Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
11 junio 2017 7 11 /06 /junio /2017 23:00
Viñeta: Josetxo Ezcurra

Viñeta: Josetxo Ezcurra

El terrorismo al que nos enfrentamos la gente corriente procede de una ideología y una infraestructura a la que han contribuido nuestros propios líderes haciéndonos creer que era por nuestra seguridad. Necesitamos desesperadamente una política exterior completamente distinta, basada en el apoyo a quienes promueven la democracia y los derechos humanos y no a quienes los desprecian

Mark Curtis

El problema con Corea del Norte es pues un foco caliente que hay que ir reduciendo en su intensidad, pues no es posible continuar por dicha senda de tensión y hostilidades. A este respecto, Pablo Jofré en este artículo para el medio Hispan TV lo ha denunciado muy abiertamente: "El contencioso que enfrenta a Corea del Norte contra Estados Unidos, Corea del Sur y sus aliados nos remite a una pregunta esencial ¿Es posible que la llamada comunidad internacional continúe ciega, sorda y muda frente a la política de doble rasero de Estados Unidos y sus aliados, que niegan la posibilidad del desarrollo de programas misilísticos, la posibilidad de producir armas nucleares a países como Corea del Norte, incluso generando una política internacional de sanciones, bloqueo y condenas, al mismo tiempo que Washington pretende hegemonizar el liderazgo en este tipo de armas? ¿Podemos seguir aceptando esta hipocresía, esta doble moral que suele usar a los grandes medios de comunicación internacionales y a organizaciones como la ONU, la Unión Europea e incluso la Agencia Internacional de Energía Atómica para concretar esta mirada unilateral?". Por lo visto, si los lanzamientos de misiles los hace la Administración norteamericana, son considerados como una contribución a la paz, mientras que si los hace la República de Corea, son una provocación. Sumemos también a esta lógica hipócrita el ejemplo del programa nuclear del régimen sionista, al que se le ha permitido formar un arsenal de 300 artefactos nucleares gracias a la connivencia de Washington. 

 

Por cierto, que la entidad sionista (Israel) no ha firmado el Tratado de No Proliferación Nuclear, y además agrede a sus vecinos, ocupa Palestina, ataca sin piedad a sus territorios, sin que todo ello haya generado ningún tipo de alarma de la comunidad internacional. Más bien al contrario, reciben la constante felicitación y apoyo de la Administración norteamericana, ante la "neutralidad" del resto de actores internacionales. Hemos de conseguir en primer lugar que el rasero sea el mismo para todos los países, que los criterios en cuanto a una posible escalada armamentística se apliquen de igual modo para todas las naciones de la ONU, y en segundo lugar, que todo ello únicamente implique esfuerzos de carácter diplomático. No ayudan por tanto las hostiles decisiones de Washington incluyendo a Corea del Norte en los países que forman "el eje del mal" (decisión que se tomó en 2002 con el ex Presidente George Bush), ni las escaladas verbales que vociferan amenazas veladas en uno u otro país. Quizás el proceso nuclear en Corea del Norte hubiera tomado un derrotero muy distinto si las vías diplomáticas se hubieran consolidado, pero Washington se ha empeñado siempre en abortar dichas vías, y en continuar hostigando al régimen norcoreano mediante diversos pretextos. Mientras, los ánimos se tensan y las posibilidades de un conflicto crecen. No obstante, USA debe tener en cuenta que con Corea del Norte se enfrenta a un desafío militar quizás como nunca antes durante los últimos 70 años. Y al igual que lo fue Vietnam en su día, es un enemigo que no conviene menospreciar.

 

Y así, en palabras de Federico Pieraccini, de la Fundación para la Cultura Estratética: "La gran verdad sobre la Península de Corea es que a pesar del hecho que cada país flexiona sus músculos y pareciera estar listo para actuar, nadie quiere esa eventualidad ya que nadie podría ganar esta guerra y todo el mundo sufriría efectos devastadores tanto económica como militarmente". Bien, otro foco de conflicto que ya hemos venido mencionando de pasada en muchas entregas anteriores de la serie, y al que nos dedicaremos ahora con más detenimiento dentro de este primer bloque temático, es el tema de Israel. Queda para otra serie de artículos separada, que publicaremos posteriormente, todo el relato del histórico genocidio palestino perpetrado por la entidad sionista, así que ahora mencionaremos el conflicto palestino-israelí únicamente en lo que concierne a la paz mundial y al terrorismo internacional. La lógica del asesinato en Israel viene de larga data, y goza de una especie de "cultura de la impunidad" (como la define Ramzy Baroud en este artículo, traducido para el medio Rebelion por Sinfo Fernández) a la vista del mundo entero. Y como siempre, y una vez más, por enésima vez, ahí tenemos de nuevo la perversa complicidad de los Estados Unidos, actuando de poli bueno (en realidad de poli malo) entre los israelíes y los palestinos, dando el mensaje desde hace décadas de que busca una solución pacífica al conflicto, mientras en realidad se dedica a exculpar a Israel de todas sus fanáticas matanzas, así como a incrementar sus acuerdos económicos con el sionismo. Para los israelitas, los palestinos simplemente son sujetos que no alcanzan la categoría de personas, y a los cuales se debe matar como a perros (con perdón para los perros, a los cuales no hay que matar, evidentemente). 

 

Y esta no es una opinión minoritaria en Israel, sino todo lo contrario. El odio sociológico hacia los palestinos es común en dicha sociedad. De hecho, esa cultura de la impunidad en Israel está relacionada tanto con las tendencias políticas como con las creencias religiosas. Según el último "Ïndice de la Paz" publicado por el Instituto por la Democracia de Israel de la Universidad de Tel Aviv, casi el 67% de la población judía del país cree que matar al terrorista que viene hacia ti con un cuchillo es un mandato divino. Como vemos, aún quedan lugares en el planeta donde la senda del pacifismo es algo que queda a años luz de distancia. Matar palestinos como una forma de deber religioso se remonta a los primeros días del Estado judío, y esas creencias son corroboradas constantemente por las altas instituciones espirituales del país.Las estadísticas dicen que incluso más de la mitad de la población laica del país también justifica los asesinatos indiscriminados de palestinos. En realidad, deshumanizar a los palestinos (tratándolos como "bestias", "cucarachas", o tratándoles como seres inferiores desechables) ha sido históricamente un denominador común en la sociedad israelí, un sentimiento normalmente aceptado y justificado, y algo que ha unido a los judíos provenientes de diversos orígenes políticos, ideológicos o religiosos. Si algo se tiene en común, es el odio hacia los palestinos. Es algo tan asumido entre la población, que hasta las propias autoridades públicas y el Ejército hacen llamamientos en este sentido, con absoluta normalidad. A las pruebas nos remitimos.

 

Así, por ejemplo, la última agresión de Benjamín Netanyahu contra Gaza, en el verano de 2014, mató a un total de 2.251 palestinos, incluidos 1.462 civiles, y entre ellos 561 niños. Con absoluta impunidad. Con total normalidad. Creyendo que es un derecho que poseen a defenderse. Todo un exterminio en toda regla, en pleno siglo XXI, con la vergonzante inacción y "neutralidad" de la indecente comunidad internacional. Ello sólo se explica desde una percepción cultural  común israelí que es totalmente racista y deshumanizadora. Una concepción de los palestinos ni siquiera como enemigos lícitos de un conflicto, sino como bestias salvajes a las cuales hay que aniquilar sin compasión. Según el grupo israelí por los Derechos Humanos Yesh Din, aproximadamente el 94% de las investigaciones penales iniciadas por el ejército israelí contra soldados sospechosos de actividades violentas y criminales contra los palestinos y sus propiedades, se cierran sin acusación alguna. Y en las raras ocasiones donde se produce alguna acusación, la sentencia suele acabar con una leve condena. Y por su parte, la violencia perpetrada por los ilegales colonos instalados en los Territorios Ocupados no hace sino aumentar. Grupos de colonos armados irrumpen a diario en los pueblos de la Cisjordania ocupada y en las barriadas de Jerusalén Este arrasando cuanto encuentran a su paso. La cifra de delitos cometidos ha aumentado durante los últimos años, e incluso se ha duplicado desde 2009. Y menos del 2% de las investigaciones sobre los ataques de los colonos acaban en condena, según la ONG estadounidense Human Rights Watch. Israel está "moralmente ciego ante sus propias maldades", en palabras de Ramzy Baroud. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías