Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
13 septiembre 2017 3 13 /09 /septiembre /2017 23:00
Contra los Tratados de Libre Comercio (49)

¿Será que es posible que las compañías multinacionales puedan llevar ante la justicia internacional a Estados soberanos cuyas políticas puedan tener un efecto restrictivo sobre sus beneficios y sean contrarias a sus intereses privados? Y tanto que sí: esa es, precisamente, la función que desde hace varias décadas cumplen los tribunales de arbitraje

Beatriz Plaza y Pedro Ramiro

Los TLC, por tanto, han de ser atacados en lo que representan, lo cual no significa (al igual que ocurre con la propia globalización) que no apostemos por otro tipo de tratados, otro tipo de acuerdos comerciales entre los pueblos, que den prioridad a otros objetivos bien distintos. Actualmente, los pueblos han quedado absolutamente al margen de cualquier negociación o decisión, dado que el gran capital prescinde de ellos dentro de su lógica de maximización del lucro, dirigida a apropiarse no sólo de la producción local de empresas y servicios, sino a expoliar y saquear los recursos naturales allí donde se encuentren. Todo ello está provocando una involución democrática profunda, pues los mecanismos desplegados para obtener el incremento de la acumulación de capitales tanto a escala local o regional como global poseen actualmente más fuerza que cualquier Parlamento. Como ya hemos expuesto desde amplios y diversos puntos de vista, los Estados que se integran en estos TLC otorgan un nuevo marco de garantías jurídicas, políticas e institucionales que favorecen directamente los intereses privados de todas estas corporaciones transnacionales, avasallando si es necesario todo tipo de "impedimento" (legislaciones, acuerdos previos, protección regional, servicios públicos, materias primas, suministros básicos) que encuentren a su paso. Los TLC no son tratados que otorguen derechos a los pueblos, ni a la ciudadanía, ni a la naturaleza, ni a los animales, ni siquiera a los consumidores, ni a los productores, sino que se centran en conseguir una situación de seguridad jurídica únicamente para las empresas. Los TLC no respetan los Principios del Derecho Internacional Público, ni las limitaciones regionales que determinadas zonas hayan podido establecer. Ignoran las legislaciones políticas locales de los Estados miembros, y por supuesto, no respetan siquiera mínimamente los Derechos Humanos.

 

Son instrumentos meramente pensados para la acumulación capitalista a pesar de todo, y pasando por encima de todo. Son los más perfectos hijos, en este sentido, de la globalización neoliberal, esa misma que tantos partidos políticos defienden, y que nos está llevando al desastre. ¿Pero es que no existen otras alternativas? ¿No se han dado en el mundo tratados de cooperación comercial bajo un enfoque distinto? A eso nos vamos a dedicar en toda esta recta final de esta serie de artículos, citando, comentando y explicando las iniciativas que hasta ahora han podido plantear algunos países, y las verdaderas soluciones que se pueden y que se deberían implementar para crear tratados comerciales que fueran respetuosos con los valores humanos, y de la propia naturaleza que nos alberga en su seno, y de la cual dependemos. Bien, comencemos hablando de algunas iniciativas puestas en marcha durante los últimos años, que han delimitado un camino bien distinto (afortunadamente) a los clásicos TLC que venimos criticando. Se han desarrollado principalmente en América Latina. Después de la década de los 90, una década muy cruel para el continente latinoamericano, pues la mayoría de sus países estaban situados bajo el influjo de la órbita neoliberal, algunos países fueron capaces de elegir gobernantes que les plantearon una superación de dicho enfoque, y la creación de gobiernos, si no profundamente socialistas, al menos de carácter postneoliberal. Fueron sobre todo Argentina (con Néstor y Cristina Kirshner), Brasil (con Lula da Silva y Dilma Rousseff), Bolivia (con Evo Morales), Ecuador (con Rafael Correa), y destacando sobre todos ellos Venezuela con Hugo Chávez, quiénes fueron capaces de adoptar medidas diferentes que protegían a sus pueblos, y se alejaban de la hegemonía del gran capital. Han sido y son (los que continúan), todos ellos, Gobiernos de vocación claramente antiimperialista. 

 

En concreto, la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América y los Tratados de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP) son claras muestras de que otros enfoques y objetivos son posibles para este tipo de acuerdos comerciales. Son una muestra de la actitud y el posicionamiento de Gobiernos que en mayor medida se apartaron de la agenda neoliberal,  marcando una filosofía distinta. El ALBA nació en 2001 como un acuerdo bilateral entre Venezuela y Cuba. Actualmente cubre un proceso con 9 países integrantes (Venezuela, Cuba, Bolivia, Ecuador, Nicaragua, Honduras, Dominica, Antigua y Barbuda, y San Vicente y las Granadinas). En conjunto, agrupa a una población de más de 73 millones de personas, y un PIB de aproximadamente 670.000 millones de dólares anuales. Los principios rectores del ALBA-TCP se separan ampliamente de los que hemos comentando para los clásicos TLC. Veámoslos resumidamente:

 

1.- La integración neoliberal prioriza la liberación del comercio y las inversiones. En contraposición, el ALBA es una propuesta que centra su atención en la lucha contra la pobreza, contra la exclusión social, y contra los altos índices de analfabetismo que existen principalmente en América Latina y El Caribe. No son instrumentos al servicio del capital, sino al servicio de las personas. 

 

2.- En la propuesta del ALBA se le otorga una importancia crucial a los Derechos Humanos, a los derechos laborales, sanitarios, sociales, culturales, a los derechos de la mujer, así como a la defensa de los derechos medioambientales y de la naturaleza. 

 

3.- En el ALBA, la lucha contra las políticas proteccionistas y los ruinosos subsidios de los países industrializados no pueden negar el derecho de los países empobrecidos de proteger a sus campesinos y a sus productos agrícolas. 

 

4.- El ALBA entiende que la producción agrícola es mucho más que la producción de una mercancía. Es la base para preservar opciones culturales, es una forma de vida y de ocupación del territorio, define modalidades de relación con la naturaleza, y tiene que ver directamente con la seguridad y con la soberanía alimentaria. 

 

5.- El ALBA tiene que atacar los obstáculos a la integración desde su raíz, dentro de los que se identifican: a) La pobreza de la mayoría de la población; b) Las profundas desigualdades y asimetrías entre países; c) Intercambio desigual y condiciones inequitativas de las relaciones internacionales; d) El peso de una deuda impagable; e) La imposición de las políticas de ajuste estructural del FMI y del BM, así como de las rígidas reglas de la OMC, ya comentadas en anteriores entregas, que socavan las bases de apoyo social y político; f) Los obstáculos para tener acceso a la información, el conocimiento y la tecnología que se derivan de los actuales acuerdos de propiedad intelectual; g) Prestar atención a los problemas que afectan a la consolidación de una verdadera democracia, tales como la monopolización de los medios de comunicación social. 

 

6.- El ALBA ha de enfrentar la llamada Reforma del Estado, que sólo llevó a brutales procesos de desregulación, privatización y desmontaje de las capacidades públicas de gestión de los diversos servicios, bienes y suministros públicos.

 

7.- Como respuesta a la brutal disolución que el Estado sufrió durante más de una década de hegemonía neoliberal, el ALBA impone el fortalecimiento del Estado con base en la participación del conjunto de la ciudadanía en los asuntos públicos. 

 

8.- Por último, el ALBA cuestiona las bases y la apología al libre comercio per sé, como si sólo esto bastara para garantizar automáticamente el avance hacia mayores niveles de crecimiento y bienestar colectivo. 

 

Continuaremos hablando sobre el ALBA y el resto de iniciativas parecidas en la próxima entrega. 

Compartir este post

Repost 0
Published by Rafael Silva - en Política
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías