Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
23 septiembre 2015 3 23 /09 /septiembre /2015 23:00

A pesar de las confesiones y demostraciones de montajes y guerras injustificadas causadas por Estados Unidos, no existe hasta ahora ningún procesamiento internacional por crímenes de guerra o crímenes contra la humanidad cometidos por ese país; así como por la flagrante violación a los principios establecidos en la Carta de las Naciones Unidas de no injerencia en los asuntos internos de los Estados

Laila Tajeldine

Otro gran capítulo de la política terrorista, belicista y represora de los Estados Unidos lo constituye su propio tratamiento interno contra los afroamericanos que residen allí. Una política caracterizada básicamente por el racismo social e institucional, y por la impunidad que lo protege. Incluso de pocos años acá, esta política se ha recrudecido aún más si cabe, adquiriendo verdaderos tintes preocupantes. Y no sólo por las indiscriminadas matanzas de negros a manos de la policía, sino por el desprecio institucional que se les dedica. Se han hecho famosos últimamente, por ejemplo, los sonados casos de Eric Garner o Michael Brown, asesinados vilmente por agentes blancos de policía, que provocaron auténticos estallidos sociales en sus respectivas localidades. De hecho, la ciudad de Ferguson, en el Estado de Misouri, estuvo varios días en pie de guerra. Desgraciadamente, con la toma de posesión del primer Presidente negro de la historia norteamericana, estos hechos, lejos de ir disminuyendo, se han acrecentado. 

 

Para el editorial de La Jornada en esas fechas (diciembre de 2014): "...la situación descrita deja ver la histórica e innegable orientación racista de las autoridades de ese país, en contra de su población negra, que se acentúa particularmente en las corporaciones policiales, las fiscalías y las autoridades carcelarias. El correlato de esa tendencia es una concepción paranoica de la sociedad por parte de los distintos gobiernos estadounidenses, proclives a poblar sus cárceles y eliminar a ciudadanos considerados peligrosos como medidas de control social". Según destacaba el propio The New York Times en abril de 2015, uno de cada seis hombres negros entre 24 y 54 años ha desaparecido de la sociedad estadounidense, por muerte prematura o encarcelamiento. El artículo es especialmente interesante, porque además muestra estadísticas por ciudades y estados. El homicidio ocupa el primer lugar como causa de muerte entre los hombres negros jóvenes. Y en cuanto al encarcelamiento (al que dedicaremos en siguientes entregas una especial atención), recordemos que Estados Unidos posee un récord de reclusos en el mundo, ya que posee el 5% de la población mundial, y el 25% de la población encarcelada. Los datos hablan por sí solos, constituyendo una alarmante situación que únicamente se da en dicho país. 

 

De los 2,3 millones de presos en las cárceles estadounidenses, casi el 40% son afroamericanos, pero ellos sólo representan el 12,6% de la población total. La estadística nos confiesa que es del orden de 6 veces más probable que sea encarcelado un hombre negro que uno blanco. Y todo ello sin contar la marginación social a la que están sometidos, debido al desempleo, la discriminación racial o las sanciones que impiden que una persona con antecedentes policiales consiga trabajo. Y por supuesto, la ya de por sí pronunciada desigualdad económica es mucho más aguda si comparamos a las familias de afroamericanos con las familias de blancos. Y desde el repunte de casos de asesinatos de negros a manos de la policía, con la consiguiente impunidad ya destacada, se ha creado la organización "Black Lives Matter" (las vidas de los negros sí importan) que califica la situación como "estado de emergencia", y de "guerra pollicial y económica contra la comunidad negra", organizando multitud de movilizaciones para concienciar sobre el gravísimo problema. A ello han ayudado los numerosos casos de "gatillo fácil", que al ser además grabados en vídeo, han encendido aún más los ánimos, y desatado auténticos estallidos sociales. 

 

Black Lives Matter identifica tres tipos de violaciones de los derechos humanos de los negros en los Estados Unidos, como recoge Silvia Arana en su artículo: asesinato, encarcelamiento masivo y explotación económica, perpetrados sistemática e impunemente por el Estado y las corporaciones. Ante todo ello, Black Lives Matter demanda: el fin de toda forma de discriminación y el reconocimiento de los derechos humanos de los afroamericanos; que acabe la brutalidad policial contra dicho colectivo; creación de empleo con salarios dignos, vivienda y acceso a la salud; el fin del encarcelamiento masivo organizado por el complejo industrial de prisiones; justicia para todos los afroamericanos: hombres, mujeres, niños, transexuales, gays, lesbianas; la libertad de todos los presos políticos en EE.UU.; y la eliminación del complejo militar-industrial manejado por las corporaciones privadas para beneficiarse con la muerte y destrucción de los pueblos del mundo. Y como decíamos más arriba, la indignación frente a las constantes y cada vez más descaradas violaciones de los derechos humanos de la nación pobre y negra, y los asesinatos policiales de los afroamericanos ha sido el principal detonante de las protestas espontáneas organizadas en multitud de ciudades, desde Ferguson a Nueva York, San Francisco, Cleveland, Chicago, Baltimore, y otras muchas...Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías