Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
19 junio 2016 7 19 /06 /junio /2016 23:00
Autora: Andrea Vitti

Autora: Andrea Vitti

No sorprenden tanto los ataques contra el marxismo como la ignorancia total que de éste manifiestan sus detractores

Alan Woods y Ted Grant

Y esa abundancia de la riqueza, obtenida a partir de la naturaleza "procesada", se alcanzará cuando procesemos mejor, cuando el desarrollo científico y tecnológico se corresponda con el desarrollo social, es decir, político y económico, en vez de oponerse a él, cuando tengamos una tecnología puesta al servicio de toda la sociedad (para ello la soberanía tecnológica es igualmente imprescindible), cuando seamos capaces, en suma, de organizarnos mejor. El desarrollo social realimentará al tecnológico, y viceversa, tal como nos dice la dialéctica. No por casualidad el socialismo científico surgió en plena época histórica de la llamada Revolución Industrial. El horizonte del comunismo se aclarará a medida que la tecnología se vaya desarrollando todavía más, una vez que dicho horizonte se despeje de espejismos, de falsas imágenes. El comunismo es el triunfo de la razón, el reino de la armonía y de la convivencia. El comunismo supondrá la abolición de los pilares de la sociedad capitalista, ya que al llegar más lejos que el socialismo, destruye la lógica mercantil del capitalismo. Supone el establecimiento de una nueva lógica en la economía, y por tanto, una reorganización y transformación radical de toda la sociedad. Una lógica más coherente y más racional, más humana, más solidaria y más justa. 

 

Según Anton Pannekoek, el capitalismo es producción para la acumulación de valor, mientras que el comunismo es producción para el valor de uso, para la satisfacción de las necesidades sociales. Sobre su consecución, retomamos las palabras de José López al respecto: "Ese sueño se alcanzará, si es que se alcanza, en no poco tiempo. Probablemente en siglos. Todo sistema necesita siglos para desarrollarse. El capitalismo ha necesido también unos cuantos. Ese sueño no se alcanzará al primer intento. Todo experimento necesita varios intentos. La verdad no se alcanza sin numerosos errores en el camino. Sólo podremos saber si ese sueño del comunismo es realizable si lo intentamos realizar, si la sociedad es capaz, toda ella, en conjunto, de tomar las riendas de su propio destino (...). ¡El marxismo es el verdadero humanismo! ¡El marxismo le devuelve la esperanza a la humanidad, pero sin perder de vista la realidad, precisamente por eso se la devuelve! El marxismo hace posible el Cielo en la Tierra, pero nos dice que el Cielo está también en la misma Tierra, que podemos construirlo desde la propia Tierra. El paraíso soñado por la humanidad durante milenios, por fin, se nos aparece en el horizonte, ¡pero de la propia Tierra! Lo tenemos ante nuestras narices. Nuestro destino ya no depende de la Providencia, sino de la Ciencia. No depende de los Dioses, sino de nosotros mismos: los humanos". 

 

Este es el último artículo de esta serie. Han sido nada más y nada menos que ciento treinta artículos, la serie más larga que he publicado en este Blog desde su nacimiento, a finales de 2010. También es quizá la serie de la que estoy más orgulloso. Poco a poco se va conociendo por más lectores, que a su vez la republican en muchos otros medios, para que su difusión llegue al mayor número de personas. Quise hacer desde el principio un retrato actual del capitalismo en nuestro siglo, para exponer su crudeza, sus barbaridades, sus injusticias, sus aberraciones, sus peligros, y la necesidad de evitar social y políticamente su expansión, la necesidad de ir abandonando los postulados de nuestra sociedad capitalista. La necesidad de ir migrando a otros modelos de sociedad, que funcionaran bajo otras arquitecturas más sólidas, más justas y más humanas. Esa tarea nos ocupó durante aproximadamente los 50 primeros artículos. Y entonces, comenzamos a relatar la alternativa. La alternativa socialista en primer lugar, y en último lugar, la alternativa comunista. No por capricho, sino por ser estadíos que han suceder necesariamente en un orden cronológico, a través del tiempo, porque además necesitan no sólo de una revolución política y económica, sino también de una revolución social y cultural, es decir, una aceptación de sus valores. 

 

Una vez que estaba claro que no podíamos continuar por la senda suicida del capitalismo, comenzamos a plantear las radicales diferencias con el socialismo. Y hemos venido relatando todos los pilares donde se asientan los modelos socialistas del siglo XXI, y bajo qué mimbres, qué bases y qué garantías podemos construir la auténtica alternativa al capitalismo: abandono de los objetivos económicos neoliberales, nacionalización de las grandes empresas de los sectores estratégicos de la economía, migración a un nuevo modelo productivo, recuperación del empleo público, auditoría de la deuda y repudio de la parte de la misma que sea ilegítima, odiosa o insostenible, implantación de una renta básica universal, incondicional e individual, pleno desarrollo de los servicios públicos ligados a la garantía de cumplimiento y respeto a todos los derechos humanos, respeto a los equilibrios y ecosistemas naturales, respeto y reconocimiento a los derechos colectivos de los pueblos, revolución cultural asociada a una nueva escala de valores, potenciación del comercio justo y del consumo responsable, oposición a todos los tratados o acuerdos encaminados al libre comercio transnacional, o recuperación de todos los niveles de soberanía, entre otros muchos aspectos. Hemos ido intercalando durante la exposición una serie de artículos concretos que exponían los pensamientos y opiniones de los grandes autores socialistas y marxistas, para escucharlos directamente, y comprender mejor sus planteamientos. Por último, hemos relatado la alternativa o el estadío comunista, como estación final, de término, como el alcance de la auténtica comunidad humana. 

 

Quiero agradecer expresamente a todos los autores en cuya información y opinión he basado toda esta larga serie de artículos, y que me han servido de inspiración, de motivación para ir construyendo y dando cuerpo a toda esta exposición sobre el sistema económico capitalista, socialista y comunista. Ellos y ellas, con sus trabajos, con su experiencia, con su inteligencia, con sus artículos, con sus libros, con sus reportajes, con sus publicaciones, me han ayudado de forma imprescindible para que yo pudiera presentar a mis lectores una nueva entrega cada semana. Gracias infinitas a todos ellos y ellas, ya que sin su referencia y ayuda no hubiera sido posible. Y por supuesto, gracias también a todos mis lectores y lectoras, que han ido siguiendo con mayor o menor frecuencia todas las entregas o parte de ellas, para al final tener una foto completa, una película que nos ilustre en secuencia lo que tenemos, hasta donde hemos llegado, y la imperiosa necesidad de revertirlo. Y lógicamente, si hemos concluido que sin los autores de referencia no hubiera sido posible realizar este trabajo, sin mis lectores y lectoras, simplemente este trabajo habría resultado inútil. Todo trabajo de investigación, de opinión y de publicación ha de dirigirse a unos lectores, en caso contrario no tendría ningún sentido. A todos ellos y ellas va dedicado. Muchas gracias. 

 

En próximas fechas, como ya hemos ido avanzando en algunos artículos, iremos comenzando la publicación de nuevas series de artículos que son complementos a la actual, bien porque tocan temas o asuntos muy en relación con todo lo que aquí hemos expuesto, o bien porque suponen temas que hemos querido dejar, por su extensión, para abordarlo en bloques separados. Así, por ejemplo, están en estudio la publicación de nuevas series de artículos sobre el liberalismo y el neoliberalismo, sobre los conceptos de Nación y Estado desde una perspectiva marxista, o sobre los fundamentos políticos y filosóficos de la corriente que se ha denominado como el "Buen Vivir", entre otros muchos. Espero que todos ellos cuenten con la innumerable concurrencia de los lectores y lectoras, tal como ha pasado con la serie de artículos que aquí finaliza. Y como colofón, queremos dejan bien sentado que enfrentar con éxito la crisis civilizatoria y multifacética que padecemos requiere la construcción de alternativas sociales y políticas (lógicamente revolucionarias) que comprendan que la verdadera esencia del problema está en un sistema de clases sociales llamado capitalismo, y que la única salida es caminar hacia una sociedad sin explotadores, donde el bienestar de todos los seres humanos sea el objetivo, y no el enriquecimiento de unos pocos, de una élilte social. Vencer al capitalismo no será obra de una fuerza política, de un grupo social o movimiento determinado, sino de la acción consciente de millones de personas que actúen removiendo los cimientos de nuestra sociedad, y lo hagan debatiendo democráticamente en grandes asambleas que preludien esa democracia socialista, esa plena democracia social, política y económica que venga a poner fin a tanta barbarie. Ya lo dejó dicho de forma maravillosa Salvador Allende: "Más temprano que tarde, de nuevo se abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre, para construir una sociedad mejor".

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías