Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
23 mayo 2017 2 23 /05 /mayo /2017 23:00
Fotografía: http://www.ecorepublicano.es/

Fotografía: http://www.ecorepublicano.es/

La Iglesia desafió a la Segunda República hasta acabar con ella. Por ello, el laicismo fue la primera víctima de la barbarie franquista

Gonzalo Puente Ojea

En el último artículo de esta serie ya habíamos comenzado a exponer, con un poco más de profundidad, las relaciones de la Iglesia Católica con el régimen franquista y su complicidad con el mismo, así como los privilegios concedidos, que llegan hasta nuestros días. Porque tras la muerte del dictador, los Acuerdos firmados con el Vaticano en 1953 fueron sustancialmente modificados por otros, firmados en Ciudad del Vaticano el 28 de julio de 1976 por el entonces Ministro de Asuntos Exteriores, el propagandista católico Marcelino Oreja Aguirre, y el Perfecto del Consejo para Asuntos de la Iglesia, el Cardenal Giovanni Villot. Con posterioridad se volverían a rectificar, tal como nos cuentan en este artículo que estamos tomando como referencia, firmando cuatro acuerdos entre España y la Santa Sede el 3 de enero de 1979, con total secretismo y alevosía cinco días después de la entrada en vigor de la Constitución del día 28 de diciembre de 1978 y publicándose en el BOE número 300 de 15 de diciembre de 1979. Dicho acuerdo, como decíamos, negociado en secreto y paralelamente a la discusión de los textos de la Constitución y de la redacción del polémico artículo 16 que garantizaba la libertad religiosa y de culto, sería ratificado por el entonces Rey Juan Carlos, tras la firma de nuevo de Marcelino Oreja y del Cardenal Villot. Dichos acuerdos eran referentes a asuntos jurídicos, culturales y de enseñanza, asuntos económicos y de asistencia religiosa, además de multitud de disposiciones de difícil digestión democrática, como podrían ser las relacionadas con la conservación de patrimonio e inmatriculaciones, financiación de fondos públicos, actividades doctrinales y comerciales o régimen de exención de impuestos, lo que podríamos considerar como un paraíso fiscal legalizado. 

 

El Estado, mediante dicho acuerdo, se seguía comprometiendo a colaborar con la confesión católica en la consecución de su adecuado sostenimiento económico a través de los Presupuestos Generales, asignándole un porcentaje del rendimiento de la imposición de renta que actualizará anualmente, y que estará exenta de recortes independientemente de la situación de las arcas públicas, lo que no se respeta igualmente en el caso de servicios públicos como la enseñanza, la sanidad, las pensiones o la asistencia social. Todo ello ya lo hemos desarrollado extensamente en nuestra serie de artículos "El inmenso poder de la Iglesia Católica", proyectado a nuestros días, que recomiendo a los lectores y lectoras que no la hayan seguido. Lo que nos interesa sobre todo destacar, en lo relativo al franquismo, es la expresión del corpus de pensamiento que la Iglesia difundió a sangre y fuego, y que se ha dado en llamar el nacionalcatolicismo. Este pensamiento recogía básicamente (además del propio dogma católico) una férrea y machista concepción del papel de la mujer, así como una activa homofobia y un enfrentamiento radical hacia los modelos de familia que se alejaran de la clásica concepción religiosa y nuclear. A tal respecto, sobre las mujeres se ejerció una brutal represión (como afirma la historiadora andaluza Pura Sánchez Sánchez) que conforma una categoría relevante, diferenciada de la ejercida sobre los hombres, y que no debe entenderse, por tanto, como una simple variante de la represión masculina, sino como un fenómeno que tiene sus rasgos propios. 

 

A las mujeres se las reprimió, básicamente, por haber transgredido el modelo tradicional femenino que el nacionalcatolicismo quería perpetuar acabando con los avances obtenidos durante la Segunda República. La Iglesia Católica y los retrógrados gerifaltes franquistas eran acérrimos enemigos de los avances en la libertad sobre el papel de las mujeres en la sociedad, sobre su autonomía y su protagonismo. Así que el retroceso sobre lo conseguido durante la República fue brutal. Su humillación pública, con castigos diferenciados y concretos que no se aplicaban a los hombres (separación de sus hijos, rapado del pelo, hacerlas tragar aceite de ricino...), responde a los patrones de una sociedad patriarcal, de cuya moral se erigían en defensores no sólo la Iglesia, sino los sublevados que provocaron la Guerra Civil. Y el otro colectivo que sufrió como ningún otro las tropelías de la Iglesia fue el infantil, ya que los niños y niñas en edad temprana y adolescente eran recluidos en internados, donde se les infligían torturas y malos tratos, obedeciendo la famosa máxima de que "la letra, con sangre entra". A este respecto, el documental "Los internados del miedo", realizado por dos de los periodistas que más han documentado la barbarie de la dictadura en España, Montse Armengou y Ricard Belis, recoge aterradores testimonios de abusos físicos, psíquicos, sexuales y laborales durante la dictadura, e incluso los primeros años de la democracia. A este respecto, recomiendo a los lectores y lectoras el artículo al completo de Brais Benítez, del medio La Marea (que incluye el vídeo del propio documental), que nosotros vamos a tomar aquí como referencia. 

 

Centenares de miles de niños y niñas pasaron gran parte de su infancia, si no toda ella, encerrados en internados religiosos y centros de beneficencia durante el franquismo. Allí fueron víctimas de palizas, violaciones, trabajo esclavo y vejaciones, en unos centros que el régimen utilizaba para su propaganda. Unas dramáticas experiencias vitales que quedaron sepultadas por el silencio de las paredes de estos internados. Los testimonios que han podido recabar los autores del documental citado destacan por su extrema crueldad, y evidencian la impunidad que las órdenes eclesiásticas disfrutaban. Malos tratos a unos menores que no tenían ninguna forma de defenderse, ni de denunciar su situación ante ninguna instancia. El régimen alegaba que dichos internados fueron creados para acoger a niños de familias desestructuradas, pero lo que no sacaba a la luz eran las aberrantes prácticas que ocurrían dentro. Algunos de los afectados dan fe en el documental de la explotación laboral a la que fueron sometidos. Los apaleaban de forma cruel, los humillaban en público, les quemaban el culo con velas, les restregaban ortigas por sus órganos genitales, o les hacían practicar felaciones a los curas, entre otras muchas barbaridades. Les daban una comida infecta, y si vomitaban les obligaban a comérselo. Todo aquéllo, como es lógico suponer, ha creado secuelas terroríficas en muchos de aquéllos niñas y niños de la época, hoy ancianos y ancianas. Estamos hablando de mucha maldad, de mucho desprecio. Este tipo de abusos tuvieron su auge durante las décadas de los años 60 y 70, pero incluso llegaron hasta principios de los 80. La Ley de Amnistía de 1977 permitió que muchos presos políticos salieran a la calle, pero no alcanzó a liberar a estos niños, que continuaron encerrados en estos centros del horror y la tortura. 

 

Montse Armengou se ha expresado en los siguientes términos: "El régimen franquista se encargaba de la beneficencia y la asistencia social, pero en la mayoría de los casos era una beneficencia falsa, con ánimo de adoctrinamiento y formación ideológica. Además, había sido el régimen el que había creado esa situación: niños desvalidos porque sus padres estaban en las cárceles, o porque se habían separado y la madre perdía la custodia, incluso abandonados porque la madre no podía soportar el estigma de ser madre soltera". Todo ese conjunto de casuísticas y circunstancias permitieron la extensión del fenómeno de los internados, donde como decíamos, miles de pequeños y pequeñas hubieron de resistir los más viles e infames tratamientos. Y continúa Armengou: "Existía un organismo terrorífico, el Patronato de Protección de la Mujer, que se creó textualmente para proteger a la mujer caída o en riesgo de caer; pero ese centro que iba encaminado a la prevención de la prostitución acabó siendo un contenedor donde fueron a caer niñas en exclusión social, adolescentes con inquietudes políticas, o menores que habían sido violadas por algún familiar y se habían quedado embarazadas". A pesar de no ser un fenómeno que sucediera en todos los internados, colegios religiosos, orfanatos, preventorios antituberculosos o Centros de Auxilio Social, los casos de abusos físicos, psíquicos, sexuales, de explotación laboral y prácticas médicas dudosas ocurrieron en multitud de ellos. Y en sentido general, más allá de estos centros, es decir, extrapolando el fenómeno a los centros educativos de carácter religioso, siempre se caracterizaron por su rigidez de disciplina, por su enorme adoctrinamiento y por la transmisión de los más retrógrados valores. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías