Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
15 enero 2016 5 15 /01 /enero /2016 00:00

El desastre ecológico que estamos sufriendo, en realidad, es el signo más inequívoco del fracaso del modelo económico actual

José López

Y muy en relación con las medidas sobre urbanismo que indicamos en la entrega anterior de esta serie, tenemos las medidas relativas a la reducción de la producción de residuos, y al fomento del uso sostenible de los recursos, ambos temas absolutamente necesarios e imprescindibles si queremos desarrollar políticas coherentes en todos los frentes. Porque en efecto, las grandes corporaciones han conseguido introducir la falsa percepción de que la calidad de vida se relaciona con el sobreconsmo de productos y servicios. De hecho, la teoría marxista sobre el origen de la actual crisis (que se complementa con otras teorías, como la de la explosión de la burbuja financiera, etc.) obedece a una situación de sobreproducción de recursos, y por ende, a la necesidad de sobreconsumo de los mismos. De esta manera se han alcanzado niveles insostenibles de extracción, transformación, consumo y desecho de recursos naturales, necesitando un planeta y medio para poder abastecer el consumo actual. 

 

Pero la cruda realidad nos lleva a tener que aceptar que sólo tenemos este planeta. No existe Plan B. Si el género humano no acepta esta premisa, no seremos capaces de sobrevivir, porque la destrucción de todo lo que nos rodea será inexorable. Aquí no estamos ante un problema religioso, donde las creencias nos pueden conducir a diversas interpretaciones ante la no aceptación de un hecho. Aquí estamos ante la naturaleza y sus ciclos biológicos, y no podemos alterar dicho funcionamiento de forma brusca sin sufrir las terribles consecuencias. Muchos productos son poco duraderos, e incluso de usar y tirar, con lo que la excesiva generación de residuos crea serios problemas a las Administraciones competentes, encargadas de la gestión final. Teniendo en cuenta todo ello, se proponen las siguientes medidas:

 

1.- Lanzar campañas de minimización y racionalización del consumo, tanto en las compras públicas, como en las privadas: limitación de grandes superficies comerciales, fomento de los alimentos locales y de la producción de cercanía, apoyo al tejido industrial de proximidad, fomentar los productos ecológicos y de temporada, incentivar a los mercados de segunda mano del sector de los muebles, aparatos eléctricos y electrónicos, textiles, y lucha contra la obsolescencia programada y percibida. 

 

2.- Desarrollar y potenciar actuaciones desde el sector público para la reducción en la generación de residuos, y para la preparación para la reutilización: proporcionando incentivos para la venta a granel, fomento del consumo del agua del grifo (convenientemente saneada en los casos donde sea necesario, con la consiguiente reducción del consumo de agua embotellada), campañas de compostaje doméstico y comunitario, sistemas de recogida para la reutilización en puntos limpios y comercios, etc. 

 

3.- Promover una mejora drástica de la recogida selectiva de los residuos para su posterior reciclaje: implantación de sistemas puerta a puerta, recogida separada de la materia orgánica, implantación de Sistemas de Depósito, Devolución y Retorno para los envases, etc.

 

4.- Impedir el desarrollo de nuevos productos de incineración, y eliminar los permisos de quema de residuos en las cementeras. 

 

5.- Implantación obligatoria de las mejores técnicas disponibles en la fabricación industrial, con el objetivo de alcanzar la producción limpia. 

 

6.- Desarrollar planes de gestión de todos los residuos agrícolas, forestales y ganaderos, garantizando su reutilización y recuperación material y energética. 

 

Con todo ello, se pretende también conseguir un segundo objetivo, como es detener la pérdida de biodiversidad, que está teniendo lugar desde hace tiempo, marcándonos un objetivo, que bien puede ser el año 2020. En marzo de 2015 la Comisión Europea avisó a varias Comunidades Autónomas por retrasos y otras carencias en la aplicación de las Directivas Comunitarias de Conservación de la Naturaleza. Este hecho es una muestra más de un problema bastante generalizado, sobre todo a nivel autonómico, como es la falta de reconocimiento de los beneficios que aporta la biodiversidad natural a los habitantes de su territorio, así como de su potencial para aportar más. No tomar en serio este asunto, y no compatibilizar los modelos territorial y económico con la naturaleza implica poner en riesgo el cumplimiento de objetivos europeos y estatales, y el acceso a fondos comunitarios; reducir la capacidad de mitigación del cambio climático y adaptación a sus impactos; perjudicar el bienestar de las personas y el atractivo de los paisajes naturales, y acabar con una serie de especies vegetales y animales, así como recursos naturales, imprescindibles para la correcta progresión de los ciclos biológicos. Por todo ello, se propone: 

 

1.- Aprobar los Planes de Gestión de los Espacios de la Red Natura 2000 con calidad y medidas suficientes para conservar las especies y los hábitats naturales de interés comunitario, así como garantizar la financiación, puesta en marcha y seguimiento de éstas y otras medidas de conservación y uso público del patrimonio natural, a través de los distintos fondos a nivel autonómico, estatal y europeo. 

 

2.- Implantar mecanismos de integración de la biodiversidad en todos los procesos de decisión y coordinación institucional para minimizar los conflictos y maximizar las sinergias entre la conservación del patrimonio natural y otras políticas como economía y desarrollo, agricultura y ganadería, urbanismo y turismo, agua, gestión forestal, energía, caza y pesca, etc.

 

3.- Favorecer la conectividad ecológica mediante planes de ordenación del territorio a escala de paisaje, con la implantación y mantenimiento de infraestructuras verdes, y el respeto de los dominios público hidráulico y marítimo terrestre, las zonas inundables, las vías pecuarias y los montes catalogados.

 

4.- Poner en marcha las medidas de gestión adecuadas para prevenir la entrada de especies exóticas invasoras, y frenar su expansión y alcance. 

 

5.- Prohibir las modalidades de caza más insostenibles y crueles (parany o captura de aves mediante trampas, captura en vivo de aves fringílidas, como el verderón o el jilguero, lanceo o caza de especies durante su período de reproducción), poner en marcha exámenes del cazador obligatorios y regular los vallados cinegéticos para que sean permeables para las especies no cinegéticas en toda su extensión. 

 

6.- Aprobar planes territoriales para impulsar la recuperación de especies amenazadas o en peligro de extinción, la restauración de ecosistemas degradados, y abordar otros asuntos como el uso de veneno, la gestión del conejo y la alimentación de las aves carroñeras. 

 

7.- Incluir el lobo en los Catálogos Regionales de Especies Amenazadas, y aprobar medidas para favorecer la coexistencia entre las manadas de lobos y la ganadería. 

 

Y en la relación con la diversidad, en la próxima entrega abordaremos el importantísimo y espinoso asunto de los derechos de los animales, y las principales medidas que habría que fomentar para garantizarlos. 

 

 

Fuente principal de referencia: Documento "Un Programa por la Tierra"

Compartir este post
Repost0

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías