Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
10 agosto 2016 3 10 /08 /agosto /2016 23:00
Contra los Tratados de Libre Comercio (32)

Como se comprende, los productos estadounidenses entrarán sin restricciones en todos los países firmantes e inundarán sus mercados, a la par que limitarán las posibilidades de desarrollo industrial y agrícola de las naciones menos desarrolladas

Hedelberto López Blanch

Continuando con la exposición de los principales asuntos que pudieron ser filtrados recientemente por Greenpeace Holanda sobre las negociaciones del TTIP, tema ya iniciado en el último artículo de la serie, tenemos que decir, siguiendo esta página del medio Tercera Información donde fueron publicados, que desde el punto de vista de la protección del medio ambiente y de los consumidores, dichas filtraciones revelan cuatro aspectos fundamentales que son motivo de preocupación:

 

1.-  Las políticas de protección ambiental parecen haber sido eliminadas

 

En efecto, ninguno de los capítulos filtrados y examinados hacen referencia a la regla de Excepciones Generales. Esta regla, consagrada en el acuerdo del GATT de la Organización Mundial del Comercio (OMC) hace casi 70 años, permite a los Estados regular las reglas del comercio "para proteger a los seres humanos, la vida animal y vegetal y la salud", o para "la conservación de los recursos naturales no renovables". Por tanto, la omisión de esta regla sugiere que ambas partes (UE y EE.UU.) están creando un acuerdo que sitúe los beneficios económicos por encima de la vida, la salud y el medio ambiente. Tal es la aberración del mismo. 

 

2.- La protección del clima será más difícil bajo el TTIP

 

Ya hemos venido denunciando en otros muchos artículos de este Blog la tremenda hipocresía de nuestros gobernantes, que mientras se reúnen para acordar solemnes declaraciones de intenciones sobre la necesidad urgente de controlar el cambio climático, negocian catastróficos tratados comerciales como los que nos ocupan, que abren la puerta al negocio sin límites de las grandes corporaciones. Ambos objetivos no pueden cubrirse simultáneamente. O renunciamos a uno o renunciamos al otro. En este sentido, el reciente Acuerdo sobre el Clima de París (COP21) debaja claro un punto: debemos mantener el incremento de la temperatura mundial por debajo de los 1,5ºC, para evitar una crisis climática de efectos desastrosos para miles de millones de personas por todo el mundo. Y evidentemente, el comercio no debe ser excluido de esta acción en defensa del clima. Pero resulta que los documentos filtrados no dicen nada sobre la protección del clima. Peor aún, el alcance de las medidas de mitigación está fuertemente limitado por las disposiciones de los capítulos sobre la Cooperación Regulatoria o Acceso a los Mercados para los productos industriales. Como ejemplo de estas propuestas, se descarta la regulación de la importación de combustibles altamente contaminantes, como el petróleo procedente de las arenas bituminosas.

 

3.- El fin del Principio de Precaución.

 

Referido también en anteriores artículos de esta serie, el Principio de Precaución, consagrado en el Tratado de la Unión Europea, no se menciona en el capítulo filtrado sobre la Cooperación Regulatoria, ni en ninguno de los otros 12 capítulos obtenidos. Sin embargo, sí se cita en varios capítulos la demanda de la delegación negociadora estadounidense de trabajar en un enfoque "basado en el riesgo", que tiene como objetivo la gestión de sustancias peligrosas, en lugar de evitarlas. Este enfoque socava la capacidad de los reguladores de tomar medidas preventivas, por ejemplo en relación con la toxicidad de ciertas sustancias químicas, como los disruptores endocrinos. En general, el Principio de Precaución, actualmente vigente en la UE, establece que ha de ser probada la ausencia de peligrosos efectos adversos en las determinadas sustancias, antes de poder usarlas como componentes para la fabricación de cualquier producto comercial. Si el TTIP rompiera con este principio, nos veríamos abocados a la utilización de productos potencialmente peligrosos, que incidirían negativamente sobre la salud humana, animal o medioambiental. 

 

4.- Se abre la puerta a un mayor poder de las Corporaciones

 

Al mismo tiempo que las propuestas filtradas amenazan al medio ambiente y la protección de los consumidores, las grandes empresas han conseguido lo que querían. El sector empresarial tendrá bajo el TTIP, si no lo impedimos, enormes oportunidades para participar en la toma de decisiones que intervengan en las primeras fases del proceso de control comercial. El poder de las corporaciones transnacionales, que ya de por sí es inmenso actualmente, se volverá aún más imposible de controlar. Con legislaciones internacionales a su favor, tribunales de arbitraje a su servicio, y herramientas pensadas para eliminar todos los posibles inconvenientes, barreras y obstáculos a su expansión y a sus posibilidades de negocio, el TTIP supondrá una nueva era en el imparable aumento del poder de las grandes corporaciones transnacionales, que podrán imponer su voluntad sobre la ciudadanía, los gobiernos, los países y los Estados. Podrá ser el principio del fin de la democracia, y otro hito hacia la gobernanza global corporativa. 

 

Y finalmente, otro aspecto que muestran estas recientes filtraciones de determinados aspectos del TTIP por parte de la filial holandesa de Greenpeace, como siempre hemos denunciado, es que mientras la sociedad civil ha tenido un escaso acceso a las negociaciones (incluso restringido para los representantes políticos de la ciudadanía europea), los documentos muestran muchos casos en los que la industria ha sido consultada, y ha tenido un papel privilegiado en el proceso de toma de decisiones. Los documentos filtrados indican que la opacidad de la Unión Europea ante el TTIP es debida a la tremenda influencia de los intereses de los poderes y lobbies industriales. En un informe recientemente publicado, se menciona una sola vez las aportaciones de los sectores industriales, mientras que los documentos filtrados hablan en repetidas ocasiones sobre la necesidad de nuevas consultas con la industria y sus representantes, y mencionan explícitamente que se han recogido en los textos finales las aportaciones de estos sectores. Todo ello pone de manifiesto, una vez más, y ya van muchas, la cantidad de mentiras, ocultaciones y manipulaciones de la información que esta Comisión Europea practica hacia la ciudadanía. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías