Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
2 noviembre 2016 3 02 /11 /noviembre /2016 00:00
Viñeta: Iñaki y Frenchy

Viñeta: Iñaki y Frenchy

Estamos viviendo dos historias distintas: la de verdad y la creada por los medios de comunicación. La paradoja, el drama y el peligro están en el hecho de que conocemos cada vez más la historia creada por los medios de comunicación y no la de verdad

Ryszard Kapusczinski

En efecto, el control de los medios de comunicación de masas es una cuestión estratégica en toda sociedad democrática que se precie, pues en teoría (aunque la práctica es bien distinta), la absoluta garantía a la libertad de expresión requiere que todos los mensajes sean difundidos, todas las opiniones sean oídas, todos los puntos de vista sean manifestados, todas las visiones puedan ser expuestas en igualdad de oportunidades. Pero la realidad, como estamos pudiendo comprobar, es otra bien distinta...¿Creen mis lectores que los artículos que publico en este Blog podrían ser también publicados en los grandes medios de comunicación convencionales, aunque siquiera fuese en la sección más oculta de los mismos? Evidentemente, NO. Pero no sólo la mía, ni del conjunto de personas que tenemos estas mismas opiniones, sino que son silenciadas, ninguneadas y ocultadas las opiniones de grandes economistas, políticos, periodistas, escritores, filósofos, intelectuales en una palabra, simplemente porque son voces críticas con el régimen que nos gobierna. Porque lo cierto es que, a través de estos medios de comunicación, se crea y se forma opinión, se divulgan pensamientos e ideas, se puede manipular la forma de entender lo que ocurre de una mayoría social, creando incluso armazones ideológicos pensados a medida del sistema dominante. 

 

La manipulación informativa, creada, potenciada y apoyada por estos medios, es un proceso profundamente estudiado. Los medios de comunicación dominantes, al servicio de los poderosos, no informan en realidad, sino que elaboran las noticias, los comunicados, los editoriales y las columnas de opinión para sostener las posiciones del gobierno de turno o de las grandes corporaciones que controlan el poder real. Incluso las que puedan parecer más críticas con él, en el fondo, alimentan al mismo sistema, y atacan con furor todo intento de cambiarlo. Los grandes medios actualmente funcionan absolutamente como empresas, sus propios directivos pertenecen a las mismas élites privilegiadas, se hacen favores entre ellos, y es lógico por tanto, que estos medios se comporten como voceros de las tesis ideológicas de sus verdaderos amos. Es un hecho que ya observó Carlos Marx a lo largo de toda su obra. Cuando hablan de libertad de expresión, los grandes medios sólo se refieren a "su" libertad de expresión, intentando acallar con todas sus posibilidades a las voces críticas o discordantes. Es una libertad de expresión limitada, recortada y ajustada, acotada dentro de un orden, que jamás cuestione los grandes elementos que perpetúan el sistema de poder. Augusto Zamora, en su artículo de referencia, sostiene que puede establecerse, incluso, una sencilla ecuación: a mayor concentración de riqueza y poder en determinados grupos minoritarios, mayor concentración de medios de comunicación controlados, directa o indirectamente, por esos mismos grupos. O si se quiere, expresado de otra forma, podríamos concluir que la existencia de diversos conglomerados de medios de comunicación es directamente proporcional a la concentración de poder en los grupos que controlan a dichos medios. 

 

En su artículo, Augusto Zamora nos da un pequeño repaso internacional, demostrando hasta qué punto la ecuación referida se cumple fielmente en la realidad. Y así, los grandes propietarios de estos conglomerados mediáticos, poseen canales de televisión, emisoras de radio, diversas revistas especializadas, unas pocas editoriales a su servicio, varios periódicos, portales en Internet, y un largo etcétera de medios para hacer llegar su potente altavoz mediático al mayor número de personas posible. Voy a rescatar dos ejemplos muy significativos de todos los que nos cuenta el autor en su artículo: El Grupo El Comercio, en Perú, controla el 78% de la prensa del país. Y en Brasil, el Grupo Globo controla el 45,2% de la audiencia televisiva, y el 73,5% de la publicidad que ven y oyen los brasileños, además de poseer 38 canales de pago. Bien. Pues resulta que el Grupo Globo (miren ustedes por dónde, qué casualidad) ha encabezado la campaña de "impeachment" para derrocar a la Presidenta Dilma Rousseff, elegida democráticamente por el pueblo brasileño, y sin que le hayan podido demostrar hasta ahora su participación en ningún caso de corrupción. Creo que no hacen falta más ejemplos para comprender que, si se produce en cualquier país un escenario de concentración de medios tan inmenso, entonces en dicho país existirá una amenaza muy clara a la democracia. Evidentemente, los dueños de estos grandes oligopolios mediáticos suelen ser grupos de multimillonarios, que comparten el propósito común de defender con uñas y dientes el sistema que les ha permitido llegar donde han llegado. No van a dejar que les quiten sus privilegios así como así, de modo que ante cualquier intento legítimo y democrático de deshacer esos grandes imperios mediáticos, sus dueños reaccionarán con virulencia. 

 

Comparten una ideología común, ideología que sostienen y apoyan desde sus respectivos medios de comunicación. Sus líneas editoriales no tienden a informar verazmente, sino a preservar el establisment y a desinformar, así como a atacar a quiénes, para ellos, representan cualquier amenaza. Todo ello conduce a una práctica desaparición del pluralismo informativo, y a una extensión (desgraciadamente lo que estamos padeciendo) y generalización del pensamiento dominante. La sociedad, gracias a la incansable labor de estos medios (con su ejército de periodistas a sueldo) se ve saturada de informaciones y análisis que van en la misma línea, con el mismo o similar contenido ideológico, de forma que se llega a un estadío donde se disfruta únicamente de una apariencia de libertad de expresión, sólo es una ficción o simulación de la misma. Portadas, programas, tertulias, debates, análisis, editoriales, artículos, se distribuyen enfocados a la misma tarea. El pensamiento dominante se extiende como un mantra absoluto, potente, inquebrantable. Y cualquier persona, partido, organización o entidad que lo ponga en cuestión, será severamente reprimida, ignorada o atacada. Controlar la información, las ideas, las opiniones, es en definitiva controlar las mentes, privilegio que como decimos, los amos de los grandes medios de comunicación no están dispuestos a perder, ni siquiera a compartir. La conclusión está clara: una sociedad que no está plenamente informada, de forma veraz y plural, no es auténticamente libre. Afortunadamente, las TIC, las Nuevas Tecnologías e Internet han abierto un campo muy extenso con posibilidad de difusión de ideas alternativas, que han permitido proliferar a gran cantidad de diarios, revistas, blogs y canales discrepantes. No obstante, como la democracia tampoco ha llegado del todo a estas nuevas tecnologías (no todo el mundo tiene acceso, ni sabe manejarlas) aún la competencia no está equilibrada. 

 

Al  momento de escribir esta entrega número 47 de esta serie de artículos, coincide con el debate de investidura (asegurada) de Mariano Rajoy como Presidente del Gobierno, y acaba de espetarle a Pablo Iglesias, que compare los resultados electorales del PP con los de Unidos Podemos, para comprender porqué es él (Rajoy) quien está solicitando la confianza de la Cámara. Espero que mis lectores sepan explicar, a estas alturas, el por qué de esta situación, pero aún vamos a rescatar una cita final, que insiste en ello, de un reciente artículo de Juan Carlos Monedero, que se expresa en los siguientes términos: "El PSOE se empeña en parecerse al PP, y PRISA se empeña en parecerse al ABC o a veces, incluso, a 13TV. El problema es que el Grupo PRISA --en cuyo consejo editorial están Felipe González y Rubalcaba junto a Cebrián-- lleva dictando al PSOE desde hace demasiado tiempo lo que tiene que hacer. CaixaBank, Banco Santander y el HSBC --bajo la lupa de las autoridades fiscales de medio mundo-- son los accionistas de PRISA. ¿Qué puede por tanto esperarse? Y, me temo, accionistas también del PSOE. El sultán qatarí Al Kawari es accionista de PRISA y por eso El País nunca va a hablar de las condiciones de semiesclavitud de los trabajadores que levantan los estadios de fútbol. De la misma manera, el PSOE no va a hablar de los vídeos de Felipe González pidiendo favores a un bróker iraní ni va a ver en la corrupción del PP razones de peso para negarles la investidura". Creo que queda suficientemente claro, pero aún seguiremos insistiendo en ello. Continuaremos en próximas entregas.

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Psicología
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías