Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
5 mayo 2016 4 05 /05 /mayo /2016 23:00
Autor: ENEKO

Autor: ENEKO

En esta 19 entrega sobre nuestros MMSS vamos a ocuparnos del Movimiento Ecologista, quizá uno de los movimientos más extendidos y respetados en nuestro país. De entrada, el Movimiento Ecologista tiene ya cierto recorrido en España. Su causa es internacionalista (aunque lógicamente sus actividades puedan ser más o menos locales) ya que la crisis ecológica es global, afecta a todo el planeta y nos ofrece sin duda características de crisis civilizatoria, que no tendrá solución sin cuestionar los pilares básicos del capitalismo depredador cuyos efectos padecemos desde hace décadas. El desastre medioambiental que sufrimos es sólo una de las manifestaciones del demencial modelo económico que la mayor parte de la Humanidad tiene instalado, y que se manifiesta en los modelos extractivistas, energéticos fósiles, y en última instancia, en el cambio climático. Una minoría despótica de grandes empresas instalan sus chiringuitos alrededor del mundo, causando muerte y destrucción en todo lo que tocan. Y así, recursos naturales (lagos, ríos, mares, bosques, humedales, montañas), pero también humanos (sobre todo aquéllas tribus primitivas que aún perviven en ciertos núcleos rurales de algunos continentes), nadie escapa a su acción depredadora.

 

El Movimiento Ecologista nos enseña las tremendas consecuencias de la labor del hombre sobre la tierra, y nos insta a devolverle a la tierra aquéllo que le pertenece, y que gracias a lo cual nosotros, los humanos, y el resto de seres vivos del planeta, podemos vivir. Y así, los MMSS ligados a la lucha por un medio ambiente digno y saludable, y por evitar su deterioro, han conseguido poner en el centro del debate social y político la noción de límite al modelo productivo y consumista dominante, sacando a relucir sus inconsistencias, sus debilidades y sus peligrosas derivas. La grave destrucción ambiental concretada en la esquilmación de recursos, en la privatización de bienes comunes, en la deforestación, en la contaminación del aire, de la tierra y del agua, en la pérdida de biodiversidad natural y paisajística, y en el cambio climático, son fruto de la voracidad y de la irracionalidad propia del proceso de acumulación capitalista, que no cesa en su ingente necesidad de apropiación desequilibrada y caótica. Los ejemplos que podemos poner son múltiples: macroproyectos de especulación urbanística e inmobiliaria, de extracción de recursos energéticos en las costas o espacios naturales protegidos, de construcción de inmensas infraestructuras innecesarias, privatizaciones de la gestión de servicios básicos, construcción de enormes complejos turísticos o de ocio salvajes, etc. 

 

Y todos ellos, por supuesto, para mayor gloria de los grandes monopolios del sector energético, turístico, inmobiliario, o de la construcción, entre otros muchos casos. Y cómo no, todos en alianza con los grandes poderes financieros. Frente a todo este derroche y despilfarro irracional, y frente a toda esta demencial destrucción de recursos naturales, que hipotecan no sólo nuestros equilibrios ecosistémicos actuales, sino también futuros, se impone el reconocimiento pleno, real y objetivo de los derechos ambientales, siendo éstos aquéllos que garantizan a toda persona, grupo o colectividad (extensible a cualesquiera otras especies naturales), al margen de su situación económica o de su posición social, el derecho a disfrutar de un medio ambiente digno, saludable y conservado en perfectas condiciones para ser disfrutado por las generaciones venideras. Sobre todo porque, en caso contrario, estas generaciones venideras ni siquiera existirán. Los Movimientos y Organizaciones Ambientalistas o Ecologistas persiguen, por tanto, todos estos fines. Persiguen concienciar a las personas de estos problemas, persiguen migrar a un modelo de planificación económica que determine la capacidad de producción en función de las necesidades sociales, que evite el tráfico absurdo de mercancías o bienes innecesarios, y que aplique con rigor las medidas que nos conduzcan a una conservación y equilibrio de nuestros ecosistemas naturales. 

 

Los MMSS ecologistas juegan por tanto un importantísimo papel social en la denuncia, concienciación y limitación de las perversas agresiones ambientales que los principales agentes y modelos del capitalismo perpetran contra la naturaleza. Existen en nuestro país (y a nivel mundial) infinidad de movimientos y organizaciones ambientalistas y ecologistas, siendo quizá las principales Ecologistas en Acción, Amigos de la Tierra, Greenpeace, SEO/BirdLife y WWF. Estas cinco organizaciones han elaborado el "Programa por la Tierra", un conjunto de propuestas políticas de corte ambientalista para que sean tenidas en cuenta por las diferentes fuerzas políticas, y sobre todo en sus acciones de gobierno. Nosotros las estuvimos desgranando en la serie de artículos del mismo título, que recomiendo a los lectores que aún no la hayan seguido. Ecologistas en Acción es en realidad una confederación de más de 300 grupos ecologistas distribuidos por pueblos y ciudades. Esta organización se estructura territorialmente mediante Federaciones y Grupos, siendo éstos la base organizativa y de toma de decisiones de la asociación. Estos grupos se reúnen en Asamblea Confederal anual para decidir las líneas estratégicas de la organización. En Amigos de la Tierra, por su parte, cuentan con más de un millón de socios/as repartidos por más de 70 países de los cinco continentes, y poseen como lema "fomentar un cambio global y local hacia una sociedad respetuosa con el medio ambiente, justa y solidaria". Están organizados en 5 áreas temáticas generales (agricultura y alimentación, clima y energía, recursos naturales y residuos, justicia económica y cooperación), y llevan más de 35 años funcionando en nuestro país. No obstante, su historia comenzó en 1969 en Estados Unidos, aunque no fue hasta 1971 cuando varios grupos ecologistas de Francia, Gran Bretaña y Suecia crearon la Federación "Amigos de la Tierra Internacional". 

 

Greenpeace, quizá la más mediática, agresiva y valiente de todas ellas, fue fundada en 1971 por un grupo de activistas antinucleares canadienses, y dispone de oficinas en 40 países, y millones de socios/as repartidos/as por todo el mundo. Sus buques insignia son conocidos internacionalmente (Rainbow Warrior, que navega desde 1978, y Artic Sunrise, que lo hace desde 1997), por ser protagonistas de las diversas campañas a las que la organización ecologista por antonomasia nos tiene acostumbrados. Debemos a esta organización la divulgación de las más atroces actividades de las grandes empresas, el expolio de recursos naturales que practican en todos los continentes, y la destrucción de los equilibrios ecosistémicos que provocan. Por su parte, SEO/BirdLife (representante de BirdLife International en España) está, como su nombre indica, más especializada en el mundo de las aves, y es la más aconsejable para los amantes de este mundo, pues mantiene censos actualizados de todas las especies de aves, o reservas ornitológicas, u organiza viajes, excursiones, rutas o actividades de turismo ornitológico. Es quizá la más veterana de todas ellas, ya que fue fundada en 1954 con el objetivo de conservar las aves silvestres y su hábitat. Trabajan para apoyar y divulgar estudios científicos y por difundir el conocimiento, el aprecio y el respeto a las aves y a la naturaleza en general.

 

Por último, WWF, cuyo lema es "Por un futuro en el que los humanos vivan en armonía con la naturaleza", es quizá la más animalista de todas ellas, tiene unos 50 años de historia, y hoy día está presente en más de 100 países y cuenta con el apoyo de 5 millones de personas en los 6 continentes. A nivel internacional fue creada en 1961, y en España se formó en 1968. Su red en nuestro país consta de 30 oficinas. Esta organización lleva a cabo más de 1.200 proyectos en todo el mundo, y actualmente, casi 4.000 personas integran el equipo de profesionales de WWF en todo el mundo. Todas estas organizaciones, y muchas más que no hemos nombrado en este breve artículo, ofrecen la posibilidad de poder hacerse socio, y otras múltiples formas de aportación, colaboración y participación en las diversas causas ambientalistas de todas ellas, desde donativos concretos y puntuales, hasta patrocinios más ambiciosos de las diversas campañas de sensibilización y acción directa que se organizan. En definitiva, los MMSS ecologistas son pieza clave fundamental en nuestro mundo de hoy, egoísta e insolidario, depredador de la naturaleza y de nuestros bienes y recursos naturales, algo que todos necesitamos para vivir...¡Larga vida a los movimientos ecologistas y grandes éxitos en su labor! Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías