Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
19 diciembre 2018 3 19 /12 /diciembre /2018 00:00
Viñeta: Osval

Viñeta: Osval

Los componentes de la caravana son los más pobres entre los pobres; pertenecen a los estratos más bajos y despreciables cuyo entorno social se desenvuelve en un medio delincuencial donde reina la drogadicción y el alcoholismo. En esta marcha vienen desde bebes, niños, jóvenes, mujeres, madres embarazadas, familias enteras, novios, matrimonios, viudas, huérfanos, abandonados, hombres maduros, ancianos, ciegos, paralíticos, cojos, sordos, mudos, retrasados mentales. La mayoría son de origen mestizo, indígenas, negros, mulatos, zambos, en fin, todas las sangres todas. Estamos hablando del lumpen más miserable condenado a la brutalidad y el analfabetismo. Incluso hay varios grupos de LGBTI víctimas de la discriminación y la homofobia en unos países dominados completamente por el heteropatriarcado

Carlos de Urabá

Se preparan nuevas oleadas de migrantes centroamericanos que saldrán durante las próximas semanas a repetir el periplo que están realizando los integrantes de la actual Caravana, y que engrosarán el número de personas que intentan llegar a los Estados Unidos, que hoy día registra la cifra de 11 millones de indocumentados. Y aunque el Presidente electo mexicano López Obrador les ha dado la bienvenida, el alcalde de Tijuana se ha sumado a los insultos y las descalificaciones: "Hay que tener mano dura con esta bola de vagos y marihuaneros. Son intrusos malolientes que vienen a quitar puestos de trabajo a los mexicanos", ha declarado, y les ha reconocido como "personas non gratas" en su ciudad. Al ser ciudad fronteriza, Tijuana es punto de encuentro de miles de migrantes de varias nacionalidades. Allí se encuentra por ejemplo (tal como describe Carlos de Urabá en su artículo de referencia) la "Pequeña Haití", una especie de gueto donde se han visto obligados a atrincherarse los más de 3.000 haitianos llegados desde su país (otros 19.000 ya han sido repatriados). Para sobrevivir trabajan de obreros, como operarios en las maquiladoras, en los restaurantes, en los hoteles, etc. Otro medio donde nos podemos documentar de primera mano es Resumen Latinoamericano, que en este artículo señala que la ONU estima en 7.000 las personas que se dirigen a Estados Unidos en esta primera Caravana. Además, cuenta en detalle los ataques y comentarios racistas y xenófobos que estas personas están teniendo que soportar durante su estancia en México. Y Alberto Pradilla, reportero de Plaza Pública en Guatemala nos aporta igualmente en este artículo una crónica muy interesante sobre algunos aspectos de la Caravana. Por ejemplo, nos relata el itinerario seguido por los migrantes: "Han serpenteado por Guatemala y los Estados de Chiapas, Oaxaca, Veracruz, Puebla, Ciudad de México, Querétaro, Jalisco, Nayarit, Sinaloa, Sonora y Tijuana. Han caminado bajo el sol, dormido bajo la lluvia, avanzado trepados a un camión. Se han enfermado, han pasado hambre y suplicado por un transporte. Han hecho historia, y a pesar de ello, ahora les llega el tramo más difícil. La gran decisión: qué hacer. Cómo cruzar". 

 

Más adelante se refiere a la extorsión como mecanismo de sometimiento en Honduras: "La extorsión, "impuesto de guerra" en Honduras, es una de las formas de financiamiento de las pandillas. Chicos pobres sacan el poco dinero que tienen a otras personas también pobres como condición para no asesinarlos. Comerciantes, vendedores informales, conductores de autobús. Hasta por vivir en determinada colonia hay que darles plata a las maras en lugares como Tegucigalpa, San Salvador o Ciudad de Guatemala. Si no pagas, te matan. Si te retrasas, te matan. A veces quieren dar un aviso a otro, y por eso te matan". Alguien podría pensar que es un problema de los Gobiernos centroamericanos, que no actúan con la suficiente contundencia contra estas redes criminales, pero como venimos contando, los Gobiernos de estos países son títeres de los Estados Unidos, que les controla sus políticas, sus economías, sus reformas sociales, y les amenaza continuamente si no obedecen sus designios. En una palabra: todo este horror en los países de origen es patrocinado por los Estados Unidos. ¿Cabe entonces mayor hipocresía y cinismo que el que hace gala la gran superpotencia criminal estadounidense? Pero el hecho de ser víctima de la criminalidad de las pandillas no es considerada una razón o causa suficiente en cuestión de asilo para los jueces norteamericanos. Está tan claro como el agua que las salvajes, crueles e inhumanas políticas de fronteras tienen que cambiar. Pero...¿es que hay otra forma de entrar a los Estados Unidos? Claro, uno puede entrar como turista, entonces siempre será bienvenido, sobre todo si posee una gran fortuna. Los ricos y milmillonarios siempre son bien vistos en todas partes de este mundo globalizado de forma capitalista. Pero analicemos las dos formas de entrada si no entras "por la puerta grande".

 

Citando de nuevo a Alberto Pradilla: "El éxodo centroamericano tiene dos vías. La primera, la legal, tiene poco recorrido. Los migrantes llegan a la puerta de entrada de Estados Unidos y piden asilo. No les permiten entrar directamente, sino que les dan un ticket. Allí tendrán por delante a otros centroamericanos y a 2.000 mexicanos procedentes de Estados como Guerrero o Michoacán que también piden refugio debido a la guerra del narcotráfico. Cuando logren cruzar la puerta serán entrevistados. Si pasan esa primera prueba, permanecerán encerrados durante un tiempo indefinido, hasta que el juez decida si se concede o no el asilo. En caso de que no califiquen, serán deportados. Es cruel ser deportado tras haber hecho todo este camino, pero muchos de los integrantes de la larga marcha de los hambrientos ya conocen lo que es estar encerrado por ser migrante. La segunda, la irregular, es la de siempre: pagar a un coyote [el precio actual está entre 4.000 y 10.000 dólares] y jugársela a cruzar de modo irregular, esquivando a la migración y a las patrullas de civiles armados dedicados a la caza del extranjero irregular". En cualquier caso, la incertidumbre es una de las sensaciones que marcan el éxodo centroamericano. Pero a pesar de todo, estas personas, estos "sin nadie" (en expresión de Eduardo Galeano) prefieren esa incertidumbre a quedarse en sus países de origen. ¿Por qué será? Veamos: Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), se considera que existe una pandemia de violencia si se alcanza la tasa de 10 asesinatos por cada 100.000 habitantes. Pues bien, el índice de homicidios en Guatemala es de 26 por cada 100.000 habitantes. En Honduras, de 46 por cada 100.000. En El Salvador, de 62 por cada 100.000.  Con estos datos, es certero concluir que Centroamérica está enferma de violencia. La otra cara de la moneda es la pobreza. Casi el 60% de los guatemaltecos vive en condiciones de pobreza, la misma cifra de hondureños, y el 34% de los salvadoreños...¿está ya respondida la pregunta anterior?

 

Por si no nos quedó claro: Centroamérica está enferma de violencia, de pobreza, de miseria, de colonialismo, de muerte, de extorsión, de gobiernos corruptos, de Estados que no protegen a sus habitantes y que sólo sirven a sus amos del norte. Por todo eso se organizan las Caravanas. Cuando la única experiencia vital que nos aborda es la desesperación, el ser humano intenta escapar de ella de múltiples formas. La más común es huir, escapar, migrar. Todos estos migrantes han llegado a la conclusión de que en sus respectivos países no hay fututo. Y lo quieren intentar en el referente más cercano que poseen. Estas personas en masa están convencidas y determinadas a desafiar las leyes migratorias y a jugarse la vida porque han llegado a la conclusión de que en sus países no pueden vivir, que sus países son imposibles de cambiar. Es, en cierto modo, "un enorme ejercicio de desobediencia civil masiva" (en expresión de Alberto Pradilla). Y además, no es un fenómeno nuevo ni reciente. Estas oleadas migratorias comenzaron su auge durante los años 80 del siglo pasado, a consecuencia del masivo apoyo de Washington a los ejércitos y fuerzas represivas de El Salvador y Guatemala en sus cruentas guerras contra los movimientos de liberación de esos países. Pero la historia se remonta aún más atrás. Desde comienzos del siglo XX, Estados Unidos envió decenas de veces a sus marines para imponer sus deseos a esa región de América Latina. Y más recientemente, el caso del Presidente Zelaya en Honduras es paradigmático al respecto. Citamos al respecto textualmente a Ángel Guerra Cabrera en este artículo para el digital Rebelion: "En 2009, desde la base militar de Soto Cano, en Honduras, donde radica la Fuerza de Tarea Bravo del Comando Sur de Estados Unidos, éste digitó el Golpe de Estado contra el Presidente Manuel Zelaya. Esa acción tiene mucho que ver con los hechos que han conducido a la migración masiva de centroamericanos. Zelaya ingresó al ALBA y estableció una fluida relación de cooperación con la Venezuela chavista. Logró que la OEA levantara la exclusión de Cuba en una asamblea general del organismo celebrada en su país, e intentaba organizar una asamblea constituyente para transferir al pueblo hondureño el control de su soberanía nacional y de sus recursos naturales. Nada de esto era tolerable para Washington, que no sólo ordenó el golpe sino hizo cuanto estuvo a su alcance para consolidarlo. Desde entonces todas las elecciones en Honduras han sido fraudulentas, incluyendo la que aupó al actual gobernante Juan Orlando Hernández. Zelaya, aliado a la Nicaragua de Daniel Ortega, habría sido un obstáculo para los planes de saqueo y expansión territorial a través de las transnacionales mineras y las llamadas Zonas Económicas Especiales".

 

Por tanto, las razones para el éxodo migratorio centroamericano hay que buscarlas en el expolio de sus pueblos, de sus recursos naturales, en el saqueo de sus territorios, en la opresión de sus ciudadanos/as, y en la criminal aplicación a rajatabla de las perversas políticas neoliberales surgidas del Consenso de Washington, que han tornado cada vez en más cruentas, despiadadas e insostenibles.  Con las excepciones de rigor, todos los pueblos de América Latina y El Caribe están siendo avasallados y sometidos a una segunda reconquista y recolonización, a través de la acción de las corporaciones transnacionales, actores principales de este capitalismo globalizado. El capital no posee fronteras, no es amenazado por ninguna patrulla, no tiene que pedir asilo, su migración tarda fracciones de milisegundos, lo que tarda en viajar la información por Internet de una cuenta a otra situada en cualquier país del mundo. La inmensa mayoría de los Gobiernos son "aliados" de Washington, lo que significa que son meros satélites del imperialismo estadounidense, que brindan todas las facilidades a las empresas transnacionales en sus planes expansionistas, y en sus acciones de depredación y despojo de los recursos naturales, allí donde se encuentren. Este salvaje panorama, exacerbado a su enésima potencia, es lo que crea el insoportable clima viciado de negocio y corrupción que las familias centroamericanas no pueden soportar. Y por eso marchan. Marchan ante la impotencia, ante la desesperación y el hartazgo de vivir en un país que los abandona, que no los protege, que los aniquila. Pero insistimos: es Washington con su infame política exterior la que crea este caldo de cultivo, es Washington y sus secuaces los que crean este ambiente de violencia y terror en los países satélite. Es Washington quien condena a estos pueblos al más absoluto abandono y desintegración. Es Washington el último responsable de sus condiciones de vida, que se vuelven insoportables para cualquier persona con un mínimo de dignidad. Y es Washington quien no sólo destruye sus esperanzas de vida en sus respectivos países, sino quien, cuando estas personas intentan entrar a su territorio, los recibe con más horror y violencia. ¿Otra Política de Fronteras? Sobran los motivos. Continuaremos en siguientes entregas.

Compartir este post
Repost0

Comentarios

Presentación

  • : Actualidad Política y Cultural - Blog de Rafael Silva
  • : Blog de Rafael Silva. Presenta artículos de opinión basados en la actualidad política, cultural y social.
  • Contacto

Búsqueda

Categorías