Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
21 enero 2016 4 21 /01 /enero /2016 00:00

…parece que Estados Unidos está en guerra consigo mismo. A fin de cuentas, es un país en el que 31.000 personas mueren a balazos cada año. De ellas, unos 12.000 son asesinados y los 19.000 restantes, suicidios. Son 90 muertos al día. Cada dos meses mueren por armas de fuego más estadounidenses que los que cayeron en Irak. Cada 33 días, tantos como fueron asesinados el 11-S

Fragmento de artículo de la revista argentina “Miradas al Sur”

Como ya hemos indicado en otros artículos de esta serie, el caso de América Latina es especialmente dado a los "experimentos" de dominación colonial (y de todo tipo), por aquéllo de que USA ha considerado siempre a Latinoamérica como su "patio trasero". Durante el último medio siglo, las sucesivas incursiones, injerencias, guerras, revueltas, derrocamientos, sanciones e instauración de inestabilidades económicas ha sido incesante en la región. El estado imperial estadounidense se enfrentó a cada paso a los diversos gobiernos legítimos latinoamericanos salidos de las urnas, que adoptaron opciones económicas, mercados, políticas y sistemas de financiación muy diversas, y que intentaron hacerlo, sobre todo, sin la tutela permanente de Washington. Y así, con una buena dosis de respaldo popular en sus respectivos países, América Latina fue saliendo tímidamente de la esfera estadounidense de dominación imperial-capitalista. Pero como siempre, los Estados Unidos no iban a quedarse de brazos cruzados. 

 

Y así, la facción militarista recurrió a la consabida fórmula del golpe militar para llevar a cabo la "restauración", organizándose Golpes de Estado en Venezuela, Ecuador, Bolivia, Honduras y Paraguay. Salvo los dos últimos, todos fracasaron. Y en otros países, se intentó la vía de los Tratados de Libre Comercio, como una herramienta de consolidación de la expansión y dominio de las empresas transnacionales estadounidenses en los territorios de los diversos países latinoamericanos que se prestaron a tales experimentos neoliberales: México, Colombia, Perú, Panamá y algunos otros, siguieron esta estela, por cierto, la misma que ahora se pretende implantar (siguiendo a su vez la estela de Canadá y algunos países asiáticos) con Europa, bajo el famoso TTIP. Pero que quede claro que tanto la facción militarista como la de las empresas multinacionales del Estado Imperial norteamericano coinciden en apoyar una estrategia electoral, desestabilizadora y golpista con múltiples flancos, convergiendo en el intento de restauración del poder del régimen neoliberal controlado por los Estados Unidos. Pero esta dominación neoliberal no se conformó con el derrocamiento de los respectivos Gobiernos, sino que avanzó sin cesar hacia la creación de regímenes clientelares de Estados Unidos por toda América Latina, desmantelando sus economías nacionales, privatizando y desnacionalizando más de 5.000 empresas públicas de sectores económicos estratégicos, y contribuyendo al saqueo de sus recursos naturales, y al control sobre sus telecomunicaciones, transportes y finanzas. 

 

Toda una calculada ofensiva de Washington, ante la indiferente mirada de la comunidad internacional, que continúa permitiendo las "llamadas de atención" y las salidas de tono de los gobernantes y dirigentes políticos estadounidenses, acostumbrados a marcar el paso de la política internacional, en su inmensa mayoría sumisa a los intereses estadounidenses. Pues bien, en América Latina tenemos dos perfectos ejemplos de Estados coloniales de USA, que llegan hasta hoy día, en pleno siglo XXI, y a los cuales vamos a prestarles atención a continuación, como son Puerto Rico y Haití. El caso de Puerto Rico es especialmente significativo, ya que los habitantes de la llamada "Isla del Encanto" no han podido disfrutar de su entorno maravilloso, ni tampoco ser dueños de su destino, amarrados bajo el dominio colonial, primero de España, y después, durante los últimos 117 años, de Estados Unidos. Tomamos información al respecto de un magnífico artículo de Ricardo Alarcón de Quesada, publicado en el medio mexicano La Jornada. Bajo el eufemismo denominado "Estado Libre Asociado" (ELA), Washington intentó presentar al mundo una realidad social que no se correspondía para nada con la realidad política y económica de los boricuas (el pueblo puertorriqueño). Dicha situación de ELA fue rechazada por el pueblo de Puerto Rico por mayoría absoluta, en un plebiscito celebrado a finales de 2012, al que las autoridades estadounidenses no le han hecho el más mínimo caso. 

 

Durante los últimos años de salvaje colonialismo e imposición de USA a Puerto Rico, la situación se ha agravado considerablemente, hasta el punto de que hoy día el país no puede pagar sus deudas, la economía está en claro declive y además sufren una tremenda crisis financiera. Al no poseer el ELA ninguna capacidad soberana, todas las leyes refrendadas por la Asamblea Legislativa portorriqueña son absolutamente ignoradas. Y así, en julio de 2015, la Corte Federal de Apelaciones, situada en Boston (Estado de Massachusets), que es la máxima instancia judicial para Puerto Rico, determinó la inconstitucionalidad de dicha ley y la anuló, alegando además que es el Congreso Federal estadounidense el que tiene plenas facultades sobre dicho país, y no su Asamblea Legislativa insular. Pero como decimos, no sólo es que el estado colonial haya sido rechazado categóricamente por la población, sino que además, el modelo económico instaurado allí ha fracasado, ya no es viable, y quiénes lo administran, no poseen capacidad legal alguna para enfrentar y poder cambiar el desastre que supone. Y por supuesto, la quiebra de Puerto Rico es consecuencia directa de su sometimiento a Estados Unidos, llevando a la isla caribeña a un estatus insostenible.

 

Se acabó por tanto allí también el sueño americano, ya que Estados Unidos se había empeñado desde siempre en presentar a Puerto Rico como un modelo para el resto de América Latina, con su supuestamente floreciente economía, conformando un país libre, rico, feliz y pacífico. Pero el "país de las mil maravillas" ha despertado, ha dicho basta, ha afirmado que su proyecto ya no es viable, que su estatus ha de ser redefinido, y que hay que buscar otra salida a su modelo económico. ¿Cómo se ha llegado a esta situación? El estatus de Estado Libre Asociado ocultaba la destrucción de su economía autóctona, el dominio absoluto de las corporaciones estadounidenses, el desempleo generalizado, la emigración masiva, el grave deterioro del medio ambiente y, por supuesto, la persecución del movimiento patriótico, víctima del acoso y espionaje por parte del FBI y demás acciones hostiles, incluyendo asesinatos que han quedado absolutamente impunes. Después del saqueo de sus recursos naturales, muchos inversionistas se han retirado de la isla, su déficil fiscal no dejó de crecer, y más de la mitad de la población se ha visto forzada a emigrar, sobre todo a Estados Unidos, donde les esperan, en palabras de Ricardo Alarcón, "la pobreza y la miseria, pero también la discriminación, el odio racial y el desprecio en los arrabales de New York y Chicago, en las granjas de Florida y en otras partes". Continuaremos en siguientes entregas. 

Compartir este post

Repost0

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías