Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
2 julio 2017 7 02 /07 /julio /2017 23:00
Por la senda del Pacifismo (57)

¿Por qué después de los ataques “terroristas” en Francia se dijo que “Todos éramos Charlie”, y no se dice que “Todos somos palestinos” después de un bombardeo israelí sobre este pueblo, o “Todos somos afganos, o iraquíes, o egipcios, o sirios”, después de cada bombardeo de las fuerzas de “la libertad y la democracia” capitaneadas por el Pentágono sobre alguno de estos países donde, “casualmente”, hay petróleo o gas en su subsuelo?

Marcelo Colussi

Nos quedamos describiendo, en la entrega anterior, el proceso BDS, e intentando explicar que campañas de este tipo constituyen las mejores herramientas para abordar casos de potencias arrogantes y agresivas, como es el caso de Israel hacia Palestina. Siguiendo de nuevo la fantástica exposición de Pablo Jofré Leal en su artículo de referencia, hemos de decir que campañas de este tipo permiten ampliar su abanico de acciones sumando la voluntad de la ciudadanía, fomentando conciencias populares, uniendo capacidades, y exigiendo a los gobiernos revelar el verdadero rostro del sionismo en su política de colonización, segregación y apartheid. Se trata de retratar, de descubrir las vergonzosas complicidades entre algunos Estados en la protección y consecución de sus espurios objetivos, y de destapar toda la crueldad que pueden albergar sus terribles decisiones. Llevando adelante el BDS es posible trasladar a la memoria colectiva las actividades ilícitas de una nación, algo que por ejemplo ya se realizó con el desaparecido régimen del apartheid sudafricano desde el año 1960, y que finalmente, junto a la lucha del pueblo negro sudafricano a través del Congreso Nacional Africano, la lucha armada y el apoyo de las fuerzas cubanas situadas en Angola, fueron facilitando poco a poco el debilitamiento de un régimen opresivo, inhumano y genocida. Pues esto mismo hemos de hacer en el caso palestino-israelí. En el fondo, es una variante del mismo tema. El objetivo es similar en ambos casos: debilitar y lograr la desaparición de una entidad (la entidad sionista) que oprime al pueblo palestino, lo segrega, lo asesina, lo margina y discrimina, lo humilla y coloniza mediante una política genocida, en clara complicidad y bajo la inquebrantable ayuda de los Estados Unidos, y ante la espantosa pasividad de la comunidad internacional, que prefiere mirar para otro lado.

 

Una situación absolutamente bochornosa, que cada día que pasa se vuelve más humillante, indignante e insoportable. El último ataque a la población palestina de los territorios ocupados consiste en desabastecerla de los suministros básicos (luz, agua...) durante franjas horarias cada vez más extensas, para impedir que puedan acceder a las funciones vitales más elementales. Hemos de reaccionar e impedirlo. Porque la lucha contra la opresión palestina por parte de Israel es revelar nuestra propia condición como seres humanos, de solidaridad considerado de "segunda clase", que el sionismo considera como seres inferiores, como una especie de "ganado", como lo definió en su momento el fallecido ex Primer Ministro Menagen Begin. Este dirigente lo expresó con esta brutalidad literal: "Nuestra raza es la raza maestra. Nosotros somos dioses sobre este planeta. Somos tan diferentes de las razas inferiores como ellos lo son de los insectos. De hecho, comparadas con nuestra raza, las otras son bestias, ganado a lo sumo. Las demás razas son consideradas como excremento humano. Nuestro destino es gobernar sobre las razas inferiores. Nuestro reino terrenal será gobernado con vara de hierro por nuestro líder. Las masas lamerán nuestros pies y nos servirán como nuestros esclavos". Creo que sobra cualquier tipo de comentario. Bajo esta base ideológica se ha desarrollado el sionismo, y se ha expandido todo su terror. El sionismo es la ideología, el apartheid es la materialización práctica de dicha perversión. Pero volvemos a repetir que esto ha ocurrido porque la propia comunidad internacional ha dejado que ocurra. Tan culpables somos los demás como ellos. Tan culpables son los demás gobernantes que miran hacia otro lado, como los propios gobernantes israelíes que llevan masacrando durante décadas a la población palestina.

 

Volvemos a instar desde aquí, desde la senda pacifista, a continuar expandiendo y apoyando el movimiento BDS, como herramienta de fuerza para poder desmontar por la vía pacífica las aberraciones de la política israelí. Porque la verdad es que el BDS les produce miedo. Como prueba evidente e indiscutible del enorme temor que a Israel le genera la campaña BDS, el gobierno ultraderechista de Israel aprobó en el pasado mes de marzo una enmienda a la Ley de Ingreso a los territorios de la Palestina histórica (aquéllos ocupados desde el año 1948) y por extensión a los territorios ocupados desde el año 1967, que otorga facultades amplias al Ministerio del Interior sionista, para negar la visa y la entrada a toda persona, de cualquier nacionalidad, que haya expresado por cualquier vía su opinión favorable a la campaña BDS, a extranjeros que se desempeñen en organismos vinculados al movimiento BDS, o que apoyen públicamente acciones tendentes a favorecer las acciones de boicot, desinversión y sanciones contra Israel. Estamos por tanto ante un síntoma claro de que esta campaña les asusta, les provoca respeto y temor, e intentan acallarla, silenciarla, neutralizarla y desactivarla con todos los medios a su alcance. Es la prueba evidente de que el BDS va por el buen camino. En palabras de Pablo Jofré: "Tal determinación muestra la absoluta debilidad moral y política de la entidad sionista, que podrá tener las más poderosas armas para impedir que el pueblo palestino goce de sus plenos derechos en una tierra que les ha sido arrebatada y ocupada, pero no tiene ni la moral ni la razón para seguir ocupando ese territorio. Si de verdad la campaña del BDS no tuviera el éxito que el sionismo le niega, no tendría este régimen nacionalsionista que generar leyes represivas y discriminatorias, que segregan y que siguen consolidando la política del apartheid".

 

La campaña BDS es pues absolutamente necesaria. Israel debe sentir en sus propias carnes que la aplicación de su política criminal hacia Palestina tiene un precio, y que ese precio lo debe sentir su propia población, y los votantes que renuevan el mandato de sus partidos. Si no somos contundentes en nuestro apoyo al BDS, Israel seguirá asesinando palestinos, destruyendo sus infraestructuras básicas, ocupando sus territorios, destruyendo sus hogares, y sembrando caos, miseria, odio y destrucción. La senda del Pacifismo nos está marcando el camino. Está en nuestras manos, y en las manos y la palabra de nuestros gobernantes. Impidamos que continúe la masacre. La campaña BDS, aún muy débilmente, está ya causando sus efectos. Según cálculos de las propias autoridades sionistas, ha significado pérdidas por valor de 35.000 millones de dólares desde que se inició la campaña BDS en el año 2005. En marzo de 2016, en el contexto de una conferencia, el Ministro de Inteligencia de Israel llegó a pedir que se realizaran "asesinatos selectivos" de activistas que apoyan el movimiento BDS con la ayuda de la inteligencia del régimen de Tel-Aviv. Hoy día, el movimiento BDS está creciendo de manera impresionante en los campus universitarios, en iglesias, sindicatos, organizaciones culturales y todo tipo de movimientos sociales. Se hacen eco de sus campañas multitud de medios de comunicación (normalmente los medios dominantes atacan el BDS en su furibunda campaña de defensa del régimen israelí), y ya han surgido determinadas polémicas en varios países como consecuencia de las medidas adoptadas por el BDS.

 

Finalizamos este asunto tomando las palabras de Armando B. Ginés quien en este artículo señala: "Israel merece la consideración de aliado preferente del mundo occidental, de los poderosos de la globalización, siendo una pieza fundamental en la desestabilización y crisis permanente de los países árabes. El odio alimentado por los sionistas entre su juventud es colosal. Con la coartada antisemita por bandera usan y abusan de su enorme fuerza de represión para mantener confinados en bantustanes al pueblo palestino. Les han robado todo, con la connivencia y el silencio cómplice de EE.UU. y la Unión Europea: su pasado, sus hogares, sus tierras, su propia palabra y su futuro. Y nadie hace nada por solucionar de verdad el conflicto histórico. Los intereses en juego son muchos. La paz no interesa a las multinacionales energéticas. Mientras Oriente Medio sea un polvorín controlado, el petróleo está garantizado para Bruselas y Washington. Habrá más tiros cobardes en la cabeza a otros palestinos, haya por medio una acción agresiva o no por parte de éstos. Palestina sobrevive en medio de unas condiciones cotidianas, sociales, económicas y políticas insostenibles, agazapados en campos de concentración que los reducen a la mínima expresión vital. Sus conatos de tomar aire son obligados ante tanta humillación y odio lanzados en pleno rostro por Israel. Estamos asistiendo desde hace décadas a un robo sostenido y programado de la identidad palestina, de sus recursos y de sus medios de vida. Y nadie hace nada. Y se quiere, además, que las mujeres y hombres de Palestina se resignen a su suerte y se encojan de brazos ante la ocupación ilegal israelí. Se pretende también que entreguen mansamente hasta su dignidad, lo único que ahora mismo les queda. La guerra solapada y los asesinatos selectivos de Israel seguirán su curso. Y, por supuesto, las intifadas y la ira palestina irán en aumento". Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías