Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
8 septiembre 2016 4 08 /09 /septiembre /2016 23:00
Viñeta: Malagón para el medio YAHOO! España

Viñeta: Malagón para el medio YAHOO! España

No sólo la falta de recursos económicos es pobreza. No poder acceder a una educación, a una vivienda y a una atención sanitaria adecuada y de calidad también es pobreza. El riesgo de pobreza o exclusión social afecta al 32,1% de los niños españoles menores de 6 años, más de 6 puntos por encima de la media europea. Las políticas cortoplacistas generan costes asociados con el paro y con la pobreza futura y nos hacen insolidarios con las generaciones venideras

Rosario Goñi (Economistas Sin Fronteras)

Después del inicial artículo introductorio, vamos a ir recorriendo a vuelapluma los datos que apuntalan la desigualdad social existente, antes de exponer con mayor profundidad los diversos factores que inciden en ella. Vamos a comenzar por un retrato rápido de la situación en nuestro país, donde la causa fundamental de desigualdad proviene de una situación de desempleo masivo, en infinidad de casos de carácter crónico, que genera progresivamente una serie de carencias y de limitaciones en las personas que lo sufren. De hecho, y según este artículo de Ana Requena para eldiario.es, casi la mitad de las personas que en nuestro país sufren el desempleo se encuentran también en riesgo de pobreza. Incluso, y aunque esto lo abordaremos en sucesivos artículos, gran parte de las personas que poseen trabajo también se encuentran en esta situación, como consecuencia de la agudización del conflicto capital-trabajo, en favor del capital. Pero de momento, y remitiéndonos a los datos que aporta Requena en el artículo citado, resulta que los ingresos de los hogares llevan seis años seguidos cayendo, debido a las medidas que toman nuestros gobernantes, y según datos de la Encuesta de Condiciones de Vida de 2015, sin que se traduzca el repunte estadístico de la economía. 

 

Según dichos datos, el 22,1% de la población está en riesgo de pobreza, un dato similar al de años anteriores, y sube hasta el 45% en el caso de las personas desempleadas. Por su parte, la tasa AROPE, que mide también algunos parámetros sobre las carencias materiales, arroja un dato aún peor: el 28,6% de la población sufre exclusión social. Estos datos ya de por sí son demoledores, porque ¿qué tipo de sociedad puede permitirse tener a un tercio de su población en situación de pobreza, precariedad o marginalidad? ¿Qué tipo de desestructuración y desarticulación social se proyecta a medio y largo plazo sobre estas cifras? Y ello aún teniendo que soportar los triunfalistas discursos de nuestros indecentes gobernantes, que mientras soportamos dichos niveles de carencia, nos ponen encima de la mesa de vez en cuando los datos de carácter macroeconómico, para que los asumamos con complacencia. Pero lo cierto, como llevan denunciando muchísimas organizaciones, ONG's, sindicatos, fuerzas políticas y movimientos sociales, es que la tan cacareada "recuperación" no llega a los hogares, a las familias, al grueso de la población. ¿Puede mantenerse una economía bajo unos parámetros macroeconómicos aceptables, sin unos parámetros microeconómicos mínimamente decentes? Está claro que no, y éste es precisamente el quid de la cuestión, la clave de bóveda del asunto, pues es el sistema que va generando, aumentando y perpetuando la desigualdad. 

 

La referida Encuesta de Condiciones de Vida (referida a datos de 2014), que publica desde 2004 el INE (Instituto Nacional de Estadística), nos muestra que tanto el riesgo de pobreza como los ingresos medios de los que disponen los hogares decriben aún a una sociedad empobrecida. Como hemos señalado más arriba, el 22,1% de la población que vive en nuestro país está en riesgo de pobreza, tan sólo un décima menos que en 2013, cuando era del 22,2%. Y el riesgo se duplica en el caso de la población desempleda, ya que el 44,8% de la población que está en paro vive en riesgo de exclusión social. En sentido general, los ingresos medios de los hogares continúan cayendo: 2014 fue el sexto año consecutivo en el que se redujeron los ingresos medios familiares. De hecho, en 2014 el ingreso medio por familia fue de 26.092 euros, un 0,2% menos que el año anterior. Cabe destacar que dicho ejercicio 2014 cerró como el primer año de la engañosa "recuperación" (o el último de la recesión), publicitada a bombo y platillo por el Gobierno y sus leales medios de comunicación. La economía, en términos estadísticos, subió un 1,4%. La tasa de paro se redujo además al nivel del 23%, no visto desde 2012. El umbral del riesgo de pobreza se calcula tomando como referencia estos ingresos medios, y por tanto aumenta o disminuye en función de si éstos también lo hacen, de ahí que sea un dato relativo, no absoluto. Así, en 2015 una persona se consideraba pobre si ingresaba menos de 8.011 euros al año, o bien 18.823 euros si se trataba de un hogar donde habitaban dos adultos y dos niños. 

 

Pero en el año 2011, por ejemplo, una persona vivía por debajo del umbral de la pobreza  si tenía unos ingresos de 8.358 euros anuales, y en el caso de los hogares con cuatro miembros, con 17.473. Es decir, hogares que hace tres años eran considerados pobres, ahora no entrarían dentro de esa categoría, no tanto porque su situación haya mejorado, sino porque los ingresos medios se han reducido, y por tanto, los resultados estadísticos se ven modificados. En una palabra, hace falta tener aún menos para entrar dentro de la población que se considera en riesgo de exclusión social. Para evitar esa distorsión, la Encuesta de Condiciones de Vida incluye otro indicador para medir la pobreza, intentando mezclar datos más objetivos. Se trata de la referida Tasa AROPE, que es además la que se toma como referencia para compararnos con el resto de Europa. Este indicador no sólo tiene en cuenta los ingresos medios, sino también la presencia de empleo o no en los hogares y su intensidad (número de horas trabajadas durante un período), y algunos datos que evalúan el estado de carencia material severa (poder calentar la casa, comer carne, etc.). Pues bien, como decíamos, según esta Tasa AROPE, nuestros datos de pobreza son aún mayores, ya que el 28,6% de la población vive en exclusión social. Supone unas décimas menos que en 2014, cuando se situaba en el 29,2% pero está aún claramente por encima de la que existía en 2011, cuando era del 26,7%.

 

Por su parte, el 13,7% de los hogares llega a fin de mes "con mucha dificultad", y casi el 40% de las familias no pueden afrontar gastos imprevistos (una reparación en el hogar, una factura sanitaria, etc.). Además, el 40,6% de las familias no pueden permitirse ir de vacaciones una vez al año (entendidas como unas vacaciones estándar, por ejemplo una semana en cualquier hotel nacional), y el 9,4% arrastra impagos recurrentes de alquiler o facturas diversas. Y todos estos indicadores eran aún más abultados hace un año. La referida Encuesta aborda otros datos comparativos para sacar conclusiones en torno a la pobreza, tales como el grado de formación de las personas, la existencia de hijos, las familias monoparentales, o la situación de migrante. Y a todo ello, finalmente, hemos de unirle la pobreza como fenómeno psicosocial, con todos sus efectos derivados, donde se concitan multitud de flecos. Porque, por ejemplo, son cientos de miles las personas que, como consecuencia de toda esta situación que les sobrepasa, han perdido su vivienda, o han perdido su vehículo, han perdido su independencia económica, han tenido que regresar al hogar de sus padres, han pasado a depender de las pensiones de los abuelos y abuelas, y en los casos más graves, todo ello ha podido incidir en el estado de ánimo, en las relaciones personales, en el carácter y la sociabilidad, generando situaciones de aislamiento, enfermedad y en muchos casos, incluso suicidio. Hecho todo este diagnóstico inicial, continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías