Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
24 mayo 2016 2 24 /05 /mayo /2016 23:00
Juan Rosell y su concepto del trabajo

Nunca el capital había logrado como en nuestros días ejercer un poder tan completo y global. Nunca como hasta ahora el capital había podido imponer tan abrumadoramente sus políticas, sus intereses, y sus dogmas sobre el planeta. Su religión, el fundamentalismo neoliberal. Su poder, sometido a una ley: el totalitarismo del dinero

Joan Benach y Carles Muntaner

Y gracias a ese poder tan completo y global, y a esa impunidad de la que gozan sus adalides, se ha permitido de nuevo el señor Rosell hacer un comentario de los suyos, sin que haya venido inmediatamente la policía a llevárselo detenido. Con tanta Ley Mordaza como tenemos, a estos abyectos personajes les protegen todas las leyes del mundo. No podemos grabar a policías haciendo su labor, ni criticar a la Corona, ni rodear el Congreso, pero sí podemos permitir que un personaje de esta calaña nos insulte permanentemente, nos avasalle impunemente, y se quede más fresco que una lechuga. Pero en fin, pongamos a los lectores en antecedentes: resulta que el todopoderoso Presidente de la patronal CEOE, el catalán Juan Rosell, asistía hace pocos días a la presentación de un Estudio sobre la Transformación Digital en nuestro pais (elaborado por Siemens y la consultora Roland Berger), cuando ha afirmado, entre otras cosas, que "el trabajo fijo y seguro es un concepto del siglo XIX", y que "en el futuro, habrá que ganárselo todos los días", y lo ha comparado con las diversas modas y tendencias, que son cambiantes en el tiempo. Remarcó también que las reformas y los cambios son "absolutamente imprescindibles", en la "vieja Europa", justificando la pérdida de derechos laborales en favor de los empresarios, ya que este tipo de medidas, asegura, hacen que los países sean "más atractivos"  para que las empresas tengan menos problemas y "hagan lo que tengan que hacer". 

 

Pero no es la suya una expresión sobre la constatación de un diagnóstico, sino la manifestación de quiénes están detrás de que efectivamente el trabajo humano se haya convertido en una mercancía como otra cualquiera, degradando todos los valores humanos y de la naturaleza. No es un diagnóstico neutro el que hace el señor Rosell, es la manifestación de un deseo, de una convicción, y es una manifestación que se une a otras tantas que el líder patronal viene realizando, algunas de ellas las hemos analizado en nuestro Blog, en diferentes artículos, a los que remito a los lectores, para que analicen y se den cuenta de que no son manifestaciones aisladas (por las que luego puedan decir que estaba "sacada de contexto", como argumentan otras veces), sino que es una convicción lógica dada su animadversión hacia todo lo que represente el trabajo estable y con derechos. El señor Rosell es el mismo que se aguantaba la risa (de felicidad, claro está) cuando la Ministra Báñez presentó su Reforma Laboral en febrero de 2012, gracias a la cual han podido practicar su indecente terrrorismo empresarial a lo largo y ancho de todo el país, provocando ERE salvajes, despidos injustificados, destrucción de puestos estables, precarización laboral, fraudes masivos, estafas laborales, explotación sin límites de los trabajadores y trabajadoras, deslocalización de empresas, subcontratación de falsos autónomos, evasión fiscal, y un largo etcétera de perversas prácticas que a la clase empresarial que representa el señor Rosell le gusta llevar a cabo. 

 

Por tanto, no nos extraña para nada que este peligroso personaje venga a darnos otra ración de su criminal ideología. Es la expresión de este neoliberalismo atroz, descarnado, vil, inhumano, salvaje, cruel y despiadado, que está llevando a la ruina a familias y a países enteros, por no hablar de la destrucción de la naturaleza y del saqueo a sus recursos naturales. El señor Rosell representa la flor y nata de todo este indecente conglomerado, el señor Rosell representa a los que están en las negociaciones secretas del TTIP, para pervertir los derechos laborales, sociales, medioambientales, sanitarios, alimentarios, etc. El señor Rosell pertenece a la misma camarilla que dicta a sus serviles políticos las políticas que hay que hacer, para que el mundo se vaya convirtiendo poco a poco en una pocilga. Y como decimos, no es la primera vez que el señor Rosell nos insulta a la clase trabajadora, a la inmensa mayoría social de este país, atacando el derecho a un trabajo estable. En otra ocasión, Rosell apostó por mejorar los derechos de los trabajadores temporales a costa de rebajar los de los trabajadores estables. Entonces expresó su deseo de esta forma: "Ojalá convenciéramos a los indefinidos para bajar ciertos derechos y dárselos a los temporales". Lo que no quiso decir es que después de esto se los quitarían también a los temporales, y así todos los trabajadores se quedaban sin derechos. 

 

Y hace aproximadamente una semana, Rosell advirtió que es "absolutamente necesario" que España y Europa lleven a cabo reformas "de las que duelen", haciendo referencia a la imposición de nuevos recortes sociales y laborales a la clase trabajadora. Como sospechábamos, la Reforma Laboral del PP no fue el final de nada, sólo fue una buena vuelta de tuerca, pero ellos siempre quieren más. ¿Hemos oído alguna vez al señor Rosell escandalizarse por el sueldo de más de 44.000 euros ¡diarios! que cobró el Presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, durante el primer semestre de 2015? Seguro que no. Para el señor Rosell y los suyos las ganancias, los yates de lujo, la evasión fiscal, las mansiones, las vacaciones de ensueño, los mejores hoteles, las comisiones ilegales, los contactos al más alto nivel, las cenas y comilonas, los coches deportivos...en una palabra, la vida padre, mientras que para la clase trabajadora las reformas "que duelen", es decir, la explotación, la precariedad, la inestabilidad, la ansiedad, los suicidios, los desahucios, los cortes de luz, la pobreza, la miseria, la esclavitud, la barbarie...¿no es eso, señor Rosell? ¿Lo hemos entendido bien? ¿Es eso lo que usted desea, no? ¿Eso es lo que usted le pide fervientemente a los gobernantes, no? ¿Es eso lo que usted llama un "país atractivo", no? 

 

La perversión de nuestra sociedad reside precisamente en que pueda salir en todos los medios de comunicación este peligroso y grotesco personaje diciendo esas barbaridades, y encima sea respetado y considerado un "agente social" fundamental, en vez lo que en realidad es: un criminal delincuente. Sí, porque el señor Rosell debería saber que cuando habla del trabajo está hablando sobre un derecho humano fundamental, al igual que si lo hiciera sobre la vivienda, la sanidad o la educación...¿cómo sonaría entonces decir que la vivienda "hay que ganársela todos los días"? ¿Y si hoy no me la gano? ¿Quién decide si tengo hoy derecho a una vivienda y mañana no? ¿Quién decide por mis derechos humanos fundamentales? ¿La gente como el señor Rosell? Este señor tira por tierra, sólo con una conferencia, décadas enteras de trabajo de comisiones de derechos humanos, que se han reunido y luchado durante décadas para reflejar en ciertos documentos los derechos humanos fundamentales, precisamente para que podamos tener eso, un mundo más humano. Por eso aseguramos que la perversión y la criminalidad de las declaraciones de Rosell rayan en lo delictivo. Tipejos como éste, en un auténtico Estado democrático, serían detenidos en el mismo momento de realizar esas declaraciones, y puestos a disposición judicial acusados de delitos contra la humanidad. Pero parece que aún estamos a años luz de esa situación. Adelante, señor Rosell, si se entrena un poquito más, aún puede ofendernos todavía más de lo que ya lo ha hecho. 

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías