Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
2 octubre 2016 7 02 /10 /octubre /2016 23:00
Viñeta: Kike Estrada

Viñeta: Kike Estrada

Las potencias, concretamente Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia, con el respaldo de otros países occidentales y de ricas naciones árabes, están al frente de coaliciones militares que invadieron Afganistán e Iraq y, junto con Rusia, suministran armas a la mayor parte de los bandos enfrentados en Siria

Baher Kamal

Y con dichas prácticas como referencia, evidentemente, las guerras y los conflictos armados continuarán, incluso aunque se proclamen engañosas "treguas" o alto el fuego temporales, que se violan en 24 o 48 horas, y cada bando echa la culpa al contrario. Y mientras, el grueso de la población civil, los verdaderos inocentes de todos estos conflictos, sufren las consecuencias, con una ayuda humanitaria que no llega, o llega con cuentagotas, y con la constante contemplación de su vida absolutamente arruinada: estudios interrumpidos, negocios reventados, viviendas derruidas, familias rotas...sufrimiento sin fin por no atajar los verdaderos problemas que desencadenan las guerras. Pero centrándonos en los supuestos yihadistas europeos, en esos "lobos solitarios" que cometen fríamente los atentados, las soluciones y propuestas de actuación se pueden clasificar en tres capítulos (siguiendo de nuevo a José María Tortosa en su documento de referencia): servicios sociales, educación, y policía (que incluye la infiltración y los servicios de inteligencia, sobre todo para intentar abortar los intentos que puedan realizarse).

 

1.- Desde el punto de vista de los servicios sociales: la lucha contra la desigualdad, y el desarrollo de políticas de empleo, vivienda, sanidad, etc., que ayuden a ofrecer una inclusión social a estas personas. Hemos de invertir la famosa frase de Kennedy en el sentido: "País, pregúntate qué puedes hacer por tus ciudadanos", sobre la cual nosotros ya reflexionamos hace tiempo en este mismo Blog.

 

2.- Desde el punto de vista de la educación (formal e informal), los focos donde se debería actuar, entre otros, podrían ser los siguientes:

 

  • Deslegitimar el uso de la violencia venga de donde venga, a pesar de la exaltación generalizada del uso de la misma que se hace en nuestras sociedades occidentales, muy a la medida de la sociedad norteamericana
  • Evitar las lecturas simplistas de los hechos violentos, intentando ofrecer, al menos, la opción de que todo conflicto (sea o no armado) siempre obedece a unas condiciones
  • Analizar las causas de cada contexto, de forma particularizada, ya que normalmente no existe una única causa, y atribuir causas engañosas también es una mala praxis
  • Desarrollar una cultura social de la tolerancia, del respeto y de la condena hacia todos los delitos y crímenes de odio
  • Evitar todo choque de civilizaciones, así como cualquier manifestación que pueda herir cualquier sensibilidad religiosa, moral o social de otras culturas
  • Evitar el racismo y la xenofobia, educando desde la base para una cultura de la paz y del respeto a todos los derechos humanos
  • Fomentar la empatía, cuya ausencia es muy evidente en muchos de nuestros gobernantes, tanto locales, nacionales e internacionales
  • Evitar la visceralidad social, intentando no legislar en caliente (es decir, inmediatamente después de un hecho lamentable), y sin dejarse llevar por la ira y el (comprensible pero catastrófico) deseo de venganza
  • Promover la racionalidad, la justicia social, el desarme y la paz en todas las esferas y estamentos sociales y gubernamentales

Decididamente, todos estos, entre otros muchos, son los "valores europeos" que debiéramos cultivar y exportar, y seguramente nos hubiéramos evitado muchos de los conflictos, atentados y guerras en las cuales nos hemos visto envueltos durante las últimas décadas. Y hablando de valores, no estamos de acuerdo tampoco en la estricta imposición de nuestras costumbres, leyes o normativas, ni por supuesto en esa especie de "exámenes de conocimiento nacional" (el candidato republicano Donald Trump apuesta por imponerlos en su país antes de conceder la nacionalidad a los extranjeros) donde se les pregunta a los inmigrantes por una serie de contenidos de variado carácter. No debemos examinar a nadie, debemos incluir a las personas, debemos respetar todas las costumbres de los demás (siempre que no atenten contra nuestro sistema de derechos y libertades), dando preferencia a las nuestras, a las de nuestra cultura, pero tampoco podemos hacer la vida imposible a los demás. Recientemente, hemos sufrido los terribles episodios del "burkini" en Francia, o de la chica musulmana a la que le impedían asistir a clase en su Instituto en Valencia con el velo islámico. Imponer a sangre y fuego nuestras costumbres, dieta, vestido, horarios o versión de la religión (ateos, protestantes, católicos, evangelistas, ortodoxos...) a los inmigrantes, refugiados, a los extranjeros en general estaría en clara contradicción con los valores de los que tanto presumimos en nuestro falso "mundo libre" occidental. 

 

El último referente, el espejo que debe guiar toda actuación pública, es el escrupuloso respeto al Derecho Humano a la Paz. Precisamente, el pasado mes de julio, el Consejo de Derechos Humanos (CDH) de las Naciones Unidas en Ginebra adoptó una Declaración sobre el Derecho a la Paz por la mayoría de sus Estados miembros, cuyo texto es el resultado de tres años de trabajo con todos los actores implicados. Desgraciadamente, noticias como ésta no aparecen en los programas informativos diarios, intervenidos por los medios de comunicación dominantes, así que tenemos que enterarnos por otros conductos. Conforme a esta Declaración, los principales elementos que componen el derecho a la paz, y que fueron consensuados entre los diferentes actores internacionales, incuida una mayoría de la sociedad civil que participó activamente en el proceso intergubernamental, son los siguientes: los principios contenidos en la Carta de las Naciones Unidas, la condena absoluta y la obligación de respetar los derechos humanos en la lucha contra el terrorismo, el ejercicio del derecho a la libre determinación de todos los pueblos, incluidos los que viven bajo dominación colonial u otras formas de dominación u ocupación extranjera, el reconocimiento de que el desarrollo, la paz, la seguridad y los derechos humanos están interrelacionados y se refuerzan mutuamente, la resolución pacífica y la prevención de los conflictos, el papel positivo de la mujer, la erradicación de la pobreza, el desarrollo sostenible, la importancia de la moderación, el diálogo, la cooperación, la educación, la tolerancia y la diversidad multicultural, la protección de las minorías y la lucha contra el racismo, la discriminación racial, la xenofobia y otras formas conexas de intolerancia. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías