Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
22 junio 2016 3 22 /06 /junio /2016 23:00

Vídeo de la portada del sitio web latinoamericano Sur y Sur (http://surysur.net)

El TTIP no es un tratado de libre comercio al uso, no consiste ya en eliminar aranceles, imposible casi liberalizar aún más ambas economías. Ahora se trata de acabar con normativas y legislaciones que garantizan derechos ciudadanos pero que limitan las opciones de negocio de las grandes empresas, ya sea en materia financiera, sanitaria, educativa, cultural, agrícola, laboral o alimentaria

Esther Vivas

De la portada del magnífico sitio web "Sur y Sur" nos hemos traído un pequeño vídeo explicativo del poder de las empresas transnacionales, y del peligro que encierra su enorme y creciente poderío. Recomendamos su visionado a nuestros lectores. Pero atendiendo a la más caliente actualidad, hemos de contar, antes que nada, algunas noticias interesantes que han ocurrido desde nuestra última entrega de la serie. Para empezar, a finales del pasado mes de mayo la coalición política gobernante en el Ayuntamiento de la capital, Ahora Madrid, aprobaba una moción declarando el rechazo a los tratados TTIP y CETA. De este modo, Madrid se une a las más de 1.800 ciudades europeas que ya han mostrado públicamente su rechazo a estos tratados comerciales. Según el texto de la moción, estos tratados "han suscitado preocupación con respecto a la defensa de valores de democracia y la soberanía popular y la debida protección de los derechos laborales, medioambientales y de salud de una parte importante de la ciudadanía, que teme que en estas negociaciones el interés comercial de los inversores y las empresas transnacionales pueda llegar a prevalecer sobre el interés general".

 

En el artículo anterior ya citamos el evento que se celebró en abril pasado en Barcelona, y que dio cita a más de 40 municipios de toda Europa que se comprometieron a mostrar su rechazo a este peligroso tratado. Y así, entre otras muchas, encontramos a Munich, Bruselas, Sevilla, Viena o Milán dentro de esta lista de ciudades opositoras. La moción aprobada por el Ayuntamiento de Madrid resalta el hecho de rechazar estos tratados hasta que se garantice que la Administración norteamericana ratifica los 8 Convenios fundamentales de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), de los cuales, y hasta la actualidad, sólo ha ratificado dos de ellos. También se reivindica que las Administraciones locales queden liberadas, en cuanto a su contratación pública, de las negociaciones del TTIP y del CETA, de manera que los consistorios puedan decidir libremente el formato de las licitaciones públicas, incluyendo todas aquéllas cláusulas que políticamente se estimen pertinentes. También se exige que Estados Unidos retire las propuestas para que el TTIP permita la entrada de OMG (Organismos Modificados Genéticamente) en la UE, o se retire el principio de precaución, tal y como se muestra en los borradores filtrados por Greenpeace, de los que hablaremos posteriormente. Y por supuesto, también se exige retirar tanto del TTIP como del CETA cualquier tipo de mecanismo mediante el que empresas extranjeras puedan demandar ante tribunales privados de arbitraje (los famosos ISDS) medidas tomadas por los Ayuntamientos en beneficio del interés público. 

 

Si todas estas mociones, declaraciones y actos públicos de rechazo surten su esperado efecto, estamos más cerca de imposibilitar que finalmente vean la luz estos maléficos tratados, y por tanto, más cerca de conseguir nuevas cotas de soberanía política en nuestras Administraciones, como por ejemplo, renunciar al fracking, dejar de usar el glifosato, o remunicipalizar determinados servicios públicos que habían pasado a gestión privada. Parece que aún la batalla no está ganada, pero al menos, tampoco está perdida del todo. Mientras tengamos capacidad de organizarnos como sociedad civil, y plantar cara a las antidemocráticas y antisociales decisiones de instancias supranacionales que nadie ha elegido, tendremos esperanzas de poder derrotar a estos terribles monstruos que representan toda esta nueva hornada de tratados "de libre comercio". El objetivo es poder desembarazarnos de la tremenda impunidad con que la clase dominante subvierte el orden mundial, instalando un perverso orden neoliberal omnipresente, y lo podemos comprobar en multitud de declaraciones. Por ejemplo, el gran empresario y multimillonario David Rockefeller, en declaraciones de febrero de 1999 a la famosa Revista Newsweek, afirmaba: "Algo debe reemplazar a los Gobiernos, y el poder privado me parece la entidad adecuada para hacerlo". 

 

Estas perversas declaciones, provenientes de los personajes que gobiernan el mundo en la sombra, dado el inmenso poderío de sus corporaciones, nos parecen bastante ilustrativas sobre el profundo desprecio a la democracia y a las instancias públicas que estos personajes profesan. Pues bien, toda esta gentuza es la que está detrás del TTIP, y los indecentes gobernantes que les representan, como el Presidente Obama, son sus voceros en las Administraciones de los paises implicados. Pero en fin, el hecho es que declaraciones como las de Madrid y el resto de ciudades opositoras europeas al TTIP y al CETA demuestran que aún tenemos un halo de esperanza en poder cortar el paso a la tremenda arrogancia y perversidad que estos tratados comerciales encierran. De todos modos, estos pasos son importantes, marcan un hito fundamental, pero no son los únicos, ni los últimos. A finales de 2016 se debe ratificar el CETA en el EuroParlamento, y veremos qué movimientos conseguimos arrancar a las fuerzas políticas que han de pronunciarse al respecto. Desde esta gran alianza europea de organizaciones y activistas se está planeando ya una gran movilización descentralizada en toda Europa para octubre, a fin de continuar concienciando a la población, mostrando el rechazo de la mayoría social, y difundiendo los nocivos efectos y consecuencias que estos tratados traerán consigo en caso de ser finalmente aprobados. 

 

En abril se publicaba también un informe de Ecologistas en Acción (una de las ONG's más activas y prestigiosas del país) que muestra cómo los municipios y las CC.AA. de nuestro país se encuentran en el punto de mira del TTIP. Su autonomía quedaría herida de muerte, su soberanía prácticamente se convertiría en una figura retórica, y la democracia se vería severamente afectada. Esto es lo que muestra el magnífico Informe "La amenaza global asalta lo local", que puede consultarse desde este enlace, y que pone de manifiesto cómo la liberalización del comercio en los términos del tratado representa un peligro para la democracia global desde el ámbito local, al anteponer sistemáticamente el interés comercial de las empresas transnacionales, al bien común que estos ámbitos institucionales representan. Y así, el TTIP interceptará gran parte de las competencias que actualmente estas Administraciones poseen en los ámbitos de la vivienda, la sanidad, el medio ambiente, los servicios sociales, la educación, la alimentación o el empleo. Los Ayuntamientos no podrán aplicar los criterios de proximidad en las contrataciones públicas, desarrollo sostenible local, paralización o aplicación de moratorias sobre prácticas peligrosas, o restringir el uso de técnicas que se consideren dañinas para la salud o el medio ambiente (fracking, pesticidas, transgénicos, u hormonas). El panorama es ciertamente peligroso, y la posibilidad de volverse irreversible, al menos sin un coste espectacular, se nos presenta cada vez como un horizonte más cercano. De ahí que haya tenido tanta importancia la movilización de tantas ciudades europeas, y la declaración de sus Ayuntamientos como "zonas libres de TTIP y CETA". Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías