Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
20 abril 2017 4 20 /04 /abril /2017 23:00
Arquitectura de la Desigualdad (34)

Hay una contradicción fundamental en la Unión Europea, que no puede ser fiel a sus valores fundamentales con el sistema económico que ha adoptado. No podemos decir a los Gobiernos que respeten los criterios de Maastricht —menos del 3% de déficit, menos del 90% de deuda pública y menos del 2% de inflación; lo que significa recortes, recortes y recortes— y pregonar la importancia de los valores. El sistema económico destruye el sistema de valores, esa política ahoga la solidaridad

Sami Nair

Otra de las facetas perniciosas donde se proyecta la desigualdad es en la destrucción del medio ambiente. Como sabemos, el mundo se está acercando a varios "límites planetarios", lo cual quiere decir que la humanidad está cerca de haber utilizado la máxima cantidad posible de recursos naturales, tales como el carbono o el agua potable. Cuanto más nos acerquemos a dichos límites, más marcada es la distribución enormemente desigual de dichos recursos. Pero veamos algunos datos al respecto. Con frecuencia, las personas más pobres son las primeras y principales afectadas por la destrucción del medio ambiente y los efectos del cambio climático. Sin embargo, son las personas más ricas quienes poseen una mayor capacidad de impacto sobre los recursos de nuestro planeta. Narinder Kakar, el Observador Permanente de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza en las Naciones Unidas, ha declarado que la degradación del medio ambiente puede atribuirse a menos del 30% de la población mundial. Es decir, sólo es ese pequeño porcentaje de la población del planeta quien tiene responsabilidad sobre los procesos que están deteriorando nuestro planeta. El 7% más rico de la población mundial (lo que equivale aproximadamente a 500 millones de personas) es responsable del 50% de las emisiones mundiales de CO2, mientras que el 50% más pobre de la población produce sólo el 7% de las emisiones totales. 

 

En este aspecto, los patrones de consumo de los más ricos son clave. En los países ricos, la mayor parte de las emisiones de los hogares más ricos son indirectas, como las procedentes del consumo de alimentos o de otros bienes y servicios, que en gran medida se producen fuera de sus fronteras. Es probable que sea la población con mayores niveles de consumo la responsable de más del 80% de todas las emisiones de gases de efecto invernadero de origen humano. Estas disparidades en términos de emisiones son similares en lo referido a la utilización de los recursos mundiales, que se distribuyen de forma desproporcionada. Por ejemplo, sólo el 12% de la población mundial utiliza el 85% de los recursos hídricos del planeta. La desigualdad no afecta sólo a rentas ni a patrimonios, sino también a los derechos de acceso al conjunto de recursos y bienes comunes del planeta. Y otra faceta donde se proyecta la desigualdad económica es también la desigualdad de género. Nos remitimos de nuevo a los diversos estudios de la ONG Oxfam Intermón, quizá la de mayor prestigio en los estudios e informes relativos al fenómeno de la desigualdad. Pues bien, uno de los tipos de desigualdad más extendidos (y antiguos, pues es anterior al propio desarrollo del capitalismo, generándose como consecuencia del modelo patriarcal) es la existente entre hombres y mujeres. La desigualdad económica y la de género están unidas por un estrecho vínculo. La discriminación por razones de género es un factor importante en términos de acceso a los ingresos y a la riqueza, así como a su control. 

 

Aunque las razones que subyacen a la desigualdad entre hombres y mujeres van más allá del dinero, es indudable que la desigualdad económica y la desigualdad de género están muy relacionadas. Los hombres copan de manera abrumadora los segmentos con mayor nivel de ingresos, mientras que las mujeres son mayoría en los segmentos con menores ingresos. De las 2.500 personas que asistieron al Foro Económico Mundial de Davos en el año 2014, sólo el 15% eran mujeres. Sólo 23 de los Directores Ejecutivos de las empresas de Fortune 500 son mujeres. Sólo 3 de las 30 personas más ricas del mundo son mujeres. Las personas más ricas de la sociedad suelen tener una representación desproporcionada en otras posiciones de poder, ya sea en calidad de presidentes, parlamentarios, jueces o altos funcionarios. Las mujeres están en gran medida ausentes de las altas esferas. Al mismo tiempo, en todo el mundo, los trabajadores peor remunerados y que ocupan los puestos de trabajo más precarios son en casi todos los casos mujeres. La diferencia salarial entre hombres y mujeres a nivel mundial continúa siendo persistentemente elevada. Los salarios de las mujeres son, de media, entre un 10% y un 30% inferiores a los de los hombres por un trabajo equivalente en todas las regiones y sectores. Esta brecha salarial se está reduciendo poco a poco, pero si se mantiene el actual ritmo de reducción, serán necesarios 75 años para que el principio de igualdad de retribución por un mismo trabajo entre ambos sexos sea una realidad. 

 

La brecha salarial es mayor en las sociedades con mayor desigualdad económica. Las mujeres tienen muchas más probabilidades de trabajar en el sector informal, con una inseguridad laboral mucho mayor que los hombres. Aproximadamente unos 600 millones de mujeres (el 53% de las mujeres trabajadoras en el mundo) tienen empleos inseguros, inestables, indignos, temporales y sin derechos, que normalmente no están protegidos por la legislación laboral, ni gozan de la protección social deseada. En Bangladesh, las mujeres constituyen casi el 85% de los trabajadores de la industria textil. Aunque este tipo de empleos suelen ser mejores para las mujeres que la agricultura de subsistencia, el nivel de seguridad laboral e incluso de seguridad física que ofrecen es mínimo. La mayoría de las personas que murieron en el derrumbe de la fábrica textil Rana Plaza en abril de 2013 eran mujeres. En Brasil, el 42% de las mujeres trabajan en empleos inseguros y precarios, frente al 26% de los hombres. Y existen estudios a nivel nacional que también han demostrado que la distribución de la riqueza en función del género, incluyendo la tierra (asunto que ya tratamos en el artículo anterior de esta serie) y el acceso al crédito, es bastante más desigual que la de los ingresos. Por su parte, la mayor parte del trabajo de cuidados no remunerado también recae sobre las mujeres, y es uno de los principales factores que contribuyen a que las mujeres se concentren en empleos mal remunerados, precarios y carentes de protección. 

 

Y así, en muchos países, en la práctica, las mujeres subvencionan la economía, llevando a cabo una media diaria de entre 2 y 5 horas más de trabajo no remunerado que los hombres. La carga de trabajo doméstico de las mujeres no suele disminuir ni siquiera en el caso de que tengan empleo. En Brasil, el porcentaje de los ingresos familiares generado por las mujeres creció del 38% en 1995 al 45% en 2009, pero su responsabilidad en el trabajo doméstico de cuidados se redujo en sólo un 2% durante la segunda mitad de dicho período (pasando del 92% en 2003 al 90% en 2009). La tendencia es similar en otros países. La concentración de los ingresos y de la riqueza en manos mayoritariamente de los hombres les otorga un mayor poder de decisión y de control en todos los ámbitos de poder, mientras que las mujeres apenas tienen influencia, representación o capacidad de decisión. La legislación suele adoptar en este asunto un enfoque débil, cobarde, injusto, fragmentado e incoherente a la hora de hacer frente a la desigualdad de género. Por ejemplo, se ponen en marcha políticas que aumentan las oportunidades laborales para las mujeres, pero sin que existan otras políticas complementarias que eviten la baja remuneración, promuevan condiciones de trabajo adecuadas u ofrezcan guarderías de calidad. Todo ello ocurre porque nuestros dirigentes políticos aún no son lo suficientemente conscientes del problema de la desigualdad de género en su profundidad. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías