Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
2 agosto 2017 3 02 /08 /agosto /2017 23:00
¿La renuncia de Nicolás Maduro?

Sin el control del poder político o con él, la derecha ha demostrado que la violencia, el autoritarismo y la intolerancia son parte de su génesis y que, por más que se disfrace de democrática, sus intereses se contraponen con los de las grandes mayorías y, por ende, con la esencia de la democracia real

Héctor Bernardo

El modo en que tratan nuestros medios de comunicación dominantes la situación en Venezuela está llegando al desatino. No hay noticiero, tertulia o debate donde no salga a relucir el asunto venezolano, y por supuesto, las opiniones que se escuchan (salvo alguna rara avis) están todas cortadas por el mismo patrón. No es por tanto la primera vez que nos vemos obligados a salir al paso de la desinformación, manipulación e intoxicación mediática en torno a Venezuela (aquí tienen nuestros lectores y lectoras un índice de todo lo publicado en nuestro Blog al respecto), así que volveremos a insistir una vez más. A lomos del tándem formado entre el Gobierno y el sector privado estadounidense, con la inestimable colaboración de toda la derecha política y mediática internacional, se llevan ejecutando en Venezuela una serie de estrategias que obedecen a una clara injerencia mediante diferentes vías paralelas, que pueden ser la guerra mediática, la presión política, la presión diplomática y la guerra económica, cuya finalidad es el derrocamiento del Gobierno legítimo que representa la Revolución Bolivariana. Como muy bien explica Héctor Bernardo en este artículo para el medio Rebelion, del cual hemos extraído la cita de entradilla, derecha y violencia son dos términos inseparables a lo largo de la historia, y en América Latina y El Caribe no son una excepción: Golpes de Estado (duros o blandos, es decir, militares o parlamentarios), desestabilización económica, asesinato de líderes sociales, desaparición de estudiantes y periodistas, o represiones de la protesta social, todo ello aderezado con la constante manipulación de los medios, son el cóctel diario bajo el que se ataca a los gobiernos progresistas de América Latina. 

 

Solicitan cínicamente diálogo y negociación, debate y respeto a la democracia, cuando lo único que les interesa a las derechas locales (bajo la batuta de la derecha estadounidense) es la defensa de sus retrógrados sectores. En Venezuela los líderes de la derecha se disfrazan de inocentes corderitos, mientras profesan el autoritarismo, la violencia, la intolerancia y la mentira hasta límites insospechables. Una derecha criminal empeñada en vender los recursos naturales del país, y defender sus intereses de clase, es presentada sin embargo por los medios de comunicación como una oposición democrática, a la que le interesan la paz, el diálogo y la democracia. Pero acto seguido, están animando a sus huestes callejeras para que cometan todo tipo de tropelías en las calles, a costa de provocar el mayor caos social posible, y la mayor destrucción. Y es que la derecha nunca acepta por las buenas perder el control político de sus regiones, y en cuanto ve peligrar los intereses de sus miembros, de sus empresas y de su oligarquía, no duda en organizar violentas acciones para usurpar el poder mediante formas nada democráticas. Se dedican igualmente a destruir la imagen pública de los dirigentes, gobernantes, mandatarios o líderes sociales populares, mediante todo tipo de engaños, manipulaciones y mentiras. Así las cosas, Venezuela se ha convertido, gracias a la resistencia de su líder Nicolás Maduro, en el objetivo a derribar por el poder político, económico y mediático internacional, y las ofensivas y manipulaciones son constantes y van en aumento. 

 

Los Estados Unidos no se resignan a que los gobiernos de amplia acción popular, de corte socialista o únicamente postneoliberales, alejen a América Latina de la función que siempre tuvo para ellos, que no es otra que la de ejercer como su "patio trasero". Según el Informe de 2016 de la CELAC (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños), durante las casi dos décadas de gobiernos bolivarianos, Venezuela ha pasado a ser uno de los tres países con menor desigualdad social en todo el continente. Pero los medios dominantes influidos y controlados por el gran capital jamás nos contarán estas cosas. No les interesan. Es más, estos datos son dañinos para ellos, pues muestran el camino a otros sobre lo que hay que hacer. Jamás se informó por parte de estos indecentes medios sobre los logros sociales, sanitarios, educativos, en el ámbito de la vivienda, de las leyes laborales, de la justicia, de la democracia, etc., que se han producido bajo el chavismo. Tampoco nos contarán que durante todo este período en Venezuela, se han desarrollado hasta un total de 19 procesos electorales, valorados, entre otras instituciones, por la Fundación Carter como los más transparentes del mundo. Pero a la derecha le da igual. Ellos seguirán afirmando que en Venezuela no existe la democracia.

 

Y en este contexto de profunda confrontación para hacer caer al Gobierno, haciendo estallar un caos social que legitime una intervención extranjera, la "pacífica" oposición está llevando a cabo una estrategia de desestabilización del Gobierno, basada en los tres siguientes pilares: a) el colapso económico (consistente en el desabastecimiento de la población a través de políticas de acaparamiento, especulación económica, o la quema de los depósitos estatales de distribución de productos básicos), b) el terrorismo urbano (consistente en la instigación a violentas manifestaciones, en las cuales las calles son tomadas por bandas financiadas por la oposición para generar situaciones de inseguridad y violencia, con muertos y heridos, provocando además quema de vehículos, ataques a las instituciones del Estado, centros de salud, guarderías, escuelas, etc.), y c) la desinformación sistemática (consistente en mentir sistemáticamente, manipular hechos e imágenes, ocultar las manifestaciones de apoyo al gobierno, difundir información falsa, o apoyar subrepticia y subliminalmente a la oposición, mientras se demoniza al Gobierno, presentándolo como una pandilla de irresponsables y de dictadores). Desde esta humilde tribuna volvemos a llamar a nuestros lectores y lectoras al continuo contraste de toda la información suministrada, y a la defensa de la Revolución Bolivariana que comenzara el Presidente Hugo Chávez, y nos hacemos eco para finalizar de este breve pero muy sugerente e ilustrativo artículo de F. Roque R. desde Caracas, recogido por el medio Eco Republicano, y que reproducimos a continuación en su totalidad:

 

La derecha apátrida y sus jefes imperiales quieren que Nicolás Maduro renuncie a la Asamblea Nacional Constituyente. Yo les respondo por Nicolás:
 
1.-Que Santos renuncie a las 7 bases militares gringas invasoras. Que ponga fin a su política de exterminio contra los combatientes de las Farc y ELN.
 
2.-Que Macri renuncie a sus políticas hambreadoras contra el pueblo y ponga en libertad a la diputada del Parlatino.
 
3.-Que Temer renuncie a sus cuentas millonarias producto de la corrupción y devuelva el Poder a Dilma.
 
4.-Que Peña Nieto encuentre a los 42 estudiantes de Ayotzinapa y atrape a los asesinos y se enfrente a Trump e impida la construcción del muro infame.
 
5.-Que Trump renuncie a sus ínfulas imperiales, devuelva el territorio de Guantánamo y ponga fin al bloqueo contra Cuba.
 
6.-Que Rajoy deje en paz a los catalanes y les permita definir libremente su destino como pueblo autónomo que es.
 
7.-Que el Parlamento Europeo renuncie a su política xenófoba contra los refugiados y respete los derechos humanos de los inmigrantes.
 
Cuando hagan todo esto, entonces conversamos.

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías