Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
25 febrero 2016 4 25 /02 /febrero /2016 00:00

Todos los Presidentes yanquis han sido absolutamente esclavos, agentes, representantes de las más poderosas empresas de EEUU y transnacionales

Pedro Echeverría

Estamos entrando ya en la recta final de esta serie de artículos, y creemos que hemos expuesto con la suficiente claridad de datos y razonamientos, a lo largo de la misma, no sólo todas las atrocidades practicadas durante su historia por los Estados Unidos, sino también su propia idiosincrasia, su espíritu racista y asesino, su idolatría por la posesión y utilización de armas, su fe en la violencia y en la hegemonía imperialista, y en fin, su afán bélico y destructivo. Afán que nos conducirá seguramente, si no lo impedimos, a una nueva conflagración internacional, a modo de Tercera Guerra Mundial. Evidentemente no todo el pueblo estadounidense puede calificarse así, pues pecaríamos de injustos en nuestro empeño, pero sí es cierto que lo que hemos contado pertenece al propio acervo cultural del país más poderoso del planeta. Tenemos al sector que se encuentra siempre más beligerante y activista en estas lides guerreras, que es el sector de la ultraderecha, asociada al denominado "Tea Party" republicano. Y desgraciadamente, este selecto club está teniendo un fuerte auge, al ser financiado por grandes fortunas, desplegando gran cantidad de apoyos y de medios, y aunando el patrocinio de grandes empresas y grandes medios de comunicación, como la cadena Fox.

 

Un peligroso movimiento que logra articular la rabia ciudadana de un sector importante de la ciudadanía, en base al más rancio patriotismo, el individualismo y las reglas del salvaje libre mercado a ultranza, el conservadurismo y el fundamentalismo religioso más severo, la defensa de la posesión de armas, la creencia dogmática de que Estados Unidos es el pueblo elegido por Dios para gobernar el mundo, y en definitiva, la mentira y la ignorancia, todo lo cual nos lleva a la instauración de una peligrosa forma de fascismo que pudiéramos catalogar  "Made in USA". Y así, y por todo lo que hemos ido desgranando durante esta serie de artículos, creemos que queda claro que los Estados Unidos de América no son, ni han sido nunca, un buen aliado para ningún país que crea profundamente en la democracia ni en la paz mundial. Las políticas internacionales sensatas deben plantearse, no queda otro remedio, alejándose lo más posible del bloque occidental de los "aliados" de USA, e intentando fomentar el desarme y la desaparición de todos los bloques militares. La progresiva eliminación de todas los bases militares estadounidenses de nuestro territorio, así como la salida de la OTAN, pueden constituir un buen comienzo, como por otro lado siempre hemos insistido desde una política verdaderamente pacifista. Y además, las posibles alianzas internacionales deben fundamentarse en el profundo respeto a la legalidad y al derecho internacionales, así como a la construcción de una ONU mucho más democrática que en su actual configuración, dominada prácticamente por los países que poseen derecho de veto a sus decisiones colegiadas. 

 

Porque no nos engañemos tampoco a este respecto: detrás de los Estados Unidos, pero liderada por ellos, está la OTAN, organización que constituye hoy día, sin duda, la mayor concentración de poder militar de la Historia de la Humanidad. En nuestra próxima serie de artículos "Valores y estrategias para el Pacifismo", a la cual emplazo a mis lectores, haremos un recorrido más exhaustivo sobre las características que hoy día representa la Organización del Tratado del Atlántico Norte (NATO, por sus siglas en inglés), pero valgan unos cuantos datos para una rápida referencia: la OTAN dispone del 70% del presupuesto militar mundial, los países de la OTAN representan sólo el 19% de la población mundial, existen hoy día 31 conflictos armados mundiales, donde la OTAN participa, que involucran a más de 40 países, las víctimas civiles de la denominada "guerra contra el terrorismo" son 30 veces más que las víctimas de los atentados terroristas, el año 2014 finalizó con la cifra récord de 51,3 millones de desplazados (5 de los cuales son palestinos), los países y coaliciones occidentales han sido los autores indiscutibles de todos estos conflictos, liderados por los Estados Unidos, y constituyen hoy día la principal amenaza para alcanzar cualquier forma de paz. Entendemos que estos datos y cifras son bastante significativos para comprender la envergadura que entraña esta organización, y los espurios objetivos que la mueven. 

 

El escritor y periodista francés Michael Collon, autor de un documentado estudio sobre el Consejo Atlántico, ha analizado las reglas de la propaganda de guerra que es aplicada por los países, Estados y medios de comunicación vinculados al imperialismo norteamericano, y las sintetiza del siguiente modo:

 

Regla Número 1: Ocultar los intereses. En vez de comunicar los verdaderos objetivos, lo que se comunica es que nuestros gobiernos luchan por los derechos humanos, la paz o cualquier otro noble ideal. No presentan jamás la guerra como un conflicto entre intereses económicos, geopolíticos o sociales enfrentados. Disfrazan los perversos motivos que están detrás de sus conflictos, perpetuando además su hegemonía cultural, que se retroalimenta de ellos. 

 

Regla Número 2: Demonizar al contrario. Para obtener el apoyo de la opinión pública, preparan cada guerra mediante una gran mentira mediática, a ser posible cada vez más espectacular e inverosímil. Después se continúa demonizando al adversario, incluso acabado el conflicto, particularmente mediante la emisión de imágenes de sus atrocidades. 

 

Regla Número 3: ¡Nada de historia! El pensamiento dominante y la legión de medios a su servicio ocultan todo lo que pueden la historia y la geografía de la región, lo cual contribuye a hacer incomprensibles los conflictos locales incitados por estas mismas potencias. 

 

Regla Número 4: Organizar la amnesia colectiva. Se evita toda referencia seria a manipulaciones mediáticas precedentes. Eso provocaría demasiada desconfianza entre la población, y podría reconstruir los argumentos. 

 

Mediante esta batería de acciones, campañas y manipulaciones gubernamentales y mediáticas, se esconden los verdaderos objetivos de cada conflicto bélico, y se ganan adeptos para las causas mundiales que provocan las guerras. Y todo ello lo llevan practicando durante décadas. Esta es la forma en que el pensamiento dominante, asociado al Estado de Guerra Permanente (guerra ideológica, ambiental, política, económica y social), despliega su poder y su radio de acción globalizado. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías