Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
17 febrero 2016 3 17 /02 /febrero /2016 00:00

Las preguntas son las únicas respuestas que de veras valen la pena. No porque estemos condenados a la duda incesante, sino porque las preguntas permiten imaginar un mundo diferente del que hoy por hoy padecemos. La realidad no es un destino, por lo tanto, puede ser sometida a preguntas que, a veces, son incómodas para los dueños del poder que administran el mundo

Eduardo Galeano

Por consiguiente, aspirando a ser más humanos, a no renunciar a nuestra capacidad de cuestionar, de criticar, de someter a debate, de pensar, de filosofar, de razonar, de satisfacer todo lo posible nuestras necesidades intelectuales, entre las que está la de saber, la de comprender nuestro mundo, nuestra sociedad, la de llegar hasta el fondo de todas las cuestiones para alcanzar los auténticos motivos que provocan los acontecimientos del mundo que nos rodea, debemos cuestionar de forma absolutamente radical al sistema capitalista, lo cual será un fantástico ejercicio en todos los sentidos: moral, intelectual, espiritual. Porque el capitalismo no desea tener ciudadanos libres. Desea, en todo caso, que éstos se sientan libres, pero sin serlo de verdad. Necesita imperativamente que no lo sean, porque la libertad de los individuos (que forman la sociedad) pondría en serio peligro la continuidad del sistema. Incluso desea que no necesiten ser libres, que se olviden que la libertad (plena, auténtica) existe. Y por ello, difunde un concepto, una idea de libertad totalmente falaz, pervertida por el sistema, adaptada al sentimiento de libertad que el capitalismo puede permitir. 

 

"Quien no se mueve, no siente las cadenas", decía la genial Rosa Luxemburgo. El capitalismo desea que ni siquiera nos movamos para no sentir las cadenas, y por tanto, no sentir la necesidad de cortarlas. Si despreciamos las necesidades intelectuales, si no nos "movemos" intelectualmente, si no nos volvemos inquietos, preguntones, inconformistas, no sentiremos las auténticas cadenas que nos atan al sistema, que son las cadenas mentales, renunciaremos a una de nuestras necesidades intelectuales más elementales: la libertad. Y así, renunciaremos a la libertad de pensamiento, de expresión, de acción. Poniendo un ejemplo de rabiosa actualidad, el pensamiento dominante nos ha vuelto a jugar otra mala pasada, otro intento de dejarnos fuera de juego, otra manifestación de su tremenda capacidad de manipular nuestras mentes. El relato es bien sencillo: durante la programación de actos del Carnaval en Madrid, tuvo lugar una función de títeres callejeros, destinada (erróneamente) al público infantil, aunque de infantil no tenía nada. Se trataba de una sátira que intentaba explicar mediante una leyenda el enfrentamiento de una mujer a los cuatro poderes del Estado: la propiedad, la religión, la fuerza del Estado y la ley. En un momento determinado de la obra, un policía deja inconsciente a la mujer (una bruja) y para incriminarla, coloca un cartel que reza "Gora Alka-ETA" sobre su cuerpo. 

 

Pues bien, este simple hecho, lógicamente contextualizado dentro del transcurso de la obra, fue suficiente para que los padres de los niños que estaban presenciando la misma montaran en cólera, llamaran a la policía, ésta interrumpiera la obra, detuviera a los dos titiriteros, los llevaran a declarar ante el juez, acusados de "enaltecimiento del terrorismo", y éste dictara orden de prisión provisional incomunicada y sin fianza (algo que se reserva para los delitos más evidentes y execrables), en cuya situación estuvieron durante cinco días. Al final, la presión popular de todo tipo de colectivos, movilizándose, escribiendo articulos, lanzado vídeos de campaña a favor de su liberación, y organizando protestas, ha sido capaz de provocar que la Fiscalía y el juez reconsideraran la medida de encarcelamiento, y les pusieron en libertad, aunque aún continúan con cargos. Como vemos, la cuestión ha sido absolutamente surrealista. Aplicando el mismo razonamiento, si la función de teatro llega a ser una película y la estamos viendo en el cine...¿tendríamos que haber llamado a la policía para que detuviera al director de la película, a su guionista y a sus actores? O por el mismo motivo, me tendrían que detener a mi también, porque acabo de utilizar dicho letrero unas líneas más arriba, para explicar lo que ocurrió. Es ridículo, demencial y falaz en toda su extensión. Algo grotesco e injustificado a todas luces.

 

Como estamos viendo, por tanto, y el ejemplo citado nos lo demuestra muy bien, el pensamiento único es producto de un juego tramposo. Oculta sus auténticas motivaciones, manipula las conciencias, exagera y tergiversa los hechos, impone sus puntos de vista, y evita la discusión racional sobre los asuntos. Porque en el ejemplo que hemos abordado, si comenzamos las auténticas preguntas en cadena (¿por qué?) llegaremos a la conclusión de que el verdadero motivo de que este esperpento mediático y judicial tuviera lugar no ha sido otro que la obsesión por tumbar (por parte de las fuerzas que lideran el pensamiento dominante) a los actuales dirigentes políticos del Ayuntamiento de Madrid. Y para conseguir dicho objetivo, no cesan en sus crueles e injustificados ataques hacia todo lo que se mueva o dicte por dicho Ayuntamiento. Es una estrategia clara de acoso y derribo sin tregua, que en el fondo revela un sentimiento de incapacidad de asumir que perdieron las elecciones municipales, y que ahora el poder local está dirigido por otras personas, que entienden la política de otro modo. Es así de simple. Así de sencillo. Antaño nos imponían el pensamiento único, mediante tanques y dictaduras. Ahora nos intentan convencer de él, y si no pueden, intentan boicotear, atacar, tumbar, chantajear, acosar, e injuriar cualquier acto o declaración de las personas que ejecutan las políticas que no les gustan. Es la política totalitaria, que se arroga para ella la propiedad en exclusiva de las instituciones y del poder. 

 

Y para ello, no dudan en llevar a cabo todas las tropelías de que sean capaces. Disfrazan la fe de razón. Disfrazan la religión de ciencia. Disfrazan los falsos derechos de derechos legítimos, y al contrario, niegan los auténticos derechos. Los dogmas religiosos (y eso se percibe muy bien en el ámbito de la economía) nos los venden como auténticas verdades científicas. Para ello lo adornan, con la ayuda de multitud de datos y herramientas, bajo la estructura científica, usando el método científico, y exponiendo sus conclusiones, pero lo manipulan todo para que al final, escondiendo algunas cosas y cambiando otras, las cifran expongan lo que ellos quieren. Torturan datos y estadísticas hasta que confiesen lo que a ellos les interesa. Ahora se utiliza la ciencia, la falsa ciencia, para imponer el pensamiento dominante que favorece a las élites. Éste es el verdadero peligro de nuestros tiempos: la religión está disfrazada de ciencia. El dogma neoliberal es pura creencia, falto de empirismo científico que demuestre su veracidad. Más bien al contrario, lo que está demostrado científicamente es su fracaso. El peligro de nuestros tiempos estriba en que las apariencias engañan, si cabe, más que antes. Antes no había debates, ahora hay falsos debates. Discuten apasionadamente sobre multitud de asuntos, cuando en el fondo defienden los mismos modelos. Aparentan una disparidad de criterios, cuando dicha disparidad no existe. En nuestra época actual todo se disfraza con ropajes que pasan cada vez más desapercibidos. El control social está más disfrazado. Por ello, es aún más peligroso que nunca, justo porque parece que no lo hay. 

 

Y así, acaban lenta y progresivamente con nuestras libertades, atacan sigilosamente nuestro íntimo y fundamental sistema de derechos, destruyen poco a poco todo el andamiaje de protección social para las clases más vulnerables, pero todo ello se oculta bajo el manto de la necesidad, del puro motivacionismo científico. Esconden el dogma bajo la aparente necesidad social, y bajo la aparente falta de alternativas. La manipulación del pensamiento humano ha llegado a extremos tan sofisticados en nuestros días, que hay que felicitarles por ello, ya que el dominio de la sociedad es casi absoluto. Muy pocas cosas se escapan a su control. Mediante el sutil control del sistema educativo, de los medios de comunicación, se modela la opinión pública de tal manera que dicho modelado parece no existir, queda escondido, o parece menor del que en verdad es. No hay control social más eficaz que aquél que pasa desapercibido. De esta forma, el pueblo cree que es libre y que piensa por sí mismo, cuando en verdad no es así. El pueblo siente que es más libre de que lo en verdad es. No se percata de la intensidad de sus carencias. Intuye (algo, un poco) que está alienado, pero en realidad no sospecha hasta qué punto. Las cadenas del sistema nos atan más que nunca. Pero no son del todo invisibles. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Psicología
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías