Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
16 enero 2016 6 16 /01 /enero /2016 00:00

Lo que lastra la higiene de un grupo parlamentario son las sospechas de corrupción, no que haya gente que vista diferente

Iñigo Errejón

Dentro del revuelo que al parecer han causado los nuevos Diputados de PODEMOS, durante el acto de constitución del nuevo Congreso, se han dado multitud de actitudes y declaraciones, pero quizá entre todas ellas destaque la protagonizada por Celia Villalobos, y sus lamentables declaraciones en torno a las rastas de un diputado de la formación morada, concretamente del diputado por Tenerife Alberto Rodríguez. En efecto, Villalobos vino a manifestar que "...me da igual que lleven rastas, siempre que las lleven limpias...para que no me peguen un piojo...". La veterana política del Partido Popular ya nos tiene acostumbrados a sus declaraciones fuera de lugar, a su insolente desparpajo, a sus continuas faltas de respeto, a sus airadas salidas de tono, y a sus voraces mentiras, pero aquí, entendemos que se ha pasado de la raya. 

 

La vena elitista de clásica señorona andaluza le ha salido a la Villalobos (cosa que no ha dejado de ser nunca), incómoda por tener que mezclarse con gente que exhibe semejante guisa, y no ha podido reprimir su presunción de que, seguramente, el diputado de PODEMOS albergará estas molestas liendres entre su frondoso pelo. Pero la verdad es que, visto lo visto, desde luego, mucho mejor un Parlamento con rastas, sin corbatas, y sin toda la parafernalia de imagen, modos y costumbres a las que nos tienen acostumbrados los antiguos parlamentarios. Y también prefiero a esta nueva gente que promete trabajar para cambiar la Constitución, antes que los solemnes juramentos delante de crucifijos, que luego se traducen en políticas pensadas para favorecer a la misma élite política, social y económica de siempre. Prefiero, sin lugar a dudas, la coleta de Pablo Iglesias, las melenas de Miguel Vila o de Rafa Mayoral, el bebé de Carolina Bescansa, las bicicletas de EQUO, y los pañuelos de Ada Colau, antes que las canas, las gominas, o los caros trajes y corbatas de sus señorías del PP. Es cuestión de estilo, de que nuestra imagen proyecta lo que somos, y no me gusta la imagen que, por ejemplo, es casi de obligado cumplimiento para banqueros y grandes empresarios. 

 

No sabemos si estos nuevos diputados y diputadas nos decepcionarán cuando comiencen su actividad parlamentaria, pero al menos, de entrada, prefiero que ofrezcan una imagen distinta a grandes nombres de la empresa privada que han ensuciado nuestro país durante décadas, tales como Juan Miguel Villar Mir, Juan Rosell, Florentino Pérez o Antonio Brufau, que aunque vistan estupendos trajes y den una imagen impecable, representan la decadencia y el declive de un sistema injusto e insostenible, representan la corrupción avariciosa e insaciable, representan una sociedad desigual, voraz, caótica e inmoral. Así que bienvenidas sean las rastas, las melenas, los tatuajes o cualquier otra imagen que rompa con la monotonía de un Congreso gris y triste, repleto de personajes que se olvidaron de a quiénes representaban, de quiénes les habían votado para estar donde estaban, y que  prefirieron su enriquecimiento personal, y la deriva hacia una sociedad salvaje y demencial. 

 

Bienvenidas las nuevas imágenes de gente joven, actual, sacada de la calle, preocupada por los problemas de la gente real, que indudablemente sí nos representan, y que esperemos que sean capaces de darle al Congreso de los Diputados una bocanada de aire fresco, no sólo renunciando (que ya lo han hecho) a parte de sus emolumentos como parlamentarios, para cederlos a otras causas justas, y para parecerse más a la gente de la calle, de donde ellos vienen, sino también contribuyendo a dar un giro a las políticas de siempre, a las políticas casposas, indecentes, trasnochadas e insensibles de los bienpeinados de chaqueta y corbata. Ahora, por fin, a partir de esta XI Legislatura de nuestra "democracia", el Congreso es sitio frecuentado por gente como usted, lector o lectora, y como yo, gente decente y normal, gente honesta, y que, respondiendo a uno de los lemas del 15-M, "sí nos representan". Aunque lleven rastas.

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías