Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
25 noviembre 2015 3 25 /11 /noviembre /2015 00:00

La gravedad del problema consiste en que las transnacionales obtendrían amplios poderes para desafiar las regulaciones, acciones y decisiones de gobiernos soberanos ante tribunales organizados por mecanismos internacionales controlados por el gran capital

Hedelberto López Blanch

El TTIP se nos presenta, pues, como el gran monstruo, la gran herramienta fundamental que consagre la desregulación de los mercados, y que acuerde la implementación de los estándares más laxos a la hora de instalar cualquier normativa comercial, laboral, o medioambiental. Todo ello unido a que Europa podría acabar abriendo la puerta al glifosato, al pollo de clorina, a los productos transgénicos y a los componentes cosméticos cancerígenos, por citar sólo algunos ejemplos, además de que podría rebajar otros logros en derechos laborales o en protección al medio ambiente. Por ejemplo, Estados Unidos quiere acabar con la resistencia de los gobiernos europeos a la controvertida técnica de la fracturación hidráulica, más conocida como "fracking", para extraer gas de esquisto y petróleo a riesgo de liberar componentes contaminantes para el suelo y el agua, pudiendo provocar incluso movimientos sísmicos. También se contempla que el TTIP abra la puerta a más privatizaciones de servicios públicos, cerrando además la posibilidad de renacionalizarlos en el futuro. 

 

El panorama es, pues, complicado, porque además hay que añadir el enorme potencial que las grandes empresas van a adquirir en torno a la capacidad de revertir decisiones soberanas de los Estados firmantes del Tratado, que tendrán problemas, por ejemplo, ante decisiones como subir el salario mínimo interprofesional, o elevar las normas de protección medioambiental, evolucionando hacia normativas más rigurosas, de cara a una mayor protección de nuestros ecosistemas, en consonancia con la gravedad de los problemas relacionados con el cambio climático. Pero como ya sabemos, a las empresas transnacionales les importa bien poco el cambio climático, la salud de la población, y la pérdida de puestos de trabajo. El capitalismo funciona así, y el TTIP será la expresión suprema del capitalismo. El Tratado desmontará de un plumazo la seguridad laboral, la seguridad medioambiental, la seguridad energética o la seguridad alimentaria, y valorará únicamente la seguridad jurídica de las empresas, esto es, la capacidad de estos grandes agentes del capitalismo mundial para defenderse ante la soberanía popular de los respectivos países. Y ante todas las barbaridades que pone el TTIP encima de la mesa, el mutismo de los agentes políticos y sociales es casi total. Tan sólo los movimientos sociales que están contra el Tratado han realizado diversas campañas informativas contra la aprobación del mismo, y en el aspecto político, tan sólo las fuerzas de izquierda, como PODEMOS o IU, han situado el TTIP en la palestra del debate público. 

 

En mayo pasado, el Congreso de los Diputados rechazó una moción presentada por Izquierda Plural que defendía que se celebrase un referéndum sobre el texto final del TTIP en nuestro país, con los votos de PP, PSOE, UPyD, CIU y PNV. Pero no pasa nada, después se llenarán la boca argumentando que vivimos en una sociedad "democrática", que propugna valores como los derechos humanos y la libertad. En estas ocasiones es donde sale a relucir a las claras el gran cinismo de la sociedad en la que vivimos. Precisamente, la participación de la ciudadanía y las Instituciones democráticas en la eventual ratificación futura del TTIP es otro gran frente de batalla. A este respecto, la idea original de la Comisión Europea era que bastara con la aprobación del Consejo Europeo, el máximo órgano de la UE donde se sientan los Jefes de Estado y de Gobierno de los 28 países miembro, y del Parlamento Europeo. Esta propuesta se basa en el concepto de que se trata de un acuerdo "puramente comercial", y la Unión Europea dispone de la competencia exclusiva en esta materia...¿pero de verdad nos creen tan imbéciles? ¿Estos son los valores que preconiza la UE, que se presenta ante la sociedad como el mundo occidental, el mundo libre y el mundo civilizado? ¿Esta es la democracia que quieren vendernos? Paren este tren, que yo me bajo.

 

Afortunadamente, muchos juristas y políticos consideran que finalmente saldrá una especie de acuerdo mixto, que contendrá aspectos que entren en el ámbito puramente comercial, pero también aspectos que entren en los ámbitos de competencia de los Estados, y por ende, deberán ser aprobados, al menos, por los parlamentos nacionales, incluso en algunos países implicará automáticamente un referéndum. De todos modos, los mecanismos de la Unión Europea nos han demostrado que disponen de herramientas suficientes como para poder aprobar, de forma colateral, muchos tratados y acuerdos, aunque no hayan sido aprobados directamente por algunos Estados miembro. Piénsese en el fantástico precedente de la que iba a ser la Constitución Europea, proyecto que tuvo que ser abortado por no superar la votación en algunos países, pero que al final se introdujo, prácticamente en toda su extensión, a través de los diferentes Tratados de la Unión vigentes hoy en día. Pero ellos insisten, los grandes gerifaltes del régimen europeo continúan vendiéndonos la UE como un contexto plenamente democrático, poco menos que un paraíso donde reinan la libertad y los derechos humanos. Cada vez tenemos más claro que no es así, y que más bien al contrario, los entresijos de esta UE cada vez nos someten más al conjunto de la ciudadanía a una deriva autoritaria, antidemocrática y antisocial, únicamente en pro de las grandes empresas y de la gran banca privada, que son los auténticos actores que gobiernan en esta globalización capitalista. 

 

Y al igual que en nuestro continente, al otro lado de las negociaciones, es decir, en la parte estadounidense, también está creciendo últimamente el rechazo al TTIP en la sociedad civil y en los agentes políticos. Una parte de la ciudadanía norteamericana se expresa bastante preocupada por la deriva a la que pueda conducir la aprobación final del Tratado, y ya se han organizado diversos movimientos a fin de mostrar a la población los peligros del mismo. La campaña europea contra el Tratado se coordina con varias organizaciones norteamericanas que están consiguiendo bastantes movilizaciones populares, como Public Citizen. Los argumentos utilizados allí se parecen bastante a los que estamos exponiendo en Europa. Y así, muchos ciudadanos norteamericanos también temen que el Acuerdo de Libre Comercio abra la puerta para que las multinacionales europeas se aprovechen del mercado, en detrimento de las medianas empresas locales estadounidenses. Allí, lo que más preocupa es la posible desregulación de los productos y servicios financieros, ya que en este aspecto, son los EE.UU. los que disponen de reglas más estrictas que la UE. 

 

Y ello porque, tras la crisis financiera, que se originó en Wall Street, la Administración Obama ha llegado mucho más lejos en limitar los poderes de los grandes bancos, en torno a sus posibilidades de continuar llevando a cabo las prácticas especulativas que provocaron el colapso, tal como nos cuenta Thilo Schäfer en este artículo del medio La Marea: "Nuevas leyes, como el Acta Dodd-Frank, han introducido una regulación más rigurosa que en Europa. Lógicamente, las instituciones financieras de Wall Street ahora ven en el TTIP una gran oportunidad para librarse de estas ataduras si ambas partes se ponen de acuerdo sobre la base de las normas europeas, mucho más laxas. Los bancos de este lado del Atlántico, obviamente, tampoco quieren que con el Tratado se introduzcan las reformas de Obama en el Viejo Continente. No cuesta mucho imaginarse la presión del lobby combinado del sector financiero de ambos bloques sobre los negociadores". El conflicto en este área también está servido. Continuaremos en próximas entregas.

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías