Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
24 enero 2016 7 24 /01 /enero /2016 00:00

La semana que ha concluido ha sido muy reveladora del nuevo escenario político y social que se avecina, porque las fuerzas políticas surgidas de las últimas elecciones generales del 20D se han ido posicionando claramente sobre sus intenciones. Concretamente, el último día de consultas del Rey con los interlocutores de dichas fuerzas políticas fue especialmente significativo. Por la mañana y después de su entrevista con Felipe VI, Pablo Iglesias congregaba a la prensa para comunicar a la opinión pública que había notificado al Rey que tenía intención de proponer a Pedro Sánchez, como así lo hizo público, una coalición de gobierno progresista y de izquierdas, para revertir toda la destrucción causada por el PP, y comenzar a andar el camino en la dirección correcta. Incluso proponía nombres y carteras ministeriales concretas, en una clara apuesta por avanzar lo más rápidamente posible en la negociación, después del parón navideño, y ante los pocos apoyos que iba a concitar el intento de investidura de Mariano Rajoy. 

 

En rueda de prensa posterior, el ¿líder? del PSOE, Pedro Sánchez, insistía en que era el tiempo del PP y de Rajoy, y que sólo si éste fracasaba en su intento, su formación política iba a intentar, legítimamente, formar un gobierno "alternativo de progreso, mirando a izquierda y derecha". De entrada, su declaración de intenciones dice ya bien poco a favor de Sánchez, que como buen líder "socialista", navega entre dos aguas, y después de haber reclamado durante toda la campaña electoral el espacio de la izquierda, ahora parece que le interesan ambos espacios. Pero el día aún nos deparaba más sorpresas. A última hora de la tarde, tras su reunión con el Rey, Mariano Rajoy convocaba también a la prensa para anunciar, ante la sorpresa de todos, que aunque el Jefe del Estado le había propuesto para la investidura por ser la fuerza política más votada, él había declinado dicho ofrecimiento, y no va a presentarse a la misma. No obstante, su comparecencia estuvo plagada de menciones al "por ahora", "todavía", "en este momento", para finalizar declarando abiertamente que "no renuncio a nada", y que "mantengo mi candidatura". Es lógico pensar que se trata, por tanto, sólo de una calculada maniobra de distracción y de efecto. Por un lado, Rajoy no se presenta a la investidura y "cede el paso" a Sánchez y el PSOE, no sin antes advertir que "no es el Gobierno que le conviene a España", y que su grupo en el Congreso (y en el Senado, donde disfrutan de mayoría absoluta) vetarán "cualquier disparate" que se pueda proponer. 

 

Más allá del continuo y absoluto desprecio a la democracia y a la ciudadanía que siempre destilan sus palabras, la estrategia del PP, como decimos, parece clara. Bajo la excusa de que no posee aún los apoyos suficientes, Rajoy quiere quemar todos los cartuchos de la posible negociación y formación de Gobierno (si es que se llega finalmente a dicho estadío) entre el PSOE, PODEMOS y terceras fuerzas, a la espera de presentar, en su momento y por ejemplo, una moción de censura que desbanque dicho Ejecutivo, o bien, simplemente, a la espera de que la Comisión Europea, los empresarios y demás actores del establishment viertan toda la presión posible para desbaratarlo. Mientras, sigue a vueltas con la "gran coalición" (PP-PSOE-C's), deslegitimando cualquier otra fórmula o acuerdo que se pueda plantear. La cobardía de Rajoy, los problemas del PP con la justicia (cada día más asediado por la corrupción galopante de sus dirigentes y cargos públicos), y la determinación en boicotear las medidas y decisiones que adoptara un gobierno de izquierdas (que no radical), pueden estar detrás de todas estas decisiones, proclamas y discursos. 

 

Porque en efecto, para Rajoy y el PP el único gobierno coherente, estable y fiable, que podría generar "confianza" en los mercados sería el de la gran coalición, y advierte que cualquier otra combinación o posibilidad sería "un gran fraude", y que puede acabar "como el rosario de la aurora" (en realidad, está queriendo decir que ya se encargarán ellos de que acabe así). Pretenden que olvidemos que Rajoy y sus políticas han hecho mucho daño: llevan cuatro años intensos y desgarradores haciendo daño a mucha gente, a muchos colectivos, a muchos sectores, hundiéndolo todo, precarizándolo todo, desmontándolo todo, destruyéndolo todo. Llevan cuatro años haciendo la vida imposible a los jóvenes, a los inmigrantes, a los parados, a los jubilados, a las mujeres, a los empleados públicos, y en fin, a toda la clase trabajadora. Llevan cuatro años destrozando nuestro Estado del Bienestar (destrozo que ya iniciara, todo hay que decirlo, la anterior legislatura del PSOE, y aún podemos remontarnos mucho más atrás), y privatizando todo lo que encuentran a su paso. Pero no contentos con eso, han coartado nuestros derechos y libertades fundamentales, han pisoteado nuestras conquistas laborales, y han corrompido todas las esencias del buen hacer en política, favoreciendo a los poderosos, ninguneando a la cultura, manipulando los medios públicos, esquilmando nuestros recursos comunes, y fomentando las desigualdades hasta límites aborrecibles...y encima, se quejan de que nadie quiere hablar ni negociar con ellos. Pretenderán que después de todo su abominable currículum les pongamos una medalla y les despidamos con un homenaje. 

 

Rajoy alude y reivindica constantemente al partido de los más de 7 millones de votos, pero como siempre, se le olvida contar la otra parte de la película, justamente el relato que él quiere obviar, y las cuentas son bien sencillas: PODEMOS, sus distintas confluencias territoriales e IU-UP sacaron más de 6 millones de votos, el PSOE sacó más de cinco millones de votos, y esa suma es superior a la del Partido Popular y CIUDADANOS, y parece mentira que a estas alturas de nuestra "madura democracia", haya que explicarle al señor Rajoy que estamos en un sistema parlamentario, donde gobierna no el partido más votado, sino la opción política que obtiene y concita mayores apoyos. Y en ésas deberíamos estar, pero Pedro Sánchez, lejos de comenzar inmediatamente sus negociaciones con PODEMOS después de la oferta clara de Pablo Iglesias, se empeña en esperar el tiempo de Rajoy, y en hablar "a derecha e izquierda". De hecho, ya se ha puesto en contacto con Albert Rivera. La presión de los "barones socialistas" (que ni son barones, ni son socialistas) y de los clásicos dinosaurios del PSOE (Felipe González, Alfonso Guerra, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, etc.) está haciendo mucho daño a la posibilidad de que se materialice un giro real hacia la izquierda en las políticas de esta mitad del bipartidismo. Y así, el PSOE se debate a día de hoy entre los argumentos y la necesidad del cambio, y los argumentos contra el mismo, alegando frivolidad, intereses partidistas de Pablo Iglesias, chantaje, humillación, etc. Pero en fín, ya sabíamos que Pedro Sánchez mandaba poco en el PSOE.

 

Incluso en un alarde de supina estupidez política, nos acabamos de enterar, al momento de escribir este artículo, de que el PSOE va a pedir al Rey que vuelva a instar al PP a formar Gobierno, aunque tenga que someter a la investidura a otro candidato distinto a Rajoy. Absolutamente demencial. Parece que se les viene encima la terrible decisión que han de tomar, y están intentando ganar tiempo como sea. Porque por otra parte, lo que parece ser cierto, según todas las encuestas posteriores al 20D, es que si el PSOE no aprovecha esta oportunidad y el escenario deriva en nueva convocatoria de elecciones, va a sufrir las consecuencias en su propio electorado, ya que es muy probable que PODEMOS se aúpe como segunda fuerza política del país. Aunque, por supuesto, y para evitar dicho escenario a toda costa, los medios de comunicación del régimen continúan lanzando toda su artillería pesada para desprestigiar a la formación morada a toda costa, con estúpidas y manipuladas "exclusivas" mediáticas para poner el acento y desviar el foco de atención hacia otro lado, como nos recuerda este artículo de Luis Ángel Aguilar Montero. Por su parte, el tercero en discordia, CIUDADANOS, a quien cada día que pasa se le ve más su plumero de derecha pura y dura, no esconde sus preferencias por la gran coalición a tres bandas, y descarta abiertamente cualquier apoyo o acuerdo con PODEMOS. Así están las cosas, y no debemos desfallecer, porque necesitamos urgentemente la formación de un nuevo Gobierno del cambio político en nuestro país, que haga frente a los grandes objetivos sociales planteados, a las grandes deficiencias democráticas, al gran rescate humanitario y a los grandes desafíos plurinacionales. Estaremos atentos a los próximos movimientos.

 

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías