Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
20 enero 2017 5 20 /01 /enero /2017 00:00
Fuente Viñeta: http://www.elconfidencial.com/

Fuente Viñeta: http://www.elconfidencial.com/

Los instrumentos tradicionales con los que cuenta nuestro sistema de protección social se muestran claramente superados ante la realidad creciente que deben proteger. Son ya 771.000 los hogares, y no dejan de crecer, en los que todos sus miembros carecen de cualquier tipo de ingresos salariales (salario, pensión, desempleo, subsidios…); cerca de 2 millones de hogares tienen ingresos per cápita inferiores al 75% del salario mínimo interprofesional (y en ellos viven un total de 6 millones de personas, de los que casi 2 millones son niños); casi 3 millones de familias reconocen que sufren “privación material severa”; es decir, que no pueden acceder a bienes básicos (como calefacción, alimentos, vivienda…). La desigualdad social crece

Informe "El sistema de protección social en España - 2016" (CC.OO.)

Mis lectores y lectoras, a estas alturas de la presente serie de artículos, al menos, creo que habrán sacado la cierta conclusión de que las desigualdades sociales no son inevitables. Gobiernos, instituciones, empresas y organizaciones de la sociedad civil deben tomar parte en el asunto, contribuyendo cada cual en su ámbito para reducir esta tremenda lacra, nacional e internacional. En este sentido, el papel de las ONG's que luchan contra la desigualdad es cada vez más valorado, pero desgraciadamente, no existe la voluntad política al más alto nivel para revertir la gravísima situación que sufrimos. Debemos construir un sistema político y económico, así como un entorno social, que valore a todos los ciudadanos por igual, y que se centre en la justicia social. Hacen falta políticas de redistribución de la riqueza, de mejor reparto de la misma, de manera más equitativa, contrarrestando la peligrosa deriva hacia la que tendemos actualmente. Igualmente, el poder debe ir pasando de manos de las élites hacia las de la mayoría social. A continuación, como un breve resumen, y basándonos en las 9 propuestas que aparecen en el Informe de la ONG Oxfam Intermón titulado "Riqueza: tenerlo todo y querer más", vamos a enumerar las principales medidas que haría falta abordar para atajar esta problemática: 

 

1.- Hacer que los Gobiernos trabajen para los/as  ciudadanos/as y hagan frente a la desigualdad extrema. Entre los compromisos concretos que deberían abordarse están: acordar un objetivo dedicado a erradicar la desigualdad extrema en 2030, organizar comisiones nacionales de desigualdad, realizar una divulgación pública de las actividades de lobby empresariales, y garantizar la plena libertad de expresión y libertad de prensa. 

 

2.- Fomentar la igualdad económica y los derechos de las mujeres. Entre los compromisos concretos que deberían ponerse en marcha, señalamos: establecer una compensación por el trabajo de cuidados no remunerado, acabar con la brecha salarial entre hombres y mujeres, fomentar la igualdad entre mujeres y hombres en los derechos de herencia y sobre la tierra, y recoger datos para evaluar los efectos de las políticas económicas sobre las mujeres y en la infancia. 

 

3.- Pagar a los/as trabajadores/as un salario digno y reducir las diferencias con las desorbitadas remuneraciones de los directivos. Entre los compromisos concretos que pueden alcanzarse, estarían: elevar los salarios mínimos hasta que se conviertan en salarios dignos, avanzar a un ratio entre el sueldo más alto y el sueldo medio de 20:1, promulgar una mayor transparencia con respecto al ratio salarial, y fomentar la protección del derecho de asociación y de huelga de los/as trabajadores/as. 

 

4.- Distribuir la carga fiscal de forma justa y equitativa. Entre los compromisos concretos que deberían alcanzarse, tenemos: trasladar la carga tributaria del trabajo y el consumo al patrimonio, el capital y las rentas derivados de dichos bienes; alcanzar una mayor transparencia sobre los incentivos fiscales, aplicar impuestos nacionales sobre el capital y sobre las transacciones financieras, y explorar la posibilidad de un impuesto mundial sobre la riqueza. 

 

5.- Subsanar los vacíos legales en la fiscalidad internacional y las deficiencias en su gobernanza. Entre los objetivos alcanzables a este nivel, tenemos: definir un proceso de reforma que cuente con la participación, en pie de igualdad, de los países en desarrollo, y la creación de un nuevo organismo mundial de gobernanza para cuestiones fiscales; elaborar informes públicos desglosados por países; formalizar registros públicos de los beneficiarios reales; promover un intercambio multilateral y automático de información fiscal, también con los países en desarrollo que no puedan proporcionar esa información; acabar con la existencia de los paraísos fiscales, a través de una exhaustiva y común lista negra y del establecimiento de las sanciones correspondientes, y obligar a que las empresas tributen en función de su actividad económica real. 

 

6.- Lograr servicios públicos gratuitos y universales para todas las personas, con horizonte en el año 2020. Entre los compromisos concretos donde se puede trabajar en este apartado, se encuentran: eliminar las tarifas y co-pagos a los usuarios; cumplir con los compromisos de gasto; dejar de conceder subvenciones públicas a la prestación de servicios sanitarios y educativos por parte de empresas privadas con ánimo de lucro, y revisar las ya existentes; excluir los servicios públicos y los medicamentos de los posibles acuerdos de comercio e inversión que puedan firmarse en el contexto internacional. 

 

7.- Modificar el sistema mundial de Investigación y Desarrollo (I+D) y de fijación de los precios de los medicamentos para garantizar el acceso de todas las personas a medicamentos adecuados y asequibles. Entre los compromisos concretos a este nivel, tenemos: alcanzar un nuevo tratado mundial sobre I+D; incrementar la inversión en medicamentos, incluyendo en genéricos que sean fiables y asequibles; excluir las normas de propiedad intelectual de los posibles tratados de comercio e inversión que puedan firmarse en el contexto internacional. 

 

8.- Establecer una base de datos de protección social universal. Entre los compromisos concretos a este nivel, figuran: desarrollar servicios universales de atención y cuidado de niños/as y de personas mayores; implantar sistemas de ingresos mínimos garantizados (Renta Básica) a través de subvenciones universales por menores a cargo, prestaciones por desempleo y pensiones. 

 

9.- Destinar la financiación para el desarrollo a la reducción de la desigualdad y la pobreza, y fortalecer el pacto entre la ciudadanía y sus Gobiernos. Entre los compromisos que pueden alcanzarse a este nivel, figuran: incrementar la inversión de los donantes en servicios públicos gratuitos y en la movilización de los recursos domésticos; evaluar la eficacia de los programas en virtud de su manera de apoyar a la ciudadanía para que ésta haga frente a la desigualdad, así como en términos de promoción de la participación democrática. 

 

Valgan estas medidas de corte generalista (algunas de ellas internacionalistas) para conformar un completo catálogo de acciones, propuestas y recomendaciones, que iremos desarrollando en cada bloque temático con más profundidad. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías