Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
28 septiembre 2016 3 28 /09 /septiembre /2016 23:00
Viñeta: Artsenal

Viñeta: Artsenal

El TTIP no es más que un paso agigantado por esa senda que ha llevado a Europa a unos niveles de pobreza y miseria que muchos no conocíamos más que por los relatos de nuestros ancianos, y que ahora sufrimos en directo sin que esos dirigentes emborrachados de neoliberalismo ni siquiera lo vean. En su ciega embriaguez sólo pueden apretar el acelerador

Jordi Sebastià (Eurodiputado de Compromís)

Bien, veamos las últimas novedades que han acontecido en lo tocante a los tratados de libre comercio que se están negociando o pendientes de aprobación en el Parlamento Europeo. Por una parte, como nos informa Yago Álvarez desde El Salmón Contracorriente, Greenpeace Holanda ha publicado recientemente nuevas filtraciones sobre el TISA, donde se denota su clara contradicción con los acuerdos de la cumbre climática de París. Los documentos filtrados muestran que gran parte de la documentación que rodea a estas negociaciones en secreto están sujetos a la prohibición de publicarse incluso cinco años después de la firma del acuerdo, que está previsto para finales del presente año. Las filtraciones demuestran además que se está negociando la famosa "cláusula trinquete", ya explicada en anteriores entregas de esta serie, la cual supone la imposibilidad de revertir los acuerdos tomados en cuanto a la privatización de servicios básicos como la electricidad o el agua, lo que imposibilitaría la posterior renacionalización de los mismos una vez liberalizados. La posible firma de este tratado restringirá el control democrático y la capacidad regulatoria de los Gobiernos, ya que las empresas y sus respectivos lobbies tendrán voz en la redacción de las regulaciones futuras que puedan ir en contra de sus propios intereses. 

 

Y por su parte, Alejandro López de Miguel nos informa en Público que las grandes patronales europeas corren en defensa del TTIP, al verse éste en sus horas más bajas, en lo que a incertidumbre y rechazo popular se refiere. Así, las organizaciones empresariales más poderosas, temerosas de que finalmente el tratado no llegue a buen puerto, piden a Washington y Bruselas un "firme compromiso político", además de su "respaldo público continuo", para no perder, según ellos, la "oportunidad única" de sellar el acuerdo que negocian en secreto, días después de que Bélgica asestase el enésimo golpe al tratado. La maquinaria empresarial de la Unión Europea, con ayuda de la Cámara de Comercio de Estados Unidos, ha puesto en marcha todos sus engranajes para intentar recuperar y salvar las negociaciones del cuestionado acuerdo comercial. Es comprensible desde su punto de vista, pues les va mucho en ello. Son las empresas las que han participado en el 87% de las reuniones de la Comisión Juncker sobre el tratado (según el Observatorio Corporativo Europeo), y son las mismas quienes se unen ahora a la Comisión Europea para intentar reanimarlo. Según las empresas, "Un TTIP robusto podría catalizar inversiones así como el comercio de bienes y servicios entre los mercados de la UE y de EE.UU", pero lo que no cuentan son las nefastas consecuencias para el empleo, la sanidad, el medio ambiente, la soberanía alimentaria, tecnológica, y sobre todo política, pues dicho tratado acabará con la democracia tal y como la conocemos hoy día. 

 

Entre los firmantes de dicho comunicado de apoyo al TTIP, se encuentran la omnipotente patronal europea, Business Europe, la delegación de la Cámara de Comercio de EE.UU. en la UE (AmChamEU), la patronal del sector automovilístico (European Automobile Manufacturer's Association, ACEA), o el poderoso lobby farmacéutico (European Federation of Pharmaceutical Industries and Associations, EFPIA), entre otros. Y como decíamos, este comunicado aparece en un momento crítico, justo un par de días después de que el Primer Ministro belga, Charles Michel, secundara la petición aún informal del Gobierno francés y solicitase la paralización de las negociaciones en una entrevista con el diario belga L'Echo. También durante la semana anterior, el Ministro de Economía alemán, Sigmar Gabriel, daba el acuerdo por "fracasado de facto". Por tanto, hemos superado ya la etapa en la cual solamente los movimientos sociales y sindicales salían a las calles a denunciar la peligrosidad del tratado, sino que ahora también son los propios políticos en el poder los que están poniendo el acento en lo mismo. Por otra parte, también presionan los respectivos calendarios electorales de Alemania, Francia y Estados Unidos, que fuerza a la toma de postura en todos los asuntos importantes. Los sindicatos, por su parte, también redoblan sus esfuerzos contra el TTIP, sobre todo con la posible ratificación del CETA a la vista (está prevista para octubre). Varios frentes de presión están por tanto abiertos, y veremos qué próximos movimientos nos esperan. 

 

Aunque de todos modos, y como opina George Monbiot en The Guardian, en artículo que también traduce Emma Reverter y recoge eldiario.es, por si todo este tinglado no llegara a aprobarse, los Gobiernos y los lobistas de las grandes corporaciones podrían estar ya buscando nuevas formas posibles de blindar la privatización, y esquivar los procesos democráticos. No sería la primera vez que los poderes públicos, en complicidad con los privados, tuercen el brazo a la respuesta popular, piénsese por ejemplo en lo que ocurrió con los sucesivos intentos fallidos de aprobar la Constitución Europea, y cómo fue al final incorporada por la puerta de atrás en los sucesivos tratados europeos (el último el Tratado de Lisboa de 2007). Según Monbiot, si el CETA es aprobado antes de que el Reino Unido abandone de facto la UE, nos atará de pies y manos durante los próximos 20 años. La Comisión Europea no ha publicado el texto final del CETA hasta que éste no ha finalizado completamente sus negociaciones, y el contenido del acuerdo se ha filtrado. Posee 1.600 páginas. La opacidad y el secretismo en torno a él ha sido (casi) absoluto, aunque desde las instancias oficiales aseguren lo contrario. Al igual que el TTIP, posee una definición muy amplia y ambigüa de los términos "inversión" y "expropiación", con el fin de asegurarse de que las empresas puedan demandar a los Estados si creen que una nueva ley, normativa o decreto amenaza sus beneficios futuros. 

 

Como el TTIP, el CETA (al que no se la dado tanta publicidad, pero que puede resultar incluso más dañino que aquél) limita las formas que los Gobiernos poseen para proteger a la ciudadanía. Por ejemplo, prohíbe la normativa que evitaría que los bancos privados crecieran en exceso, volviendo a poner en crisis el sistema. Como ya hemos afirmado en otras muchas ocasiones durante esta serie de artículos, el CETA no tiene nada que ver con el comercio, sino que es un instrumento disfrazado de "política comercial" con el fin de someter la democracia al imperio del poder empresarial. Y si los parlamentos finalmente rechazan estos acuerdos (cosa que aún está por ver), la Comisión Europea y los lobbies empresariales redactarán otro, mediante otros mecanismos y bajo otros disfraces, como por ejemplo, el Acuerdo sobre Servicios Comerciales que la UE está negociando simultáneamente con Estados Unidos y otros 21 países. Y al respecto (se nota que el gobierno británico está intentando recuperar el país tras el brexit) Theresa May ha mostrado su entusiasmo: "El Reino Unido mantiene su compromiso con este acuerdo", ha declarado recientemente. Al igual que con los sistemas de pensiones (con los cuales quieren acabar para fomentar los sistemas privados), las grandes corporaciones están intentando colar por todos los medios estos infames y aberrantes tratados desde hace más de 20 años, pero no han podido porque las protestas populares han conseguido hasta ahora parar todos los intentos. Pero ellos no se rinden. Vuelven una y otra vez a la carga, apoyados por los vasallos e indecentes gobernantes. George Monbiot finaliza con las siguientes palabras, que hacemos nuestras: "Tenemos que ganar cada vez que lo intenten porque, de lo contrario, con una sola victoria ellos habrán conseguido lo que se proponen. Nunca bajen la guardia. Nunca les dejen ganar". Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías