Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
12 enero 2016 2 12 /01 /enero /2016 00:00

No existe el terrorismo como tal. El único terrorismo es el que generan el propio Estados Unidos y sus Estados aliados. Les resulta indispensable para poder “justificar” su saqueo del mundo

Carlos A. Larriera

Hemos ido relatando cómo el imperialismo estadounidense se manifiesta a nivel planetario, sobre todo bajo la obsesión del dominio mundial, ante la imposibilidad de que Washington pueda imponer sus "candidatos" electorales en los diversos lugares del mundo donde desearía. Todo lo demás son pretextos, bajo falaces llamadas a la "guerra contra el terrorismo", y otros eufemismos por el estilo. La agenda global estadounidense es cada vez más rechazada por la comunidad internacional, lo cual no hace sino aumentar su afán de poderío, y explica la psicosis obsesiva de su población, manifestada a través de estrafalarios y despóticos líderes, como Donald Trump, del que hablaremos en su momento con más calma. ¿Y cuál es el recetario de Washington y de sus países aliados, que otros lugares del mundo se niegan a aceptar? Pues en lo económico, un conjunto de políticas neoliberales que sangran a la clase trabajadora, aumentan las desigualdades y vuelven más ricos a los ya ricos. En lo exterior, una política tremendamente agresiva y muy militarizada, hegemónica e imperialista, colonizadora y saqueadora de los territorios en liza. 

 

Todo ello unido a la anexión israelí de Palestina, que es apoyada fervientemente por los republicanos, a una concentración de la riqueza en el sector financiero, y a una escalada militar que persigue el aislamiento de Rusia y China, las dos potencias que pueden hacerle frente, determina un ideario absolutamente agresivo, sólo justificado desde la posición fanática y egocéntrica norteamericana. Mientras la política de Estados Unidos intenta volver a imponer el saqueo y el dominio de la década de los 90 mediante regímenes clientelares y corruptos, van tomando fuerza opciones más respetuosas con los derechos humanos, con el planeta, con los recursos naturales, y con planteamientos pacifistas. En palabras del analista James Petras: "La facilidad con que la política exterior de EE.UU. recurre a las armas y a la coacción económica cuando no consigue el "resultado apropiado" mediante las urnas, muestra su naturaleza profundamente reaccionaria". Y así, Estados Unidos se ha ido oponiendo (utilizando el juego sucio, el chantaje, las revueltas populares, los paros patronales, los golpes de estado, la propaganda mediática, y muchas otras estrategias) a todos los gobiernos de izquierda o centro-izquierda progresistas que se han venido instalando últimamente por toda América Latina, aún cuando el pueblo manifestara su apoyo mayoritario a los líderes de estos partidos, en contraposición a los líderes apoyados por Washington. 

 

USA es, definitivamente, el país más injerencista de la historia moderna de Occidente, y el responsable último y definitivo de todos los Golpes de Estado de carácter fascista que se han venido perpetrando en diversos lugares del mundo. Y en el terreno económico, lidera con diferencia la ofensiva neoliberal más potente, representando al gran capital en todas sus expresiones, y auspiciando todos los organismos que a nivel mundial ahogan a los Estados y a los Gobiernos que desean instalar regímenes más justos y democráticos para sus respectivos países. Durante las últimas décadas, Washington ha recurrido a complicidades belicistas, a revueltas populares, a desabastecimientos comerciales, a falsas denuncias electorales, a cercos militares y a una escalada de sanciones económicas, cada vez que se imponían democráticamente gobiernos contrarios a sus intereses en cualquier lugar del mundo. Si todas estas campañas no hubieran existido, y se hubiese dejado que los electores en cada país eligieran libremente a sus gobernantes, y éstos desarrollaran sus proyectos políticos sin ningún tipo de amenazas u hostigamientos, quizá tendríamos un panorama mundial mucho más proclive al socialismo del siglo XXI, y sería más fácil liberarnos a nivel planetario del dogal que representan las Instituciones y Organismos neoliberales, que imponen sus políticas a sangre y fuego. 

 

Pero no. Washington ha optado siempre por el chantaje, el miedo, el terror, el hostigamiento y la guerra cada vez que ha visto amenazada su supremacía mundial, debilitando cualquier procedimiento democrático en cualquier sitio del globo, contribuyendo a producir un mundo violento, un panorama caótico y desolador, y sustituyendo regímenes populares de bienestar social, por el caos, el horror y el terrorismo. De esta forma, USA es el cáncer mundial que tenemos que extirpar. Lejos de representar una "democracia avanzada", como se quiere vender desde los países aliados occidentales (incluida España), Estados Unidos sólo representa hoy la represión, la debilidad y la decadencia de un país que jamás aceptó su lugar en el mundo, y quiso ostentar la representación de un imperio a la vieja usanza. USA representa hoy la mayor amenaza mundial, un ataque planetario, pernicioso y continuado contra los gobiernos soberanos e independientes, que rechacen estar tutelados por la hegemonía estadounidense, especialmente aquéllos de izquierda o centro-izquierda que se proponen seriamente reducir la pobreza y la desigualdad social, instaurando sociedades más justas, avanzadas y democráticas. Y cuando el asunto se les va de las manos, emprenden injustas guerras "preventivas" o "humanitarias", cuyo único fin es desestabilizar la zona en cuestión, acabar con sus infraestructuras, y saquear sus recursos naturales. 

 

Mediante el brazo armado de la OTAN, Washington es responsable directo o indirecto de todas las guerras iniciadas en Oriente Medio, de las luchas tribales emprendidas después de los detrozos y saqueos, y de toda la desestabilización resultante, que se traducen en gobiernos al servicio de los intereses norteamericanos, o en continuas revueltas, atentados y guerrillas que enfrentan las diversas etnias o grupos sociales o religiosos. James Petras sentencia de esta forma: "No hay crimen que no se cometa para conseguir la supremacía mundial, ninguna democracia que se oponga puede ser tolerada. Ni siquiera países tan pequeños como Honduras o Somalia, o tan grandes y poderosos como Rusia o China escapan a la ira y la desestabilización encubiertas de la Casa Blanca". Debemos por tanto difundir el carácter imperialista, violento y autoritario de esta nación, debemos contener y derrotar la política de la fuerza, y la insensatez que predomina en la voluntad de poder de Wasington, debilitando su fuerza, dejando de apoyar sus políticas, y enfrentándonos a sus designios en todos los foros internacionales. Sólo de esta forma es posible que podamos contener la ira y la fuerza del imperio, y construir entre todos un mundo más justo y democrático. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías