Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
21 mayo 2017 7 21 /05 /mayo /2017 23:00
Fuente Viñeta: http://critica24.com/

Fuente Viñeta: http://critica24.com/

El discurso de los medios de comunicación, en particular los estadounidenses, es la retórica del terror, de la guerra. Presentan a quienes disienten de la política, de la cultura o las creencias dominantes como enemigos

Vicente Romano

En el artículo anterior de esta serie ya nos centramos un poco en el enorme peligro que representa para el pacifismo mundial el Gobierno de los Estados Unidos, y más aún con su nuevo mandatario, el magnate Donald Trump. En esa entrega nos centramos en los aspectos energéticos y climáticos y su relación con las guerras y los conflictos armados, pero hay mucho más. Los discursos de Trump durante su campaña electoral, y los que ha pronunciado siendo ya Presidente de la primera potencia mundial, son absolutamente escandalosos. Como nos indica Trevor Tim en este artículo del medio The Guardian recogido por eldiario.es en traducción de Lucía Balducci, Trump ha alardeado de que reinstaurará la tortura, la técnica del "waterboarding" y "cosas mucho peores". Ha hablado de asesinar a las familias inocentes de los terroristas, anunciando abiertamente al mundo entero que cometerá crímenes de guerra. Ha hablado por teléfono con diversos líderes mundiales, la mayoría de las veces sembrando la incertidumbre y las posibilidades de conflicto. Y Trevor Tim se pregunta con gran acierto y preocupación: "¿Quién lo detendrá cuando quiera cumplir sus escalofriantes promesas?" Hace pocas semanas hacía estallar en Afganistán la llamada "madre de todas las bombas" de categoría no nuclear, y su continuo hostigamiento hacia Corea del Norte (asunto del que hablaremos enseguida) no cesa durante estos últimos días. 

 

Con respecto a la ilegal prisión de Guantánamo, Trump no sólo dijo que la mantendría abierta (continuando con docenas de prisioneros bajo un limbo legal), sino que advirtió que le parece bien enviar a ciudadanos estadounidenses arrestados en suelo estadounidense a cumplir misiones militares institucionales. El magnate neoyorkino reconvertido en Presidente también prometió "bombardear todos los países de Oriente Medio" (ha criticado muchas veces el Acuerdo Nuclear con Irán), y tendrá también en su poder la capacidad mortífera de miles de inocentes que le proporciona el programa de drones secreto de la CIA, ya usado de forma masiva por su antecesor Barack Obama. Y quizá lo peor de todo, Trump también tendrá acceso a un impresionante arsenal nuclear, que sólo él podrá activar. En palabras de Trevor Tim: "Sólo podemos imaginar qué horrores nos deparará el mandato del Presidente Trump, pero lo que sí sabemos a ciencia cierta es que tendrá a su disposición todas las herramientas para causar estragos en nuestro país y en el mundo entero. Lo tendríamos que haber visto venir, y tendríamos que haber puesto en marcha dispositivos de seguridad para limitar el daño que podía causar". Y sentencia: "Ahora puede ser demasiado tarde". Nos vamos a centrar a continuación en el escabroso asunto de Corea del Norte, que también representa actualmente un foco caliente de conflicto. La sucesión de declaraciones, hostigamientos, lanzamientos de pruebas con misiles, y otros elementos añadidos al latente conflicto, se están disparando durante las últimas semanas. 

 

Parece ser que para Washington, bajo esta era Trump, ha llegado la hora de usar la fuerza contra Corea del Norte, en una más de las clásicas decisiones unilaterales con que Estados Unidos y sus peligrosos gobernantes tienen acostumbrados al mundo. Pero Corea del Norte es un caso especial. Desde siempre, el pequeño país asiático se ha declarado enemigo del imperialismo norteamericano, y ha mantenido su firme actitud de no convertirse en perrito faldero del mismo, como hace su vecino del Sur, Japón y muchas otras potencias mundiales. Ni siquiera acepta la amigable actitud de China, quizá su mejor aliado internacional. Corea del Norte se ha mostrado desde siempre decidida a continuar cultivando su programa nuclear, y uno de sus componentes es el desarrollo de armas atómicas. Pero como nos señala Pablo Jofré Leal en este artículo para el medio HispanTV, que tomamos como referencia para este asunto: "Tal como Israel (que posee entre 300 y 400 artefactos nucleares), que no es firmante del Tratado de No Proliferación Nuclear, que agrede constantemente a sus vecinos, que ocupa territorio palestino, y sin embargo goza de prebendas, apoyo y complicidad de Washington, en una hipócrita doble moral que hay que desvelar constantemente". En efecto, y como en tantas ocasiones, la hipocresía estadounidense se pone de manifiesto de forma escandalosa. De entrada, queremos alinearnos claramente y sin fisuras bajo el prisma pacifista, y por tanto, desaprobamos la escalada nuclear y armamentista de Corea del Norte, ya que entendemos que este país debería defender su derecho a la soberanía y a la independencia del bloque estadounidense y sus aliados desde otras acciones. 

 

Pero desde su tamaño y posición, y contando con una comunidad internacional mayoritariamente aliada de Washington y de las potencias occidentales, y bajo unos foros mundiales absolutamente corrompidos y desnaturalizados (nos estamos refiriendo sobre todo a la ONU, dominada también por el poder de veto de unas pocas potencias)...¿Qué otra cosa se puede hacer si se pretende resistir al poderío estadounidense? Estamos queriendo decir que no justificamos la actitud de Corea del Norte, que no podemos hacerlo desde el enfoque pacifista, pero que entendemos perfectamente que este pequeño país, en el pleno ejercicio de su soberanía, y únicamente para acciones defensivas, se haya decantado por su clara hostilidad hacia Washington y sus aliados. Como nos explica Jofré Leal en el referido artículo, el eje principal del conflicto con Pyongyang es la decisión del Gobierno de Kim Jong un de llevar adelante su programa nuclear --con base en su programa de misiles como sistema vector transportador principal-- que involucra la fabricación de armas nucleares, bajo la divisa que sólo una Norcorea fuerte y con poder de disuasión puede hacer frente a la decisión de Washington y sus aliados de desestabilizar a esta nación asiática y derrocar un Gobierno basado en una estructura dinástica, consolidada tras la Guerra de Corea entre los años 1950-1953 que dividió la península a partir del paralelo 38 como límite político, ideológico y económico. Un programa que se sustenta en la disuasión nuclear y la defensa de su soberanía. Hasta ahora, el gobierno estadounidense ha decidido aplicar presión económica y diplomática contra Corea del Norte, junto a sus aliados regionales Japón y Corea del Sur, definiendo al gobierno de Pyongyang como "la amenaza más peligrosa y urgente para la paz y la seguridad en Asia Pacífico", según palabras del Vicepresidente estadounidense Mike Pence, pronunciadas recientemente a bordo del portaaviones USS Ronald Reagan frente a las costas japonesas. 

 

Como siempre, el Gobierno norteamericano se empeña en ejercer sin ninguna autoridad ni reconocimiento su papel de gendarme mundial, ante la pasividad de sus aliados y del resto de la comunidad internacional, que se limitan a denunciar la escalada verbal amenazante de ambos declarados enemigos. Y nosotros nos preguntamos: ¿No sería mejor y más adecuado que fuera el foro de Naciones Unidas quien ejerciera ese papel de forma democrática? Si de verdad tuviéramos una serie de foros internacionales realmente democráticos, no solamente la presión hacia Corea del Norte sería mayor y más efectiva, sino que además poseería la legalidad y legitimidad que lógicamente no posee cuando es sólo algún actor el que de forma unilateral se declara en líder del proceso. Mike Pence aún añadió: "Quienes desafíen nuestra determinación o preparación deberían saber que venceremos cualquier ataque. Estados Unidos siempre buscará la paz, pero con el Presidente Trump, el escudo está en guardia y la espada está lista". No parecen palabras muy conciliadoras, sobre todo viniendo del país que con diferencia mayor número de ataques, guerras y conflictos armados ha desatado en toda la historia de la humanidad. Y por otra parte, como señala Pablo Jofré Leal, difícil resulta creer que la búsqueda de esa paz, que tanto proclama el gigante norteamericano, vaya acompañada de la puesta en escena de toda una ingente maquinaria bélica que incluye portaaviones, cruceros, destructores, submarinos, la alerta de las fuerzas militares estadounidenses estacionadas en Corea del Sur, y que al amparo del acuerdo militar firmado con ese país, toman el mando de las fuerzas militares surcoreanas en caso de guerra. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías