Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
12 octubre 2017 4 12 /10 /octubre /2017 23:00
Arquitectura de la Desigualdad (59)

El mundo, la política, las democracias y las finanzas están dominados por una hidra mundial compuesta por 28 grandes bancos internacionales cuyas políticas fijan el curso no sólo de las finanzas sino, también, de las democracias parlamentarias

François Morin

En la recta final de este segundo bloque temático de la serie, donde hemos expuesto la estructura básica de la desigualdad, y hemos repasado todos los pilares donde se asienta (algunos de ellos los desarrollaremos más a fondo en su propio bloque temático), vamos a ocuparnos (no podíamos dejarlo en el tintero) del caso emblemático de la banca privada. Lo aplicaremos fundamentalmente a nuestro país, pero podemos extrapolarlo a cualquier lugar del mundo, pues la esencia de la banca es la misma en todos sitios. Para comenzar con algunos datos, los tomamos de este artículo de Enric Llopis para el medio Rebelion, donde titula que la banca española ganó más de 6.600 millones de euros en el primer semestre de 2016 mientras avanza en los recortes de plantilla. Un centenar de banqueros españoles ganan una media de 2,3 millones de euros anuales, en un país donde la precariedad laboral está a la orden del día, y la figura del trabajador pobre es cada vez más frecuente. Pero los hay que cobran más. En 2015, los ingresos de la Presidenta del Banco Santander, Ana Patricia Botín, fueron de 7,4 millones de euros, a los que se agregó una aportación al plan de pensiones por valor de 2,3 millones de euros, de manera que la cifra total (9,7 millones) supuso un aumento del 10% respecto a lo percibido en 2014. Y hay más cifras interesantes: por ejemplo, entre sueldo y acciones, los miembros del Consejo de Administración del Santander se repartieron en 2015 un total de 29,7 millones de euros, un 11% más que el año anterior. Concretamente, y según un informe de la Autoridad Bancaria Europea (EBA) hecho público en marzo de 2016, el Estado Español es el quinto país en el ratio de banqueros europeos con sueldos millonarios, tras Reino Unido, Alemania, Francia e Italia. Una situación obscena que se extrapola, como dijimos más arriba, a la banca europea, y en general a la banca privada mundial. 

 

Pero contemplemos también la otra cara de la moneda. Algunos autores han estimado en 4.400 los despidos anunciados en el sector durante 2016. Las sucursales cerradas de los grandes bancos se cuentan por centenares, a lo que se agregan las reducciones de plantilla, que se cuentan por miles de empleados en cada entidad bancaria de cierto peso. Con la excusa de la informatización de los procesos, actividades y tareas que los clientes pueden solicitar a las entidades, dejan cada vez menos personal atendiendo físicamente a los clientes. El Banco de España informó que en el inicio de la crisis (2008), el número de trabajadores en la banca española ascendía a casi 280.000, año a partir del cual comienza una curva descendente que llega en 2015 a alcanzar la cifra de algo más de 200.000 empleados/as. Por tanto, más de 75.000 personas dejaron de trabajar para la banca durante dicho período. Y mientras la cifra de sucursales era en 2008 superior a las 46.000 por toda España, el número se fue reduciendo hasta las algo más de 30.000 en 2015. Ramón G. Cepas advierte de que sólo en 2013 se clausuraron casi 4.500 oficinas bancarias, sobre todo por el fuerte ajuste que impuso Bruselas a Bankia tras el multimillonario rescate. ¿No vemos aquí todavía más claramente la arquitectura de la desigualdad? Menos riqueza repartida (menos sucursales, menos empleados), más riqueza concentrada (sueldos y complementos de los altos directivos). Y de nuevo, lo uno no puede darse sin lo otro. Volvemos al mensaje principal, en el que venimos insistiendo desde el primer artículo de la serie. Para que exista más riqueza concentrada en pocas manos, ha de ser reducida la riqueza compartida por muchos. Es la perversa ecuación que nos instala la arquitectura de la desigualdad. 

 

Pero siendo bien pensados, podríamos imaginar que los bancos se gastaran este dinero en obras para el bien común...Más que bien pensados, seríamos unos ingenuos integrales, porque la banca representa a nivel mundial el más execrable negocio que existe. Lo normal es que la banca no sólo abuse de sus clientes mediante infinidad de malas prácticas, sino que además está involucrada en actividades absolutamente indecentes. Veamos un botón como muestra: en este artículo del sitio web de Antimilitaristas, se denuncian las malas prácticas del BBVA: según esta organización, esta entidad bancaria posee el triste privilegio de ser el banco español que lidera las inversiones en la industria armamentística, destinando más de 3.000 millones de euros a financiar a empresas que producen diferentes tipos de armas que luego son exportadas por nuestros indecentes gobiernos, y utilizadas en diferentes guerras y conflictos armados por todo el mundo, provocando la muerte y el desplazamiento forzoso de millones de personas por diversos países. Por otra parte, este banco continúa financiando macroproyectos de un gran impacto social y medioambiental por todo el planeta, entre los que podemos destacar el oleoducto Dakota Access (reactivado por Donald Trump recientemente), o el Gaseoducto del sur de Perú (en Camisea). Además, ha aumentado su participación en la financiación del embalse de Illisu (Kurdistán) a un 25%. Asímismo, y a pesar de haber anunciado públicamente su paralización, esta entidad financiera continúa ejecutando cada año centenares de desahucios que afectan a los sectores de población más dañados por la crisis económica. Según datos que aparecen en el artículo de referencia, desde marzo de 2016 hasta febrero de 2017 la movilización popular ha conseguido suspender 114 ejecuciones hipotecarias, y paralizar otras 13, de las muchas que ordenó el BBVA. 

 

Además de todo lo anterior, hay que señalar también el papel del BBVA favoreciendo el fraude fiscal de las grandes fortunas, ejerciendo de intermediario para la creación de sociedades offshore en diversos paraísos fiscales (como dejaron acreditado los llamados "Papeles de Panamá"), a la vez que aplica condiciones abusivas en los préstamos hipotecarios y en otros productos bancarios (tal y como han demostrado las variadas sentencias judiciales que obligan a devolver el importe de las denominadas "cláusulas suelo"). Durante toda esta última década de crisis, el BBVA sigue anunciando beneficios (un 31,5% en 2016, esto es, 3.475 millones de euros), y su directiva embolsándose sueldos estratosféricos. Por ejemplo, su Presidente, Francisco González, ganó 13.424 euros cada día del año 2016, mucho más de lo que cobran muchos/as ciudadanos/as durante un año. Asímismo, el BBVA expresa un gran nivel de hipocresía cuando impulsa fundaciones, premios, cátedras, cursos, jornadas, etc., para proyectar una imagen diferente a la que en realidad responde. Por su parte, en esta entrevista de Enric Llopis a Toni Tortosa, Delegado Sindical de CGT-País Valenciano del BBVA para el medio Rebelion, éste afirma que dicha entidad ha impuesto el acoso diario y el miedo al despido. Se practica todo un goteo de despidos, mientras sus directivos perciben sueldos indecentes. Se difunde masivamente, según Tortosa, el argumento de que la empresa no está obteniendo los resultados que espera, para extender sobre sus empleados/as (más de 27.000 en toda España) el miedo generalizado de no continuar en su puesto de trabajo si no se cumplen los objetivos. Por ejemplo, se presiona a los/as trabajadores/as para que comercialicen productos de muy difícil venta en la situación actual de crisis y desconfianza. En el BBVA se ha impuesto la costumbre de publicar ratios (escalas internas) ordenados del primer al último empleado por tipo de producto, con la idea de infundir miedo a aquéllas personas situadas en los últimos lugares. 

 

El clásico Departamento de Personal ya no se llama siquiera de "Recursos Humanos" (como normalmente ocurre en la mayoría de las empresas, aunque esta denominacióin ya sea insultante), sino de "Talento y Cultura", para inculcar que se trataba de ayudar a la motivación y recuperación del talento. Bajo la falaz idea de identificar a las personas que no aportaban lo suficiente a la empresa para ayudarles a salir de esa situación, a mejorar, a que vendieran más y estuvieran más a gusto en el banco, lo que en realidad ocurre es que se utiliza en sentido contrario, es decir, como una advertencia de que si no vende, o no acepta los traslados que se le ofrecen, o no asiste a las reuniones fuera del horario laboral, se le puede incluir en una amenazante lista negra, que implica que su puesto de trabajo corre peligro. Todo un ambiente de terrorismo empresarial interno. El BBVA, por otra parte, también "compró simbólicamente" algunas entidades quebradas. Por ejemplo, en marzo de 2012 adquirió la UNNIM (cuyo origen eran Caixa Manlleu, Caixa Sabadell y Caixa Terrasa), por el precio de un euro, y a continuación se aplicó un ERE para 619 personas. O más recientemente, en abril de 2015, BBVA adquirió Catalunya Banc, donde también se aplicó un ERE. A finales de 2016 la entidad financiera anunció el cierre de 132 oficinas en febrero, sin contar con los sindicatos. Otra mala práctica de estos gigantes empresariales es externalizar cierto tipo de actividades a terceras empresas también controladas por ellos. Siempre con salarios más bajos, por supuesto. Así, el BBVA ha constituido OP Plus, una empresa a la que se han ido trasladando una serie de servicios administrativos que antes se realizaban en las oficinas, tales como formalización de pólizas, cotejo de documentos, etc. Dejo a los comentarios de mis lectores/as la rápida radiografía que hemos establecido, y continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías