Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
16 abril 2017 7 16 /04 /abril /2017 23:00
Por la senda del Pacifismo (46)

El terrorismo es esencialmente lo que los imperios occidentales y ahora el Imperio estadounidense han estado utilizando contra el resto del mundo

André Vitchek

Pero el pensamiento dominante posee tanta fuerza, que incluso los países aparentemente más "civilizados", desarrollados y avanzados, como es el caso de los países nórdicos, cuando se ven en delicadas circunstancias, se unen también a la misma y falaz retórica general de todos los países occidentales. ¿No existe por tanto ningún país que podamos tomar como referencia sobre las "buenas prácticas" en cuanto a actitud ante el terrorismo se refiere? Pues veamos el caso de Cuba, esa pequeña isla caribeña que le ha plantado cara al gigante imperialista (y aún lo hace) durante más de cincuenta años. Como recogen Katrien Demuyinck y Marc Vandepitte en este artículo, traducido para Rebelion por Beatriz Morales, en Cuba el terrorismo nunca está demasiado lejos. El conjunto de los atentados terroristas practicados contra la isla por la arrogante potencia norteamericana ha matado a 3.478 personas, es decir, 25 veces la cantidad de las víctimas de los atentados de París. Y por su parte, 2099 personas han resultado heridas, mutiladas o inválidas. Bajo estas circunstancias, y si Cuba se hubiera unido al discurso dominante, cabría esperar una sociedad fuertemente militarizada con una ingente presencia de agentes por las calles. También cabría esperar que las autoridades proclamaran regularmente el Estado de Excepción (o de Emergencia) durante semanas o meses, durante los cuales se paralizarían temporalmente los transportes públicos, se prohibieran las competiciones deportivas, se cerraran temporalmente las escuelas, o se suspendieran de forma permanente las libertades públicas. 

 

Sin embargo...¿Ha ocurrido todo esto en Cuba? Rotundamente NO. A lo largo de todo el territorio de la isla, no hay tanques ni vehículos militares por las calles, ni tiradores de élite ni paramilitares cerca de los edificios públicos, ni siquiera durante las manifestaciones masivas, como la que se celebra anualmente el primero de Mayo o durante las visitas papales. Y en estas ocasiones, cientos de miles de personas se reúnen masivamente en un mismo lugar. Y no es que Cuba se tome a la ligera la amenaza terrorista o que albergue o dé rienda suelta a los terroristas potenciales, más bien todo lo contrario. Desde 1959, la lucha antiterrorista es la prioridad absoluta del Gobierno cubano, a la que dedica las mejores fuerzas de todo el país. De hecho, el país vive en el nivel 4 de alerta desde hace 55 años. Pero el enfoque es totalmente diferente al de la "Guerra Global contra el Terrorismo" encarnada por USA y sus aliados, o como por ejemplo se lleva actualmente en Francia, Reino Unido o Bélgica. Y nos podríamos preguntar: ¿pero qué sabe Cuba sobre terrorismo? La respuesta a esta pregunta es bien sencilla recurriendo a la historia: desde finales de 1959, el Presidente Eisenhower lanzó todo un calculado programa (que se fue enriqueciendo con los sucesivos mandatarios estadounidenses) para acabar con la revolución cubana. Fue el principio de una serie de atentados terroristas contra la isla: guarderías, grandes almacenes, hoteles y otros edificios públicos fueron objetivo de ataques con bombas. El 4 de marzo de 1960 un barco cargado de armas belgas vuela en pedazos en el Puerto de La Habana. 

 

Contrarrevolucionarios armados sembraron el terror en el campo, apoyados por una cobertura aérea de Estados Unidos. Luego vendrían las acciones de sabotaje, las explosiones por decenas, los innumerables intentos de asesinar a Fidel Castro usando los más ingeniosos métodos. Todos fallaron. Comandos armados que matan a la población cubana sin discriminación realizaron todo tipo de invasiones a lo largo de la costa. Estados Unidos no dudó incluso en utilizar armas bacteriológicas para destruir las cosechas de los campos cubanos, difundiendo muchas enfermedades, como el dengue, lo que provocó cientos de muertos. ¿No es todo ello terrorismo con mayúsculas? Quizá la operación más famosa ocurrió en abril de 1961, cuando unos bombarderos estadounidenses atacaron los aeropuertos cubanos para preparar una invasión militar de 1.200 mercenarios en la Bahía de Cochinos. La operación también fue un rotundo fracaso. Entonces, los estrategas norteamericanos llegaron a la conclusión de que sólo podrían vencer a la Revolución Cubana por medio del envío masivo de tropas por tierra. En 1976 el terrorismo de USA contra la isla llega a su máxima expresión, cuando es derribado un avión de las líneas aéreas cubanas, falleciendo los 73 pasajeros que transportaba. Pero la década de 1990 conoció nuevos tipos de agresiones, donde los hoteles, centros turísticos, aeropuertos, complejos, estaciones y otras instalaciones se convirtieron en el blanco de una serie de atentados con bomba. ¿Sabrá Cuba algo de terrorismo? Pues parece que alguna experiencia tiene. 

 

Los grupos terroristas que atacan la pequeña isla caribeña operan a partir de Miami, donde aún continúa viviendo tranquilamente el mayor terrorista de todos ellos, como es Luis Posada Carriles. Son grupos que a menudo están formados y adiestrados por la CIA. Su origen fue el 1% de los cubanos que se habían marchado a Miami, que fueron quiénes instigaron su creación, con la colaboración inestimable de los servicios de seguridad estadounidenses y la financiación de los poderes públicos. Aún hoy día continúan existiendo. Cuba sabe más de terrorismo que todos nuestros países ricos y "civilizados" juntos, pues lo lleva sufriendo en sus propias carnes desde hace más de medio siglo. Pero sin embargo, como decimos, su actitud y su enfoque hacia el fenómeno del terrorismo es absolutamente distinto al nuestro. ¿Cuál es básicamente este enfoque cubano? Pues veamos: la lucha contra el terrorismo se lleva a cabo de dos maneras en Cuba: apoyándose en la población, e infiltrándose en las redes terroristas. ¿Se hacen discursos nacionalistas, se abrazan a la bandera, se hacen grandes homenajes públicos, se decretan recortes de libertades, y a continuación se bombardean terceros países? NO. Ese no es el enfoque cubano. Desde hace décadas, en cada ciudad y en cada barrio funciona un Comité de Defensa de la Revolución (CDR), que vela por la seguridad del barrio. De esta forma, se creó un gran sistema colectivo de vigilancia. Con el paso del tiempo, estos Comités de Barrio también se ocuparon de los problemas sociales y económicos de los habitantes del mismo, de la salud pública, de las campañas populares por la reivindicación de alguna necesidad, de la organización de las elecciones, del reciclaje, etc. 

 

Cuba también se basa en su propia población para defender al país de una posible invasión militar. Y así, actualmente, junto al ejército regular de la isla, el sistema defensivo puede contar con dos millones adicionales de cubanos voluntarios que pueden estar en pie de guerra en 48 horas. Estos voluntarios reciben un entrenamiento anual, y llegado el caso, saben a dónde acudir a armarse. La otra gran estrategia de lucha contra el terrorismo en Cuba es la infiltración. Por ejemplo, eso es precisamente lo que los famosos Cinco de Cuba (recientemente liberados bajo el mandato de Obama), llevaron a cabo durante la década de 1990. Se infiltraron en los grupos terroristas más violentos de Florida para recoger el máximo de informaciones, y poder así desbaratar los planes de atentar contra la isla. Y pudieron de hecho impedir un buen número de ellos. Es una operación muy peligrosa, ya que lógicamente si los infiltrados son descubiertos también se arriesgan a ser condenados a largas penas de cárcel en Estados Unidos. Pero en fin, en esta entrega hemos querido demostrar cómo es posible practicar otro enfoque distinto hacia el terrorismo, más allá de la torpe y nociva estrategia occidental, que sólo consiste en el repliegue nacionalista, y en la vengativa respuesta de los Gobiernos. No estamos queriendo decir que el enfoque cubano sea cien por cien extrapolable a otros países, ni siquiera que sea el mejor, pero sí que es diferente, y al menos, no contribuye a echar más gasolina al fuego. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías