Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
2 octubre 2017 1 02 /10 /octubre /2017 23:00
Apostasía

Buena parte de la ciudadanía, al alcanzar la mayoría de edad, se encuentra formando parte de una organización religiosa que jamás han escogido y que no se corresponde con sus ideas. Fue “bautizada” por el mero hecho de haber nacido en un país con determinadas costumbres. Es algo que no pudieron decidir en su momento y que les ha obligado a formar parte de una institución que, por una razón o por otra, simplemente no les representa. Porque, aunque sean personas ateas convencidas, o agnósticas, el hecho de estar bautizadas les mantiene como parte del "colectivo" católico

Fragmento del artículo de las autoras citadas

El medio digital Rebelion acaba de publicar recientemente un fantástico artículo, titulado "Apostasía", escrito conjuntamente por Obdulia Díez Álvarez (de la asociación León Laica), Encina Gutiérrez Iban (de Comisiones Obreras), Marta Madruga Bajo (de Flora Tristán), Ana Para Carmuega (de Podemos), Eloina Terrón Bañuelos (de Izquierda Unida), y Jean Pierre Lohrer (de Anticapitalistas). Rescatan, como evidencia su título, el interesante y poco tratado asunto de la apostasía, aportando claridad y puntos de vista muy significativos. Considerando por tanto muy interesante este tema, poco divulgado y menos practicado por el conjunto de la ciudadanía que no sigue los postulados de la Iglesia Católica, vamos a reproducir a continuación el contenido integral de dicho artículo, cumpliendo con la función eminentemente divulgativa de nuestro Blog:

 

“La verdad os hará libres”. Por eso pedimos a la jerarquía católica de León, que en aras de la verdad y de la libertad, facilite como en Finlandia tramitar el derecho de apostasía por Internet. Es decir, que toda persona, en el ejercicio de su derecho a la libertad de culto, que recoge la Constitución Española y los derechos humanos, pueda dejar constancia con total libertad que no quiere formar parte de esta organización y no quiere que ésta utilice su pertenencia para sus fines.

 

La Iglesia Católica y otras confesiones cristianas se aprovechan de una tradición secular, como es la celebración de los nacimientos, para incrementar de forma ilegítima su implantación social. En la mayoría de nuestra geografía, especialmente en zonas rurales, sigue estando mal visto no bautizar a la criatura recién nacida. Pero el bautizo católico no es una simple celebración, es un “sacramento” que presupone el ingreso en una comunidad religiosa.

 

Buena parte de la ciudadanía, al alcanzar la mayoría de edad, se encuentra formando parte de una organización religiosa que jamás han escogido y que no se corresponde con sus ideas. Fue “bautizada” por el mero hecho de haber nacido en un país con determinadas costumbres. Es algo que no pudieron decidir en su momento y que les ha obligado a formar parte de una institución que, por una razón o por otra, simplemente no les representa. Porque, aunque sean personas ateas convencidas, o agnósticas, el hecho de estar bautizadas les mantiene como parte del "colectivo" católico.

 

La apostasía es el acto de darse de baja de la Iglesia Católica. Implica que se deje constancia, en los registros, que no formamos parte de esta organización. La apostasía sería una especie de “desbautismo”. Con la apostasía nadie renuncia a creer en lo que cada persona quiera, sea Jesús de Nazaret o que hay una divinidad, sino que deja constancia únicamente que no quiere pertenecer a la organización de la Iglesia Católica y no quiere que ésta se aproveche de su pertenencia para sus intereses.

 

Apostatar es un derecho que tiene cualquier persona católica en base a la libertad de culto que recoge la Constitución Española y, como tal, se puede ejercer con total libertad. Solo afecta a su condición de católico o no católico. No supone ningún ataque a la Iglesia. Respecto a la Iglesia, el efecto es solo estadístico, ya que pierden un adepto. Por otra parte, la Ley Orgánica 1/2002 del 22 de marzo, que regula el Derecho de Asociación, estipula que “nadie puede ser obligado a constituir una asociación o a permanecer en su seno”. Incluso el propio Código Canónico señala en sus cánones 1.086 y 1.024 que la apostasía se debe realizar mediante acto formal. De ello se desprende que apostatar no es algo inventado, sino que son la propia Iglesia Católica y nuestra Constitución las que regulan dicho acto.

 

Actualmente la Iglesia católica intenta poner trabas para apostatar, dependiendo claro está del obispado/arzobispado que te toque. No es como en Finlandia, por ejemplo, donde te facilitan tramitar la apostasía por Internet. Para hacerlo en España se tiene que rellenar una carta en la que se exprese que “me sea reconocida por la Iglesia Católica la condición de apóstata, dejando de contarme entre sus fieles y de considerarme católico a todos los efectos —incluso estadísticos—, e incluyendo la correspondiente anotación de apostasía en el Libro de Bautismos, el Archivo Histórico Diocesano y en cualesquiera otros registros eclesiásticos existentes. Asimismo, que me sea comunicada por escrito la resolución tomada con respecto a la presente petición”. Esta carta se envía, por correo certificado, a la sede de la diócesis a la que pertenezca el lugar de tu residencia, indicando en el exterior del sobre “Referencia: apostasía” y adjuntando una fotocopia del DNI.

 

Habitualmente la Iglesia te envía una declaración de abandono. Se pasa así a formar parte de la mayoría de la población en la que, según los datos del CIS, la proporción de católicos practicantes (23%) es muy inferior a la de ateos, agnósticos y católicos no practicantes (77%). Por lo demás, seguirás siendo la misma persona, ni mejor ni peor, aunque quizá más coherente con tus creencias. Pero hay que tener en cuenta que apostatar no equivale a ser una persona atea. También hay creyentes que apostatan porque, a pesar de creer en dios, no siguen los preceptos del catolicismo moderno. Es como el que anula su afiliación a un partido político que le defrauda: no por ello la persona deja de lado su ideología.

 

Hay suficientes razones para apostatar:

 

– No ser creyente: a la mayoría les bautizaron al nacer sin su consentimiento y ya como personas adultas no sienten atadura alguna a la religión o a la iglesia.

 

– Creer en dios de manera libre sin sentir ataduras hacia la institución de la Iglesia.

 

– Ideología ultraconservadora de la Iglesia: su posición extremista respecto a temas como el aborto, la homosexualidad, los métodos anticonceptivos, la abstinencia u otros preceptos implica que la ciudadanía se sienta cada vez más alejada de esta institución. También es sexista y patriarcal, y mantiene una ideología política que no comparten.

 

– Privilegios de la Iglesia: no estar de acuerdo con los privilegios jurídicos y fiscales que el Estado confiere a la Iglesia también es motivo para muchos para desligarse de dicha institución. La financiación de la Iglesia por parte del Estado que supone una sangría a los recursos públicos de 11.000 millones de euros anuales. Además, la Iglesia está exenta de pagar el IBI de sus inmuebles, se ha apropiado de más de 4.000 bienes públicos (como la Mezquita de Córdoba o el Monasterio de San Miguel de Escalada) gracias a las inmatriculaciones, cuenta con el privilegio de tener una casilla propia en la declaración de la renta y recibe millones de euros por los conciertos con centros educativos religiosos, por nombrar unos cuantos privilegios.

 

– Los escándalos públicos que sacuden a la Iglesia: los abusos sexuales a niños por parte de curas ya son de sobra conocidos y constituyen el ejemplo más sangrante, pero no es el único. En el seno de la Iglesia Católica ha habido casos de corrupción, de espionaje, de malversación de fondos, de robo de bebés con mojas como cómplices, de maltratos físicos a niños y un larguísimo etcétera. Están todos a un golpe de ratón.

 

Por eso apostatar es para esta parte de la ciudadanía que comparte algunas de estas razones la opción lógica y coherente para acabar con los lazos que les unen a la Iglesia Católica. Para que estas personas puedan regularizar su situación y evitar que ninguna confesión religiosa obtenga provecho de su pertenencia impuesta, es posible ejercer el legítimo derecho a la apostasía por coherencia con las propias convicciones. Para la Iglesia Católica toda persona bautizada es católica y está de acuerdo con sus doctrinas, y por lo tanto utiliza la cifra de personas bautizadas (muy alta porque el bautismo se transformó en una cuestión cultural) para imponer sus puntos de vista en la legislación. Si te han bautizado, no importa si criticas la institución católica. La jerarquía católica en tu nombre condena la interrupción voluntaria del embarazo, la eutanasia, la homosexualidad, boicotea los intentos del estado por generar una política de educación sexual, condena y se opone al uso y reparto de anticonceptivos, al divorcio. En nombre tuyo intenta censurar expresiones artísticas y gracias a tenerte entre sus integrantes, se asegura que el estado la sostenga y le otorgue privilegios especiales.

 

Es hora de que la iglesia católica practique aquello que predica: “la verdad os hará libres”. 

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Cultura Política
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías