Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
24 noviembre 2015 2 24 /11 /noviembre /2015 00:00

Esta barbarie abyecta en pleno París responde a la violencia igual de ciega y aún más asesina de los bombardeos perpetrados por la aviación francesa en Siria debidos a las decisiones tomadas por François Hollande y su gobierno

Fragmento del Comunicado del Partido Anticapitalista de Francia

Si bombardear un país fuera una solución efectiva para acabar con el terrorismo, ya no habría terrorismo

Ada Colau

ACONTECIMIENTOS: El pasado viernes 13 de noviembre, varios grupos organizados y armados de terroristas yihadistas cometieron varias matanzas indiscriminadas de civiles desarmados e indefensos en diversos escenarios de la capital francesa, como un estadio de fútbol y una sala de conciertos, al grito (entre otros) de "¡Os vamos a hacer lo mismo que vosotros hacéis en Siria!". El resultado (hasta el momento): 129 muertos y más de 350 heridos, casi un centener de ellos en estado crítico. 

 

LECTURA SIMPLE: Esto es una guerra contra el terrorismo yihadista. Francia está en guerra, y como tal debemos contestar y acabar con los asesinos. De hecho, ya se han detenido a la mayoría de ellos, otros se inmolaron, y además, debemos proceder a una campaña de bombardeos masivos e intensivos sobre las ciudades bastión del Estado Islámico en Siria e Irak, como de hecho se está haciendo. Son ellos o nosotros. Con el terrorismo no se puede negociar, sólo acabar con ellos. Debemos hacer respetar nuestro Estado de Derecho, y los valores que Francia proyecta al mundo. El mundo libre no puede verse intimidado por el terrorismo internacional. Ellos representan la barbarie, el mal. Nosotros representamos el mundo libre, los valores democráticos, el bien. No es una guerra entre religiones, sino entre civilición y barbarie (palabras de Rajoy). Lucharemos y venceremos.

 

LECTURA COMPLEJA: Examinemos el siguiente ejemplo: imaginemos que unos bárbaros italianos, por ejemplo, realizan una matanza en cualquier local de nuestro país...pues bien, ¿sería lógico pensar que el Gobierno español ordenara bombardear, en respuesta al ataque, diversas ciudades italianas? ¿Nos parecería un demencial ataque? Pues eso es precisamente lo que está haciendo Francia en Siria, incrementando los bombardeos sobre varias ciudades, acarreando miles de muertes de civiles inocentes, en respuesta al brutal ataque sufrido por su población, a manos de unos terroristas yihadistas. Y por tanto, esta simple comparación imaginaria muestra claramente la distinta vara de medir que empleamos cuando se trata de víctimas "europeas" o cuando se trata de víctimas musulmanas. Está claro que cantando al unísono el himno de la marsellesa no se arreglan los problemas, pero ahí estaban todos los diputados y senadores franceses, cantando su himno nacional a coro, con el orgullo francés a flor de piel, y su Presidente "socialista" diciendo barbaridades como: "Estamos en guerra contra el yihadismo".

 

Hollande (al igual que otros líderes mundiales) se permitió afirmar que estos atentados no sólo eran contra ciudadanos franceses, sino contra "los valores" que Francia preconiza en el mundo, contra la libertad y contra la democracia. Resulta curioso comprobar con qué altanería y firmeza se defiende, precisamente, la ausencia de valores, porque...¿qué valores representan a Francia, una de las mayores potencias capitalistas e imperialistas del mundo actual? Atrás, muy atrás, quedaron los auténticos valores preconizados por la Revolución Francesa (Libertad, Igualdad y Fraternidad) o la Comuna de París, que han degenerado desde entonces a marchas forzadas, han sido violados, prostituidos y sustituidos por los valores de la globalización capitalista y del imperialismo y el colonialismo. No es sensato, prudente ni razonable responder al horror con más horror, a la matanza con más matanza, al terrorismo con más terrorismo. La barbarie imperialista e islamofóbica y la barbarie yihadista se alimentan mutuamente. Por tanto, hasta que no seamos capaces de pergeñar una respuesta distinta, radicalmente pacífica, los conflictos, la violencia, el odio y el horror crecerán como el fuego.

 

Por otra parte, nos hemos acostumbrado a las cientos (incluso miles) de muertes que se producen diariamente en algunos lugares del mundo, que parece que haya dos estadíos de ciudadanos cuya muerte importa más o menos. Por ejemplo, las barbaridades que diariamente ejecuta Israel contra ciudadanos palestinos no parecen conmovernos, nadie sale a las calles a poner velas ni a guardar minutos de silencio por las víctimas palestinas, o por las víctimas de los campamentos del Sáhara Occidental, que son violentamente reprimidas por el ejército de Marruecos. Parece que son víctimas de segundo nivel, que importan menos que las víctimas parisinas, londinenses o madrileñas, por poner sólo unos ejemplos. La hipocresía y el cinismo con el que se tratan e informan estos asuntos es indignante. Por tanto, pongamos las cosas en su sitio. Los culpables de la matanza de París, en efecto, han sido los terroristas yihadistas que han apretado el gatillo, sí, pero...¿quiénes son los verdaderos responsables de que estas circunstancian se den? ¿El mundo musulmán, que es fanático y asesino? Es cierto que el autodenominado Estado Islámico (que ni es Estado, ni es Islámico, sino un grupo de abyectos terroristas) es el culpable de las matanzas, pero al igual que las ratas y las cucarachas, que nacen y se crían en la podredumbre y en la ponzoña, el Estado Islámico es fruto de la barbarie imperialista cultivada en algunos países musulmanes durante las últimas décadas por Estados Unidos y sus aliados occidentales, fundamentalmente la Unión Europea. 

 

Saqueos, dolor, muerte, sufrimiento, destrucción y barbarie han sido el caldo de cultivo sembrado por la OTAN y sus guerras imperialistas en dichos lugares, para derrocar a los respectivos gobiernos, y hacerse con el control de sus recursos naturales, en el fondo el imperialismo norteamericano, del cual no se habla nada en estos días, como responsable último y final de la existencia del macabro Estado Islámico. Pero esto no se debate, no se visualiza, no se explica a la población de los países "civilizados" occidentales, así que, por enésima vez, los auténticos responsables de esta oleada mundial de violencia salvaje no sólo quedan ocultos, sino que son presentados como los principales dirigentes interesados en la paz. Hacen llamamientos a la libertad, al mundo civilizado, intentando presentar su opción como la verdadera, dando la vuelta a la tortilla, ocultando y manipulando sus tropelías y salvajadas, y apareciendo como los salvadores de la patria. ¡¡BASTA YA DE TANTO CINISMO Y DE TANTA HIPOCRESÍA DE NUESTROS DIRIGENTES POLÍTICOS! Está claro, por tanto, que la adopción de medidas de fuerza y de represión, tales como el cierre de mezquitas musulmanas, el reforzamiento interno de la seguridad, el endurecimiento de las políticas de asilo a los refugiados, o el cierre de las fronteras galas sólo representan un maquillaje de cara a la galería, pero resultan absolutamente inútiles y desproporcionadas ante el tipo de amenaza que estamos tratando. 

 

¿Cuáles son, por tanto, las soluciones? Al horror no se le puede combatir con más horror, sino con la tolerancia, la diplomacia, la paz. Tenemos a una Francia imperialista que participa activamente en la coalición militar internacional contra Siria, que ha de ser desmontada, porque incluso si Daesh llega a ser destruído, no acabaremos con el problema...quien crea lo contrario, es que no se ha enterado aún de la verdadera película. Para acabar con el terrorismo, pues, constituye un primer hito fundamental acabar con todas las guerras imperialistas que pretenden saquear los recursos naturales de los pueblos, e imponer las dictaduras de las grandes empresas transnacionales, perpetuando el negocio de la guerra. Muy al contrario, hay que hostigar a los terroristas en su poderío, en su financiación, en sus posibilidades de conseguir armamento, y hay que proceder a la retirada de todas las tropas en todos los países donde estén presentes, todo ello en una primera fase. En una segunda fase, hay que proceder a debilitar al gran monstruo imperialista norteamericano, responsable de la inmensa mayoría de las injerencias que se cometen en los asuntos internos de los diferentes Estados, cuando éstos intentan alejarse del dogma imperialista. Hay que retirar los apoyos a las tropas norteamericanas, a las decisiones de su gobierno, hay que desmontar todas las bases militares norteamericanas en el exterior, y hay que debilitar a la OTAN hasta su completa desaparición. 

 

EPÍLOGO: Como en la famosa novela de Agatha Crhistie, "Asesinato en el Orient Express", hemos presentado, al estilo de Hércules Poirot, unos acontecimientos y dos interpretaciones de los mismos. La primera de ellas, la lectura simple, es la interpretación de la inmensa mayoría de las personas, así como de los medios de comunicación dominantes. La segunda, la lectura compleja, la lectura alternativa, sólo es sostenida por una minoría. Quizá por eso tenemos el mundo que tenemos. Dejo la conclusión a los lectores. Reflexionen con calma, y decidan cuál es el enfoque más correcto. 

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías