Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
4 enero 2017 3 04 /01 /enero /2017 00:00
Hacia la superación del franquismo (IV)

El Estado Español nunca ha pedido perdón por haber fusilado al expresident de Catalunya. Tampoco por el bombardeo de Gernika. Ni por la deportación de miles de gudaris y republicanos a los campos de exterminio nazis. Se niega a reparar el trabajo esclavo de los prisioneros que enriqueció a tantas empresas, a encontrar a los niños y niñas robados o a retornar el patrimonio expoliado a miles de antifranquistas. Se muestra orgulloso de ser un modelo de transición basado en la impunidad, llama ejemplo de reconciliación a ser el segundo país con más desaparecidos del planeta. Permite homenajes a la División Azul, da subvenciones públicas a la Fundación Francisco Franco. El horror fascista está presente

Fragmento del Editorial del Diario Gara, del 16/10/2016

Continuamos nuestro extracto de los horrores de la Guerra Civil y de la posterior dictadura con ayuda de la misma fuente de referencia. La represión del franquismo se manifestó en múltiples facetas, políticas, sociales y laborales, que vamos a ir desgranando poco a poco durante esta serie de artículos. Los derechos de los trabajadores, ferozmente atacados, así como las lenguas perseguidas y ridiculizadas que no fueran la castellana (es decir, el catalán, el euskera y el gallego), y la cultura censurada sistemáticamente (fueron célebres los famosos "censores" del régimen que vigilaban la "correcta" puesta en escena de los diversos espectáculos de la época), fueron sello franquista por excelencia. La oscura dictadura consolidó durante décadas una idiosincrasia española impuesta a sangre y fuego que sacaba a la luz lo peor de nuestra nación, y que degradaba cualquier manifestación cultural. Un ejemplo paradigmático de ello ocurrió con el arte flamenco, que durante esa etapa del "nacional-flamenquismo" se perdieron las profundas esencias de nuestro universal arte gitano-andaluz, para transformarlo, mediante la época que vino en denominarse "Ópera Flamenca" en insulsos espectáculos que únicamente mostraban el tipismo andaluz descafeinado y la estampa de pandereta, que fue la imagen que se exportó de España al extranjero. 

 

Y así, ese imaginario colectivo de los "40 años de paz" del franquismo fue una vil mentira, que como siempre ocurre, a fuerza de repetirse miles de veces se fue convirtiendo en una verdad social nunca puesta en cuestión hasta después de la muerte del dictador. Sabiendo todo esto  no es difícil darse cuenta de la tremenda expansión del pensamiento dominante (que arrasa aún en nuestra sociedad del siglo XXI), que hace esfuerzos para inculcarnos la "reconciliación nacional", la torpeza de "reabrir heridas" del pasado, y otros argumentos similares. Héctor Braojos lo ha expresado en los siguientes términos: "La historia oficial española pega saltos sin detenerse en estas cuestiones traumáticas porque en el fondo de la cuestión sólo el silencio estatal ha abordado el tema de las víctimas del franquismo. Ha sido la sociedad civil la que ha tratado de recuperar sin ayuda una memoria olvidada por los gobiernos, luchando de forma heroica contra la ausencia de juicios y reparaciones". En efecto, nuestra sociedad está anestesiada, como está cualquier sociedad a la que le hayan arrebatado su memoria histórica. La memoria colectiva de un pueblo es aquéllo que lo ancla al pasado, y lo proyecta al futuro, y la única forma de tomar conciencia de los graves horrores que han acontecido, para no volver a repetirlos. Pero mirar para otro lado no es la solución. Sólo los pueblos que se enfrentan de verdad con su pasado, que lo miran de frente, que lo asumen, y que lo reparan, tomando conciencia del mismo, son los que adquieren la suficiente madurez como para encarar el futuro con optimismo. Como en cualquier otra faceta, el silencio no cura las heridas, no hace balance, no repara los hechos, sólo enmudece su dolor, sólo nos conduce al olvido. 

 

La actitud no puede ser esa, sino que ha de convertirse en una activa opción por la recuperación de nuestra memoria histórica, que se manifieste en desclasificar documentos, en hablar de lo que pasó, en debatir sobre ello, en actuar desde las instituciones, reparando una memoria abandonada y silenciada durante décadas de represión. Retomar y restablecer nuestra memoria histórica, administrar justicia, verdad y reparación sobre todas las víctimas del franquismo es esencial para poder devolver la dignidad a nuestro pasado y a nuestro presente, enfrentándonos a él, mirándolo cara a cara, comprendiéndolo y reparándolo, asumiéndolo como sociedad, rompiendo el rancio discurso dominante, destapando los crueles crímenes que ocurrieron en este país, y desmontando los mitos y las falacias que se difundieron bajo el estado de terror social que se vivió durante gran parte del pasado siglo. Encarémoslo, por tanto. Basándonos en este estupendo artículo de Joaquim Bosch, magistrado y portavoz de la Asociación "Jueces para la Democracia", vamos a reseñar los 10 grandes hechos sobre los que no deberíamos dejar que nos engañaran con respecto al franquismo. Son los siguientes:

 

1.- El 18 de julio de 1936 NO comenzó una Guerra Civil. Lo que ocurrió fue que un grupo de militares fascistas dio un Golpe de Estado contra un Gobierno elegido democráticamente. 

 

2.- El Golpe de Estado fue apoyado de forma militar, ideológica y económica por la Alemania de Hitler. Cuando la rebelión militar no triunfó en todo el territorio, la Alemania nazi comenzó a probar su armamento contra civiles indefensos, en un ensayo de lo que haría posteriormente en Europa.

 

3.- Cientos de miles de personas murieron como resultado de la brutal contienda. Todavía siguen enterradas en fosas comunes más de 100.000 personas, que fueron asesinadas por quienes se levantaron en armas contra el orden constitucional. 

 

4.- La mayoría de las personas que siguen sin identificar en las fosas comunes no había ido a ninguna guerra. Fueron exterminadas dentro de la estrategia del golpe militar para eliminar cualquier posible disidencia y atemorizar al conjunto de la población. 

 

5.- Pinochet confesó su admiración por esta forma de alzamiento militar, y la aplicó en Chile en 1973, derrocando al legítimo Presidente Salvador Allende, con la ayuda del gobierno estadounidense, instalando un régimen genocida y represor similar al franquismo, aunque más corto y suave. El dictador chileno fue uno de los pocos Jefes de Estado que acudió al funeral de Franco. 

 

6.- La represión no terminó en 1939. Los crímenes, torturas y graves violaciones a los derechos humanos se prolongaron durante décadas, hasta el final del franquismo. El prestigioso historiador Paul Preston, autor de "El Holocausto Español", ha señalado que no existe equivalente en toda Europa respecto a la intensidad y duración de estas atrocidades de Estado. 

 

7.- España es el segundo lugar del mundo con más desaparecidos, por detrás de Camboya. La ONU ha exigido a nuestras autoridades públicas que protejan los derechos de los familiares de las víctimas del franquismo, una recomendación que hasta ahora, nuestros gobiernos han ignorado sistemáticamente. 

 

8.- El Tribunal Supremo consideró que ya no podían ser investigados penalmente los crímenes del franquismo. Remitió a los familiares de las víctimas a la Ley de la Memoria Histórica, para que por parte de las Administraciones Públicas se procediera a las exhumaciones de los restos mortales. El Gobierno actual del PP paralizó al comenzar el mandato de su primera legislatura (finales de 2011) el plan de exhumaciones que se había iniciado en su momento. 

 

9.- Resulta vergonzoso que un Estado que se autodenomina "democrático" mantenga sin identificar y sin una sepultura digna a las víctimas mortales de un régimen dictatorial, sangriento y genocida. 

 

10.- Ante esta situación, todos podemos y debemos hacer mucho. La memoria histórica es una responsbilidad colectiva. Generemos un amplio estado de opinión social a favor de las exhumaciones. Reclamemos al Gobierno que respete el derecho de los familiares a recuperar los restos de sus seres queridos. No olvidemos a quienes dieron su vida por una sociedad más justa. Reclamemos justicia, verdad y reparación de todos los terribles desmanes de aquélla época. 

 

Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías