pero en muchos asuntos de calado, la respuesta y la actitud de PODEMOS se han vuelto completa y absolutamente decepcionantes. 

 

Por una parte, y desde su programa electoral original para las Elecciones al Parlamento Europeo en 2014, han suavizado, desvirtuado u omitido muchas propuestas que considerábamos como auténticas "joyas de la corona", como por ejemplo, la de la renta básica. En efecto, su redacción de la propuesta para dicha convocatoria electoral fue impecable, respondiendo a los objetivos, características y financiación de la misma, esto es, como una prestación económica mínima, concedida a toda persona como derecho de ciudadanía, destinada a erradicar la pobreza y la exclusión social, financiada por el Estado a partir de una reforma fiscal progresiva, y de la eliminación de todas las demás prestaciones de cuantía inferior a la RB. Pero en vez de mantener este enfoque, a partir de ahí el carácter de la propuesta fue descafeinándose, no sabemos si por influencia de los principales ponentes de su posterior programa, "Un proyecto económico para la gente", ya que sus redactores principales, los economistas Vicenç Navarro y Juan Torres, son declarados detractores de la renta básica. Después llegó su programa electoral para las Elecciones Municipales y Autonómicas de mayo pasado, de cuyas propuestas ya publicamos nuestro enfoque crítico en su momento, al que remito a los lectores. 

 

Pero no es el único tema donde las reacciones de PODEMOS se han tornado decepcionantes. Tenemos también el caso de Venezuela, que ha sido restregado hasta la saciedad por los "periodistas" adscritos a la derecha mediática de este país, y donde a las permanentes acusaciones de dichos medios al modelo socialista bolivariano del Presidente Nicolás Maduro, tildándolo de "dictadura represora", de no respetar los "derechos humanos", y de encarcelar a los "opositores al régimen político" de Maduro, las respuestas de los dirigentes de PODEMOS han sido completamente tibias y carentes de todo argumento que contrarreste los ataques mediáticos capitalistas y las calumnias que continuamente se vierten contra Venezuela y su legítimo gobierno. Desde la formación morada deben saber quiénes son los opositores venezolanos, y lejos de esquivar estos ataques de la caverna mediática y de los políticos representantes del gran capital (como Felipe González, con su lamentable visita a Venezuela y su encendida defensa de Leopoldo López), la respuesta de los dirigentes podemitas ha sido la tremenda tibieza a la hora de replicar a todos estos agentes de la intoxicación mediática, y a todos los borregos tertulianos que se limitan a repetir como un papagayo lo que el pensamiento dominante les expone.

 

Hemos echado en falta, por tanto, desde PODEMOS (y también desde Izquierda Unida, dicho sea de paso) una defensa mucho más clara, radical y tajante del régimen venezolano, explicando claramente el origen y las causas de la situación que allí se vive, denunciando a los auténticos actores que extorsionan el sistema (que no son otros que la derecha venezolana y las grandes empresas transnacionales, con el inestimable apoyo de los Estados Unidos), y defendiendo (con sus limitaciones, defectos e imperfecciones, naturalmente) el régimen chavista, no como un modelo a exportar fielmente a terceros países, pero sí como un ejemplo actual del socialismo del siglo XXI. Y en esta misma línea, a PODEMOS le han acusado hasta la saciedad, por activa y por pasiva, mediante los voceros de los medios de comunicación representantes del neoliberalismo, de financiarse del régimen bolivariano, y ellos no sólo se debieran haber limitado a negarlo, y a demostrarlo en los tribunales de justicia, sino que deberían haber contraatacado aclarando a la ciudadanía que son los grupos de extrema derecha venezolanos los que se financian desde los think tanks republicanos de los Estados Unidos. Para colmo, cuando Juan Carlos Monedero, uno de nuestros intelectuales mejor valorados internacionalmente, y de más experiencia en el campo de la izquierda, redacta un artículo poniendo las cosas en su sitio después de la reciente condena al golpista Leopoldo López, los dirigentes de PODEMOS se apresuran a desmarcarse de su línea, y a declarar que su opinión no es la postura oficial de la formación morada. Finalizaremos en el segundo y último artículo de esta serie.

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías