Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
7 mayo 2017 7 07 /05 /mayo /2017 23:00
Por la senda del Pacifismo (49)

Estos son los planes que los ingenieros sociales tienen preparados para nosotros: causar inseguridad para que los Estados puedan ir progresivamente restringiendo las libertades. Y no, en algo no nos mienten cuando dicen que los ciudadanos están en guerra. Efectivamente estamos en guerra, estamos en la guerra psicológica que van a mantener los poderes contra los ciudadanos, una guerra que persigue el debilitamiento moral del enemigo (los ciudadanos) en pos de poder ir implantando el ansiado '1984'

Vicente Berenguer

Y para que este pensamiento occidental "libre y civilizado", el amigo de las guerras y de la barbarie, tenga tan poderosa fuerza de expansión colonial sobre las mentes de millones de personas, grupos y partidos políticos de corte neonazi y ultraderechistas reciben subvenciones millonarias por parte de la Unión Europea, esa que se escandaliza cuando suben electoralmente dichas opciones políticas, y dice que constituyen "un peligro" para nuestro sistema de convivencia y de libertades. Seguiremos (aunque son cientos de artículos los que nos lo cuentan) este artículo de Miquel Ramos para el medio La Marea, que afirma en efecto que la política de subvenciones a partidos políticos europeos y fundaciones relacionadas hace posible que el dinero llegue a organizaciones xenófobas, racistas o abiertamente neonazis. Se trata de cientos de miles de euros que reciben estas organizaciones, que se dedican a difundir, como sabemos, los mensajes racistas, excluyentes, xenófobos e intolerantes por todos los rincones de esta Europa de "las libertades". Y es que si la gestión de la crisis de las personas refugiadas ya estaba dejando en evidencia a la Unión Europea en cuanto a sus principios fundacionales de respeto a los Derechos Humanos, igualdad y tolerancia, la presencia de numerosos diputados de extrema derecha en el Parlamento Europeo, que son a su vez representantes de estos grupos, y están allí porque han sido votados por la ciudadanía, nos deja un panorama ciertamente desolador. 

 

A lo largo de estos últimos años, la presencia ultraderechista en Europa ha alcanzado sus máximos niveles, llegando a espacios públicos antes nunca vistos, y copando una presencia institucional absolutamente escandalosa. Actualmente casi un 25% de los asientos de la EuroCámara son ocupados por eurodiputados pertenecientes a estos grupos políticos, que utilizan sus presupuestos (públicos) para fomentar la xenofobia, la islamofobia, el racismo, la intolerancia, el odio y el antisemitismo entre la población. En Francia, al momento de escribir este artículo no sabemos aún si la representante del Frente Nacional, Marine Le Pen, será la ganadora de la segunda vuelta de las Elecciones Presidenciales, que disputará con el neoliberal Emmanuel Macron. De hecho, en la primera vuelta fue la opción más votada. Es un hecho absolutamente grave y preocupante que tan algo grado de ciudadanos puedan elegir una opción política de estas características. Miquel Ramos nos cuenta que la histórica revista antifascista sueca EXPO ha desvelado que el destino de casi 200.000 euros de una subvención de la Unión Europea es la fundación filonazi "Europa Terra Nostra" a través del partido neofascista europeo Alianza por la Paz y la Libertad (APF), del que forman parte los neonazis griegos de Amanecer Dorado, el Partido Nacional Democrático Alemán (NPD) y la italiana Fuerza Nueva (FN). Y es que la nueva extrema derecha ha sabido moldear su retórica para afirmar con otras palabras que en Europa sólo hay una manera de ser europeo, y que el mestizaje es una amenaza para conservar las identidades de cada pueblo. Por ejemplo, se declaran "seguidores del derecho humano fundamental a una vida tranquila con un nivel de vida suficiente cada uno en su país de origen", rechazando "la inmigración masiva y el multiculturalismo". 

 

Las buenas palabras, gruesas y vacías, y los discursos grandilocuentes (pero falaces) suelen adornar la ideología de estos grupos de ultraderecha, pero cuando se les rasca un poco la superficie, se comprueba claramente cómo afloran todos los sentimientos y prejuicios, todo el odio hacia lo diferente, todo el miedo que quieren transmitir a la población. No les gusta la integración, rechazan al inmigrante, protegen las fronteras, se aíslan en su tipología, en su raza, en sus costumbres, y profesan una absoluta intolerancia hacia los derechos humanos más básicos y fundamentales. Unos principios absolutamente contrarios a la senda pacifista, que aboga por la integración, por el respeto, por la cooperación, por al apoyo mutuo entre los diferentes pueblos. Según un informe del politólogo Thilo Janssen, experto en la actividad de la extrema derecha en el Parlamento Europeo, los diferentes grupos de este espectro político a la derecha del Partido Popular Europeo, se habrían hecho con cerca de 19 millones de euros sólo entre 2012 y la primera mitad de 2014, sin incluir los sueldos y dietas que tienen todos los eurodiputados. Ya en 2014, la revista inglesa "Hope Not Hate" impulsó una campaña para pedir a la Unión Europea que no destinara fondos a partidos u organizaciones contrarias a los valores democráticos o que difundieran el odio, la intolerancia o la discriminación hacia determinados colectivos, señalando directamente a la Alianza Europea de Movimientos Nacionales (AENM), de la que formaban parte entonces los neonazis húngaros de Jobbik, los británicos del BNP y otros partidos abiertamente racistas. 

 

Si los Derechos Humanos fueran tomados en serio por las instituciones europeas, todas estas fundaciones, partidos y organizaciones serían ilegalizadas, pues su ideario en sí mismo ya constituye un ataque contra dichos principios universales, recogidos en multitud de foros y organismos en diferentes declaraciones, tratados y convenios. Pero como decimos, a esta UE de los mercados le importan bien poco los derechos humanos, e igual que extiende como una plaga los criminales principios del más salvaje neoliberalismo, permite que en su seno aniden estos engendros políticos que sólo albergan y transmiten el odio hacia los diferentes. Y los ejemplos se suceden. Prácticamente no hay país europeo donde no haya surgido ninguna opción política de corte neofascista. En Alemania, el movimiento Pegida (Patriotas Europeos contra la Islamización de Occidente) lunes a lunes congrega a miles de personas en las calles reproduciendo sus peligrosas consignas en contra de los inmigrantes y el Islam. ¿Dónde está el peligro desde el punto de vista pacifista? A nivel local, estos grupos de ultraderecha siembran el miedo, el odio y el caos, llegando incluso a predicar el riesgo de graves confrontaciones civiles dentro de los países europeos. Y en un sentido más general, los partidos políticos son depositarios de los mismos sentimientos y frustraciones que luego encienden la mecha de los conflictos armados y de las guerras. El ideario pacifista, completo y sin fisuras, debe estar presente en los principios de toda organización política que se precie, así como el respeto absoluto a los derechos humanos, de los cuales el derecho a la paz (en un sentido integral) es uno de ellos. 

 

Si hay algo que comparten todos estos partidos, es el desprecio absoluto por los inmigrantes, que es justamente la semilla del odio. Además, todos sus líderes hablan en contra del establishment y de la democracia, hacen eco de la crisis económica y el desempleo, de reforzar los límites territoriales y las fronteras de la Unión Europea. Es decir, usan las mismas estrategias de Trump en Estados Unidos, que consiste simplemente en hacer una crítica al sistema para rescatar precisamente lo peor del sistema. Echan la culpa de todos los males a los extranjeros, a los diferentes, criminalizándolos como chivos expiatorios de un sistema que ya era corrupto y antihumano por naturaleza. Maquiavelo afirmaba que "todo aquél que desee saber qué ocurrirá debe examinar qué ha ocurrido: todas las cosas de este mundo, en cualquier época, tienen su réplica en la Antigüedad". Y por su parte, Mark Twain lo expresaba a su forma: "La Historia no se repite, pero rima". ¿Reviviremos entonces oscuros períodos de la antigüedad en nuestra actual Europa, cuna de todos los totalitarismos del siglo XX? ¿Representarán los refugiados sirios lo que fueron los judíos en el siglo XX? ¿Estamos aboliendo los valores de la democracia para dar paso a nuevos períodos marcados por los nacionalismos excluyentes y el respeto por las fronteras del Estado-Nación? Si esto es así, si esta es la tendencia que prevalece, si no somos capaces de enfrentarnos a ella, el pacifismo vivirá malos momentos. Las guerras son la continuación del capitalismo por otras vías, y parece ser que estas vías ya están en circulación. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías