Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
26 octubre 2015 1 26 /10 /octubre /2015 00:00

¿Qué diríamos los ciudadanos si un banco sólo nos prestase dinero si nos pone como condición previa cierta manera de gestionarlo en nuestro hogar, si se inmiscuye en cómo vamos a devolvérselo, en cómo vamos a ganarnos la vida? ¿Porqué ocurre esto cuando hablamos de gobiernos? ¿Porqué un acreedor internacional tiene que dictar las políticas internas de un país que le ha pedido dinero?

José López

Nos quedamos analizando, en el artículo anterior de la serie, los trazos fundamentales del sistema-deuda en el mundo actual, comenzando por el origen, características y evolución de las deudas de los países del sur. Vayamos con los del norte, continuando con el resumen del documento de CADTM que nos hace Marta Luengo en su referido artículo. Evidentemente, la génesis de las deudas de los países del norte nos resulta más conocida, ya que lo hemos vivido en nuestras propias carnes. Su explosión arranca de la crisis de 2008, y para el caso europeo, nuestro contexto más cercano, se apuntan cuatro causas fundamentales: en primer lugar, los ingresos tributarios han ido disminuyendo debido a las políticas neoliberales de adelgazamiento del Estado. Además y debido al Tratado de Maastricht de 1992, precursor de la actual Unión Europea, se impide que los Estados se financien por medio de los Bancos Centrales (para el caso, el Banco Central Europeo, ya que los países miembros de la eurozona renunciaron a sus respectivos bancos nacionales), y ello resulta bastante más caro. 

 

En tercer lugar, las medidas de austeridad fanática y obsesivamente aplicadas han contribuido sobremanera a dicho endeudamiento, y por último, los rescates bancarios realizados en toda la Unión Europea. En realidad, si intentamos extraer un mínimo común denominador de todas estas políticas, el principio podría obedecer al lema de "socializar las pérdidas, privatizar los beneficios". Y así, la gigantesca suma de dinero entregada servilmente a los bancos, además de ayudas como avales y otras garantías, suponen una sangría sin igual, precisamente al sector que más ha contribuido al estallido de la crisis, debido a sus prácticas especulativas. Se trata, como se indica en el referido informe de CADTM, "de una verdadera bomba de tiempo para los Estados, que además de la socialización de las pérdidas, socializan los riesgos de las finanzas privadas". Como se ha dicho, la imposibilidad añadida de que los Estados se financien a través de los Bancos Centrales, conlleva que los Estados paguen un precio mucho más alto para poder financiarse. Se ha calculado expresamente el sobrecoste para algunos países, y las cifras son escandalosas. Por ejemplo, si Bélgica hubiera tenido un Banco Central que le financiase, su deuda habría estado alrededor de un 34% del PIB en 2012, en lugar del 100% que acumuló. Y para el caso español, el economista Eduardo Garzón ha calculado que tal cifra hubiera sido de un 14% en vez del 87% que alcanzó en dicho año. 

 

El gigante norteamericano no se queda atrás, ya que también se somete al sistema-deuda, como anfitrión y paladín del mismo. Y aunque allí poseen la Reserva Federal, que actúa como su banco central, con la crisis, las cifras del rescate bancario estadounidense también son escandalosas, y alcanzan más de 3 billones de euros en ayudas directas. Los factores comunes tanto para los países del norte como para los del sur están bien claros: cuando estallan las crisis de deuda (provocadas por el insaciable capitalismo) la reacción clásica es la imposición de las medidas de "austeridad" (eufemismo que indica recortes de lo público para favorecer a lo privado), que acaban siempre empeorando la situación y convirtiendo el endeudamiento en estructural. Los países se introducen en una peligrosa espiral que se retroalimenta, y de la que no se puede salir. Los montos de las deudas aumentan a cifras realmente insostenibles, claramente impagables, corriendo a la par de la implantación de unas medidas políticas, económicas y sociales que conllevan el progresivo empobrecimiento de la mayor parte de la población, junto con la creciente acumulación de recursos por parte de las élites.

 

Las desigualdades se agravan vertiginosamente, se instala la pobreza y la exclusión social, mientras el poder de los ricos aumenta, debido todo ello a que las rentas de las capas más bajas son absorbidas (por medio de los intereses de los permanentes préstamos, la socialización de las pérdidas, las amnistías fiscales, etc.) por el 10% más rico de la población. Y esta es la terrible dinámica donde nos encontramos inmersos desde hace casi una década. Sólo el pago de los intereses de la deuda se comen anualmente un gran bocado de la tarta de los presupuestos nacionales de los Estados, que van recortando, degradando y precarizando la vida de las personas, en pro de la consecución del mantra de que "las deudas hay que pagarlas". El informe del CADTM concluye de forma bien clara: "El sistema-deuda implica la utilización de recursos públicos para pagar a los acreedores en detrimento de la satisfacción de las necesidades y derechos de la población". Una de las tesis del libro "Bancocracia", de Eric Toussaint (Presidente del CADTM), es que los bancos centrales y los gobiernos persiguen, mediante este sistema-deuda, dos grandes objetivos:

 

1.- Acudir al rescate de los grandes bancos privados, sus grandes accionistas y sus principales dirigentes, a la vez que garantizan la continuidad de sus privilegios. Es evidente que sin la acción "salvadora y rescatadora" de los bancos centrales, algunos grandes bancos habrían quebrado, y que esto habría forzado a los gobiernos a tomar hacia sus dirigentes y grandes accionistas fuertes medidas coercitivas. 

 

2.- Participar y apoyar de forma ofensiva los ataques del gran capital contra el trabajo, a fin de aumentar las ganancias de las empresas y hacer a las grandes empresas transnacionales más fuertes y competitivas en el mercado mundial frente a sus homólogas extranjeras. Este objetivo es común para todos los bancos centrales, tales como la FED (Reserva Federal estadounidense), el Banco de Inglaterra, el Banco de Japón, etc. 

 

Y en lo que se refiere al Banco Central Europeo, se añaden a los dos anteriores dos nuevos objetivos específicos y complementarios: 

 

1.- Defender el euro, que es una camisa de fuerza para las economías más débiles de la zona euro así como para todos los pueblos europeos. El euro es un auténtico dogal, un instrumento político al servicio de las grandes empresas privadas y de las clases dominantes europeas (el 1% más rico). Los países que forman parte de la eurozona, como ya hemos comentado, no pueden devaluar su moneda, a pesar de que los países más débiles saldrían ganando con dicha devaluación, a fin de reencontrar la competitividad frente a los gigantes económicos alemán, francés, frente al Benelux (Bélgica, Países Bajos, Luxemburgo) y frente a Austria. En consecuencia, los PIGS (Portugal, Irlanda, Grecia, España, incluso Italia) están atrapados por su pertenencia a la eurozona. Las instituciones europeas y los gobiernos de los países miembro aplican a partir de ahí lo que se denomina devaluación interna, que consiste en imponer disminuciones de salarios, en beneficio únicamente de los dirigentes de las grandes empresas privadas. Para profundizar sobre las maldades del sistema-euro, los lectores pueden consultar la serie de artículos donde propugnábamos su salida. 

 

2.- Reforzar la dominación de las economías europeas más fuertes (Alemania, Francia, Benelux...), donde radican las mayores empresas privadas europeas. Esto implica mantener fuertes asimetrías (léase, desigualdades y dependencias) entre las economías más fuertes y las más débiles de la eurozona. El sistema-deuda refuerza todos estos planteamientos, actuando a modo de corsé para que las políticas implementadas no puedan adoptar otros planteamientos, y se vean obligadas a seguir alimentando este macabro sistema. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías